Connect with us

Tecno

Facebook rastrea toda clase de información de los usuarios, hasta el movimiento del mouse

Publicado

on

Desde las travesías del ratón en la pantalla hasta los dispositivos conectados en la misma red que el usuario de Facebook está utilizando, la lista de datos que acumula la plataforma ocupa las 229 páginas de un memorándum para el Congreso de los Estados Unidos

Facebook reveló una lista asombrosamente extensa de las maneras en las que recoge información de sus usuarios. En un documento de 229 páginas, que la red social presentó ante el Congreso de los Estados Unidos, respondió a algunas de las 2.000 preguntas que quedaron pendientes desde las audiencias de su CEO, Mark Zuckerberg, en Capitol Hill, sobre el escándalo de Cambridge Analytica.

Alguna recolección de datos era conocida, como el tiempo que los usuarios pasan en la plataforma, o si hacen compras por su intermedio; otras, en cambio, “echaron luz sobre la escabrosa escala de la máquina de monitoreo de Facebook”, según Busines Insider, que analizó el memorándum.

Tras presentarse ante el Congeso de los EE.UU., Mark Zuckerberg se comprometió a responder a estas preguntas, unas 2.000, que le hicieron llegar representantes y senadores. (AP)

Tras presentarse ante el Congeso de los EE.UU., Mark Zuckerberg se comprometió a responder a estas preguntas, unas 2.000, que le hicieron llegar representantes y senadores. (AP)

Se destacan los datos sobre los dispositivos y el uso que los usuarios hacen de ellos y el acceso al bluetooth y a las redes inalámbricas —y los equipos que se hallan en las inmediaciones del que lleva el usuario—, entre otros. La compañía informó que toda la información que recoge de los usuarios mediante los aparatos que usa se analiza y se cruza a los fines de “ayudar a brindar la misma experiencia personalizada donde sea que la gente use Facebook”.

Rastreo del ratón o mouse (en inglés). Cuando un usuario se conecta desde una computadora, Facebook rastrea todos los movimientos del ratón, “lo cual puede ayudarnos a distinguir humanos de robots”, argumentó. Aunque la compañía de Menlo Park no dice que le dé ese uso, el mouse tracking se suele emplear también para observar la relación de una persona con la interfaz de un software, en qué anuncios hace click, en qué punto de la pantalla se queda el cursor (que suele coincidir con el lugar al que se presta atención) y por cuánto tiempo.

Desde la preeminencia de una ventana en el navegador hasta los datos del dispositivo, nada se le escapa a la aspiradora de datos de Facebook. (Reuters)

Desde la preeminencia de una ventana en el navegador hasta los datos del dispositivo, nada se le escapa a la aspiradora de datos de Facebook. (Reuters)

Ventanas del navegador. Otra forma mediante la cual Facebook distingue entre humanos y robots en su plataforma es el monitoreo de la ubicación de las ventanas abiertas en el navegador, para saber si una está en primer plano o en segundo.

Datos del dispositivo. Además del sistema operativo del usuario, las versiones del software, detalles del hardware como la capacidad de almacenamiento disponible, Facebook mide el nivel de batería, la fuerza de la señal del servicio telefónico y los tipos de navegadores, las aplicaciones y plug-ins, y hasta la clase y el nombre de los archivos contenidos en el aparato.

Los movimientos del ratón son una pista para conocer sus intereses, y Facebook los rastrea.

Los movimientos del ratón son una pista para conocer sus intereses, y Facebook los rastrea.

Bluetooth y wifi. Facebook accede a la señal Bluetooth del dispositivo del usuario de su plataforma, así como también a la de wifi, tanto la que usa como los puntos de acceso cercanos emisores de señal, desde routers a torres celulares.

Todo lo que hay alrededor. Además, “en algunos casos” —dijo la empresa, sin especificar— monitorea los dispositivos que se hallan en las inmediaciones de los del usuario, o en la misma red. ¿Con qué fin? “Hacer cosas como ayudar a que los usuarios a pasar el streaming de un video del teléfono al televisor”, argumentó. Nada dijo sobre los dispositivos que están en la misma red por tratarse de una red pública: es decir, los que no pertenecen al usuario.

