Connect with us

Mundo

Políticas comerciales erróneas, ¿impactos ambientales beneficiosos? | Por Luis Antonio López Santiago

Publicado

on

Las guerras comerciales que el presidente Donald Trump ha iniciado se están materializando en un incremento en los aranceles a las importaciones de Estados Unidos. Los países afectados por estas medidas acabarán subiendo sus aranceles una cuantía similar sobre las exportaciones de productos estadounidenses.

Como resultado a corto plazo, ya estamos sufriendo una reducción del comercio internacional que según el FMI anticipa un brusco frenazo en la economía en todo el mundo.

La globalización de las cadenas de producción ha llevado a que los países se especialicen en aquellas fases proceso en las que son más competitivos. Especialización que se da porque disponen de menores salarios, de muchos recursos naturales, de un mayor capital humano, de una legislación medioambiental menos estricta, etc.

Estamos en un mundo donde el comercio internacional de bienes finales es cada vez menos importante. Ya no se comercia más “paño por vino” parafraseando a David Ricardo. El 70 % del comercio internacional es de bienes intermedios.

Los nuevos aranceles se reflejarán no solo en los productos directamente implicados, sino también en los numerosos bienes y servicios finales de los que acaban formando parte.

Una visión puramente económica de los efectos de una guerra comercial resultaría en graves consecuencias negativas:

Se producirá un aumento de los precios y, por tanto, pérdidas de bienestar.

La producción caerá y, con ello, del empleo.

Se reducirán los beneficios de las empresas y la cotización de las empresas en los mercados financieros.

Pero a veces debemos quitarnos las gafas economicistas. Estas no nos permiten ver que el crecimiento económico no es siempre sinónimo de prosperidad económica.

La prosperidad implica un desarrollo que debe tener en cuenta no solo aspectos económicos, sino también sociales y medioambientales. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por las Naciones Unidas dejan claro que la sostenibilidad ha de cubrir esos tres aspectos.

Comercio internacional y medio ambiente

La aceleración de la globalización de finales del siglo XX y principios del XXI ha generado importantes mejoras en el bienestar económico mundial. Pero también ha ido acompañada de numerosos impactos negativos en términos ambientales ante los que no podemos cerrar los ojos:

Aumento de las emisiones de gases efecto invernadero. Se debe a la deslocalización de la producción de bienes intensivos en carbono a regiones con legislaciones menos estrictas.

Pérdida de biodiversidad. Causada por la explotación de recursos naturales en países pobres que son exportados a países ricos.

Sobreexplotación de recursos naturales. Un buen ejemplo es la producción de aceite de palma en el Amazonas o la selva de Indonesia. Sus efectos negativos han perjudicado, incluso, a los países importadores.

Fallecimientos. Por el uso de técnicas intensivas y sustancias contaminantes en regiones pobres para producir bienes y servicios que, en su gran mayoría, son exportados a países ricos.

Sin lugar a dudas, las guerras comerciales no son la mejor medida para mitigar los impactos negativos del comercio internacional sobre el medio ambiente. Otras medidas serían mucho más adecuadas si queremos, por ejemplo, frenar la crisis climática a la que nos enfrentamos. Estos son algunos ejemplos:

Un impuesto en frontera a las emisiones de carbono que penalice las importaciones de bienes y servicios intensivos en carbono que hacen los países ricos. El dinero recaudado se podría utilizar para financiar en inversiones sostenibles en las regiones pobres del planeta.

La reducción de los aranceles a los bienes de inversión que permiten la generación de energías renovables (eólica, fotovoltaica, biomasa, etc.).

La eliminación de las subvenciones públicas que reciben las empresas de energías fósiles.

La reducción del peso que tienen los activos de empresas de energía fósiles en las carteras de los fondos de inversión públicos y privados.

Todas estas medidas deberían completarse con regulaciones que faciliten la transferencia de las tecnologías renovables a los países más pobres.

Hacia un crecimiento sostenible

Ante la lentitud en la toma de esas decisiones en la esfera internacional, si miramos por el planeta y sus habitantes y no solo por la economía, quizás tengamos que darle la bienvenida a la nueva era de menor crecimiento para el comercio internacional en la que estamos inmersos. Una era que The Economist ha denominado Slowbalisation y que puede verse acelerada por las guerras de aranceles iniciadas por el presidente Trump.

Esta ralentización puede ayudar a reducir la presión que realizan las empresas y los consumidores de renta alta de los distintos países sobre los recursos y el medio ambiente del planeta.

A partir de ahí debemos plantearnos entre todos cuál es la mejor manera de iniciar una senda de crecimiento sostenible que incluya a todas las personas, ecosistemas y regiones del planeta.

Por Luis Antonio López Santiago, Profesor de Fundamentos del Análisis Económico, Universidad de Castilla-La Mancha

Mundo

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional afirma que hizo “avances significativos” en la causa contra la dictadura de Nicolás Maduro

Publicado

on

Por

La fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, dijo este viernes que su oficina ha hecho “avances significativos” en el examen preliminar abierto a Venezuela en febrero de 2018 y explicó que espera tomar nuevas decisiones en los próximos meses.

“Desde la apertura del examen preliminar, hemos revisado en profundidad una gran cantidad de información documentando los supuestos crímenes”, comentó Bensouda durante un encuentro telemático con diputados del Parlamento europeo.

En concreto, el organismo ha recibido dos remisiones para investigar crímenes de lesa humanidad en Venezuela. La primera por parte de seis países -Canadá, Colombia, Argentina, Chile, Perú y Paraguay- por los abusos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes opositores, que tienen como objeto protestas contra Maduro en 2017, que dejaron unos 125 muertos. La otra es de la propia dictadura debido a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos.

