Connect with us

Economia

La expansión monetaria en la transición al cambio de gobierno

Publicado

on

Durante noviembre, y a partir de la aplicación de un control de cambios más ceñido, la autoridad monetaria ha conseguido reducir el ritmo de devaluación de la moneda y la caída del stock de reservas internacionales.

El freno al acceso al mercado único y libre de cambios propició la ampliación de la brecha entre las cotizaciones al público hasta USD 200 por mes, y el resto de las transacciones legales alternativas, al tiempo que el exceso de dólares pasó a ser adquirido por el BCRA con el objetivo de recomponer su stock de divisas.

La búsqueda por parte de la autoridad monetaria de reducir el stock de Leliq motivó, además de cambios regulatorios en la integración de encajes de depósitos, el recorte de tasas que pasaron a ubicarse para los ahorristas -en la comparación con las expectativas inflacionarias- a un terreno real negativo.

La caída de depósitos ha tenido su correlato en una mayor contracción del crédito. La política monetaria de la transición es de expansión en un contexto de caída de la demanda de dinero, brecha cambiaria creciente, tasas reales esperadas negativas y contracción del crédito. Hacia los próximos meses, recomponer la demanda de dinero dependerá de una mejora de la confianza por parte del público en el peso.

 La política monetaria de la transición es de expansión en un contexto de caída de la demanda de dinero, brecha cambiaria creciente, tasas reales esperadas negativas y contracción del crédito. Hacia los próximos meses, recomponer la demanda de dinero dependerá de una mejora de la confianza por parte del público en el peso

Luego de que a finales de octubre la autoridad monetaria decidiera ceñir el control de cambios, el drenaje de divisas se detuvo y permitió al BCRA adquirir reservas por encima de los USD 2.300 millones. La contrapartida, para sostener la cotización del dólar, ha sido una expansión de Base Monetaria cercana a los $130 mil millones, en un contexto en el que la cancelación de Letras de liquidez y operaciones de pase aportaron otros $132 mil millones y el financiamiento al Sector Público sumó en términos netos otros $15 mil millones con adelantos transitorios por $40 mil millones.

De este modo, la Base Monetaria se expandió por encima de los $276 mil millones a lo largo de noviembre, lo que significó un crecimiento en el mes del 20%. En la transición, el anterior esquema de meta de crecimiento de Base Monetaria ha sido relegado –aún cuando el CoPom (Comité de Política Monetaria) anunció que pasaría nuevamente a ser computada en forma bimestral- y la política monetaria es de expansión.

Es interesante notar que el desempeño de la oferta de dinero es inconsistente con la evolución de la demanda del público por circulante, y que el aumento de aquélla ha sido convalidado únicamente por el cambio de normativa sobre la forma en que pueden constituirse los encajes bancarios. En efecto, la demanda de Base para constituir encajes bancarios crece por encima del 40% -en promedio en los últimos 30 días- sin que ello signifique un crecimiento de los depósitos, mientras que la demanda por circulante por parte del público, se reduce a un ritmo de 1% sobre la misma base de comparación.

La caída de la demanda de dinero –y el aumento de la velocidad de circulación resultante- no es un fenómeno reciente. El agregado monetario M3 en pesos alcanzó 19,8% del PBI en el segundo trimestre de 2018, momento a partir del cual comenzó un proceso de retroceso hasta 17,7% del PBI en el tercer trimestre de 2019 y se estima se reduzca otros 2 puntos en el cuarto.

La devaluación del peso ha sido la consecuencia de la pérdida de confianza en la moneda por parte del público en la función de reserva de valor que debe poseer. Con lo anterior, la contracción de la demanda equivale a una caída cercana a los USD 40 mil millones del dinero transaccional en pesos (incluyendo cuentas corrientes y caja de ahorro), a lo que se suman otros USD 13 mil millones de colocaciones a plazo en pesos desde comienzos de 2018 a noviembre de 2019.

