Connect with us

Bienestar

Incontinencia urinaria: solo 3 de cada 10 pacientes consultan con un especialista

Aunque es un problema común, especialmente en mujeres, muchas veces se evita buscar ayuda por distintos motivos, lo que empeora la calidad de vida. Cuáles son los tratamientos

Published

on

La incontinencia urinaria, que es la pérdida de orina de forma involuntaria, es un problema del que se habla poco, pero que afecta principalmente a las mujeres y su incidencia aumenta con la edad. Por vergüenza temor, pocas personas acuden a consulta médica, lo que limita sus actividades sociales y deportivas, afectando su calidad de vida.

De acuerdo al doctor Norberto Bernardo, médico urólogo, Director del Centro Argentino de Urología (CAU), “distintos relevamientos señalan que solo 3 de cada 10 personas con incontinencia acuden a la consulta y siguen un tratamiento. El resto se acostumbra a convivir con los episodios de incontinencia y ve afectada su calidad de vida, con restricciones a nivel de relaciones sociales, familiares, laborales y para la realización de actividades deportivas, entre otras”, afirmó.

Entre los diferentes tipos de incontinencias están aquellas que surgen ante la realización de un esfuerzo, como puede ser toser, estornudar, reír, levantar algo pesado, realizar una práctica deportiva o levantarse súbitamente. Otras son las que se presentan con urgencias, deseos imperiosos de orinar, que cuesta diferir. Pero si bien existen muchos otros tipos de incontinencia, las más frecuentes son aquellas llamadas mixtas, que incluyen las pérdidas por esfuerzo y también aquellas motivadas por urgencias.

Las mujeres deben visitar al urólogo al menos una vez, especialmente en la posmenopausia, para prevenir problemas urinarios (Imagen Ilustrativa Infobae)Las mujeres deben visitar al urólogo al menos una vez, especialmente en la posmenopausia, para prevenir problemas urinarios (Imagen Ilustrativa Infobae)

“El embarazo en sí mismo, aún con nacimiento por cesárea, es un factor de riesgo para sufrir incontinencia en el futuro Eso sucede porque la musculatura se va relajando, sobre todo en aquellas que tuvieron partos que requirieron un gran esfuerzo. Con el tiempo, también pueden influir los cambios hormonales propios de la menopausia, que ocasionan una disminución de la fortaleza de los tejidos y una relajación de la musculatura. Esto no significa que todas las mujeres que vivieron partos con esfuerzo o que han entrado en la menopausia vayan a desarrollar incontinencia, es solo que son circunstancias que incrementan el riesgo”, sostuvo la doctora Paula Grinstein, médica uróloga, staff del Centro Argentino de Urología (CAU).

Cómo es el tratamiento

Es importante destacar que cuánto más precozmente se establezca el diagnóstico, mayor será la cantidad de opciones que se le puede dar a la paciente para fortalecer la musculatura y tratar de reconstituir las condiciones que tenía antes de empezar a perder orina.

Por un lado, existen medicamentos que contribuyen a estabilizar la vejiga y facilitan el control a través de receptores que actúan sobre la pared de la vejiga, recuperando la continencia.

Ejercicicos Kegel y kinesiología ayudan a fortalecer la musculatura del piso pelvianoEjercicicos Kegel y kinesiología ayudan a fortalecer la musculatura del piso pelviano

Por otro lado, la kinesiología cuenta con distintas herramientas para aumentar el fortalecimiento de la musculatura, incluyendo también novedosas tecnologías a partir de estímulos electromagnéticos al músculo del piso pelviano, que al estimular sus contracciones a una cantidad de veces por segundo que sería imposible de realizar solamente con la voluntad, logran fortalecerlo en un periodo relativamente rápido y revertir la situación.

“El estímulo electromagnético consiste en una silla que tiene un generador donde las pacientes se sientan durante un lapso de 28 minutos y en ese tiempo reciben aproximadamente 4.000 estímulos por segundo. No hay ninguna posibilidad de que la voluntad logre contraer un músculo ni remotamente esa cantidad de veces por segundo. Esto es absolutamente pasivo y esa estimulación logra fortalecer de manera muy intensa toda esa musculatura que ha estado relajada. A mayor tono muscular se eleva la posición de la vejiga y se logra eliminar la incontinencia en los casos leves y morigerarla significativamente en los casos más moderados o severos”, consignó el doctor Bernardoquien también es Jefe de Urología del Hospital de Clínicas José de San Martín (UBA) y profesor titular de Urología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bs. As.

El embarazo y los partos con esfuerzo son factores de riesgo para desarrollar incontinencia urinaria en el futuro (Imagen Ilustrativa Infobae)El embarazo y los partos con esfuerzo son factores de riesgo para desarrollar incontinencia urinaria en el futuro (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Mientras que, para los casos más severos, existe también la alternativa de la cirugía, una de las cuales consiste en la colocación de una malla de refuerzo, que es una intervención ambulatoria y con tiempos de recuperación muy cortos”, completó.

