Connect with us

Deportes

Del Potro tenía ventaja de 2-1 ante Simon pero el partido se suspendió por falta de luz

Publicado

on

El partido entre Juan Martín del Potro y el francés Gilles Simon por los octavos de final de Wimbledon debió suspenderse por falta de luz al finalizar el tercer set. El tandilense tenía una ventaja de 2-1 cuando se decidió posponer el duelo y continuarlo en el primer turno del martes.

El argentino (número cuatro del ranking ATP y quinto preclasificado del torneo) se había llevado los dos primeros sets por 7-6 (1) y 7-6 (1), mientras que el tercero fue para el europeo (53°) por 7-5.

Simon tuvo un sólido desempeño desde el comienzo. Del Potro nunca pudo imponer su jerarquía y le costó imponer su ritmo. El francés tuvo las primeras chances para quebrar, aunque no las puedo aprovechar. Luego fue el tandilense el que pudo hacer la diferencia, pero tampoco fue efectivo. El fastidio en “la Torre” se hacía cada vez más evidente: la imposibilidad para sostener un buen nivel de juego y el estado del césped conspiraban contra su humor. A pesar de eso, su mejor versión se vio en el tie break y así “Delpo” pudo llevarse el parcial por 7-6 (1).

La paridad se mantuvo durante toda la segunda manga aunque, esta vez, hubo un quiebre de servicio por lado. Estando 6-5 arriba y con Simon en el saque, Del Potro tuvo cuatro oportunidades para cerrar el set. No aprovechó ninguna y otra vez fueron al tie break, donde el argentino volvió a imponer su jerarquía. El festejo tras consolidar el 7-6 (5) denotó la tensión acumulada por el complicado trámite del partido.

El fastidio de Del Potro se fue acentuando, al mismo tiempo que Simon ganó en confianza. Eso le permitió al francés quedarse con el servicio de su rival en el momento justo para cerrar el set por 7-5 a su favor. Fue el primer parcial que cedió el argentino en lo que va del torneo.

Sobre el cierre del tercer set comenzó a anochecer en Londres y los protagonistas consensuaron con el umpire la suspensión del encuentro por falta de luz. El desenlace del duelo será en el primer turno del martes.

Este es el octavo enfrentamiento entre Del Potro y Simon. El tandilense tiene una leve ventaja de 4-3 en el historial y se quedó con el último duelo entre ambos, que fue en el ATP de Stuttgart en el 2016.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Deportes

Del físico a la historia: claves de la final del Mundial

Publicado

on

¿Aguantarán los músculos de los futbolistas croatas? ¿Tendrá algún peso la historia? ¿Quién ganará la batalla por el medio del campo?

Francia y Croacia se enfrentarán en el estadio Luzhniki de Moscú por el título del Mundial de fútbol de Rusia. A continuación, cinco claves sobre el partido que todo futbolista sueña con jugar y ganar.

El físico, otro rival para Croacia. La selección liderada con Luka Modric llega a la final con 99 minutos y 116 kilómetros más en las piernas, producto de tres prórrogas, en octavos, cuartos y semifinales. Francia no necesitó ningún tiempo extra y se plantó en el partido decisivo con más frescura.

En el entrenamiento de Croacia del viernes hubo cinco bajas y el técnico Zlatko Dalic podría agitar el banquillo en busca de nuevos pulmones. “Tenemos pequeñas lesiones, problemas, espero que puedan estar todos listos. Y si no lo están, tenemos grandes jugadores en banco que están deseosos de jugar”, comentó hoy el entrenador.

“Mañana es la final de la Copa del Mundo, es simple. Los jugadores saben lo que es y me aseguraron que me dirían si no están al cien por ciento. Si no estuvieran en condiciones de jugar, me lo dirían, espero que hagan eso”.

