Connect with us

Mundo

La policía desalojó el edificio ocupado en la Universidad de Columbia y detuvo a estudiantes propalestina

Published

on

La Policía de Nueva York irrumpió este martes a la noche en el edificio de la Universidad de Columbia que estaba ocupado por un grupo de estudiantes propalestinos quienes protestaban contra la guerra de Israel en Gaza.

Los policías utilizaron una grúa para ingresar al edificio desde el segundo piso ya que los estudiantes habían alzado barricadas en las entradas principales. Los estudiantes no ofrecieron resistencia y fueron detenidos uno a uno y luego trasladados a dependencias policiales en varios autobuses, informó The New York Times.

Una protesta que preocupa la gobierno norteamericano

En la terraza del edificio conocido como Hamilton Hall un joven con el rostro cubierto ondea una bandera palestina. Se asoma unos segundos y enseguida desaparece. Abajo, decenas de estudiantes, dentro y fuera de la prestigiosa Universidad de Columbia, de Nueva York, entonan cánticos contra la guerra de Gaza y el accionar militar israelí.

La universidad está cerrada desde el martes, después que un grupo de manifestantes irrumpió durante la madrugada en ese edificio del campus, rompió los vidrios de la puerta principal y se atrincheró en el lugar, en abierto desafío a las autoridades educativas que exigían desalojar el área. Decenas de estudiantes quedaron dentro del campus y otros cientos afuera, custodiados por la seguridad privada de la universidad y un discreto dispositivo policial.

La protesta no es nueva. Comenzó en Columbia el 18 de abril y de a poco se extendió por numerosas universidades de Estados Unidos. No es un fenómeno aislado. Hubo más de un millar de detenidos en los últimos días en distintos campus de todo el país, desde Yale a Harvard.

Mientras las movilizaciones aumentan, crece la preocupación de la Casa Blanca. El propio presidente Joe Biden pidió evitar acciones antisemitas y violentas. La inquietud es compartida por la comunidad estudiantil judía. Varios de sus miembros denunciaron amenazas y agresiones en las últimas semanas.

Hoy, a casi seis meses de las elecciones presidenciales, el Gobierno teme una radicalización de las protestas estudiantiles como ocurrió en los 70 en las recordadas movilizaciones contra la guerra de Vietnam.

Video Placeholder

Las protestas estudiantiles propalestinas en la Universidad de Columbia (Video: Lagmi Chávez)

La protesta choca contra la amenaza de expulsiones

La protesta estudiantil chocó este martes con una amenaza directa de expulsión en épocas de exámenes y graduación.

“Esta es una Universidad con mucha tradición de protesta. Ya estuvo tomada cuatro veces en el pasado. Dos en el 68 (en plenas protestas contra la guerra de Vietnam), otra en el 85 (contra el Apartheid sudafricano) y una en el 92 (a favor de la creación de un instituto de estudios étnicos). Esta es una universidad muy politizada”, dijo a TN la profesora argentina de ciencia política y estudios internacionales, María Victoria Murillo, directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia.

Vista del ingreso a la Universidad de Columbia (Foto: AP)
Vista del ingreso a la Universidad de Columbia (Foto: AP)

Murillo vive en Estados Unidos desde 1991. “La guerra de Gaza divide a la opinión pública y hay un impacto mayor sobre el rol de Estados Unidos en el conflicto”, comentó.

Las clases terminaron el lunes por calendario escolar. “Ahora vienen tres días de lo que se llama período de lectura y luego los exámenes finales. Después, los chicos que viven en la universidad tienen que volver a sus casas. La fecha límite es el 10 de mayo”, señaló la docente.

Pero los exámenes y las ceremonias de graduación están en duda. Las autoridades universitarias advirtieron que suspenderán a los estudiantes que no desalojen el predio. Incluso, amenazaron con expulsiones.

