Connect with us

Mundo

Para la ONU, la crisis humanitaria en Yemen está en su peor momento

Publicado

on

La crisis humanitaria más grave del mundo, la de Yemen, está en su peor momento desde el inicio de la guerra, alertó hoy la ONU y advirtió que, si no hay un acuerdo pronto, las perspectivas de paz se desvanecerán.

“La crisis humanitaria en Yemen nunca ha sido peor. Quiero ser claro en ese punto. La hambruna vuelve a estar en el horizonte. El conflicto vuelve a aumentar. La economía está otra vez por los suelos. Las agencias humanitarias están nuevamente casi arruinadas”, afirmó el jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York.

El país más pobre de la península árabiga está sumido en una guerra entre rebeldes chiitas hutíes y el Gobierno reconocido internacionalmente, apoyado por una coalición liderada por Arabia Saudita, que desde 2015 lleva adelante una campaña diaria de bombardeos y un bloqueo total, con el objetivo de asfixiar y derrotar al movimiento insurgente aliado de Irán.

Tras más de cinco años de guerra, la ONU designó a Yemen como la peor crisis humanitaria en el mundo -con más de 100.000 de muertos, más de 3 millones de desplazados y más del 84% de la población dependiente de ayuda externa alimentaria para sobrevivir.

A este desolador panorama, se suman las recientes inundaciones, la plaga de las langostas del desierto y el coronavirus, aunque en el marco de la pandemia, Yemen registra cifras bajas, con 1.691 casos y 483 muertes, según el último balance de la Universidad Johns Hopkins.

Ante el máximo órgano de decisión de la ONU, Lowcock apuntó hoy a todos estos asuntos mencionados y sumó otro riesgo: existe el peligro de una fuga masiva de crudo del petrolero Safer, abandonado desde hace años a pocos kilómetros de la costa yemení, en el Mar Rojo.

El responsable de la ONU lamentó la falta de avances en las conversaciones sobre la situación del Safer y advirtió que un vertido podría impedir el uso durante semanas o meses de los puertos de Al Hudeida y Salif, fundamentales para la entrega de productos básicos y ayuda humanitaria, especialmente en medio del bloque del resto de las fronteras impuesto por Arabia Saudita.

Lowcock advirtió que la misión de ayuda en Yemen está “al borde del colapso”, con recortes severos en muchas de las actividades más esenciales, como las entregas de comida, informó la agencia de noticias EFE.

Explicó que antes se facilitaban alimentos a unos 13 millones de personas cada mes, mientras que ahora, por la falta de recursos, únicamente cinco millones de ellas están recibiendo raciones completas, mientras que ocho millones las ven limitadas a la mitad.

Y precisó que las organizaciones que trabajan en Yemen solo han recibido hasta ahora un 18% del dinero que necesitan para funcionar este año, lo que puede suponer el cierre de centros médicos y de suministro de agua potable en varios puntos.

Mientras, en el plano político, las cosas no están avanzando como se esperaba, según reconoció el mediador de la ONU, Martin Griffiths, que también compareció ante el Consejo de Seguridad.

Las negociaciones entre el Gobierno yemení y los rebeldes hutíes -que controlan buena parte del país, incluida la capital- se alargan desde hace cuatro meses y sigue sin haber un acuerdo, que permitiría establecer un alto el fuego en todo el país, impulsar medidas humanitarias y retomar las conversaciones para el fin del conflicto.

Las declaraciones de hoy de los funcionarios de la ONU se producen una semana después de que tres agencias de Naciones Unidas advirtieron que la escasez de alimentos en Yemen aumentará en los próximos seis meses, principalmente debido al declive económico general y la pandemia .

Un informe del Programa Mundial de Alimentos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización para la Agricultura y la Alimentación dijo que se espera que el número de personas que enfrentan altos niveles de inseguridad alimentaria aguda aumente de 2 millones a 3,2 millones en el sur del país.

Mundo

Tras fugas masivas, Italia obliga a inmigrantes a cumplir la cuarentena en barcos

Publicado

on

Por

El Ministerio del Interior envió hoy el barco GNV Azzurra a la isla sureña de Lampedusa para contener a unos 700 inmigrantes de un centro de acogida de la región.