El sistema de posicionamiento global (GPS) permite a Facebook acceder a datos offline sobre los usuarios, entre otras cosas. (Chris Ratcliffe/Bloomberg)

El sistema de posicionamiento global (GPS) permite a Facebook acceder a datos offline sobre los usuarios, entre otras cosas. (Chris Ratcliffe/Bloomberg)

Proveedores de servicio. La plataforma de Zuckerberg sabe cuál es el operador móvil del teléfono de una persona y cuál su proveedor de internet. De manera asociada, accede al número de teléfono, la dirección IP, la velocidad de conexión, los datos de cookies almacenadas en el dispositivo y la zona horaria donde vive la persona.

GPS y acciones offline. Al acceder a la ubicación GPS del dispositivo de un usuario, Facebook registra no sólo lo que la persona hace en línea sino también sus “acciones offline”, es decir, en su desplazamiento físico. También se registran compras de terceros proveedores, además de información sobre “los juegos, las apps y las cuentas” que la gente usa.

Si no se bloquea el acceso, Facebook usa la cámara de los celulares y registra la galería de fotos.

Si no se bloquea el acceso, Facebook usa la cámara de los celulares y registra la galería de fotos.

Cámara, mensajes y llamadas. Excepto que una persona determine en la configuración que Facebook no puede acceder a su cámara, la red social lo hace, y por ende a su galería de fotos. Si los usuarios de Android sincronizan sus dispositivos o suben datos, también se registran sus listados de llamadas y de mensajería.

Lo único que la empresa negó recolectar fue audio directo del micrófono de los teléfonos de los usuarios, algo que se había dicho muchas veces que hacía para ajustar la orientación de sus publicidades.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Tecno

¿Facebook y otros gigantes tecnológicos deberían pagarles a los usuarios por sus datos?

Publicado

on

Con cada foto de gatito adorable, con cada ‘me gusta’ los usuarios construyen el imperio online de Facebook. Cada vez más economistas y figuras de Silicon Valley se preguntan si no será hora de comenzar a pagar por ese trabajo, con miras, además, a especializarlo

¿Debería Facebook pagarle a los trabajadores que hacen su imperio, es decir, los usuarios?
¿Debería Facebook pagarle a los trabajadores que hacen su imperio, es decir, los usuarios?

La idea no es nueva, inclusive Mark Zuckerberg lo reconoció al dar su testimonio ante los comités conjuntos del Senado estadounidense: “Cada fragmento de contenido que alguien comparte en Facebook, le pertenece a esa persona”. Sin embargo, el que utiliza ese contenido para generar ganancias es Zuckerberg, no el usuario de la red socialque, lejos de ser el cliente, es el objeto que el empresario vende a sus verdaderos clientes: los que pagan publicidad para llegar a los usuarios.

“Todos trabajamos para Mark Zuckerberg”, sintetizó David Scharfenberg en The Boston Globe. “Con cada foto de gatito adorable que publicamos. Con cada ‘me gusta’ damos o cada ‘jaja’ que clickeamos. Somos los obreros que hemos construido el imperio online de Facebook“. Y de otros gigantes tecnológicos, como Google, Amazon y Apple.

La red social genera enormes ganancias a cambio de un servicio cuyo valor se discute. (Facebook)

La red social genera enormes ganancias a cambio de un servicio cuyo valor se discute. (Facebook)

Luego de la revelación de las enormes ganancias que la red social obtuvo mientras se conocía también el abuso de los datos personales de Cambridge Analytica para la manipulación de mensajes electorales, “un número creciente de economistas y figuras de Silicon Valley se preguntan lo inevitable: ¿es hora de que nos paguen por nuestro trabajo?”, escribió Scharfenberg.

Facebook y Google, advirtió, argumentarán que ya le pagan a los usuarios: búsquedas gratuitas, mapas gratuitos, un feed con novedades de la gente que cada quien ha elegido. “Pero los empleados de McDonald’s nunca aceptarían hamburguesas gratuitas como su única compensación”, objetó el experto en tecnología del diario de Massachusetts. “¿Por qué la economía en la era de internet operaría de manera diferente?”.