En opinión de la doctora Grinstein, es muy importante que toda mujer visite al menos una vez al urólogo, sobre todo aquellas que se encuentran en la etapa de la posmenopausia.

“El hombre tiene más asimilada la consulta urológica, generalmente asociada al control de su próstata, pero la mujer elude la visita y se acostumbra a vivir con ciertas alteraciones y hábitos miccionales que no deben ser normalizados, porque -además- tarde o temprano son conductas que pueden terminar afectando el funcionamiento de la vejiga”, subrayó.

“Es fundamental que, ante cualquier síntoma o modificación de los hábitos urinarios, tanto la mujer como el hombre sepan que son situaciones reversibles y que diagnosticarlas y tratarlas permite recuperar la calidad de vida que poco a poco se fue perdiendo”, concluyó el doctor Bernardo.

Continue Reading

Bienestar

La dieta clave para vivir más, según la universidad de Harvard

De acuerdo con un nuevo estudio, este tipo de alimentación puede reducir un 23% el riesgo de mortalidad. Se encontró evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad.

Published

on

La dieta mediterránea se caracteriza por ser rica en verduras, frutas, frutos secos, semillas, cereales integrales y legumbres y su principal fuente de grasa es el aceite de oliva, especialmente el extra virgen. También incluye un consumo moderado de pescado, aves, lácteos y huevos y una ingesta limitada de carnes rojas, dulces y alimentos procesados.

En la actualidad, existen numerosos estudios científicos que avalan los beneficios de este patrón alimenticio para la salud y ahora una nueva investigación en la que participaron 25.315 mujeres estadounidenses a las que se siguió durante un periodo de hasta 25 años, encontró que las que tenían una buena adherencia a la dieta mediterránea tenían hasta un 23% menos riesgo de mortalidad por cualquier causa, con beneficios tanto para la salud cardiovascular, como para la prevención del cáncer.

Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)
Un plato de vegetales, ideal para una alimentación saludable. (Foto: Adobe Stock)

El nuevo estudio fue realizado por investigadores del Hospital Brigham and Women’s, afiliado a la Universidad de Harvard, que hallaron evidencia de cambios biológicos que podrían explicar estas mejoras en la longevidad. “Para las mujeres que desean vivir más tiempo, nuestro estudio sugiere cuidar la dieta”, destacó Samia Mora, cardióloga y profesora de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y autora principal.

“Seguir un patrón dietético mediterráneo podría dar lugar a una reducción de aproximadamente una cuarta parte del riesgo de muerte en más de 25 años, con beneficios tanto para evitar el cáncer como la mortalidad cardiovascular, las principales causas de muerte a nivel mundial”, añadió. Los resultados del trabajo se publicaron en JAMA Network.

Beneficios a largo plazo de la dieta mediterránea

Los investigadores analizaron los beneficios a largo plazo de adherirse a una dieta mediterránea en una población estadounidense reclutada como parte del Estudio de Salud de las Mujeres y examinaron los mecanismos biológicos que podrían explicar los beneficios de la dieta. Para ello, evaluaron un panel de aproximadamente 40 biomarcadores que representan varias vías biológicas y factores de riesgo clínicos. Los biomarcadores del metabolismo y la inflamación fueron los más importantes, seguidos por las lipoproteínas ricas en triglicéridos, la adiposidad y la resistencia a la insulina.

“Nuestra investigación proporciona una visión significativa para la salud pública: incluso cambios modestos en los factores de riesgo establecidos para enfermedades metabólicas, particularmente aquellos relacionados con metabolitos de pequeñas moléculas, inflamación, lipoproteínas ricas en triglicéridos, obesidad y resistencia a la insulina pueden producir beneficios sustanciales a largo plazo al seguir una dieta mediterránea”, dijo el autor principal Shafqat Ahmad, profesor asociado de epidemiología en la Universidad de Uppsala, Suecia e investigador en el Centro de Metabolómica de Lípidos y la División de Medicina Preventiva del Brigham.

Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)
Una alimentación basada en una dieta mediterránea colabora para no subir de peso al dejar de fumar. (Foto: Adobe Stock)

Los autores reconocieron ciertas limitaciones clave del estudio, por ejemplo, que solo habían participado profesionales de la salud femeninas de mediana y avanzada edad, bien educadas, predominantemente blancas y no hispanas. Además, el estudio se basó en cuestionarios de frecuencia alimentaria y otras medidas autoinformadas, como altura, peso y presión arterial. Sin embargo, las fortalezas del estudio incluyen su gran escala y su largo periodo de seguimiento.

Los investigadores también señalaron que, a medida que el concepto de la dieta mediterránea ganó popularidad, la misma fue adaptada en diferentes países y culturas. “Los beneficios para la salud de la dieta mediterránea son reconocidos por los profesionales médicos, y nuestro estudio ofrece información sobre por qué la dieta puede ser tan beneficiosa”, afirmó Mora y concluyó que “las políticas de salud pública deberían promover las cualidades saludables de la dieta mediterránea y desincentivar las adaptaciones no saludables”.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com