Connect with us

Bienestar

Tener más grasa en las piernas se asocia con menos riesgo de hipertensión arterial, según un estudio

Los investigadores sospechan que el hallazgo podría ayudar a orientar a los esfuerzos de prevención de la presión arterial.

Published

on

Muchas personas sanas y deportistas, especialmente mujeres, con valores de IMC normales, por debajo de 25, suelen tener queja de la grasa acumulada en el cuerpo, especialmente en la cintura, caderas y muslos, y de querer perder grasa localizada con el ejercicio o dietas especiales en busca de un cuerpo más cercano al ideal como deportistas.

Queda en el olvido que la forma del cuerpo o la distribución de la grasa no sólo es una cuestión genética, que se puede mejorar con el ejercicio hasta un cierto punto, pero que puede ser favorable desde el punto de vista de la salud.

Esto es lo que indican los resultados del estudio sobre hipertensión de la American Heart Association, que señalan que desde el punto de vista de la salud, el lugar donde se acumula la grasa es más importante que la cantidad, ya que la grasa acumulada en la cintura se asocia a mayor riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares, y en cambio la grasa acumulada en las piernas se asocia a un menor riesgo de hipertensión arterial.

Los hallazgos de la investigación se mantuvieron incluso después de ajustar por edad, sexo, raza y etnia, educación, tabaquismo, consumo de alcohol y niveles de colesterol y grasa de la cintura, aunque en menor grado.

La relación entre obesidad, sobrepeso e hipertensión es compleja y multifacética. Adobe Stock
La relación entre obesidad, sobrepeso e hipertensión es compleja y multifacética. Adobe StockPor: Friends Stock – stock.adobe.com

Los investigadores piensan que la protección frente a la hipertensión por tener un mayor porcentaje de grasa en las piernas, podría servir como un objetivo para los esfuerzos de prevención, aunque se necesitan más estudios.

Protección frente a la hipertensión

El investigador principal Aayush Visaria, estudiante de cuarto año de Medicina en Rutgers New Escuela de Medicina de Jersey en Newark, Nueva Jersey, afirmó sobre su estudio:

“Lo que hemos visto es que ‘no es solo cuánta grasa tienes, sino dónde se encuentra la grasa’ lo que importa en relación con la salud, o en la hipertensión como en este caso. Aunque sabemos con certeza que la grasa alrededor de la cintura es perjudicial para la salud, no se puede decir lo mismo de la grasa de las piernas. Pero si tienes grasa extra en las piernas, lo más probable es que no sea algo malo e incluso sea algo beneficioso que puede proteger frente a la hipertensión, según nuestros hallazgos”.

Los investigadores sospechan que medir la grasa en las piernas podría ayudar a orientar a los esfuerzos de prevención de la presión arterial. sam richter - stock.adobe.com
Los investigadores sospechan que medir la grasa en las piernas podría ayudar a orientar a los esfuerzos de prevención de la presión arterial. sam richter – stock.adobe.com

Los investigadores examinaron la tasa de tres tipos de hipertensión arterial en relación con el porcentaje de tejido graso en las piernas de casi 6.000 adultos inscritos en las encuestas nacionales de examen de salud y nutrición 2011-2016. La edad promedio de los participantes era de 37 añoscasi la mitad eran mujeres y el 24% tenía presión arterial alta, definida como presión arterial> 130/80 mm Hg.

Las exploraciones especiales con rayos X midieron el tejido adiposo de las piernas y estas medidas se compararon con el tejido adiposo corporal en general. Los investigadores clasificaron a los participantes según un porcentaje alto o bajo de grasa en las piernas: con un alto porcentaje en grasa como 34% o más para los hombres y 39% o más para las mujeres.

“Si estos resultados se confirman mediante estudios más amplios y sólidos, y en estudios que utilicen métodos de medición fácilmente accesibles, como la circunferencia del muslo, existe la posibilidad de afectar la atención al paciente”, revela Visaria. “Así como la circunferencia de la cintura se utiliza para estimar la grasa abdominal, la circunferencia del muslo puede ser una herramienta útil”, concluye.

