Connect with us

Sociedad

La trama detrás de la pelea de los rugbiers por su defensa en el crimen de Fernando Báez Sosa

Published

on

Después de que la Cámara de Casación confirmara las penas para los rugbiers condenados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, en donde cinco de los acusados cumplen prisión perpetua y tres enfrentan una pena de 15 años de cárcel, dos de los jóvenes decidieron abandonar la defensa de Hugo Tomei y contrataron nuevos abogados.

Máximo Thomsen, una de las caras más visibles del caso, eligió la representación de Francisco Oneto, mientras que Matías Benicelli, que también recibió perpetua, escogió la representación de Carlos Attías.

TN se comunicó con ambos abogados, quienes confirmaron haber tomado las defensas. Attías, por su parte, prefirió no brindar declaraciones hasta terminar de estudiar y examinar el expediente. Oneto, en cambio, dio algunos indicios de los planteos que intentará presentar ante la Justicia.

Este medio logró constatar que el malestar de varias familias con Tomei no es nuevo, dado que varios de ellos buscaron ser defendidos por otros abogados durante el debate oral que se llevó a cabo en Dolores.

Hugo Tomei representó a los ocho jóvenes durante el juicio (Foto: captura TN).
Hugo Tomei representó a los ocho jóvenes durante el juicio (Foto: captura TN).

En el caso de Benicelli, sus allegados creen que la representación conjunta terminó perjudicando a varios de los jóvenes. Los padres del joven manifestaron que a su hijo no le informaban sobre algunos aspectos trascendentales del proceso. “Tomei no daba muchos detalles de la investigación y muchas cosas se las enteraron durante el juicio”, indicó una fuente cercana a la familia.

Otros padres, encolumnados detrás de este sentir, aseguraron que Tomei les había prometido que la responsabilidad de sus hijos en el hecho “se agotaría en una participación secundaria de las lesiones, pero nunca del homicidio”.

Los 8 rugbiers antes de la sentencia por el crimen de Fernando Báez Sosa. Después, se pararon para escuchar las condenas de pie. (Foto: Diego Izquierdo / Télam)
Los 8 rugbiers antes de la sentencia por el crimen de Fernando Báez Sosa. Después, se pararon para escuchar las condenas de pie. (Foto: Diego Izquierdo / Télam)

Expresaron también que la defensa en grupo también fue en contra del deseo de varios de los rugbiers: algunos de ellos querían declarar ante el tribunal e incluso dar declaraciones a la prensa. Sin embargo, el abogado que atiende en Campana les advirtió que al hacerlo entrarían en contradicciones con sus compañeros. Esto hizo que algunos padres cuestionaran la estrategia de Tomei.

Estos mismos progenitores se reunieron con el abogado tras la sentencia en primera instancia del Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores. La promesa, según ratificaron a TN, fue que “en Casación quedaría todo resuelto” y que “las penas de la mayoría se verían disminuidas”. Nada de esto fue así.

Los ocho imputados fueron condenados y permanecen alojados en Melchor Romero (Foto: Nicolás González / TN).
Los ocho imputados fueron condenados y permanecen alojados en Melchor Romero (Foto: Nicolás González / TN).

Si bien el grupo permanece detenido en el mismo pabellón y no se desunió en su rutina, entienden que Tomei representó intereses contrapuestos, dado que no todos estaban implicados de la misma forma y de ese modo tampoco pudieron defenderse como querían.

“Se trató de una defensa ineficaz que afectó el derecho de defensa de varios imputados”, especificaron. Es posible que los nuevos abogados presenten un pedido de nulidad para que se les vuelva a realizar un nuevo juicio o que intenten modificar la calificación, posiblemente intentando que Casación (o luego la Corte) les quite el agravante por la premeditación del hecho.

Oneto, por su parte, expresó: “Es importante tener presente que el Tribunal de Casación, al momento de resolver, violó el derecho al recurso de los imputados. Los imputados tienen derecho, por el artículo 8.2, inciso H de la Convención Americana de Derechos Humanos, a que la decisión que los perjudica sea revisada por un tribunal de jerarquía superior al tribunal que la tomó. Ese recurso tiene que ser un recurso amplio donde se evalúe no solamente absurdos valorativos, sino aciertos o errores valorativos en la prueba”.