 La contracción de la demanda equivale a una caída cercana a los USD 40 mil millones del dinero transaccional en pesos

La pérdida de confianza por parte del público también afectó a las colocaciones a plazo en moneda extranjera -más allá de lo ocurrido con bonos y acciones en la plaza local y el exterior-.

A comienzos de agosto los depósitos en dólares del sector privado habían alcanzado el récord de USD 32.369 millones, para comenzar con un acelerado drenaje que superó los USD 14 mil millones hacia fines de noviembre.

La salida de depósitos en dólares afectó el stock de reservas brutas a través de los “argendólares”, del mismo modo que lo hizo la utilización de los depósitos en dólares del sector público -por ejemplo, aquellos destinados al fortalecimiento de reservas en el BCRA-. Con todo, los datos parciales de noviembre muestran un stock de reservas brutas superior a los USD 43 mil millones, y reservas netas “de libre disponibilidad” cercanas a los USD 11 mil millones.

Finalmente, la autoridad monetaria ha avanzado en un acelerado proceso de desarme del stock de Leliq que entre mediados de agosto y noviembre se redujeron por encima del 38%, pasando a representar cerca del 33% de las reservas brutas y del 53% de la Base Monetaria.

Más allá de los cambios en la política de encajes, sobre lo anterior ha gravitado la política de reducción de tasas que, de ubicarse en un pico cercano al 86% anual a comienzos de septiembre, hacia fin de noviembre se redujeron hasta 63% anual. De este modo, las restantes tasas de interés del sistema se acomodaron a la baja con una tasa media de 20 días en el orden del 45% anual y 42% anual para las colocaciones a para plazos fijo.

No debe perderse de vista que dado el relevamiento de expectativas inflacionarias realizadas en el marco del REM por parte del BCRA, estas tasas de interés resultan reales negativas para los ahorristas. Lo anterior no implica que el crédito pueda afectarse más aún en la medida que pueda sostener tasas reales ligeramente positivas en un contexto de marcada liquidez en el sistema bancario.

Hacia los próximos meses, la recuperación de la demanda de pesos requerirá de una mejora en la confianza por parte del público en la capacidad de la moneda de actuar como reserva de valor y para ello será fundamental conducir la inflación –y no sólo las expectativas sobre ella- por un sendero decreciente.

 La recuperación de la demanda de pesos requerirá una mejora en la confianza por parte del público en la capacidad de la moneda de actuar como reserva de valor y para ello será fundamental conducir la inflación –y no sólo las expectativas sobre ella- por un sendero decreciente

En cambio, una expansión monetaria no convalidada por la demanda, redundará en una mayor caída de esta –por mayor velocidad de circulación- generando presiones en los precios y contribuyendo a la ampliación de la brecha de cambio. En la transición la política monetaria ha sido de expansión, mientras que hacia el futuro se esperan anuncios sobre cual resultará el ancla nominal de la economía: base monetaria, tipo de cambio o precios y salarios.

*El autos es economista de FIEL. Esta nota es un anticipo de la publicación Indicadores de Coyuntura N°615 de la Fundación FIEL

Economia

Se perdieron 400.000 empleos formales: ¿se recuperará el mercado laboral?

Publicado

on

Por

La pandemia y la crisis económica impactaron sobre el empleo. En mayo hubo 11,7 millones de trabajadores registrados, una caída del 3,4% interanual y de 409.000 asalariados respecto al año pasado. El mayor retroceso se dio en el sector privado donde la baja fue de 295.000 empleos formales. Así, siete de cada 10 puestos perdidos correspondieron a las empresas.

En ese mes se contabilizaron 9,4 millones de asalariados registrados y 2,2 millones de trabajadores independientes. Así es que el 81% de las personas con trabajo formal cuenta con una relación de dependencia. De ese total, 5,8 millones se encuentran en el sector privado (49,6%), 3,2 millones en el sector público (27,4%) y 471.000 en casas particulares (4,0%).

El descenso de la ocupación se debió a la la pérdida 26.000 trabajadoras de casas particulares (-5,3%) y 295.000 en el sector privado (-4,8%), mientras el sector público creció en 22.000 puestos (0,7%).