”Los estudiantes que ocupan el edificio se enfrentan al riesgo de expulsión”, alertó en un comunicado la oficina de relaciones públicas de la universidad. Según la nota, a los manifestantes se les dio la oportunidad de desalojar el área “pacíficamente”, pero en lugar de eso agravaron la situación con la toma del Hamilton Hall, rebautizado por los alumnos como “Hind’s Hall”, en honor a una niña gazatí de seis años muerta en la ofensiva israelí contra Hamas.

Los manifestantes redoblaron la apuesta y aseguraron que permanecerán en el edificio hasta que se cumplan todas sus exigencias. Entre ellas, que la Universidad de Columbia rechace toda financiación vinculada a Israel.

El alcalde de Nueva York denuncia que hay infiltrados

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, pidió poner fin a la protesta. “Esto debe terminar ahora”, enfatizó.

Según aseguró, en la Universidad de Columbia hay infiltrados ajenos a esa casa de estudios y que “están creando serios problemas de seguridad pública”.

Manifestantes con el rostro cubierto y banderas palestinas en la puerta de la Universidad de Columbia (Foto: Reuters)
Manifestantes con el rostro cubierto y banderas palestinas en la puerta de la Universidad de Columbia (Foto: Reuters)

Adams pidió a los manifestantes abandonar el campus e hizo un llamado a los padres de los alumnos. “Si es padre o tutor llame a su hijo y pídale que abandone el área antes de que la situación empeore de alguna manera. Obviamente, estos actores externos no son estudiantes y su presencia en el campus viola la política de Columbia. Vamos a demostrar que son agitadores”, afirmó

Rebecca Weiner, comisionada adjunta de Inteligencia y Contraterrorismo, fue más allá: “Esto ha pasado al siguiente nivel y tenemos verdaderos motivos de preocupación. Si bien comenzó en Columbia, esperamos que continúe más allá de un edificio y una protesta hacia otras universidades y otras ciudades. Estamos completamente preparados para responder. Nuestra prioridad es y siempre será la seguridad pública”, concluyó.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo

Irán: la muerte de Ebrahim Raisi altera los planes de Alí Jamenei para asegurar el futuro de los ayatolás

El fallecimiento del presidente Ebrahim Raisi interrumpe la línea de sucesión del líder supremo y crea un clima de incertidumbre

Published

on

La Revolución de 1979 despojó a Irán de las influencias occidentales y forjó un baluarte del islamismo en Medio Oriente. El componente religioso, encarnado en el líder supremo y ligado a la sharía, permanece prácticamente intacto 45 años después y mantiene su supremacía sobre vertientes reformistas y menos radicales.

La muerte del presidente Ebrahim Raisi alteró la línea sucesoria ideada por Alí Jamenei y no está claro quién será el futuro candidato, tanto para el gobierno como para la jefatura de Estado.

Muerte de Raisi: incertidumbre en el futuro iraní

El presidente Ebrahim Raisi y el líder supremo Alí Jamenei mostraron una sintonía única en los últimos 12 años. La adhesión de Raisi al sistema político, judicial y religioso islámico provienen de su formación clerical ligada a las clases de religión y de jurisprudencia islámica dictadas por el ayatolá Jamenei. Muy pocos políticos de la hermética esfera de poder escapan a los estrictos valores de la sharía.

Desde la fuerte irrupción de Raisi en el poder judicial, Jamenei promovió al difunto presidente en distintas etapas durante los 30 años de su carrera en la Justicia.

Raisi y Jamenei mostraron una sintonía única. (Foto: Presidencia Irán)Raisi y Jamenei mostraron una sintonía única. (Foto: Presidencia Irán)

Fue nombrado vicepresidente de la Corte Suprema en 2004, fiscal general especial del Clero en 2012, custodio de Astan Quds Razavi en 2016 y la posición más alta, presidente de la Corte Suprema de Justicia, en 2019.

Lejos de ser un reformista, a lo largo de su carrera judicial se vio envuelto en las acciones más extremistas permitidas por el islamismo y no hubo atisbos de promover nuevas libertades y derechos.

