Connect with us

Bienestar

La vitamina perfecta para potenciar la memoria, según Harvard

También ayuda a cuidar el bienestar cerebral. Se la puede incorporar a través de una nutrición adecuada y hábitos saludables.

Published

on

Nuestro cerebro es el centro de control de nuestro cuerpo, responsable de funciones vitales como sentir, reflexionar, movernos, aprender y recordar. La memoria nos permite almacenar y recuperar información sobre conocimientos y experiencias adquiridas y personas conocidas a lo largo de nuestra vida.

La concentración, por otro lado, nos permite enfocar nuestra atención en una tarea específica sin distracciones y ambas habilidades son fundamentales para una función cognitiva óptima en todas las etapas de la vida. También, en temporada de exámenes, los estudiantes buscan cualquier ventaja que les ayude a mejorar su rendimiento académico y una de las áreas clave para sobresalir en los estudios es la capacidad de memoria y concentración.

La vitamina B se encuentra en diversos alimentos. (Foto: Adobe Stock)
La vitamina B se encuentra en diversos alimentos. (Foto: Adobe Stock)

La psiquiatra nutricional de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Uma Naidoo, señaló que una nutrición adecuada puede desempeñar un papel crucial en potenciar estas habilidades cognitivas esenciales y, en concreto, existe una vitamina ideal para lograrlo. “La mejor vitamina que cubre muchos aspectos relacionados con la salud del cerebro es la vitamina B”, dijo.

Según Naidoo, los alimentos que aportan vitamina B son, entre otros, las lentejas, los garbanzos, las nueces, verduras como las espinacas, el brócoli o la lechuga, frutas como el melón o las fresas, pescados como el atún o el salmón, y carnes blancas como el pollo o el pavo.

Otros nutrientes que impulsan la memoria

Además de las vitaminas, varios otros nutrientes son esenciales para el bienestar cerebral:

  • Magnesio. Importante para varios procesos corporales, incluyendo el apoyo al sistema nervioso.
  • DHA (Ácido Docosahexaenoico). Un ácido graso esencial para el desarrollo y la funcionalidad del cerebro y el sistema nervioso.
  • Potasio. Ayuda a reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares y apoya el funcionamiento normal del sistema nervioso.
  • Yodo. Fundamental para la producción de hormonas tiroideas, cruciales para el desarrollo neurológico y el metabolismo.
  • Cobre. Necesario para la producción de neuropéptidos y neurohormonas, ayudando al desarrollo cerebral y al funcionamiento normal del sistema nervioso.

Hábitos para una buena memoria

Además de una nutrición adecuada, adoptar ciertos hábitos puede mejorar significativamente la memoria y la concentración:

  • Mantenerse activos. La actividad física regular tiene un impacto positivo en la función cognitiva.
  • Agilizar nuestra mente. Participar en actividades que estimulen la mente, como crucigramas, sudoku o aprender algo nuevo.
  • Planificar. Organizar y planificar las tareas diarias puede ayudarnos a centrar la información y ejercitar la memoria.
  • Tener suficientes horas de sueño. Dormir entre siete y nueve horas al día es crucial para el funcionamiento cognitivo.
  • Alimentación nutritiva. Una dieta balanceada que incluya todos los grupos alimenticios y evite alimentos altos en sodio, grasas saturadas y azúcares refinados es fundamental para la salud cerebral.

Continue Reading

Bienestar

La dieta clave para vivir más, según la universidad de Harvard

De acuerdo con un nuevo estudio, este tipo de alimentación puede reducir un 23% el riesgo de mortalidad. Se encontró evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad.

Published

on

La dieta mediterránea se caracteriza por ser rica en verduras, frutas, frutos secos, semillas, cereales integrales y legumbres y su principal fuente de grasa es el aceite de oliva, especialmente el extra virgen. También incluye un consumo moderado de pescado, aves, lácteos y huevos y una ingesta limitada de carnes rojas, dulces y alimentos procesados.

En la actualidad, existen numerosos estudios científicos que avalan los beneficios de este patrón alimenticio para la salud y ahora una nueva investigación en la que participaron 25.315 mujeres estadounidenses a las que se siguió durante un periodo de hasta 25 años, encontró que las que tenían una buena adherencia a la dieta mediterránea tenían hasta un 23% menos riesgo de mortalidad por cualquier causa, con beneficios tanto para la salud cardiovascular, como para la prevención del cáncer.

Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)
Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)

El nuevo estudio fue realizado por investigadores del Hospital Brigham and Women’s, afiliado a la Universidad de Harvard, que hallaron evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad. “Para las mujeres que desean vivir más tiempo, nuestro estudio sugiere cuidar la dieta”, destacó Samia Mora, cardióloga y profesora de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y autora principal.

“Seguir un patrón dietético mediterráneo podría dar lugar a una reducción de aproximadamente una cuarta parte del riesgo de muerte en más de 25 años, con beneficios tanto para evitar el cáncer como la mortalidad cardiovascular, las principales causas de muerte a nivel mundial”, añadió. Los resultados del trabajo se publicaron en JAMA Network.

Beneficios a largo plazo de la dieta mediterránea

Los investigadores analizaron los beneficios a largo plazo de adherirse a una dieta mediterránea en una población estadounidense reclutada como parte del Estudio de Salud de las Mujeres y examinaron los mecanismos biológicos que podrían explicar los beneficios de la dieta. Para ello, evaluaron un panel de aproximadamente 40 biomarcadores que representan varias vías biológicas y factores de riesgo clínicos. Los biomarcadores del metabolismo y la inflamación fueron los más importantes, seguidos por las lipoproteínas ricas en triglicéridos, la adiposidad y la resistencia a la insulina.

“Nuestra investigación proporciona una visión significativa para la salud pública: incluso cambios modestos en los factores de riesgo establecidos para enfermedades metabólicas, particularmente aquellos relacionados con metabolitos de pequeñas moléculas, inflamación, lipoproteínas ricas en triglicéridos, obesidad y resistencia a la insulina pueden producir beneficios sustanciales a largo plazo al seguir una dieta mediterránea”, dijo el autor principal Shafqat Ahmad, profesor asociado de epidemiología en la Universidad de Uppsala, Suecia e investigador en el Centro de Metabolómica de Lípidos y la División de Medicina Preventiva del Brigham.

Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)
Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)

Los autores reconocieron ciertas limitaciones clave del estudio, por ejemplo, que solo habían participado profesionales de la salud femeninas de mediana y avanzada edad, bien educadas, predominantemente blancas y no hispanas. Además, el estudio se basó en cuestionarios de frecuencia alimentaria y otras medidas autoinformadas, como altura, peso y presión arterial. Sin embargo, las fortalezas del estudio incluyen su gran escala y su largo periodo de seguimiento.

Los investigadores también señalaron que, a medida que el concepto de la dieta mediterránea ganó popularidad, la misma fue adaptada en diferentes países y culturas. “Los beneficios para la salud de la dieta mediterránea son reconocidos por los profesionales médicos, y nuestro estudio ofrece información sobre por qué la dieta puede ser tan beneficiosa”, afirmó Mora y concluyó que “las políticas de salud pública deberían promover las cualidades saludables de la dieta mediterránea y desincentivar las adaptaciones no saludables”.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com