Alexander Nix, el ex CEO de Cambridge Analytica, centro de la tormenta del abuso de datos de 87 millones de usuarios de Facebook durante la campaña presidencial en EEUU. (AFP/PRU)

Alexander Nix, el ex CEO de Cambridge Analytica, centro de la tormenta del abuso de datos de 87 millones de usuarios de Facebook durante la campaña presidencial en EEUU. (AFP/PRU)

Si alguien espera hacerse millonario con sus datos convendría que moderase sus expectativas, advirtió: “Su trabajo de datos probablemente vale unos pocos cientos de dólares al año”. Las empresas valen cientos de miles de millones de dólares, pero a la vez “tienen a cientos de miles de personas como nosotros trabajando para ellas”.

Pero nadie sabe qué trae el futuro, y si la economía de la inteligencia artificial (IA) despega, haría que la ganancia por usuario se disparase, lo cual subiría el precio de la labor de subir selfies y compartir publicaciones. Para que un sistema incorpore la información necesaria para, por ejemplo, el reconocimiento facial, hacen falta toneladas de fotos etiquetadas de reuniones familiares.

Google es otro gigante de internet que accede a toda clase de datos de los usuarios. (Reuters)

Google es otro gigante de internet que accede a toda clase de datos de los usuarios. (Reuters)

Actualmente la gente etiqueta sus fotos sin otro motivo que el deseo de hacerlo. “Pero si los gigantes de internet comenzaran a pagarnos por el trabajo, podrían exigir una tarea más sofisticada: grabar y transcribir conversaciones para mejorar el software de reconocimiento de voz, por ejemplo, o etiquetar imágenes de enfermedades para ayudar al diagnóstico mediante IA”.

El columnista de The Boston Globe citó el nuevo libro de Eric Posner, profesor de Derecho, y E. Glen Weyl, investigador de Microsoft para hacer un estimado. En Radical Markets: Uprooting Capitalism and Democracy for a Just Society (Mercados extremos: Desenraizar el capitalismo y la democracia para una sociedad justa) los autores creen que si la economía de la IA despega, “una familia de cuatro podría ganar USD 20.000 por año por sus datos”.

El impacto económico de la IA en las grandes tecnológicas como Amazon puede crear valor.

El impacto económico de la IA en las grandes tecnológicas como Amazon puede crear valor.

Esa cifra no cubriría los ingresos que potencialmente la IA podría destruir, al reemplazar empleos. Pero podría diversificar internet. Si surgen competidores que paguen por los datos que quieren Facebook, Google, Amazon y demás, “nos podrían alejar del oligopolio hacia una red multicolor”.

Una de la preguntas que despierta la idea de ser un trabajador de los datos es qué impacto tendría en la cultura viral de internet, ya que se la incentivaría a una escala masiva. Con un pago como estímulo, los usuarios podrían publicar más “del material corrosivo y viral que todo el mundo dice que detesta pero al que la mayoría de la gente le da click”. Y los sitios podrían crear contenido más adictivo del que se conoce hasta ahora.

La privacidad de los datos personales está en el centro del debate sobre su propiedad y su uso.

La privacidad de los datos personales está en el centro del debate sobre su propiedad y su uso.

Otra es qué pasaría con ideas como el valor social del trabajo. “¿Transcribir conversaciones para Siri o anotar documentos legales para un robot abogado serían vocaciones honorables? ¿Cómo nos deberíamos sentir al alimentar a las máquinas que eliminarán profesiones enteras?“. En esa perspectiva, el pago sería “un soborno que aceptamos para traicionar a los nuestros”.

Scharfenberg recordó que en sus orígenes internet no se propuso como una herramienta comercial sino un proyecto colaborativo entre el gobierno, los militares y los académicos. La idea era eliminar las barreras a la participación, no incentivar y pagar el trabajo. La información iba a ser libre y accesible. La monetización, sin embargo, convirtió la revolución de internet en lo opuesto.

