Connect with us

POLICIALES

En medio de un robo, se llevaron las cenizas de la abuela y sus nietos empezaron una campaña para recuperarlas

Sucedió el lunes en Guaymallén. Los delincuentes robaron también un televisor. “No nos interesa saber ni quiénes fueron, queremos la urna”, le dijo a TN uno de sus nietos.

Published

on

Un robo desapiadado ocurrió esta semana en la provincia de Mendoza, donde cuatro delincuentes entraron a una casa de la ciudad de Guaymallén y se llevaron hasta las cenizas de la abuela que estaban en una urna de madera. Los familiares están desesperados e iniciaron una búsqueda en las redes sociales para intentar recuperarla.

Hortencia Josefa Gómez falleció en 2021, a los 80 años, después de sufrir un grave problema del corazón. Era madre de cuatro hijas que crio prácticamente sola, ya que su marido la abandonó cuando era joven. Además, era abuela de siete nietos.

Sus restos descansaban en el interior de un cofre de madera, junto a un altar que sus seres queridos le habían colocado en homenaje a quien dedicó su vida para darles lo mejor. Sin embargo, esa cajita con un valor sentimental incalculable terminó entre los objetos robados por los ladrones.

Hortencia tenía 80 años y falleció en 2021. (Foto: gentileza Mariano Sosa)
Hortencia tenía 80 años y falleció en 2021. (Foto: gentileza Mariano Sosa)

El lamentable hecho sucedió el lunes 6 de mayo, a las 17.20, en la localidad de Dorrego. Los asaltantes aprovecharon que la casa de Hortencia estaba vacía para entrar a robar. Todo ocurrió en apenas 5 minutos y quedó filmado por la cámara de vigilancia de la cuadra.

Llegaron en un Chevrolet Prisma de color gris, colocaron el auto de culata y cargaron todo en el baúl del auto. Además, de la urna, se llevaron un televisor de 40 pulgadas, un especiero y cajas de cigarrillos.

Video Placeholder

El robo de la urna quedó filmado.

Las imágenes de las cámaras de seguridad fueron aportadas a la denuncia que hicieron los familiares de Hortencia en la comisaría de la zona, pero los delincuentes todavía no fueron identificados. En este contexto, los deudos de la jubilada inundaron sus cuentas de Instagram y Facebook con la foto del cofre, con la esperanza de que algún vecino lo haya visto tirado en la vereda y lo pueda rescatar.

“Apelamos a la solidaridad de las personas que puedan llegar a saber algo”, expresó a TN Mariano Sosa, uno de los nietos de Hortencia, quien también pidió piedad a los asaltantes. “Quiero hablarle a los mismos autores y decirles que no nos importa saber ni quiénes fueron ni recuperar las cosas materiales, solo queremos la urna y quedamos a mano”.

La foto de Hortencia con sus nietos. (Foto: gentileza Mariano Sosa)
La foto de Hortencia con sus nietos. (Foto: gentileza Mariano Sosa)

Mariano compartió con este medio una imagen de Hortencia rodeada de todos sus nietos y contó detalles de la relación que tenía con ellos: “Nosotros somos una familia muy matriarcal. Mi abuela desde joven se separó y crio sola a sus hijas. Era una guerrera de la vida realmente, porque pasó por muchas cosas y siempre tiraba para adelante”.

“Nosotros somos siete nietos que la amamos con el alma. Ella siempre estaba en los detalles, nos invitaba a comer, nos daba plata por lo bajo como si fuera algo prohibido. Puedo estar todo el día diciéndote cosas lindas de ella”, reconoció el joven, sumamente conmovido por la situación, esperando poder dar con el paradero de las cenizas de su abuela, un tesoro invaluable.

Continue Reading

POLICIALES

Un doble crimen, un suicidio y una carta con varios enigmas: la trama del horror en una casa de Alejandro Korn

Una de las víctimas es un policía que solía ser parte de la custodia presidencial. La hipótesis central del caso es que su esposa lo asesinó, mató a la hija de ambos y luego se quitó la vida.

Published

on

Juan José Orgeira (45) era efectivo de la Policía Federal División Explosivos de la Presidencia de la Nación. A veces integraba la custodia de Javier Milei y jamás faltaba a su trabajo. Por eso, al notar su ausencia y que no respondía mensajes ni llamados, un compañero se preocupó y fue hasta su domicilio.