El Gobierno italiano inició hoy su plan de transferencia de inmigrantes a barcos para que cumplan la cuarentena obligatoria que rige para los visitantes no europeos, luego de fugas de centros de acogida registradas en los últimos días.

El Ministerio del Interior italiano envió hoy el barco GNV Azzurra a la isla sureña de Lampedusa para contener a unos 700 inmigrantes de un centro de acogida de la región, luego de que la semana pasada centenares de personas abandonaran las estructuras en las que debían cumplir la cuarentena obligatoria al llegar al país.

Habitualmente utilizado como transporte de pasajeros por una empresa de viajes, el GNV Azzurra tiene capacidad para casi 1.800 personas, aunque en los próximos días albergará a un máximo de 700 inmigrantes, en su mayoría llegados recientemente desde Túnez, y a personal de la Cruz Roja.

“Seremos inflexibles con quienes entren de forma irregular y desperdicien los esfuerzos hechos en la lucha contra el coronavirus”, advirtió el premier Giuseppe Conte en declaraciones que reproduce hoy la cadena Rai.

A fines de julio, centenares de inmigrantes se fugaron de dos estructuras de acogida de la isla de Sicilia en la que debían cumplir la cuarentena obligatoria de 14 días.

Con la mayoría de los centros de acogida del sur del país con sus capacidades desbordadas, y luego de las críticas de los alcaldes locales por la llegada de inmigrantes, la ministra del Interior Luciana Lamorgese anunció el envío del Ejército para custodiar el cumplimiento de las medidas de aislamiento y el uso de barcos para que el cumplimiento de la cuarentena.

Con la cantidad de contagios de coronavirus estabilizados en casi toda Italia desde mediados de junio, la preocupación del gobierno de Conte es evitar la importación de posibles focos de la Covid-19, por lo que endureció las medidas hacia los inmigrantes y dispuso la prohibición temporal de entrada a visitantes de países que puedan considerarse de riesgo epidemiológico.

Seguir leyendo

Mundo

Hamilton Mourao: “Vamos a cerrar filas con el gobierno de la Argentina”

Publicado

on

Por

”Vamos a cerrar filas con el gobierno de Argentina, en su búsqueda de las mejores soluciones”, enfatizó el vicepresidente de Brasil, general Hamilton Mourao. Fue durante una entrevista, de 40 minutos, con un grupo de periodistas de grandes medios extranjeros y entre ellos Infobae. Según el militar, el gobierno brasileño aguarda “la llegada del embajador Daniel Scioli”, para recuperar el tiempo y las dificultades derivadas de la pandemia por el coronavirus.

Además de subrayar la relación comercial e histórica entre ambos socios, dijo que su encuentro en Buenos Aires con Alberto Fernández fue sorprendente: “El es extremadamente simpático”, aseguró. Doctor en Ciencias Militares, según figura en su currículo, para Mourao el Amazonas es una prioridad geoestratégica: “Brasil no es ningún villano en la cuestión ambiental”, dijo. Desde hace un mes y medio preside el Consejo de la Amazonia, un organismo que se fundó precisamente para responder a las presiones del empresariado brasileño e internacional, respecto de la preservación de ese pulmón del mundo.

Recordó, en ese sentido, que “el país tiene más del 60% de su cobertura vegetal intacta”, algo de lo que, en su visión, no pueden jactarse otras naciones del mundo.

– General, usted estuvo en la asunción del presidente Alberto Fernández. Pero apenas tres meses y medio después, se declaraba la pandemia en Argentina y en Brasil; y las relaciones quedaron casi interrumpidas ¿Cómo y cuándo será la retomada?
– Nuestro comercio exterior, especialmente en el área industrial, se ha visto resentido por la situación económica de la Argentina, nuestro gran comprador de bienes manufacturados. Entonces, para nosotros es fundamental apoyar al país en la búsqueda de soluciones para los problemas que enfrenta en el área económica. Brasil está junto a la Argentina, y no por le hecho de que ambos pertenezcamos al Mercosur; sino también porque tenemos una historia común, un pasado común y tenemos una frontera extremadamente importante. Estoy aguardando la llegada del embajador Daniel Scioli. Ahora, nosotros tenemos que buscar convergencias, las mejores soluciones, para que haya un apoyo mutuo. Esto es esencial entre dos países que son vecinos y que tienen una amistad de larga data. Ese es un hecho independiente de los gobiernos de turno. Los gobiernos pasan, pero los pueblos quedan.
– Como usted señaló, la Argentina atraviesa por un momento económico delicado ¿Cuál es la actitud que tendrá su gobierno?