“Probablemente sea el fracaso más exacto del idealismo en la historia”, dijo Jaron Lanier, investigador de Microsoft. “Hubo muchas revoluciones que resultaron un tiro por la culata. Pero no puedo pensar en otra que haya dada un resultado que es tan precisamente lo opuesto de lo que se propuso crear”. En 2013, en su libro Who Owns the Future? (¿Quién es dueño del futuro?) Lanier incorporó la idea de micropagos, pero no los considera una forma de torcer el destino que tomó la red, sino de humanizarla un poco.

Aunque YouTube paga una pequeña fracción de los videos que monetiza, mina y usa más datos.
Aunque YouTube paga una pequeña fracción de los videos que monetiza, mina y usa más datos.

Dio un ejemplo a Scharfenberg: “La IA está hambrienta de datos, y esos datos no los traen los ángeles, salen de la gente. Necesitamos a la gente porque necesitamos sus datos para que las cosas funcionen“.

La imposibilidad de predecir el camino que tome la tecnología se aplica también a la IA, recordaron Posner y Weyl en Radical Markets. “Es posible que la IA no despegue como se espera, y el valor de nuestros datos se mantenga bajo”, explicó el autor del artículo.

Eso conservaría el modelo actual, que otros académicos ven con escepticismo, como Ethan Zuckerman, director del Centro de Medios Cívicos en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Le dijo a The Boston Globe que el pago le gusta mucho como concepto, pero en la práctica no le gusta nada. Hoy alguien sube tutoriales de juegos a YouTube, y el sitio le paga una pequeña parte de lo que obtiene por la publicidad.

La vigilancia de datos, lo opuesto a lo que quiso ser internet, se encarna claramente en Facebook.

La vigilancia de datos, lo opuesto a lo que quiso ser internet, se encarna claramente en Facebook.

“Pero eso no cambia el modelo de vigilancia de datos que tanto nos preocupa: no impide que YouTube haga minería de datos en el video y venda esa información, ni previene el próximo escándalo de Cambridge Analytica”, explicó.

Por último, el artículo citó la postura más radical al respecto: la de Andrew Keen, autor de The Internet is Not the Answer (Internet no es la respuesta), que considera que el pago es el extremo último del utilitarismo de Silicon Valley: “Como si nuestra felicidad se pudiera sumar y monetizar. Nuestros datos nos constituyen. Somos nuestros datos. Venderlos es una especie de prostitución digital”.

Seguir leyendo

Tecno

Juan Carlos Gutiérrez: “Los datos se están convirtiendo en el nuevo petróleo de las empresas”

Publicado

on

Los datos son el nuevo petróleo del siglo XXI. Esta frase se dice y repite como si fuera un mantra del cual se espera extraer alguna especie de fórmula que funcione como por arte de magia. Pero lo cierto es que los datos por sí solos no funcionan, el verdadero desafío es generar conocimiento a partir de esa información. Solo así se puede crear valor.

Los que más saben sobre esto son los gigantes tecnológicos que basan la totalidad de su negocio en el uso de esa información que vienen recopilando hace años. ¿Pero qué pasa con el resto de las industrias? El verdadero desafío es crear valor a partir de esos miles de millones de datos no estructurados que se comparten en las redes y aplicaciones móviles.

Sobre esta y otras cuestiones habló Juan Carlos Gutiérrez, director de IBM Storage para América Latina, en diálogo con Infobae. Fue en el marco del lanzamiento de FlashSystem 9100, un sistema de almacenamiento que añade una capa de inteligencia artificial para anticipar problemas y administrar mejor los recursos.

—Durante la presentación destacaron que las principales compañías del mundo basan su negocio en los datos. ¿Cuáles son esas empresas y cómo sería el negocio?

—No, mira, va más allá de unas pocas compañías, es cómo los datos se convirtieron, o se están convirtiendo en el nuevo petróleo de las empresas. Cuando tú antes tenías la generación de información, al principio cuando se crearon los data centers, era información que te daban para tomar decisiones gerenciales, pagar impuestos, contabilidad, etc. Era información tardía, y lo único que tú tenías eran resultados financieros sobre los cuales basar tu toma de decisiones.

