Connect with us

Economia

Para gremios, la inflación de agosto fue del 4,3%

Publicado

on

La capacidad de compra de los asalariados viene en baja durante el 2018, producto de la fuerte suba en los precios. Según un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la inflación de agosto se ubicó en torno al 4,3%. Se trata del valor más alto desde abril de 2016. Asimismo, el poder adquisitivo se ubicó en su peor momento desde 2010, con una caída del salario real del 11,7% entre noviembre de 2015 y agosto de 2018.

El organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó dichas cifras en el informe mensual de inflación correspondiente para agosto de 2018. El mismo detalla que “la inflación mensual (preliminar) de los asalariados registrados fue del 4,3% en agosto, el valor mensual más alto desde abril de 2016”.

Asimismo, remarca que en lo transcurrido de este año, el aumento de precios acumulado registra un alza del 24,5%. En términos comparativos, si se toma agosto de 2018 respecto al igual mes del año pasado, la cifra se eleva al 34,1%.

El análisis realizado por el IET sostiene que los resultados avizoran un incremento de precios superior al 40% en 2018, algo que fue reconocido por el propio Gobierno en un documento interno del Ministerio de Economía que ubicó la suba de precios en el 42% para este año y en 25% para 2019.

Nicolás Trotta, Rector de la UMET, sostuvo que “la inflación se acelera y es la tercera más alta en toda la gestión de Macri, y lo más preocupante, es que es el peor mes en cuanto a la caía de capacidad de compra del salario. El poder de compra de los trabajadores es el peor en 8 años, lo que confirma meses de tensión distributiva en un proceso inflacionario muy complejo”.

Lo curioso del dato es que la suba de precios producto de la fuerte devaluación de agosto comenzó a percibirse a principio de septiembre, por lo cual no fue registrada en la cifra que difundió el organismo de la UMET. En ese sentido, desde IET prevén un incremento similar para el mes corriente.

En cuanto a las áreas que más registraron los aumentos se encuentran Transporte y Comunicaciones con un 6,9% (por suba en subtes y naftas), Salud con un 6,2% y Educación y Equipamiento del Hogar con 5,4%. El rubro que más repercute al gasto diario de los ciudadanos como es Alimentos y Bebidas se disparó 4,5%, en tanto que Vivienda creció 4,5%. Solo Indumentaria y Calzado (+0,4%) y Esparcimiento (-1,1%), tuvieron un agosto leve con respecto a los aumentos generalizados.

Distintos actores políticos y sociales alzaron la voz debido a la suba poniendo el foco en la posición del Gobierno para hacerle frente. “Una vez más, la impericia de este gobierno hace que el ajuste caiga sobre los salarios de los trabajadores. Volvemos a reclamar que se declare la Emergencia Económica y Social para revertir el deterioro en todos los sectores sociales de nuestro país”, declaró Héctor Daer, Secretario General de la CGT.

Para Víctor Santa María, Secretario de Estadísticas de la CGT, “la proyección de inflación nos lleva a prever que el 2018 será el año más inflacionario desde 1991, superando a 2002, 2014 y 2016. Esto confirma el rotundo fracaso de la política anti inflacionaria del gobierno y un descontrolado aumento de precios, que incluye tarifas de servicios domiciliarios que se han vuelto prohibitivas”.

El IET también relevó que entre noviembre de 2015 y agosto de 2018, el salario real cayó 11,7%. En la actualidad, se ubica no sólo en el nivel más bajo en la era Cambiemos, sino en su peor nivel desde mediados de 2010. “El índice de inflación de 4,3% para agosto, refleja claramente la brutal caída del poder adquisitivo, que fue la más profunda registrada desde el 2010; estamos con una caída de casi 12 puntos del poder adquisitivo del salario real. Esto es demoledor en lo que se refiere al nivel de vida de los trabajadores y trabajadoras de Argentina. La inflación medida desde agosto fue la más alta desde abril del 2016, estas cifras revelan la verdadera catástrofe social que estamos viviendo, que más de la mitad de los trabajadores con salario en este momento, se ubican por debajo de la línea de la pobreza”, concluyó Hugo Yasky, Secretario General de la CTA.

Seguir leyendo

Economia

El dólar cayó 5,8% en la semana a $ 38,16

Publicado

on

Fuertes ingresos de divisas alentados por la expectativa de una flotación “controlada” por parte deñ BCRA derrubaron al dólar en la semana: se hundió un 5,8% a $ 38,16, su menor valor en dos semanas.

El billete oficial completó este viernes su tercera merma consecutiva al ceder 83 centavos, en bancos y agencias de cambio de la city porteña, según el promedio de ámbito.com.