– Nuestra visión es cerrar filas con la Argentina, con el gobierno argentino para buscar las mejores soluciones, porque eso sin duda será mejor para todos los brasileños y argentinos.
– Si en Estados Unidos llega a triunfar el demócrata Joe Biden ¿Cambiará la relación con Brasil?

– Nuestra relación con Estados Unidos, nuestra amistad, es muy clara; la que además es independiente del gobierno del momento. Estados Unidos es un aliado histórico de Brasil. Nosotros somos un país de la civilización occidental, y nuestra visión coincide con los pilares de la democracia: capitalismo, estado de derechos y una sociedad civil fuerte. Si Joe Biden es elegido y se convierte en el futuro presidente de Estados Unidos, la relación con el Estado brasileño será la misma que hoy día.
El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, habla durante una conferencia de prensa en el Palacio de Itamaraty en Brasilia (Reuters)- Hay pueblos indígenas que fueron infectados por el Coronavirus; y las chances de los nativos de morir supera la de los blancos. Esto se suma a la expulsión de nativos de sus tierras. El ministro de la Corte Suprema Gilmar Mendes calificó esto de “genocidio”. ¿Fue excesivo?

– Las tierras indígenas son de las poblaciones nativas que no pueden ser expulsadas bajo ninguna hipótesis. Es bueno recordar que tenemos más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados de tierras indígenas demarcadas. Esas comunidades tienen perfecto dominio sobre sus territorios. Claro que, de tiempo en tiempo, gente extraña a ese grupo social busca entrar [en las comunidades]con fines de explotación ilegal del oro y otros minerales. Pero en muchos casos, los propios indígenas se asocian a esa actividad. Un ejemplo es el estado de Rondonia donde los indios Cinta Larga explotan minas de diamantes. El Estado brasileño está comprometido con la protección de los pueblos indígenas, lo que además está previsto en la Constitución. Entonces, es un verdadero absurdo plantear esta cuestión de genocidio. Nosotros hemos hecho todos los esfuerzos necesarios, por medio de la Secretaría de Salud Indígena para impedir que el Covid-19 entre en las comunidades. Sabemos que esas poblaciones son muy vulnerables a aquellas enfermedades con las que no han tenido contacto. Pero los números de esta pandemia en esas poblaciones son mejores que en el resto de Brasil, tanto en porcentaje de infectados como también de decesos.
– ¿No hay un deterioro de la imagen de Brasil en el exterior? Ya sea por la actitud del presidente Bolsonaro en medio de la pandemia, de no usar tapabocas en contacto directo con las personas; o por los incendios forestales del Amazonas y el combate al Covid-19.

– Primero, Brasil no es ningún villano ambiental. Debo recordar que más de 60% de nuestro territorio tiene su cobertura vegetal intacta. Apenas utilizamos uu 8% de las tierras de nuestro país para la producción agrícola. Y es un país que tiene una matriz energética limpia. Miren, el presidente Bolsonaro fue elegido para que hubiera un cambio de polos dentro de Brasil. Por 24 años fuimos gobernados por un polo de centroizquierda; ahora, entró el polo de centro derecha. Y pasamos a sufrir la oposición que, por medio de sus antiguos contactos internacionales, plantea como un hecho extremadamente negativo cualquier actitud del gobierno. El gobierno está empeñado en el combate a los incendios forestales del Amazonas y a la destrucción de la floresta. Y vamos a reducir esos fenómenos a parámetros aceptables. Pero creemos que, en verdad, existe mucha desinformación sobre este asunto. Nosotros queremos ser lo más transparentes posibles.
En cuanto al coronavirus, nuestro país es extremadamente desigual tanto regional como socialmente. Brasil es un país grande y debemos compararlo con Estados Unidos, India o Rusia. Enfrentamos con más dificultad la pandemia a partir de esas diferencias regionales, donde no hay homogeneidad. Tuvimos un impacto fuerte de la dolencia en el norte, pero ahora se trasladó al sur, fruto probablemente del invierno riguroso en los estados sureños. En cuanto a la imagen del país, eso está muy ligado a la discusión política, a la polarización y el tribalismo que existe en el mundo de hoy. Además, los hechos de un gobierno siempre llevan a una interpretación política. Si me gusta el gobierno, tengo una manera positiva de encarar los hechos; y si no me gusta, será negativa.