Adrián Diéguez llegó solo el martes pasado a una zona de quintas en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, en el límite con Guernica. En la casa de la calle Japón al 2539, nadie contestaba el timbre. En medio de la sorpresa y el desconcierto, el policía se cruzó con Maximiliano, sobrino y -a la vez- vecino de Orgeira.

Juntos se treparon a una ventana y divisaron a un cuerpo tendido inmóvil sobre una cama. Golpearon el vidrio y tampoco hubo respuesta. Ahí se vieron invadidos por la peor de las sospechas.

Diéguez reportó lo que había visto y, minutos después, tres efectivos de la Comisaría de Alejandro Korn llegaron al lugar con la autorización judicial para un allanamiento de urgencia. Rompieron la puerta y se toparon con una escena dantesca: Orgeira, su hija Antonia (3) y su esposa, Vanesa Santi (41), habían muerto como consecuencia, a simple vista, de disparos de una pistola Bersa 9 milímetros hallada junto al cadáver de la mujer.

En la mesa del comedor se encontró una carta. “Sólo mi bebé y yo sabemos cómo nos robaron el alma, la alegría, la vida. Hicieron todo para que nos fuéramos, pero nos vamos a ir juntos, en familia. Anto (la nena) no vio nada ni contó nada de todo lo que creen que vio. Pero cuando nos miramos a los ojos, supe la verdad. Pero no nos van a matar ustedes. Me los llevo yo conmigo”, decía.

La carta que encontraron en la escena del crimen, en Alejandro Korn. (Foto: gentileza El Diario Sur)
La carta que encontraron en la escena del crimen, en Alejandro Korn. (Foto: gentileza El Diario Sur)

Los detalles del caso

Tras la llegada de los peritos de Casos Especiales de la Policía Bonaerense terminó de instalarse la hipótesis que sobresale en la investigación: la mujer se suicidó tras asesinar a su esposo y a su hija. “La sensación prima facie es esa”, confió un investigador a TN. Y amplió: “La entrada a la casa estaba cerrada con candado del lado de adentro. Si bien es difícil suponer a priori otra cosa, nada se descarta. Se les tomaron muestras en las manos a todos. La carpeta pericial va a tardar entre 10 y 15 días, y allí vamos a tener respuestas”.

Una de las incógnitas del caso es la autoría de la carta. “Aunque hay un alto grado de probabilidad de que la haya escrito la mujer, todavía no tenemos certeza de que haya sido así”, aclaró la fuente. La Fiscalía Descentralizada de San Vicente, a cargo de Karina Guyot, espera la pericia caligráfica.

En el texto se alude a la existencia de un conflicto con terceros, a la posibilidad que la nena “haya visto algo” y a una presunta amenaza de muerte. “Tenemos declaraciones de donde surge información, pero preferimos reservarla por el momento. No sería prudente revelarla ahora”, se excusó el investigador.

Al cierre de esta nota, la investigación había recopilado testimoniales que sugieren que la mujer tenía problemas de salud mental, aunque por el momento no se encontró la historia clínica que lo confirme.

La foto de la carta es asunto aparte: la representante del Ministerio Público pidió sanciones para el responsable de la filtración. “Había tres policías que tenían la orden de ingresar al domicilio para salvar vidas, no para fotografiar la carta y difundirla”, mencionaron.

La carta completa

“Somos una familia hermosa que nos amamos, y nada ni nadie nos va a poder separar. Mi bebé es mi vida. Desde que supe que estaba embarazada que la cuido. Ni un minuto la dejé sola. Solo yo la cuidé, nadie más. El único que seguro está conmigo. Mamá y bebé siempre juntas. Las nenas decíamos nosotras. A todos lados con mi bebé siempre abrazadita al peto (el pecho de mamá).

Sólo mi bebé y yo sabemos cómo nos robaron el alma, la alegría, la vida. Hicieron todo para que nos fuéramos, pero nos vamos a ir juntos, en familia. Anto no vio nada ni contó nada de todo lo que creen que vio. Pero cuando nos miramos a los ojos, supe la verdad. Pero no nos van a matar ustedes. Me los llevo yo conmigo.

A mi esposo, que nos ama y nos cuida. La persona más íntegra que conocí en mi vida. Que me cuidó desde que lo conocí a los 13 años míos y 17 de él. A los 20 años de conocernos, nos casamos y tuvimos a la bebé más hermosa, Antonia, mi bebé. Me los llevo conmigo a los dos”.

Continue Reading

TENDENCIAS

Copyright © 1998 FUNDACION GRUPOCLAN prensagrupoclan@gmail.com