La mayor caída se dio entre los no asalariados, hubo un retroceso de 110.000 empleos (-4,7%), con 24.000 autonómos (-6,1%) y 88.000 monotributistas menos (-5,6%). Por el contrario, la cantidad de personas con monotibuto social creció en 2.600 (0,7%).

“En la Argentina, como en la mayoría de los países, la pandemia del coronavirus está produciendo graves consecuencias en la dinámica de la actividad económica, con repercusiones directas en el empleo y los ingresos laborales”, reconoció el Ministerio de Trabajo en su reporte sobre la situación y evolución del trabajo registrado.

El empleo formal continúa en baja principalmente debido al deterioro del trabajo monotributista

Pese a todo, las autoridades indicaron que “en los meses de mayo y junio, se advierten señales de una incipiente estabilización del trabajo asalariado registrado en empresas privadas”.

De acuerdo a la información del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el trabajo registrado en empresas privadas mostró en mayo una baja mensual de 6.000 trabajadores (-0,1%).

“Este fenómeno responde a la rápida reacción del sistema productivo que incrementó las contrataciones de personal como resultado de la flexibilización de las medidas de aislamiento y restricción a la producción”, señaló la cartera laboral.

En ese sentido, el estudio destacó que la contracción del empleo asalariado privado en la Argentina desde la irrupción de la pandemia es bastante menor al verificado en otros países del mundo debido a las políticas del gobierno para mitigar el impacto de la pandemia.

Según la cartera laboral, la dinámica laboral observada en mayo contrasta con las importantes contracciones verificadas en los meses de marzo y abril, cuando regía en casi todo el territorio nacional el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

En marzo el empleo asalariado privado cayó un 0,7% mensual (41.000 trabajadores menos), mientras que en abril se verificó la reducción más importante, que fue de 1,7% (102.000 trabajadores menos).

El “freno en la destrucción” de empleo se explicaría por una disminución de la caída en todos los sectores de actividad. Las autoridades observan una recuperación del empleo perdido en actividades primarias, hoteles y restaurantes y el transporte y, en menor medida, la industria manufacturera y los servicios empresariales.

Otros sectores gravemente afectados desde el comienzo de la pandemia como la construcción, el comercio y la enseñanza, si bien continuaron con tasas de variación negativas, presentan menores caídas en relación a abril. Pero el Ministerio de Trabajo reconoce que el mercado laboral formal se deterioró por las actividades independientes.

A pesar de esta cierta estabilización en el empleo asalariado privado, el total de trabajadores registrados continúa en baja, debido al comportamiento descendente del resto de las modalidades ocupacionales, entre las que se destacan principalmente el trabajo monotributista y, en menor medida, el trabajo autónomo y el de casas particulares.

La información proviene de un registro administrativo a partir de la declaración de los contribuyentes al sistema de seguridad social. Por ese motivo, el informe aclaró que no es posible distinguir en qué medida la reducción del trabajo independiente se debe a que las personas dejaron de realizar la actividad laboral o a la decisión de postergar el pago de las obligaciones de la seguridad social en un contexto de fuerte caída de los ingresos.

La tasa de contratación en las empresas permanece en uno de los niveles históricos más bajos

Empleo: ¿una luz al final del tunel?

De acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales, el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados cayó 0,1% en junio en relación al mes anterior, atenuando sensiblemente el retroceso de mayo, del 0,4%, y el de abril, del 0,6%.

“Esta variación se explica por el aumento de las contrataciones de personal, que estuvo muy cerca de compensar las desvinculaciones de personal registradas en el período”, explicó el informe.

La tasa de entrada de personal a las empresas alcanzó al 0,7%, duplicando la tasa observada en los dos meses anteriores (0,4 puntos porcentuales), pese a lo cual todavía permanece entre los registros históricos más bajos. Mientras la tasa de salida se mantuvo en el mismo nivel del mes pasado (0,8 puntos porcentuales), siendo también uno de los índices más bajos de la serie.