Con el tiempo surgieron las base de datos, los CRM y tú sabías quién era la persona que estaba enfrente tuyo: podías interactuar con él, ir hacia él con marketing, darle un ofrecimiento de tal cosa, se conocía quién era el cliente. Con el nacimiento de todo lo que fueron soluciones mobile, soluciones del celular, de la web, Facebook, Twitter, fotos, videos que hoy hay miles de millones de todo eso en las redes, eso se llama data no estructurada. Y el 80% de los datos hoy en el mundo es data no estructurada, es decir que no están en campos de bases de datos, y las empresas están entendiendo que con los nuevos sistemas tanto de almacenamiento como de procesamiento, hay aplicaciones que son capaces de leer esas bases de datos.

El 80% de los datos que se producen en el mundo son no estructurados y muchos de ellos vienen de la interacción en redes sociales

El 80% de los datos que se producen en el mundo son no estructurados y muchos de ellos vienen de la interacción en redes sociales

Yo ya soy capaz de tomar un texto, una foto, un video y entenderlas. Saber quién hay, cuál es la expresión de la cara de una persona, si está contento, si está enojado, entonces aparecen una serie de aplicaciones, entre ellas
Watson y 20 mil más, donde yo tomo esa data no estructurada y puedo empezar a saber quién eres tú. No cuándo viniste la última vez, ni qué hiciste ni qué compraste, sino qué te está pasando hoy, qué escribiste en Facebook, WhatsApp, cuál fue la cara que tuviste cuando tuviste una interacción en el sitio donde yo estoy, en mi negocio. Entonces yo empiezo a tener una cantidad de análisis sobre las personas, o los negocios que me da una serie de insights para tener un negocio mucho más productivo. Entonces, hoy todas las empresas que no se muevan a saber quiénes son realmente sus clientes están destinadas a desaparecer.

Las empresas más importantes del mundo en 2006 y 2016 (Bloomberg)

Las empresas más importantes del mundo en 2006 y 2016 (Bloomberg)

Y yo, en la gráfica que mostré, no sé si te acuerdas, de la comparación de las compañías de 2006, de las top, con las de 2016, las grandes compañías del mundo, como Google, Amazon, Microsoft, etc., son compañías de datos; entonces hoy las compañías están muy preocupadas por saber quién es la persona que está frente a ellos y por recoger toda la información que esta persona comparta, porque esto no es invasivo, para tener un mejor acercamiento y sacar un valor hacia la empresa.

—Más allá de esas empresas, ¿qué valor puede crear cualquier otro tipo de industrias con los datos?

—Analytics, para las soluciones de cáncer son súper útiles. Yo puedo hacer que la máquina lea unos informes, unas radiografías, que ya no es solo una imagen, que sea capaz de estudiar lo que dice la imagen como si fuera un doctor, que sea capaz de tener toda la información escrita sobre oncología de mama, todos los papers, que sea capaz de leer todos los informes médicos en un momento determinado, y ¿qué va a pasar con eso? Que un médico reciba esa información y pueda decir que una mujer con ciertas características tuvo un problema de este tipo y ésta fue la medicación que mejor le sirvió para tratar su problema. Watson le va a dar esa data y eventualmente el médico tomará la decisión sobre la base de esa información.

Juan Carlos Gutiérrez, director de IBM Storage para América Latina, habló sobre el uso de inteligencia artificial para crear valor agregado a cualquier producto o servicio.

Juan Carlos Gutiérrez, director de IBM Storage para América Latina, habló sobre el uso de inteligencia artificial para crear valor agregado a cualquier producto o servicio.

Hay soluciones para análisis de impuestos. Una persona tomó a Watson y lo utilizó para crear un sistema que permite pagar los impuestos con la mejor opción posible y recomendarte qué hacer el año próximo para pagar la menor cantidad de impuestos.

Hay muchas soluciones inteligentes en data centers que son capaces de interactuar con las personas. Va a haber miles de soluciones cognitivas, y las empresas van a tener alguna. Yo hace un tiempo vi una que me encantó, dentro del mundo de Watson hay una solución que permite saber cómo es la persona en función de sus escritos, entonces usaron data de Twitter para saber las características de la persona. Hay reconocimiento facial, para saber cómo está tu estado de ánimo, puedo sacar una foto y saber qué dicen tus facciones.