En el mercado mayorista, la divisa estadounidense se desplomó $ 1,05 (-2,7%) a $ 37,15, por ventas privadas de dólares – y sin intervención oficial – , ante inversores alentados por altas tasas en pesos tras las recientes licitaciones de Lecap y Lebac, y a la espera de otro acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que beneficie a las arcas del país. El total operado en la fecha ascendió a u$s 583,7 millones.

De esta forma, la moneda que se negocia en el Mercado Único y Libre de Cambios acumuló en la semana una fuerte caída de $ 2,71 (-6,8%), una baja casi equivalente a la suba registrada en los cinco días previos

Luego de un comienzo con altibajos y cambios bruscos de su cotización, el tipo de cambio mayorista alcanzó los máximos del día en los $ 37,95. Pero al igual que parte del miércoles y el jueves, las órdenes de venta fueron dominando el escenario y forzaron caídas de los precios que poco a poco los desplazaron hacia abajo con escasas chances de recuperación.

La intensidad de los ingresos se acentuó sobre el final y forzaron nuevas caídas que llevaron al dólar a tocar mínimos en los $ 37,15.

El desarme de posiciones y los ingresos destinados a armar carteras de inversión en activos en pesos deprime la cotización del dólar y lo lleva a un rango impensado luego de los momentos de mayor tensión sobre el mercado de cambios, cuando rozó los $ 40.

Recordemos que funcionarios del FMI y las autoridades de Argentina lograron “importantes progresos” en las conversaciones sobre nuevos acuerdos de financiamiento al país, informó el jueves un portavoz del organismo multilateral. En ese marco, el riesgo país cedía a sus niveles más bajos en siete semanas, perforando los 600 puntos.

“El peso definitivamente no tocó fondo (…) La inflación conducirá a una mayor depreciación del tipo de cambio nominal”, dijo Martín Guzmán, economista de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia.

Hacienda colocó el miércoles Lecap con tasas que promediaron casi el 50% anual en pesos. Operadores dijeron que esta alternativa atraía a inversores, especialmente extranjeros, y posibilitaba la inacción del Banco Central, el que acumula una pérdida algo superior a los u$s 15.000 millones de sus reservas en 2018 para contener la fragilidad del peso.

En el mercado informal, el blue retrocede 50 centavos a $ 38,50, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. A sy vez, el “contado con liqui” se hundió ayer un 3,4% a $ 38,17.

• Se viene el “crawling peg”

Mientras tanto, y tal como anticipó ámbito.com el pasado domingo 16, se confirma por estas horas que en el marco de las negociaciones con el FMI, el Gobierno mira plenamente a los mercados, buscando resolver la alta inflación y tratando de controlar el tipo de cambio, y para eso piensa en el “crawling peg” para anclar las expectativas.

Como relató el periodista Julián Guarino, se trata de una devaluación progresiva y controlada de la moneda por el Banco Central. La idea es que la devaluación esté predeterminada y la tasa de cambio es conocida con anterioridad. En rigor, consiste en una serie de devaluaciones progresivas que tratan de ubicarse por encima de la inflación, pero siempre evitando dar saltos bruscos en el valor de la divisa. Bajo este esquema, el tipo de cambio se va moviendo de acuerdo a una pauta que fije la entidad monetaria.

En el FMI sostienen que el “crawling peg” puede ser establecido de manera prospectiva (con un ajuste atado a un tipo fijo preanunciado y/o de la inflación proyectada). Como se dijo, de esta forma se permite una progresiva devaluación de la divisa con un efecto menos traumático en la economía. Además, esta técnica ayuda a prevenir, o al menos a amortiguar, la especulación sobre la divisa.

A la vez, indican que esto podría recuperar algo del flujo de entrada de dólares de no residentes y de esa forma compensar en parte la salida de dólares. Comenzar usando el dólar como ancla nominal y migrar a un sistema de crawling peg para darle más certidumbre a los mercados.

La última vez que se utilizó este mecanismo en Argentina fue bajo la gestión económica del ex ministro Axel Kicillof. En aquel momento, el gobierno kirchnerista buscaba compensar la pérdida de competitividad de los últimos años, en donde la inflación le había ganado por lejos a la suba del dólar. Si bien en ese entonces este mecanismo no funcionó del todo porque el atraso del tipo de cambio era importante, las hipótesis que manejan los equipos económicos del actual Gobierno es que ahora sería distinto porque la devaluación efectuada durante este año cambió esa base de comparación. El tipo de cambio real se encuentra en niveles de 2008-2013.

En rigor, según sostienen en el mercado, el nivel del dólar parece suficiente para equilibrar los flujos externos y para que las reservas alcancen como back up para la base monetaria. La idea es que con sólo mantener la devaluación en línea con la inflación, podría estabilizarse el mercado cambiario sin perder competitividad y dando señales claras para la fijación de precios.

