Connect with us

Economia

Se perdieron 400.000 empleos formales: ¿se recuperará el mercado laboral?

Publicado

on

La pandemia y la crisis económica impactaron sobre el empleo. En mayo hubo 11,7 millones de trabajadores registrados, una caída del 3,4% interanual y de 409.000 asalariados respecto al año pasado. El mayor retroceso se dio en el sector privado donde la baja fue de 295.000 empleos formales. Así, siete de cada 10 puestos perdidos correspondieron a las empresas.

En ese mes se contabilizaron 9,4 millones de asalariados registrados y 2,2 millones de trabajadores independientes. Así es que el 81% de las personas con trabajo formal cuenta con una relación de dependencia. De ese total, 5,8 millones se encuentran en el sector privado (49,6%), 3,2 millones en el sector público (27,4%) y 471.000 en casas particulares (4,0%).

El descenso de la ocupación se debió a la la pérdida 26.000 trabajadoras de casas particulares (-5,3%) y 295.000 en el sector privado (-4,8%), mientras el sector público creció en 22.000 puestos (0,7%).

La mayor caída se dio entre los no asalariados, hubo un retroceso de 110.000 empleos (-4,7%), con 24.000 autonómos (-6,1%) y 88.000 monotributistas menos (-5,6%). Por el contrario, la cantidad de personas con monotibuto social creció en 2.600 (0,7%).

“En la Argentina, como en la mayoría de los países, la pandemia del coronavirus está produciendo graves consecuencias en la dinámica de la actividad económica, con repercusiones directas en el empleo y los ingresos laborales”, reconoció el Ministerio de Trabajo en su reporte sobre la situación y evolución del trabajo registrado.

El empleo formal continúa en baja principalmente debido al deterioro del trabajo monotributista

Pese a todo, las autoridades indicaron que “en los meses de mayo y junio, se advierten señales de una incipiente estabilización del trabajo asalariado registrado en empresas privadas”.

De acuerdo a la información del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el trabajo registrado en empresas privadas mostró en mayo una baja mensual de 6.000 trabajadores (-0,1%).

“Este fenómeno responde a la rápida reacción del sistema productivo que incrementó las contrataciones de personal como resultado de la flexibilización de las medidas de aislamiento y restricción a la producción”, señaló la cartera laboral.

En ese sentido, el estudio destacó que la contracción del empleo asalariado privado en la Argentina desde la irrupción de la pandemia es bastante menor al verificado en otros países del mundo debido a las políticas del gobierno para mitigar el impacto de la pandemia.

Según la cartera laboral, la dinámica laboral observada en mayo contrasta con las importantes contracciones verificadas en los meses de marzo y abril, cuando regía en casi todo el territorio nacional el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

En marzo el empleo asalariado privado cayó un 0,7% mensual (41.000 trabajadores menos), mientras que en abril se verificó la reducción más importante, que fue de 1,7% (102.000 trabajadores menos).

El “freno en la destrucción” de empleo se explicaría por una disminución de la caída en todos los sectores de actividad. Las autoridades observan una recuperación del empleo perdido en actividades primarias, hoteles y restaurantes y el transporte y, en menor medida, la industria manufacturera y los servicios empresariales.

Otros sectores gravemente afectados desde el comienzo de la pandemia como la construcción, el comercio y la enseñanza, si bien continuaron con tasas de variación negativas, presentan menores caídas en relación a abril. Pero el Ministerio de Trabajo reconoce que el mercado laboral formal se deterioró por las actividades independientes.

A pesar de esta cierta estabilización en el empleo asalariado privado, el total de trabajadores registrados continúa en baja, debido al comportamiento descendente del resto de las modalidades ocupacionales, entre las que se destacan principalmente el trabajo monotributista y, en menor medida, el trabajo autónomo y el de casas particulares.

La información proviene de un registro administrativo a partir de la declaración de los contribuyentes al sistema de seguridad social. Por ese motivo, el informe aclaró que no es posible distinguir en qué medida la reducción del trabajo independiente se debe a que las personas dejaron de realizar la actividad laboral o a la decisión de postergar el pago de las obligaciones de la seguridad social en un contexto de fuerte caída de los ingresos.

La tasa de contratación en las empresas permanece en uno de los niveles históricos más bajos

Empleo: ¿una luz al final del tunel?

De acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales, el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados cayó 0,1% en junio en relación al mes anterior, atenuando sensiblemente el retroceso de mayo, del 0,4%, y el de abril, del 0,6%.

“Esta variación se explica por el aumento de las contrataciones de personal, que estuvo muy cerca de compensar las desvinculaciones de personal registradas en el período”, explicó el informe.