Continue Reading

Bienestar

La dieta clave para vivir más, según la universidad de Harvard

De acuerdo con un nuevo estudio, este tipo de alimentación puede reducir un 23% el riesgo de mortalidad. Se encontró evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad.

Published

on

La dieta mediterránea se caracteriza por ser rica en verduras, frutas, frutos secos, semillas, cereales integrales y legumbres y su principal fuente de grasa es el aceite de oliva, especialmente el extra virgen. También incluye un consumo moderado de pescado, aves, lácteos y huevos y una ingesta limitada de carnes rojas, dulces y alimentos procesados.

En la actualidad, existen numerosos estudios científicos que avalan los beneficios de este patrón alimenticio para la salud y ahora una nueva investigación en la que participaron 25.315 mujeres estadounidenses a las que se siguió durante un periodo de hasta 25 años, encontró que las que tenían una buena adherencia a la dieta mediterránea tenían hasta un 23% menos riesgo de mortalidad por cualquier causa, con beneficios tanto para la salud cardiovascular, como para la prevención del cáncer.

Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)
Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)

El nuevo estudio fue realizado por investigadores del Hospital Brigham and Women’s, afiliado a la Universidad de Harvard, que hallaron evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad. “Para las mujeres que desean vivir más tiempo, nuestro estudio sugiere cuidar la dieta”, destacó Samia Mora, cardióloga y profesora de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y autora principal.

“Seguir un patrón dietético mediterráneo podría dar lugar a una reducción de aproximadamente una cuarta parte del riesgo de muerte en más de 25 años, con beneficios tanto para evitar el cáncer como la mortalidad cardiovascular, las principales causas de muerte a nivel mundial”, añadió. Los resultados del trabajo se publicaron en JAMA Network.

Beneficios a largo plazo de la dieta mediterránea

Los investigadores analizaron los beneficios a largo plazo de adherirse a una dieta mediterránea en una población estadounidense reclutada como parte del Estudio de Salud de las Mujeres y examinaron los mecanismos biológicos que podrían explicar los beneficios de la dieta. Para ello, evaluaron un panel de aproximadamente 40 biomarcadores que representan varias vías biológicas y factores de riesgo clínicos. Los biomarcadores del metabolismo y la inflamación fueron los más importantes, seguidos por las lipoproteínas ricas en triglicéridos, la adiposidad y la resistencia a la insulina.

“Nuestra investigación proporciona una visión significativa para la salud pública: incluso cambios modestos en los factores de riesgo establecidos para enfermedades metabólicas, particularmente aquellos relacionados con metabolitos de pequeñas moléculas, inflamación, lipoproteínas ricas en triglicéridos, obesidad y resistencia a la insulina pueden producir beneficios sustanciales a largo plazo al seguir una dieta mediterránea”, dijo el autor principal Shafqat Ahmad, profesor asociado de epidemiología en la Universidad de Uppsala, Suecia e investigador en el Centro de Metabolómica de Lípidos y la División de Medicina Preventiva del Brigham.

Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)
Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)

Los autores reconocieron ciertas limitaciones clave del estudio, por ejemplo, que solo habían participado profesionales de la salud femeninas de mediana y avanzada edad, bien educadas, predominantemente blancas y no hispanas. Además, el estudio se basó en cuestionarios de frecuencia alimentaria y otras medidas autoinformadas, como altura, peso y presión arterial. Sin embargo, las fortalezas del estudio incluyen su gran escala y su largo periodo de seguimiento.

Los investigadores también señalaron que, a medida que el concepto de la dieta mediterránea ganó popularidad, la misma fue adaptada en diferentes países y culturas. “Los beneficios para la salud de la dieta mediterránea son reconocidos por los profesionales médicos, y nuestro estudio ofrece información sobre por qué la dieta puede ser tan beneficiosa”, afirmó Mora y concluyó que “las políticas de salud pública deberían promover las cualidades saludables de la dieta mediterránea y desincentivar las adaptaciones no saludables”.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com