El orden francés y la resistencia croata. Llegar a la final superando tres prórrogas desgasta los músculos, pero posiblemente no haya mejor vitamina para la moral. Nunca den por muerta a Croacia. La selección arlequinada venció en octavos a Dinamarca en los penales después de que Modric fallara un lanzamiento desde los 11 metros en la prórroga; en cuartos le empataron en los instantes finales de tiempo extra y acabó imponiéndose a la anfitriona Rusia; y en semifinales remontó un 1-0 ante Inglaterra.

“Es muy duro y es mucho esfuerzo, pero parece que cuanto más duras son las circunstancias, mejor jugamos”, sintetizó Dalic.

Del otro lado, Francia no ha tenido que superar ninguna situación límite en el torneo. Únicamente estuvo diez minutos por detrás en el marcador frente a Argentina, en octavos, pero el resto del Mundial tuvo todo bajo control. No hay selección más ordenada que la “bleu”.

La historia coloca a Francia como favorita. Francia jugará mañana su quinta final en los últimos 20 años. Es una selección cuya camiseta tiene un enorme peso. Campeona mundial en 1998, ganó la Eurocopa dos años después. En 2006 perdió la final del Mundial de Alemania en los penales y también se le escurrió de las manos el título de la Eurocopa 2016, disputada en Francia, al caer 1-0 con Portugal en la prórroga.

“Nosotros vencimos en 1998 porque antes estuvo la generación de Platini y Tigana, que aunque no lograron el título mundial, nos mostraron el camino correcto, exactamente como ahora nuestros herederos saben que el sueño es realizable”, señaló el ex futbolista francés Lilian Thuram en una entrevista publicada hoy por los diarios “Die Welt” y “La Repubblica”.

Croacia, por su parte, nunca se ha visto en esta situación. Lo más cerca que estuvo fue precisamente en 1998, cuando perdió en semis ante Francia en un duelo decidido con dos goles de Thuram.

Músculo contra cabeza en el mediocampo. La clave táctica de la final está en el medio del campo. Concretamente en si se impondrá el músculo francés o la cabeza croata.

Mientras los balcánicos cuentan con Modric y Rakitic, “Les Bleus” tienen a un centro del campo plagado de “perros de presa”. N’Golo Kanté, Paul Pogba y Blaise Matuidi forman una media más atlética que futbolística. Su objetivo será apagar y desgastar a Modric, el cerebro de Croacia, el hombre que mueve los hilos.

Se espera que Francia salga replegada y que Croacia se adueñe de la pelota. En ese sentido, el despliegue físico de los franceses para tapar huecos y secar a Modric puede ser la clave para los de Didier Deschamps. Además, cada balón robado será prácticamente una ocasión de gol. Antoine Griezmann y Kylian Mbappé esperarán balones al espacio para aprovechar su potencia.

Modric-Mbappé-Griezmann, tres nombres para un premio. Aunque todos dicen que no les importa, es innegable que la sombra del Balón de Oro planeará mañana sobre el estadio Luzhniki. Con Lionel Messi y Cristiano Ronaldo eliminados en octavos, 2018 puede ser el año de la renovación tras diez años en los que el argentino y el portugués monopolizaron todos los premios individuales.

Está claro que el Balón de Oro del Mundial saldrá de la final de mañana y que sus tres máximos candidatos son Modric, Griezmann y Mbappé. Y posiblemente el premio “The Best” que entrega la FIFA en septiembre y el Balón de Oro que da “France Football” coincidan con el nombre que se corone en Moscú. Habrá que ver cómo lidian con la presión.

Seguir leyendo

Deportes

Peor es nada: Bélgica se quedó con el tercer puesto tras derrotar a Inglaterra

Publicado

on

Bélgica derrotó hoy a Inglaterra por 2-0 para conquistar el tercer puesto y cerrar así el mejor Mundial de su historia. Con goles de Thomas Meunier, a los cuatro minutos, y Eden Hazard, a los 82′, los belgas se dieron el gusto de vencer por segunda vez en el torneo a los ingleses, a los que ya habían derrotado por 1-0 en el partido de cierre de grupo.