Así, el aumento de las contrataciones de trabajadoras y trabajadores explicó el sostenimiento del nivel de empleo asalariado, luego de dos meses consecutivos de sensibles caídas. La recuperación del volumen de incorporaciones en las empresas repercutió en todos los sectores de actividad, como se desprende del aumento de las tasas de entrada verificadas en el último mes.

En particular, el aumento de las contrataciones incidió con mayor intensidad en las ramas del comercio y los servicios financieros y a las empresas.

En cuanto a las expectativas netas de aumento de personal (la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas) continúan siendo negativas (-3,4%), aunque resultan de menor intensidad que en los meses previos.

“Las expectativas empresarias para los próximos tres meses permiten pensar en la consolidación de este proceso de estabilización del empleo asalariado privado”, estimó la cartera laboral.

En ese sentido, las autoridades vincularon la supuesta “estabilización” del nivel de empleo con la flexibilización de las medidas de aislamiento social para gran parte del territorio nacional, que fuera formalizada a través del decreto que estableció el “Distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO)”.

En relación al nivel de actividad, el 8% del total de las empresas relevadas no operó en junio, un valor inferior al 19% registrado en abril. Por el contrario, el 36% dijo estar operando como siempre en junio, por encima del 25% relevado en abril.

Las respuestas de las empresas respecto de su nivel de actividad muestran diferencias entre el GBA y el interior del país, siendo relativamente mejor la situación en el interior que en el GBA.

“En este sentido, cabe destacar la rápida reacción de determinado segmento de empresas para contratar nuevo personal como respuesta a la liberación de una parte de las restricciones para producir y comerciar”, señaló el reporte.

Seguir leyendo

Economia

En septiembre vuelven las subas en las tarifas de celular

Publicado

on

Por

Finaliza el congelamiento de tarifas impuesto a partir del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio y las empresas aplicarán incrementos que en promedio serán del 11%. También habrá ajustes en los servicios de Internet.

El próximo 31 de agosto vence el acuerdo entre el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y las empresas de telefonía de congelar tarifas. Las compañías anunciaron este viernes que desde septiembre aplicarán incrementos que en promedio serán del 11% y también habrá ajustes en los servicios de Internet.

Ya empezaron a notificar a los usuarios de estos incrementos, que dependerán del servicio que cada cliente posee. Aclararon que los planes reducidos y complementarios surgidos a raíz de la pandemia de Covid-19 seguirán vigentes.

Movistar anunció que “el plan Pospago más representativo tendrá una actualización promedio del 10% a partir de septiembre, mientras que en la modalidad Prepago, tras casi un año sin ajustes, en octubre finalizará la bonificación otorgada en noviembre de 2019 y extendida en marzo de este año”.

Respecto a los servicios de banda ancha, la adecuación será de un promedio del 9%. El próximo mes además finalizará la bonificación de $104 otorgada en noviembre de 2019 para el abono de telefonía fija.

“Hay servicios que no tendrán adecuación y mantendrán sus valores actuales, como los Planes Inclusivos y Planes Reducidos; y otros en los que se bonificará por 3 meses la actualización, como las pymes con servicio de banda ancha cuyo tráfico disminuyó en un 70% o más”, consideró la empresa.

Por su parte, Telecom informó a sus clientes un aumento promedio del 11% en todos los servicios móviles (prepago/pospago), fijos, TV Paga e internet fija.

En un comunicado, explicó que la actualización “es inferior al promedio de inflación del año en curso (13,6% enero-junio 2020 según Indec) y obedece al aumento de los costos de mantenimiento de infraestructura y servicios y al impacto de la devaluación del peso en una industria que tiene un alto porcentaje de sus insumos dolarizados”.

La compañía consideró analizó que “los precios de los servicios reducidos e inclusivos se mantienen sin modificaciones”.