Fue parte del Comité de la Muerte creado por el líder revolucionario Ruhollah Musavi Jomeiní para ejecutar a más de 30.000 personas en 1998. Entre ellas, se encontraban miles de presos políticos vinculados a agrupaciones de izquierda y comunistas que no se encontraban enmarcadas en los preceptos islámicos.

Lejos de ser un reformista Raisi se vió envuelto en las acciones más extremistas permitidas por el islamismo. (Foto: Presidencia Irán)Lejos de ser un reformista Raisi se vió envuelto en las acciones más extremistas permitidas por el islamismo. (Foto: Presidencia Irán)

En 2009, condenó a muerte a nueve personas detenidas en el marco de las protestas electorales que llevaban consignas en contra del fraude denunciado por la oposición.

Ebrahim Raisi buscó la presidencia de Irán en 2017 con el apoyo de dos partidos políticos y el aval del Consejo de Guardianes, organismo que aprueba las candidaturas. El nacido en Mashhad logró un segundo lugar con más de 15 millones de votos. Para los comicios del 2021, Ebrahim Raisi obtuvo el apoyo de cuatro fuerzas y obtuvo el voto de 18 millones de personas para convertirse en el nuevo presidente de Irán.

El accidente aéreo de Raisi alteró los planes de Jamenei y lo dejó sin un candidato claro para garantizar la sucesión. (Foto: Presidencia Irán)El accidente aéreo de Raisi alteró los planes de Jamenei y lo dejó sin un candidato claro para garantizar la sucesión. (Foto: Presidencia Irán)

Como presidente de la República Islámica de Irán, Raisi mostró un respaldo hacia Alí Jamenei y una fidelidad a sus voluntades como jefe de Estado, tanto en la política nacional como en las relaciones internacionales. El apoyo incondicional iba a ser retribuido a futuro: el líder supremo de 85 años lo veía como su sucesor en el puesto más importante del islamismo iraní.

El accidente aéreo que llevó a la muerte de Raisi alteró los planes del ayatolá Jamenei y lo dejó sin un candidato claro para garantizar la sucesión.

Mohammad Mockhber, actual presidente de Irán tras el fallecimiento de Raisi. (Foto: Reuters)Mohammad Mockhber, actual presidente de Irán tras el fallecimiento de Raisi. (Foto: Reuters)

Irán: sin presidente y sin sucesión establecida

Tras el fallecimiento de Ebrahim Raisi, Alí Jamenei no dejó pasar un día sin tener un presidente. Inmediatamente, nombró al primer vicepresidente Mohammad Mokhber para que lleve de forma interina las riendas del país y así evitar el vacío de poder.

El mando legítimo del país se determinará el 28 de junio, cuando se celebren las elecciones dictadas por la Constitución Nacional. El líder supremo brindará su aprobación o veto para los candidatos que se presenten a los comicios, pudiendo evitar la participación de la oposición y los reformistas.

Sin embargo, las preocupaciones internas van más allá de la jefatura de Gobierno, aunque preocupa la lejanía con la sociedad, simbolizada en el récord de baja participación y abstención de las elecciones presidenciales de 2021.

Preocupa la lejanía con la sociedad, simbolizada en el récord de baja participación de las elecciones de 2021. (Foto: archivo DEF)Preocupa la lejanía con la sociedad, simbolizada en el récord de baja participación de las elecciones de 2021. (Foto: archivo DEF)

El rol protagónico del líder supremo iraní

Alí Jamenei, de 85 años, es actualmente el jefe del Estado y comandante de las Fuerzas Armadas. Tiene autoridad sobre la Policía Nacional, la Policía de la Moral, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), encargados de proteger el islamismo en Irán y en Medio Oriente, y la Fuerza de Resistencia Basij, responsable de mantener el orden público y desalentar las protestas opositoras.

