Connect with us

Economia

Un informe revela que la rentabilidad del campo ya está peor que el año pasado

La capacidad de compra del quintal de soja, maíz y trigo cayó en promedio 23% entre noviembre de 2023 y mayo de este año, según un informe del Celag.

Published

on

La rentabilidad de los productores agrícolas en Argentina está peor que en noviembre del año pasado, poco antes del cambio de gobierno, lo que explica que estén sentados sobre los granos y muy esquivos a liquidar la cosecha a la espera de un anabólico, ya sea una devaluación o una mejora en la relación del dólar blend con el que liquida la exportación.

 

«Los ingresos reales de los agricultores disminuyeron a pesar de que Javier Milei devaluó el 118% el peso en diciembre», planteó el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) en un estudio en el cual detalló que, si bien la modificación del tipo de cambio aumentó los ingresos nominales, los reales -es decir la capacidad de compra- bajó.

Para dimensionarlo, el trabajo elaborado por el Guillermo Oglietti, doctor en economía aplicada y subdirector de Celag Argentina, comparó la capacidad de compra del quintal de maíz, soja y trigo entre el 15 de mayo de 2024 y el 30 de noviembre de 2023, cuando Sergio Massa era ministro de Economía, respecto de once productos de consumo habitual. El resultado es contundente ya que muestra una caída generalizada, de modo que «a pesar de la devaluación destinada a mejorar sus ingresos, el agricultor está peor o igual de lo que estaba cuando Massa dirigía la economía», planteó el informe.

 

Para ponerlo en números, si con un quintal de maíz exportado en 2023 se podían comprar 72 paquetes de pañales, con Milei se pueden comprar apenas 42 (una caída del 45% del poder adquisitivo); con un quintal de trigo se compraban 96 litros de aceite el año pasado y ahora solo 75 litros (22% menos).

A pesar de la devaluación destinada a mejorar sus ingresos, el agricultor está peor o igual de lo que estaba cuando Massa dirigía la economía.

 

Por otra parte, con un quintal de soja durante el gobierno de Alberto Fernández se podían comprar 145 kilos de arroz y ahora con Milei, 111 kilos. Si se mide la diferencia en la capacidad de compra de leche y pan, es de 324 litros y 184 kilos respectivamente en 2023 y 211 litros y 119 kilos hoy, es decir un 35% menos. La tendencia se repite si se comparan cebolla o sal fina.

Un informe revela que la rentabilidad del campo ya está peor que el año pasado

 

«En algunos productos, la reducción de la capacidad de compra durante el gobierno de Milei fue moderada, como en el caso de la yerba, que disminuyó un 2%, o la carne, que cayó un 4%», aclaró Oglietti.

 

Si en cambio se analiza respecto a la capacidad de pagar un metro cuadrado de construcción comparado con quintales de soja, trigo o maíz, no hay variaciones.

 

«Para el conjunto de los once bienes, la caída promedio del poder adquisitivo fue del 23%», planteó el estudio de Celag, es decir, se necesitaría una devaluación adicional del 23% para que queden en las mismas condiciones de capacidad de compra que tenían los productores cuando Massa era ministro y administraba los tipos de cambio para liquidar granos.

Para el conjunto de los once bienes, la caída promedio del poder adquisitivo fue del 23%, planteó el estudio de Celag, es decir, se necesitaría una devaluación adicional del 23% para que queden en las mismas condiciones de capacidad de compra que tenían los productores

Para Oglietti a futuro, el gobierno no la tiene fácil, ya que si no devalúa, el campo seguiría sin liquidar y no le llegarían los dólares esperados, en un marco en el cual tampoco hay un aluvión de inversiones extranjeras.

Y si, por el contrario, devalúa, se repetiría la misma secuencia que comenzó desde su primer día de gobierno, es decir «aceleraría la inflación y generaría un efecto negativo con imprevisibles consecuencias sociales y económicas», planteó el economista.

 

En principio los agrodólares brillan por su ausencia. El economista y analista de mercado financiero de Rosario, Federico Fiscella, precisó que «no aparece el dinero de la liquidación de la soja» en el mercado cambiario.

 

Aunque en las últimas horas se especuló con el feriado del lunes en Estados Unidos o problemas propios de la lluvia que impidió levantar a tiempo la cosecha, en concreto «a esta altura del año el volumen debería ser mayor», dijo y lo puso en números: «La rueda diaria del mercado de dólar mayorista fue el lunes menos de USD 200 millones cuando históricamente en época de cosecha gruesa es de USD 800 a USD 1.000 millones».

 

El investigador del Centro de Agronegocios de la Universidad Austral, Dante Romano, coincidió al plantear que «la liquidación de divisas de los exportadores es más lenta de lo que el gobierno esperaba». Pero, además, «se registra un atraso fuerte de ventas anticipadas» por parte de los productores que especulan con obtener un mejor precio.

Un informe revela que la rentabilidad del campo ya está peor que el año pasado

 

Economia

CATASTROFICO!!! El turismo registró un derrumbe del 64,3% y el golpe se sintió en todas las provincias

Como adelantó LPO, el bajo nivel de reservas en el finde largo fue inédito. Según CAME, la crisis también pegó en el consumo de los turistas.

Published

on

El movimiento turístico del feriado por el 17 de junio registró un derrumbe del 64,3% en comparación con lo percibido durante la misma fecha el año pasado.

Así se desprende de un reciente informe de CAME, que confirma el desplome inédito en las reservas que empresarios hoteleros habían adelantado a LPO. También, el efecto de la crisis repercutió en el consumo de los turistas, que fue un 3,4% inferior.

La cámara empresaria destacó que la cantidad de viajeros fue «muy inferior al año pasado» y detalló que em movimiento fue de 802 mil turistas en los tres días que duró el fin de semana y gastaron en promedio $50.788 diarios.

El derrumbe fue transversal en todas las provincias. En Entre Ríos, el hospedaje hotelero alcanzó al 40%, en La Rioja el gasto diario por persona fue de $40.000 y la ocupación hotelera de 45%.

En Neuquén, a dos semanas del inicio de la temporada de invierno, la ocupación tuvo un promedio del 50%. En San Luis, del 55%.

En San Juan, Salta y Mendoza, el promedio de ocupación fue del 60%, fundamentalmente abastecido de turismo regional y de cercanía. El mejor nivel de ocupación estuvo en Iguazú, con un 75% de plazas ocupadas.

En la semana, empresarios del rubro alertaron a LPO que, frente a la demanda cuasi nula, muchos hoteles decidieron no abrir sus puertas con la seguridad de que no alcanzarían a cubrir si quiera el costo que representa el consumo eléctrico y de gas para calefaccionar.

Con los datos expuestos por CAME, en el sector aseguran que el próximo fin de semana largo tendrá mejores números pero que tampoco seguirán estando por debajo en términos comparativos con el año pasado.

El turismo registró un derrumbe del 64,3% y el golpe se sintió en todas las provincias

En la provincia de Buenos Aires, varias asociaciones hoteleras consultadas por LPO coincidieron que no tuvieron el menor contacto con la Secretaría de Turismo a cargo de Daniel Scioli a pesar del complejo panorama que -advierten- hace peligrar a numerosos hoteles y restaurantes.

En lo que va del año hubo 3 fines de semana largos, donde se movilizaron 6,6 millones de personas y desembolsaron $1.065.990 millones (US$1.169 millones a dólar oficial del BNA).

 

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com