La tasa de entrada de personal a las empresas alcanzó al 0,7%, duplicando la tasa observada en los dos meses anteriores (0,4 puntos porcentuales), pese a lo cual todavía permanece entre los registros históricos más bajos. Mientras la tasa de salida se mantuvo en el mismo nivel del mes pasado (0,8 puntos porcentuales), siendo también uno de los índices más bajos de la serie.

Así, el aumento de las contrataciones de trabajadoras y trabajadores explicó el sostenimiento del nivel de empleo asalariado, luego de dos meses consecutivos de sensibles caídas. La recuperación del volumen de incorporaciones en las empresas repercutió en todos los sectores de actividad, como se desprende del aumento de las tasas de entrada verificadas en el último mes.

En particular, el aumento de las contrataciones incidió con mayor intensidad en las ramas del comercio y los servicios financieros y a las empresas.

En cuanto a las expectativas netas de aumento de personal (la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas) continúan siendo negativas (-3,4%), aunque resultan de menor intensidad que en los meses previos.

“Las expectativas empresarias para los próximos tres meses permiten pensar en la consolidación de este proceso de estabilización del empleo asalariado privado”, estimó la cartera laboral.

En ese sentido, las autoridades vincularon la supuesta “estabilización” del nivel de empleo con la flexibilización de las medidas de aislamiento social para gran parte del territorio nacional, que fuera formalizada a través del decreto que estableció el “Distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO)”.

En relación al nivel de actividad, el 8% del total de las empresas relevadas no operó en junio, un valor inferior al 19% registrado en abril. Por el contrario, el 36% dijo estar operando como siempre en junio, por encima del 25% relevado en abril.

Las respuestas de las empresas respecto de su nivel de actividad muestran diferencias entre el GBA y el interior del país, siendo relativamente mejor la situación en el interior que en el GBA.

“En este sentido, cabe destacar la rápida reacción de determinado segmento de empresas para contratar nuevo personal como respuesta a la liberación de una parte de las restricciones para producir y comerciar”, señaló el reporte.

Economia

El Gobierno extendió hasta el 30 de noviembre la prohibición de los despidos y las suspensiones

Publicado

on

Por

El Gobierno extendió la prohibición para que las empresas despidan o suspendan al personal por otros 60 días, por lo que la medida, que se oficializó mediante la publicación del Decreto 761/2020 en el Boletín Oficial, estará vigente hasta el próximo 30 de noviembre.

Se trata de la tercera prórroga que se aplica sobre esta medida, sancionada por primera vez el 1° de abril, también por 60 días. Luego se dictaron dos extensiones, siempre por el mismo plazo, a fines de mayo y de julio.

De esta forma, el artículo 2 del Decreto estableció “la prohibición de efectuar despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de SESENTA (60) días contados a partir del vencimiento del plazo establecido por el Decreto N° 624/20”. Asimismo, el artículo 3 determinó “la prohibición de efectuar suspensiones por las causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo por el plazo de SESENTA (60) días, contados a partir del vencimiento del plazo establecido por el Decreto N° 624/20”.

Además, la normativa publicada en el Boletín Oficial de este jueves aclaró que “quedan exceptuadas de esta prohibición las suspensiones efectuadas en los términos del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo” y que la medida “no será aplicable a las contrataciones celebradas con posterioridad a su entrada en vigencia”.

Con esta decisión, el Gobierno intenta sostener los puestos de trabajo en medio de la crisis económica que se profundizó producto de la pandemia y la cuarentena. Sin embargo, la caída del empleo es significativa. De acuerdo con la información del Sistema Integral Previsional Argentino (SIPA), en julio se perdieron respecto de marzo 251.476 empleos registrados, ya que cayeron 263.400 del sector privado pero creció el número de empleados del sector público en 11.924. Cabe destacar que estos datos no comprenden a los trabajadores del sector informal.

A su vez, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo, entre marzo y julio se produjeron 309.000 desvinculaciones, de las cuales 161.451 fueron por decisión de la empresa (31.700 despidos con o sin causa). En ese período, las suspensiones alcanzaron las 568.000.

A pesar de estos indicadores, el artículo 4 de la normativa insistió en que “los despidos y las suspensiones que se dispongan en violación de lo dispuesto en el artículo 2° y en el primer párrafo del artículo 3º del presente decreto no producirán efecto alguno, manteniéndose vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales”.

Entre los considerandos del Decreto se fundamentó “que a pesar de los distintos estatus sanitarios existentes en las regiones geográficas del país, la pandemia de COVID-19 ha producido una merma considerable en la actividad económica a nivel mundial de la que nuestro país no se encuentra exento, por lo cual se entiende necesario y conveniente -más allá de las particularidades de cada región-, prorrogar la normativa existente respecto de la prohibición de despidos”. A su vez, se destacó que “esta crisis excepcional exige prorrogar la oportuna adopción de medidas de idéntica índole asegurando a los trabajadores y a las trabajadoras que esta emergencia no les hará perder sus puestos de trabajo”.