Claro informó que el aumento que pondrá en marcha será del 10% en promedio para los clientes pospagos y que los prepagos tendrán el aumento que se postergó en marzo debido a la pandemia de coronavirus. Señaló también que “los más accesibles no aumentarán: el plan reducido se mantendrá en $250 y el inclusivo en $280”.

“En cuanto a los prepagos, se restablecerán los precios previstos en marzo y que fueron suspendidos en esa ocasión. En cuanto a los servicios al hogar también subirán un 10%”, agregó.

Seguir leyendo

Economia

Kulfas presentó a las petroleras el nuevo Esquema de Gas 2020-2024

Publicado

on

Por

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas presentó hoy ante empresarios del sector hidrocarburífero los lineamientos del Esquema de Gas 2020-2024, una iniciativa que consistirá en un sistema de contratos directos para garantizar el abastecimiento en los próximos cuatro años, lo que se asegura permitirá potenciar la producción de gas.

Según el esquema, los productores deben comprometerse a sostener o incrementar la producción de 2020 y se les permitirá aumentar las exportaciones fuera del período estacional de invierno, a contramano de la mayor demanda de gas del país, confirmó la cartera.

Contrario a lo que se llegó a discutir con las empresas semanas atrás, el precio del gas en Precio de Ingreso al Sistema de Transporte (conocido como PIST o en boca de pozo) “surgirá del mercado, en un marco de libre competencia, pero con condiciones que fija el Estado para asegurar los objetivos del programa”.

En el encuentro, Kulfas agradeció “el compromiso de todos los actores del mercado” para el diseño del esquema, que promueve que el del gas “sea un sector que lejos de ser un obstáculo se convierta en una palanca para el desarrollo económico del país”.

El ministro aseguró que la iniciativa permitirá “proyectar hacia adelante una oferta vigorosa que sea compatible con los ciclos económicos, que permita ahorrar importaciones y, por lo tanto, recursos fiscales”.

“El objetivo es que la Argentina se convierta en un país superavitario con inversión, tener un sistema abierto, transparente y competitivo”, afirmó Kulfas.

Los alcances del proyecto

El acuerdo contempla la firma de contratos entre productores y la demanda prioritaria, representada por las distribuidoras y las usinas a través de Cammesa, con un esquema competitivo por subasta a 4 años para el caso de la producción on shore, precisó el Ministerio de Desarrollo Productivo en un comunicado.

En el caso de los proyectos off shore -es decir costa afuera- se aplicará un plazo a ocho años para amortizar los mayores costos.

Sus características principales prevén asegurar bloques fijos de 70 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) por 365 día hasta 2024, con un bloque adicional por cada período invernal, y en temporada estival de menor demanda garantizar la prioridad en el despacho, como también para la exportación.

En ese sentido, el programa prevé autorizar volúmenes de exportación de hasta 11 MMm3/d en época estival en firme, y en cuanto al tema tarifario el Poder Ejecutivo fijará; el nivel de subsidios para asegurar el suministro de los sectores vulnerables y garantizar el pass througth del valor del gas de la productora a la distribuidora como establece la ley.

Por su parte, el subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, aseguró que la iniciativa traerá “certidumbre” para todos los actores del sector e indicó a los empresarios que “se está pensando en una garantía para asegurar el cobro de los productores que se está terminando de diseñar”.

A su turno, el CEO de YPF, Sergio Affronti, estimó que la iniciativa “da previsibilidad en cuanto al precio y normaliza un mercado de gas que en los últimos años había presentado distorsiones severas. Por otro lado nos permite satisfacer de forma eficiente distintos segmentos de la demanda”.

El nuevo esquema para el gas natural permitirá generar certidumbre de largo plazo al sector hidrocarburífero, viabilizar inversiones en producción, proteger la cadena de valor de toda la industria nacional gasífera y mantener los puestos de trabajo.

Pero a la vez, el incentivo normativo a la producción de gas natural permitirá sustituir importaciones de GNL y combustibles líquidos a los que el país debe recurrir en los meses de invierno, y en consecuencia disminuir el costo fiscal para una balanza energética superavitaria.

Seguir leyendo

Tendencia