Por supuesto existen varios talones de Aquiles, pero quizás el principal es cómo hacer para que los exportadores no retengan su liquidación bajo la expectativa de que, cuanto mayor es la demora, mayor cantidad de pesos van a obtener por esos dólares que van a vender. El resto de las variables, piensan en el Palacio de Hacienda, deberían ir cediendo: tasa de interés, déficit fiscal, gasto público e inflación.

Por último, y como el éxito de este sistema dependerá en buena medida, dicen, de la contención de las presiones en materia salarial y de precios, en el Gobierno estudian algún mecanismo para evitar la aceleración de la inflación. Cerca del presidente Macri sostienen que es necesario llevar a cabo un acuerdo o esquema entre el Gobierno, empresarios y sindicatos para frenar la indexación de la economía ante la escalada del dólar.

Seguir leyendo

Economia

Malloneros reclaman ayuda económica por bajante del río Paraná

Publicado

on

Con 2,17 metros de altura del río Paraná los malloneros manifestaron su preocupación ya que aseguran que no están pescando nada y ante esta situación pedirán un subsidio al Gobierno provincial y al Municipio. José Luis Gutiérrez, referente de la “Asociación por todos y para todos” de los malloneros resaltó que la situación es crítica por la altura del río que está muy bajo y que por el momento no se acercó ningún funcionario provincial ni municipal.

De este modo, algunos malloneros comentaron a Norte de Corrientes que “esta semana salimos a pescar y no sacamos nada por lo que estamos tratando de buscar alternativas para subsistir como por ejemplo estamos yendo a la isla y traemos arena y vendemos a los carreros y a particulares para tener algún tipo de ingreso para alimentar a nuestras familias”. “Necesitamos ayuda y queremos que nos den alguna ayuda económica porque realmente estamos mal con este tema de la bajante del río Paraná”, resaltó José, mallonero del barrio Itatí.

En este contexto, Gutiérrez referente de los malloneros aseguró que la semana que viene pretenden presentar un petitorio solicitando ayuda ya que aseguró que en la provincia hay más de 1.100 malloneros y en el barrio Itatí de la asociación son más de 60. “Pedimos que nos den una ayuda para poder mantener a nuestras familias, tratamos de hacer changas, de vender arena de la isla que está cerca pero necesitamos que nos den una ayuda porque realmente la situación es crítica en el sector”, mencionó Gutiérrez.

Finalmente, aseguraron que se van a contactar con las organizaciones de malloneros de otros barrios para presentar un petitorio solicitando que se les dé una ayuda a todos los trabajadores del sector en general.

Seguir leyendo

Economia

Crisis en el sector textil: se derrumba la actividad y advierten ola de despidos

Publicado

on

Los empresarios alertan por el problema de las importaciones. El 50% dice que pierde dinero y piensa en cerrar sus plantas.

La industria textil pasa por un momento crítico producto de la crisis económica y, como le pasa a tantos otros rubros, las expectativas son bastante negativas. “Con estas condiciones va a haber más despidos, más suspensiones en el sector, no hay indicios de que esto vaya a mejorar”, declaró Yeal Kim, presidente de la Fundación ProTejer.

De acuerdo con datos que maneja la organización y que publica ámbito.com, entre diciembre de 2015 y junio de 2018, la destrucción del empleo en la industria superó los 80 mil puestos formales, mientras que en el área textil-indumentaria, son 13 mil, pero si se le agrega el empleo informal sólo el sector textil perdió 30 mil puestos.

“Vamos a tener un último trimestre con destrucción de empleo”, advirtió Kim y añadió que “la variable del ajuste lamentablemente van a ser los trabajadores”. Aseguró que “el 50% de los empresarios pierde dinero y piensa en cerrar sus plantas”.

En ese sentido, la explicó que durante los primeros siete meses de 2018 el rubro textil sufrió una caída de actividad del 8% interanual y que desde 2015, la producción se precipitó 16,4 y el eslabón de la confección registró una disminución de 17,2.

Otro de los grandes problemas que identificaron los referentes de la industria textil es la pérdida de competitividad frente a las importaciones. Según la cámara, en 2017 alcanzaron las 264 mil toneladas, lo que implicó un aumento del 8,1% respecto de las importaciones registradas en 2015.

Respecto a las expectativas, el organismo hizo una encuesta según la cual el 68% considera que habrá una baja en las ventas el 21 cree que seguirán igual, y el 11 espera que aumenten. Sobre el eje Empleo, ninguno de los textiles consultados aumentará su dotación de personal en lo que resta de 2018. Un 40% de los encuestados, aseguró que disminuirá su planta de trabajadores.

Seguir leyendo

Trending