– ¿Cómo será la recuperación de la economía brasileña? ¿Rápida o lenta, como describen el FMI y la CEPAL? ¿Cómo quedará la situación de los sectores más vulnerables?
– El gobierno federal creó líneas de crédito para que las empresas pudieran pagar los salarios y mantener los empleos formales. Y hemos distribuido recursos en forma directa para los trabajadores de la economía informal. En algunos casos no fue exitoso, pero esto se debe a las características del sistema bancario brasileño. Nosotros vemos que la recuperación ya comienza a dar buenas señales. Vean que, en un inicio, había una previsión de una caída del PBI de 9%. Ahora, según indica el boletín Focus del Banco Central, ese retroceso será de 5,6%. Pero además tenemos una zafra récord y una gran capacidad de inserción en el mercado internacional con nuestros productos del agro. Y al mismo tiempo, está subiendo el índice de confianza de la industria. Concuerdo con que esa recuperación no tendrá gran rapidez para todos los sectores. Será desigual. Algunos retomarán el crecimiento rápidamente; pero otros como el sector de servicios demorará. Es el caso del turismo, la aviación comercial, los restaurantes y los locales de diversión. No van a avanzar en cuanto no tengamos la vacuna.
– ¿Qué impacto puede tener, sobre Brasil, la actual confrontación geopolítica entre China y Estados Unidos? Por un lado, Brasil tiene un militar que integra el Comando Sur de Estados Unidos. Por otro lado, China es el destino actual de la producción agrícola brasileña.
– Es un dilema geopolítico que vivimos en este momento, pero ya ocurrió en otras fases de la historia. Solo espero que esto no lleve a lo que, en la jerga militar, se conoce como la trampa de Tucídides [Se refiere al ascenso de China que, primero, fue visto como esencialmente benigno; y ahora pasó a ser una amenaza]. Es decir, que ocurra algún tipo de conflicto armado entre las principales potencias mundiales, que sería pésimo para el mundo como una totalidad. Espero que ese conflicto sea dirimido con las armas de la diplomacia. En cuanto a Brasil, nosotros tenemos una asociación con China desde 2009, cuando el país asiático se reveló como un socio comercial importante. Yo presido la comisión chino-brasileña de alto nivel, y lo que estamos buscando es establecer los principales asuntos bilaterales; inclusive los de defensa. Nuestra política estratégica es la de tener Fuerzas Armadas capacitadas para defender la integridad de nuestro territorio, y para que puedan realizar la disuasión ante cualquier aventura externa. Y nuestro entorno estratégico solo revela hoy un problema potencial, que es Venezuela. Espero que el pueblo venezolano consiga solucionar sus problemas.

Seguir leyendo

Mundo

Italia reportó un descenso del número de contagios y muertes

Publicado

on

Por

Italia informó que registró en las últimas 24 horas un descenso de la cantidad de nuevos contagios y fallecimientos por coronavirus, con la mayoría de los casos detectados en tres regiones del norte del país.

El Ministerio de Sanidad reportó 295 nuevos casos confirmados (ayer fueron 379), de los cuales 53% se concentró en las regiones norteñas Emilia Romagna, Lombardía y Veneto, y cinco muertes por la enfermedad (cinco ayer).

De ese modo, el país acumulaba desde el comienzo de la pandemia 247.832 casos confirmados -de los cuales 12.457 tenían la infección activa, 43 de ellos en terapia intensiva- y 35.146 defunciones por Covid-19.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, afirmó que se mantiene la obligación de guardar distanciamiento en los trenes, con el objeto de poner fin a la polémica originada por el anuncio del Ministerio de Transportes sobre la posibilidad de volver a usar ese medio de locomoción al ciento por ciento de su capacidad.

Mientras tanto, el gobierno prorrogó la obligación de guardar dos semanas de cuarentena preventiva para quienes lleguen al país procedentes de Bulgaria y Rumania, y retiró a Argelia de los países fue de la Unión Europea cuyos habitantes pueden viajar a Italia sin justificar motivos de urgencia, según la agencia de noticias EFE.

Seguir leyendo

Tendencia