Inglaterra pudo empatar 1-1 en el segundo tiempo con un tiro de Marcus Rashford, pero Toby Alderweireld, compañero suyo en el Tottenham, despejó bajo los palos.

Bélgica fue, de todos modos, claramente superior en un partido que le permitió cerrar una gran campaña tras 32 años sin acceder a semifinales en la Copa del Mundo.

Seguir leyendo

Deportes

Entre el fascismo y el racismo se disputará la copa del mundo

Publicado

on

De las muestras racistas sobre la selección francesa hay varios casos per de los máximos exponentes del futbol francés es importante nombrar dos casos para dar un panorama social sobre el racismo en Francia y como la política influye de manera directa en estos caso. Si bien la cuestión racial pasa por la mezcla blanca, negra y árabe, estos dos casos están relacionados con dos descendientes argelinos, es decir, con árabes.

El primero fue Zinedin Zidane  que quisieron sacarlo del equipo por esa condición. En 1996 la política aprovechó la exposición y el renacimiento de la selección para jugar sus fichas. Jean-Marie Le Pen, cara reconocida del Frente Nacional (partido ultraderechista) y candidato a presidente, acaparó la atención en un evento público y atacó la “falta de patriotismo” de los futbolistas: “No cantan el himno o no saben la letra. Me parece artificial reclutar jugadores del extranjero y llamarlos Selección de Francia”.

Jacquet y varios jugadores salieron el cruce y lo contradijeron. Le Pen, ferviente opositor de la inmigración de fuera de Europa, pretendía sacar de los Blues a Marcel Desailly (nacido en Ghana), Zinedine Zidane (ascendencia argelina), Youri Djorkaeff (armenia), Christian Karembeu (neocaledonia) y Sabri Lamouchi (tunecina), entre otros integrantes de la plantilla.

La era de Michel Platini había quedado en el pasado. Francia había tocado la gloria con sus manos en la Eurocopa 84 al consagrarse en el campeonato que lo tuvo como anfitrión.

Dos años después, de la mano de un histórico emblema que estuvo rodeado por figuras como Jean Tigana y Jean-Pierre Papin, entre otros, el equipo igualó la mejor marca en una Copa del Mundo: tercer puesto en México 86. Un hito que solamente había conseguido en Suecia 58 con los goles de Just Fontaine (con 13 mantiene hasta hoy el récord de tantos en un solo Mundial).

Las eliminatorias para Italia 90 y Estados Unidos 94 habían sido un fiasco, al igual que las de la Eurocopa 88: Francia no se clasificó a ninguna competición. En la Euro 92 se quedó en primera fase y era necesaria una reestructuración. El ex futbolista Aimé Jacquet se hizo cargo del conjunto nacional con dos objetivos claros: la Eurocopa 96 en Inglaterra y la Copa del Mundo que los vería otra vez como anfitriones en 1998.

Y los buenos resultados fueron llegando en el certamen del 96. Los galos terminaron primeros en su zona y eliminaron por penales a Holanda en cuartos de final. Sin embargo, decepcionarían ante República Checa en semifinales y se despidirían también en penales. Hubo muchas críticas para el plantel conducido por Jacquet y Zinedine Zidane, uno de los líderes futbolísticos, fue el principal apuntado.

La política aprovechó la exposición y el renacimiento de la selección para jugar sus fichas. Jean-Marie Le Pen, cara reconocida del Frente Nacional (partido ultraderechista) y candidato a presidente, acaparó la atención en un evento público y atacó la “falta de patriotismo” de los futbolistas: “No cantan el himno o no saben la letra. Me parece artificial reclutar jugadores del extranjero y llamarlos Selección de Francia”.

Jacquet y varios jugadores salieron el cruce y lo contradijeron. Le Pen, ferviente opositor de la inmigración de fuera de Europa, pretendía sacar de los Blues a Marcel Desailly (nacido en Ghana), Zinedine Zidane (ascendencia argelina), Youri Djorkaeff (armenia), Christian Karembeu (neocaledonia) y Sabri Lamouchi (tunecina), entre otros integrantes de la plantilla.