—¿Cómo funciona insight, la inteligencia artificial aplicada al almacenamiento que presentaron recientemente?

—Nosotros tenemos una capa de hardware que hace compresión, tiene velocidad, etc, y a la capa de software que le ponemos a ese hardware, hay un software que le da inteligencia a la plataforma. Ahí hay virtualización, que es poder tener el storage (almacenamiento) como si fuera uno solo: puede ser de bloque, de objeto o de file pero lo puedo ver como si fuera uno solo, puedo moverlo inteligentemente. Puedo tener copy data management, que es datos en producción y en desarrollo que estén vinculados permanentemente, puedo tener dato en la nube y mi data center que son transparentes, no tengo que moverlos, ni copiar. Hay niveles de seguridad más altos también.

Esta es una aplicación de inteligencia artificial para una solución de almacenamiento. Data center definido por software, una capa de software que permite ser más eficiente: utilizo más el disco, grabo más en cada disco, hay diferentes tipos de discos, algunos más rápidos, otros más lentos, otros más baratos y no todo puede estar en los mismo tiers y el sistema dice: esa información que es crucial o a la que accedes con frecuencia, puedes ponerla en este lugar. Se empieza a dar un tema de inteligencia, el analista va a tener una cantidad de insights del sistema que le van a decir que, de acuerdo a una serie de parámetros, puede tener la información aquí o allá.

Tienes que ser ágil: yo puedo tener cosas en Amazon, en la nube de Microsoft o la de IBM y en mi data center y poder moverme rápido. Si, por ejemplo, quiero crear una nueva aplicación móvil para mis proveedores tengo que ser ágil, usar una solución moderna y segura.

IBM presentó su nueva solución de almacenamiento Flash 9100 con inteligencia artificial

IBM presentó su nueva solución de almacenamiento Flash 9100 con inteligencia artificial

Uno de los mayores problemas en la explotación de datos es la seguridad. Si mis datos mañana se pierden, porque hoy mi tarjeta de crédito está en todas las aplicaciones, todo el mundo sabe dónde voy, qué hago y por qué lo hago. Si no hay seguridad dentro de los datos estamos expuestos. IBM ofrece seguridad con encriptación.

—Además del cifrado, ¿hay alguna otra medida para cuidar la seguridad de los datos?

—La primera es una declaración de IBM que dice que los datos son propiedad del cliente. Otras compañías del mercado no lo hacen. IBM dice “los datos son suyos; usted decide qué hace con los datos”. Hay otras empresas que dicen que ellos tienen derecho a usar ciertos datos para su conveniencia. Es un tema de filosofía más que de hardware o software.

Después, está la encriptación tanto a nivel del servidor como en el storage. Y está el software como el que se vio hoy donde se puede ver quién está accediendo a información, a qué datos está accediendo, y se puede poner límites al usuario para determinar qué ve y qué no, porque la pérdida de datos se da tanto por ataques externos como internos, entonces yo tengo que cuidar mi data tanto de mi gente como de agentes externos.

Seguir leyendo

Tecno

7 billeteras virtuales para pagar y recibir dinero desde el celular

Publicado

on

Un recorrido por las principales opciones disponibles en la Argentina

Desde el móvil se puede enviar y recibir dinero, hacer pagos en comercios y hasta cobrar planes sociales (iStock)
Desde el móvil se puede enviar y recibir dinero, hacer pagos en comercios y hasta cobrar planes sociales (iStock)

En pocos pasos es posible hacer compras, enviar dinero y hasta cobrar planes sociales desde el teléfono.

Esta alternativa, vigente hace un tiempo en diferentes partes del mundo, comenzó a cobrar fuerza en la Argentina luego de que se aprobaran diferentes normas para facilitar los pagos electrónicos móviles, como por ejemplo, la resolución de enero que fijó el estándar local para los pagos QR.

Las billeteras virtuales no sólo sirven para facilitar y agilizar transacciones, sino que, en muchos casos, puede ser una herramienta de inclusión financiera.

