Connect with us

Politica

No hay conejo, no hay galera

Milei empieza a quedarse sin ideas, mientras enfrenta una crisis económica, política y de gabinete.

Published

on

El gobierno de Milei se desliza a una encerrona propia de los gobiernos argentinos. No tan distintos. El golpeteo sobre el frente financiero revela las primeras señales de una fiebre que ya conocemos. ¿Pero cómo, no era que si había superávit se terminaban todos los problemas y un sol radiante asomaba para la Argentina? Es el problema de las religiones, posponen el confort para un futuro imposible de verificar.

Mientras esperamos el renacimiento de la Argentina potencia mundial, acá más cerca, la economía se destruye a niveles de pandemia. Históricos. El salario se pulveriza y las noticias de despidos masivos en tal o cual empresa empiezan a ser parte del paisaje cotidiano.

Milei responde a la falta de ideas de su gobierno, que repite monocorde la gesta del ajuste más grande de la historia mundial, con más panic show. El espectáculo de un Presidente desbordándose en el ejercicio de la Presidencia. Un presidente que se autopercibe líder mundial, mientras las crónicas del mundo lo retratan con la crudeza que sus interlocutores locales evitan. Porque hay que contenerlo.

Un gobierno que gira en el vacío político y pierde seis meses en aprobar una ley deshidratada. «La ley de bases paso de ómnibus a van y de van de pasajeros a van de carga con las modificaciones», retrata uno de esos empresarios que están hartos de ir a encuentros de empresarios con Milei, para tener que bancarse un stand up de 40 minutos y no poder hablar nada de lo que importa. Lo mismo le sucede a gobernadores, diputados y senadores. Tener conversaciones serias con gente con poder es una parte importante de ser presidente. No todo es panic show.

Un gabinete que demasiado rápido, demasiado casta, entró en la antropofagia por los negocios y el poder. Un jefe de Gabinete que queda al borde de la decapitación, junto al responsable de los servicios de inteligencia y el encargado de administrar todas las empresas del Estado, sin ninguna explicación publicable. Que se entienda, no hubo ningún hecho político visible que detone la caída de Posse. Es pura interna de poder, mal administrada, con Karina Milei y Santiago Caputo.

Un gobierno que gira en el vacío político y pierde seis meses en aprobar una ley deshidratada. Un gabinete que demasiado rápido, demasiado casta, entró en la antropofagia por los negocios y el poder.

Tenemos entonces frente financiero, economía real, política y gabinete complicados. Nada para asustarse, le pasa a todos. El problema es que Milei parece haberse quedado sin ideas. Es el inconveniente de cultivar en exceso el copy paste, se pierde la costumbre de pensar. No hay conejo, no hay galera. No hay plan, hay cepo. Hasta la utopía de la dolarización quedó enterrada en el cajón al que la mandó la amenaza de China de cobrar el swap.

No la ves, la Escuela de Chicago dice que hay que desmontar el Estado desde adentro, liberar precios, privatizar, desregular y equilibrar el presupuesto. Bueno, salvado la enorme distancia que ninguno de nuestros Chicago Boys estudió en la Escuela de Chicago, digamos, o sea, el problema es que el programa que proclaman no está ocurriendo en tiempo y forma. «El tiempo es clave en el ejercicio del poder, en la gobernabilidad», dice Pichetto.

Ese tiempo muerto Milei lo cubre con peleas inventadas y autoelogios cada vez más delirantes. Ahora Toto Caputo es un «rockstar». Aha, pensamos que estaba ahí para acomodar la economía. Pero no, el gobierno está mutando: a la supuesta elite liberal le crecieron camperas de cuero y ahora es una banda de supuesto hard metal, que tiene que abrir las puertas de Luna, porque el estadio estaba por la mitad, igual que la Plaza San Martín de Córdoba.

Pero la urgencia de una crisis que avanza mientras la proclamada recuperación en V se convierte en un mal chiste, se percibe en el giro de Milei que pasó del no hay plata a prometer rebajas masivas de impuestos, cuando se pueda, claro. Un dato apenas: si elimina el impuesto país desaparece el sacrosanto superávit. Y mejor no hablemos de retenciones. Pero claro, a la prensa amiga le gusta repetir promesas sin cuestionar. Se llama oficialismo.

Los gobernadores mientras tanto hacen de cuenta que están viendo una obra maestra de Kandinski, un cuadro de belleza matemática que con mucho coraje va acomodando todas las piezas. Pero en el medio se funden con la misma rítmica acompasada. Misiones son todas.

Y la única apuesta real es el RIGI, como si ya no nos hubiéramos dado cuenta que lo que le sobra a la Argentina son leyes salvadoras.

Opinión

Zdero y los Romero: la procacidad de la derecha iletrada

Published

on

Este viernes el gobernador Leandro Zdero decidió tomar posición a favor de la represión policial que tuvo lugar durante la manifestación del 12 de junio en contra de la aprobación de la Ley Bases en el Senado de la Nación.

El problema es que invocó una ley que no existe e ignoró la que está vigente. Como si fuera poco, el jefe de Policía entendió al revés una orden del STJ y decidió que lo estaban invitando a reprimir. Finalmente, un diputado radical presentó un proyecto para respaldar la represión, con un tono tan soez que convierte la confusión en grotesco.