“Voy a hacer hincapié en el desacierto de que todos hayan sido defendidos por el mismo defensor. No tengo ningún inconveniente con el colega Tomei en cuanto a cuestiones técnicas y demás. Sí creo que fue un desacierto que todos hayan sido defendidos por el mismo defensor, fundamentalmente porque no se pueden cuidar los intereses de todos cuando había intereses claramente contrapuestos”, dijo el letrado en diálogo con este medio.

El abogado Francisco Oneto defenderá a Máximo Thomsen (Foto: Instagram @fraoneto).
El abogado Francisco Oneto defenderá a Máximo Thomsen (Foto: Instagram @fraoneto).

Oneto agregó: “Había algunos que ni siquiera habían ejercido violencia sobre Fernando, estaban filmando. Y entonces vos decís: ‘Bueno, ¿pero eso en qué favorece a Máximo? En que si esos que estaban filmando daban su versión de los hechos y su versión de los hechos era creíble. Iban a poder dar cuenta de lo que realmente sucedió, que no fue un homicidio ni doloso ni agravado ni mucho menos”.

El cambio en el fallo que realizó la Cámara de Casación

La Cámara de Casación revisó la sentencia del Tribunal N°1 de Dolores y confirmó cada una de las penas, pero realizó una modificación. Los ocho rugbiers estaban condenados por homicidio agravado por el concurso premeditado de una o más personas con alevosía, pero los jueces determinaron que esto último no se pudo determinar.

Dos de los ocho rugbiers cambiaron su abogado: otro de los condenados podría seguir sus pasos (Foto: captura TN).
Dos de los ocho rugbiers cambiaron su abogado: otro de los condenados podría seguir sus pasos (Foto: captura TN).

Si bien en términos coloquiales la descripción del hecho pareciera mostrar que fue alevoso, en términos técnicos el Código Penal exige algunas circunstancias que no se probaron, por lo que se quitó ese agravante.

No obstante, como se mantuvo la premeditación, no pudo haber cambio en la pena porque en cualquiera de esos dos casos la única condena que se prevé es la perpetua.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLICIALES

Un policía que estaba de franco advirtió que le robaban el auto a una mamá y a su hijo y mató a un sospechoso

El efectivo dio la voz de alto y al notar que el sospechoso podría estar armado efectuó varios disparos. Un supuesto cómplice escapó con el auto de la denunciante, chocó y cayó herido.

Published

on

By

Un policía de la Ciudad vestido de civil mató a un presunto delincuente cuando con un joven de 16 años que resultó herido intentaban robarle el auto a una mamá y a su hijo en la intersección de las calles Vélez Sársfield y Pedriel, cerca de la Iglesia del Sagrado Corazón.

Según informaron fuentes policiales a TN, el agente dio la voz de alto y al notar que los sujetos podrían estar armados efectuó tres disparos con su arma reglamentaria. Dos de los tiros impactaron en el presunto delincuente que murió en el acto.

El supuesto cómplice chocó en el cruce de las avenidas Iriarte y Vélez Sarsfield contra una Ford Ecosport en la que iban dos mujeres que están fuera de peligro (Foto: captura de TN)
El supuesto cómplice chocó en el cruce de las avenidas Iriarte y Vélez Sarsfield contra una Ford Ecosport en la que iban dos mujeres que están fuera de peligro (Foto: captura de TN)

El segundo se dio a la fuga, herido, a bordo del auto robado. Aunque, en la intersección de Vélez Sársfield e Iriarte chocó con otro vehículo, salió del mismo, caminó 70 metros y cayó sobre el asfalto herido.

Inmediatamente, llegó personal del SAME traslado al presunto cómplice al Hospital Penna.

La familia de la víctima del robo, las mujeres que chocaron contra el vehículo robado y el policía de la Ciudad están fuera de peligro.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com