Según un estudio del Banco Mundial, la mitad de los habitantes del país no están bancarizados, sin embargo hay 1,5 celulares por persona. De ahí que los teléfonos sean una buena puerta de entrada para ofrecer herramientas financieras a los usuarios.

Aquí, un recorrido por las billeteras virtuales más populares en Argentina

1. Mercado Pago

Después de descargarse la app e ingresar o crear un usuario hay que vincular la cuenta con con la tarjeta de crédito. Desde esta app se pueden pagar servicios, recargar la Sube y el celular, hacer compras en los locales que cuentan con este servicio y enviar o recibir dinero ingresando mail o número de teléfono. Los cobros y pagos se pueden hacer por medio de código QR.

2. VALEpei

Esta app es de la Red Link. Una vez que se descarga la app, se crea un usuario y se vinculan los medios de pago que se quieran utilizar.

Sirve para recibir y enviar dinero.

Si la persona a la que se envía el monto no es usuario VALEpei o no tiene cuenta bancaria, podrá retirar el efectivo desde cualquier cajero Link identificado como Punto Efectivo con la información que le llegue por mail o SMS.

3. TodoPago

Todo Pago
Es la aplicación del Grupo Prisma (empresa dueña de Visa y Banelco). Una vez que se descarga la app y se crea el usuario se debe vincular la cuenta con las tarjetas de crédito y/o débito.

Se pueden hacer pagos en los comercios adheridos, recibir o enviar dinero en la cuenta vinculada. Para esta última opción hay que ingresar el mail, número de celular, alias o CBU de la persona a la que se le quiere pasar dinero.

En el caso de que esa persona a la que se le envía el monto no tiene cuenta bancaria, entonces, al momento de hacer el pago hay que seleccionar la opción “extracción sin tarjeta en cajeros”

También tiene habilitado el pago con código QR pero solo para las sucursales habilitadas de Farmacity e YPF.

4. Rapipago

Es la billetera virtual de Rapipago. Una vez que se descarga la app, para cargar saldo hay que ir un local de esa cadena. Y para hacer retiros también hay que dirigirse a esas sucursales con el DNI y el código de autorización que se reciba por SMS.

La plataforma permite pagar facturas (escaneando el código de barras), cargar saldo en el celular y enviar dinero (con el celular y DNI del destinatario).

5. Ualá

Es una aplicación con una tarjeta prepaga asociada a Mastercard. Una vez que se descarga la app, se crea el usuario ingresando datos personales como nombre y DNI. Al cabo de unos días se recibe la tarjeta prepaga que funciona como si fuera una tarjeta de débito.

La app sirve para hacer pagos y transferencias de dinero entre personas. Ualá se puede vincular a la cuenta bancaria o bien se le puede cargar saldo y cobrar dinero a través de las cadenas Pago Fácil y Rapipago

6. Pim

Pim es la billetera virtual del Banco Nación. Sirve para hacer pagos en más de 60 mil comercios, abonar el peaje (por medio del TelePASE), cobrar beneficios sociales así como enviar y recibir dinero.

A diferencia de los casos anteriores, no hace falta descargarse ninguna app. Funciona exclusivamente por medio de SMS y no consume datos.Para comenzar a usar esta plataforma, se debe presionar *456# y el símbolo de “llamar”. Luego hay que seguir los pasos que aparecerán en pantalla.

Para cargar saldo hay que ir a cualquier sucursal de Pago Fácil, Rapipago, Cobro Express, cajeros automáticos, Home Banking o PagoMisCuentas.

En el caso de querer retirar el monto por los cajeros Link Punto Efectivo hay que seleccionar la opción “Retirar por cajero”.

7. Yacaré

Yacaré es un gestor de pagos. Al igual que en la mayoría de los casos es necesario descargarse la aplicación, crear la cuenta y vincularla a la tarjeta de crédito del usuario.

Esta plataforma permite, a través del escaneo de código QR, abonar facturas de los servicios que están adheridos a este sistema; así como hacer compras en los más de dos mil locales adheridos.

Seguir leyendo

Trending