La oposición empresarial

Desde que se sancionó el decreto original, el 1° de abril, las empresas siempre se han manifestado en contra de este tipo de medidas por considerar que no cumplen con su objetivo, ya que los despidos se producen de todas maneras. “La realidad es que por más que por ley o por decreto digan que el sol no puede salir, el sol va a salir todos los días. Aquel que cierra el comercio y no puede abrir, va a despedir igual. Al que no puede pagar los sueldos le importa tres belines lo que dice la ley. Nadie despide porque se levantó una mañana y se le ocurrió”, señaló días pasados a Infobae el secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman.

“Esta norma no ayuda para nada porque el Gobierno sabe que no funciona y además conspira contra aquel que quiera generar una nueva fuente de trabajo” apuntó Grinman, quien destacó que según las estimaciones de la CAC durante la cuarentena se cerraron en forma definitiva entre 25.000 y 30.000 comercios.

Por su parte, el presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), Martín Rappallini, apuntó que las empresas “están reorganizándose” y enfrentando el problema de “digerir la cuarentena”. “Tenemos que pagar las deudas viejas, las nuevas, y la mayoría de las empresas tiene que recuperar capital de trabajo. Todo ese proceso va a llevar entre 6 y 18 meses”, agregó el directivo. La industria perdió en estos meses unos 40.000 trabajadores (4% de 1 millón), una cifra similar a los del período 2015-2019.

Seguir leyendo

Economia

Farmacéuticos reconocen un aumento progresivo de precios

Publicado

on

Por

Desde el sector explicaron que se rigen por los valores de la industria y que de manera constante implementan incrementos que tienen que ver con el dólar. Por otro lado, señalaron que no están adheridos al programa nacional de Precios Cuidados.

Desde el sector farmacéutico confirmaron que existe un aumento constante en el precio de los medicamentos que genera una diferencia mensual. Por otro lado, se pudo saber que ninguna farmacia local se adhirió al programa nacional de Precios Cuidados, que en la última etapa incluyó a medicamentos.

En diálogo con EL LIBERTADOR, la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Corrientes, Desiré Lancelle manifestó que se rigen por el precio de la industria farmacéutica.

“Constantemente hay incremento en los medicamentos, todos los días suben centavos pero que hacen la diferencia a fin de mes. Para el sector se volvió algo normal, que no es de ahora sino que viene de antes”, sostuvo.

Agregó que las alzas tienen relación directa con el valor del dólar, considerando que las drogas son de importación.

“Las subas no tienen que ver con la pandemia. Es una situación que se volvió casi una normalidad porque el dólar siempre tuvo su variante y el peso se fue devaluando”, explicó.

Por otro lado, sostuvo que la cobertura de Pami se está dando con regularidad, ya que la mutual está al día con los pagos.

También precisó que ya no hay desabastecimiento en los productos de higiene y cuidado del coronavirus, como es el caso de barbijos y alcohol en gel.

COBERTURA

La Presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Corrientes indicó que en Corrientes no hay adhesión al programa nacional Precios Cuidados, que en la última etapa también incluyó medicamentos.

Incluso desconocía la propuesta, ya que indicó que no recibieron la notificación. “Igualmente las farmacias no son formadoras de precios”, explicó.

Seguir leyendo

Economia

Emprendedores argentinos concretan el primer envío de cerveza artesanal a China

Publicado

on

Por

Emprendedores argentinos concretaron la primera exportación de cerveza artesanal a China, a través de tres containers embarcados este martes con unas 150.000 latas, como parte de un proceso de ampliación de mercados.

Se trata de la cerveza artesanal Rabieta, que hoy concretó el embarque del primero de tres containers que partirán con destino al mercado chino y que marcan un hito para la empresa.

La exportación comenzará con el envío de uno de los tres containers programados, que en total sumarán unas 150.000 latas de cerveza Golden, Red Honey, Red Irish y Red IPA.

Una vez consolidada la distribución en las ciudades de Shanghái y Hong Kong, la expansión continuará por Henan y Cantón, como parte del proyecto de fortalecimiento de mediano y largo plazo, informaron en un comunicado.

“Nuestra meta es llevar la cerveza argentina a todos los rincones del mundo, un desafío enorme que se basa en dar a conocer un producto de la más alta calidad”, aseguró Miguel de Achával, uno de los fundadores de la compañía.

La marca comenzó con una producción de 12 mil litros por mes en su Brewhouse ubicado en el Hipódromo de Palermo y hoy cuenta, además, con una cervecería en Pilar con capacidad para producir más de 200 mil litros por mes en 11 estilos diferentes.

La marca se vende en las principales cadenas de supermercados y se distribuye a todas las provincias del país, y además del mercado chino programan como nuevos destinos Estados Unidos, Uruguay y España.

Seguir leyendo

Tendencias