Mucho más adelante Francia decepcionó futbolísticamente en la Euro 2012 y perdió en cuartos de final con España. Todos estaban peleados con todos: periodismo, hinchas y jugadores. El ciclo de Blanc duró poco y la federación eligió a otro ex campeón mundial como sucesor: Didier Deschamps.

Respetar la camiseta, cantar el himno y tener actitud amistosa y humilde ante el público fueron algunas de las primeras directivas del nuevo cuerpo técnico. Entre los fanáticos, volvió a ser apuntado un francés de origen argelino: Benzema. Se cuestionaba su patriotismo, y la falta de gol en la selección no lo ayudaba.
Justo antes de la Eurocopa, se originó otro escándalo con Karim Benzema, quien fue acusado de chantaje. En Francia se dijo que un cercano amigo de la estrella del Real Madrid le había pedido dinero a su compañero de selección, Mathieu Valbuena, para no sacar a la luz videos privados suyos.

La federación francesa de fútbol y Deschamps anunciaron la exclusión de Benzema. La política se había metido nuevamente en la decisión. Se habló de “razones éticas y de comportamiento”.

“La decisión fue injusta y me hace sospechar”, disparó sin pelos en la lengua Cantona. Benzema rompió el silencio en España: “Deschamps cedió a la presión racista del país”. El entrenador no volvió a convocarlo pese a haber sido absuelto de la causa finalmente.

Croacia: el fascismo de sus jugadores


Bajo el mandato de la ahora famosa presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, Croacia expulsó a refugiados sirios, obligó a las mujeres a llenar formularios sobre su conducta sexual para poder acceder a anticonceptivos y restringió el acceso a hospitales públicos a la minoría gitana.

Claro que durante el Mundial de Futbol, Kolinda abrazó uno por uno a los jugadores croatas y se pagó de su bolsillo los pasajes a Rusia y eso la hizo famosa.

Croacia, finalista junto con Francia del campeonato, no la pone fácil ante los simpatizantes de todo el mundo.

Tras derrotar por 3 a 0 a la selección argentina, los jugadores europeos entonaron una tema que hace apología del fascismo y poco a poco, los croatas fueron haciéndose fama de no medirse en la difícil situación política que atraviesa su país, sobre todo frente a Serbia.

Un video publicado por el jugador croata Dejan Lovren muestra las celebraciones del equipo después del 3 a 0 contra el equipo albiceleste. En la grabación se ve a varios jugadores cantando “Bojna Cavoglave”, un tema de la banda Thompson, célebre por hacer apología del régimen fascista croata de la Ustacha durante la Segunda Guerra Mundial.

La canción contiene la frase “Za dom spremni” (“Por la patria, ¡listos!”), eslogan de campaña y saludo habitual de la Ustacha, nacida en 1929 como una sociedad secreta y convertida después en un movimiento fascista.

Más de una vez los propios jugadores micrófono en mano se han dirigido a la hinchada con arengas de neto corte nacionalista y más de una vez la hinchada croata ha sido sancionada por cánticos racistas.

Hace tres años, en un partido contra Italia por las eliminatorias de la Eurocopa, en Split, en la mitad de la cancha destacaba una esvástica diseñada por las hábiles manos de un podador.

Mientras tanto, la FIFA y su Comité de Disciplina han enviado una advertencia de sanción al central croata Domagoj Vida, por el vídeo en el que grita “Gloria a Ucrania”, tras la victoria sobre Rusia, en los cuartos de final del Mundial.

Vida, autor del segundo gol croata, se grabó junto al exjugador Ognjen Vukojevic ensalzando a Ucrania tras la victoria sobre la selección rusa en la tanda de penaltis (3-4).

Seguir leyendo

Trending