“Espero resolver la evaluación sobre la jurisdicción de la materia en el curso de este año”, aseguró. En caso de que concluya que ese es el caso, su oficina hará “una evaluación de admisibilidad, lo que incluye analizar los posibles procedimientos relevantes”, añadió.

La acusación está respaldada, entre otros documentos, por un informe del instituto Casla, el cual al régimen de Nicolás Maduro de “represión sistemática” y de cometer “crímenes de lesa humanidad”. En el marco de la presentación del informe, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, destacó que el instituto presentó distintas pruebas respecto a la metodología de la tortura en los centros clandestinos bajo clara influencia cubana”.

En la imagen el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE/ Miguel Gutiérrez/Archivo

También componen la evidencia documentos aportados por la OEA y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). Este último eportó 5.287 ejecuciones extrajudiciales en 2018 y 1.569 de enero a mayo de 2019, confirmando lo que la OEA ya había documentado en 2018.

También mencionó “palizas, descargas eléctricas en genitales, asfixia, violación, y otras formas de violencia” con un “claro” objetivo ejemplarizante, “para sembrar terror”.

En otro pasaje de su locución, Bensouda reconoció “la frustración que han sido expresadas sobre que la Fiscalía ha avanzado a un ritmo lento” en el tema venezolano.

“Tenemos que analizar toda la información que hemos recibido”, advirtió la fiscal gambiana, quien explicó que ambas remisiones se están analizando por separado. No obstante, indicó que “esto podría cambiar más tarde si determinamos que el alcance de ambas situaciones está suficientemente vinculado”.

Bensouda recordó en otro pasaje de su locución que las remisiones entregadas por los países “no llevan automáticamente a la apertura de una investigación”, pero si su oficina concluyese que se cumplen los criterios para llevarla adelante, no tendría que requerir una autorización a una sala de cuestiones preliminares, tal y como ocurre en los casos en los que no existe la remisión de un Estado parte.

Por otro lado, si la Fiscalía decidiera no seguir adelante con la investigación, los países que han presentado las remisiones “pueden pedir una revisión judicial a una sala de cuestiones preliminares de la CPI”, concluyó.

Seguir leyendo

Mundo

Trump anunció que Estados Unidos rompe relaciones con la OMS

Publicado

on

Por

El presidente de Estados Unidos acusa a la OMS de vínculos con China y se quejó por su labor frente a la pandemia de coronavirus.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que el país dejará de formar parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo de las Naciones Unidas que se puso al frente del manejo global de la crisis por la pandemia de coronavirus Covid-19.

Trump anunció desde la Casa Blanca que Estados Unidos dejará la OMS por el manejo del organimos durante la pandemia que ya produjo más 102 mil muertes en ese país donde nunca se decretó ningún tipo de medida de aislamiento social o cuarentena a nivel federal como sí ocurrió en otras partes del mundo.

Lo que es más, Trump reafirmó su rivalidad con China al culpar al país asiático de propagar el nuevo coronavirus por todo el mundo al ser el epicentro de la epidemia en diciembre de 2019.

“El encubrimiento de China por el virus de Wuhan permitió que la enfermedad se propagara por todo el mundo instigando una pandemia que costó más de 100 mil vidas estadounidenses y más de un millón en todo el planeta”, expresó Trump en su discurso de este viernes.Además el Presidente de los Estados Unidos acusó al Gobierno de China de controlar a la OMS y anunció que la Casa Blanca prohibirá el ingreso al país de ciertos funcionarios de ese país tras la aplicación de normas más restrictivas para la todavía convulsionada Hong Kong.

Estados Unidos registró esta semana 102.323 casos fatales de coronavirus en el marco de la pandemia, lo que instó a Donald Trump a culpar a su enemigo económico y político, y a la OMS por añadidura.

A pesar de los 1.734.986 casos acumulados de coronavirus en todo el territorio, Trump implementó unas pocas medidas económicas a nivel federal y derivó la responsabilidad del manejo de la pandemia en los gobernadores de cada estado.

Hasta la fecha la Universidad de Johns Hopkins informa que el estado más afectado es Nueva York con 29.591 muertes por Covid-19. Le siguen Nueva Jersey y Massachusetts, también sobre la costa este.

Seguir leyendo

Mundo

Doscientas infecciones de coronavirus tras un servicio religioso en Francfurt

El contagio se produjo el 10 de mayo en una ceremonia en una iglesia bautista. Al parecer, los fieles no utilizaron barbijos al momento de cantar y expresar sus oraciones.

Publicado

on

Por

Alrededor de 200 personas que asistieron a un servicio religioso hace unos 15 días en una iglesia bautista en Francfurt dieron positivo de coronavirus, informó este jueves un portavoz del Departamento de Salud de esa ciudad del centro de Alemania.

Nueve de estas personas debieron ser tratadas en hospitales, en un caso en cuidados intensivos. Las primeras infecciones a partir del servicio religioso celebrado el 10 de mayo se habían dado a conocer el fin de semana pasado, confirmó la agencia de noticias alemana DPA.

Un portavoz de la congregación declaró en su momento que se habían cumplido todos los requisitos de prevención de contagio para los servicios de la iglesia. Sin embargo, en una carta informativa publicada a principios de semana, admitió que los fieles no utilizaron barbijos al momento de cantar y expresar sus oraciones.

A fines de la semana pasada las autoridades de Francfurt habían anunciado un balance provisional de 40 infectados por el oficio religioso, pero desde entonces se fueron sumando más de 150 que también asistieron a la celebración.

Alemania lleva contabilizados 181.918 casos de la Covid-19, de lo cuales 8.463 fallecieron, según el registro en línea de la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Seguir leyendo

Tendencia