En sus redes sociales, Zdero escribió: “Ley antipiquetes activa en Chaco. Una medida que garantiza el respeto por el derecho de todos los Chaqueños a circular libremente”, junto a un video promocional de la actuación policial durante la jornada en la que se arrojaron gases, se repartieron cachiporrazos y no se cumplió con el protocolo vigente.

La respuesta del periodista Bruno Martínez lo puso en evidencia: “No mienta, gobernador. La Ley Antipiquetes NO EXISTE EN EL CHACO. Lo que sí existe es la ley provincial que estableció un protocolo para la intervención policial en manifestaciones públicas que es la Nº 2399-J, ley que no se cumplió en la represión del miércoles”.

La norma que menciona Martínez es la de “Criterios mínimos sobre la actuación de los cuerpos policiales – fuerzas de seguridad en manifestaciones públicas”, cuyo objetivo fundamental es “el respeto y la protección de los derechos de los participantes”.

El Artículo 1º advierte: “En el cumplimiento de estos objetivos los cuerpos policiales y fuerzas de seguridad conferirán preeminencia a la protección de la vida y la integridad física de todos los involucrados”.

La ley ordena asimismo generar vías de diálogo con los participantes para evitar situaciones de violencia, y la negociación “no podrá estar a cargo de quien conduzca el procedimiento en el plano operativo”. Se trata de identificar las demandas para su debida canalización.

También se prohíbe taxativamente la portación de armas de fuego, y se aclara que “los agresivos químicos o antitumultos sólo podrán ser utilizados como última instancia”. Como lo demuestran los videos de la marcha y las secuelas de los participantes, la Policía entró a los golpes y tirando gases.

LA POSTURA DE LA JUSTICIA

En una movilización que se llevó a cabo el 7 de mayo pasado, luego de otra intervención policial violenta, el Comité contra la Tortura presentó un hábeas corpus ante el Superior Tribunal, cuya respuesta fue contundente, como lo señaló el propio Comité: “La Sentencia 167/24 insta a la Policía del Chaco y al Ministerio de Seguridad del Chaco a cumplir con la ley 2399-J”. Es decir, a no reprimir.

Lo insólito es que el jefe de Policía, Fernando Romero, interpretó la orden del Alto Cuerpo exactamente al revés, y concluyó que al haber “declarado abstracto” el hábeas corpus, los Supremos estaban convalidando la represión. Por eso actuó violentamente desde el primer momento en la marcha de este miércoles.

Entre los manifestantes había representantes de distintos sectores, entre ellos del ámbito académico que también fueron víctimas de los excesos policiales. Al respecto, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE manifestó “un profundo repudio contra la violencia ejercida sobre la Mg. Arq. Sandra Fogar, profesora de esta casa de estudios, por parte de las fuerzas policiales que reprimieron la manifestación ciudadana contra la aprobación de la ley bases, en la plaza 25 de mayo de la ciudad de resistencia, realizada el miércoles 12 de junio de 2024”.

Más tarde ampliaron: “Actos como estos nos remontan a las épocas más oscuras de la historia de nuestro país y no se corresponden con el estado de derecho que demanda la convivencia democrática de la sociedad. Velamos para que se recapacite y vele por la salvaguarda del sistema democrático y la convivencia pacífica de la ciudadanía chaqueña”.

En ese sentido, el profesor en Filosofía Dionisio Saavedra abundó: “El profesor de la Facultad de Arquitectura Leandro Zdero, actual Gobernador del Chaco, mandó a reprimir a su colega, la arquitecta Sandra Fogar. La Facultad de Arquitectura repudió el hecho”, e ironizó: “El decano de la alta casa de estudios y titular de la cátedra donde Zdero desarrolla su labor docente, le hizo escribir mil veces en el pizarrón: ‘No debo recurrir a la violencia, debo desarrollar un programa de gobierno’”.

TUITEROS EN EL RECINTO

Para convertir el trágico cachivache político en un desaguisado institucional y consagrar la obscenidad, el diputado radical Francisco Romero Castelán sumó su repudio a la participación de algunos legisladores en la marcha.

Como si estuviera en una reunión de ‘chisperos’ un sábado a la noche, escribió en el Artículo 1º de su Proyecto de Resolución: “Expresar PREOCUPACION por el accionar de los Diputados Provinciales que invocando su investidura legislativa, ostentando pañuelo verde y título de diputade ejercieron violencia institucional contra la Policía del Chaco…”.

La utilización del agravio en el texto de una norma de la Cámara de Diputados del Chaco es toda una novedad en la rica tradición parlamentaria de la provincia, y además de exponer la falta de preparación técnica y sentido de la prudencia del legislador, lo deja al borde de una demanda por injurias. Sus fueros no lo inmunizan de la estupidez.

El propio Reglamento Interno de ese Poder establece que “Los proyectos de ley o de resolución no deberán contener los motivos determinantes de sus disposiciones, las que deberán ser de un carácter rigurosamente preceptivo”. Claramente hacer referencia a sus pares “ostentando pañuelo verde y título de diputade” está lejos de ser “rigurosamente preceptivo”.

El Manual de Técnica Legislativa, por otra parte, recomienda: “Deben evitarse enunciados carentes de significado normativo tales como: recomendaciones, expresiones de deseo, motivaciones, previsiones, auspicios y similares”. Huelga decir que el proyecto de Romero Castelán, más que función normativa, tiene función tuitera. Tuitera bien de derecha.

 

Cristian Muriel

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com