Además, tiene la potestad de elegir al jefe del Poder Judicial, ministros y las autoridades del Consejo de Conveniencia y del Consejo de Guardianes, órgano que controla el accionar del jefe de Gobierno, del Parlamento y de la Asamblea de Expertos.

Alí Jamenei es actualmente Jefe de estado y comandante de las Fuerzas Armadas de Irán. (Foto: Presidencia Irán)Alí Jamenei es actualmente Jefe de estado y comandante de las Fuerzas Armadas de Irán. (Foto: Presidencia Irán)

Dentro del poder ejecutivo, Jamenei interviene directamente en las políticas del programa nuclear, las fuerzas militares y las relaciones internacionales.

El liderazgo supremo, una presencia “todopoderosa” en los tres poderes políticos, iba a pasar a manos del difunto Raisi. La muerte del presidente en funciones supone una problemática a futuro. Para Jamenei, es clave garantizar que la próxima autoridad suprema de liderazgo, como se denomina oficialmente, sea una persona que vele por la continuidad de los estamentos de la Revolución del 79.

Sin una continuidad natural, Ali Jamenei buscará un nuevo candidato para garantizar la permanencia de los ayatolás como la máxima referencia y autoridad político-religiosa en Irán, así como de la sharía como el texto que moldea la vida de millones de personas. Esta figura emergente deberá someterse a la Asamblea de Expertos, un órgano de 88 clérigos seleccionados por el pueblo cada ocho años, que elegirá al nuevo líder supremo.

Jamanei interviene directamente en las políticas del programa nuclear. (Foto: AFP)Jamanei interviene directamente en las políticas del programa nuclear. (Foto: AFP)

Elecciones y dos modelos de poder

Los ayatolás no son los únicos que tienen intenciones de poder. Los Pasdaran, fundados por el Ruhollah Jomeiní, asumieron el rol de guardianes del islam desde la victoria revolucionaria en 1979, pero su implicancia en el presente excede las fronteras iraníes.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica tiene presencia militar en numerosos países de Medio Oriente y libra una lucha aparte contra las potencias occidentales e Israel. A través de una red de Estados aliados y organizaciones terroristas como Hamás y Hezbollah, el CGRI moldea la política regional y fortalece la hostilidad con los israelíes.

El cuerpo de la guardia revolucionaria tiene presencia en varios países de Medio Oriente y moldea la política regional y fortalece la hostilidad con los israelíes. (Foto: archivo DEF)El cuerpo de la guardia revolucionaria tiene presencia en varios países de Medio Oriente y moldea la política regional y fortalece la hostilidad con los israelíes. (Foto: archivo DEF)

Puertas adentro, con el aval del líder supremo, los Pasdaran y los voluntarios Basij desalentaron con mano dura la disidencia política y las protestas. La continua represión generó un autoritarismo respaldado por el sistema político y clerical. Los militares ahondaron su influencia en el gobierno, en la economía y en los asuntos de política nacional. Gobiernan en 10 de las 33 provincias, tienen 80 miembros en el Parlamento y el portavoz del Parlamento, Mohamad Bagher Ghalibaf, fue jefe de la Fuerza Aérea de los Pasdaran.

La Guardia Revolucionaria se transformó en un poder desafiante dentro y fuera de Irán que buscará revertir la influencia histórica del líder supremo, de la mano de un presidente reformista.

La guardia revolucionaria se transformó en un poder desafiante fuera y dentro de Irán que buscará revertir la influencia histórica del líder supremo. (Foto: archivo DEF)La guardia revolucionaria se transformó en un poder desafiante fuera y dentro de Irán que buscará revertir la influencia histórica del líder supremo. (Foto: archivo DEF)

La política iraní se encuentra en una encerrona entre la supremacía indiscutida del liderazgo supremo y la creciente implicancia de los Pasdaran en los asuntos locales. Un modelo menos concentrado en una figura religiosa y una continuidad del esquema actual se enfrentarán primero en las urnas y luego en el Parlamento.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com