Connect with us

Hi, what are you looking for?

Politica

Magistratura: el kirchnerismo cuestionó el “fallo político” de la Corte y se anticipa otra batalla judicial

El Senado y la Cámara de Diputados deben designar este mes a los nuevos integrantes el organismo que selecciona y remueve jueces. Pese la resolución del máximo tribunal, el oficialismo podría sumar un nuevo consejero. El PRO volverá a ir a la Justicia.

El Consejo de la Magistratura vuelve al centro de la escena por una pelea entre el Poder Judicial, el Gobierno y la oposición. Este mes el Congreso debe elegir a los nuevos representantes para el organismo que se encarga de designar, sancionar y desplazar jueces. Pese a todo, y en un escenario de pura tensión, el kirchnerismo podría terminar sumando a un consejero, aunque desencadenaría otra batalla en tribunales.

Este martes, la Corte Suprema ordenó el desplazamiento del senador K Martín Doñate del Consejo de la Magistratura y la restitución de su par del PRO Luis Juez. El kirchnernismo habló de “un nuevo fallo político”. “Demuestra así la vocación de interferir en las decisiones políticas del Congreso, arrogándose facultades que exceden al Poder Judicial y con el claro objetivo de beneficiar al macrismo en la composición del Consejo”, comunicó el bloque del Frente de Todos en el Senado y y convocó a una conferencia de prensa para este miércoles.

Para entender el fallo y sus consecuencias hay que hacer archivo. En diciembre del año pasado, la Corte Suprema declaró inconstitucional la ley del 2006 que había reducido el número de miembros de la Magistratura de 20 a 13 y ordenó restituir la norma previa. De acuerdo a la ley anterior a la del 2006, “los presidentes de la Cámara de Senadores y de Diputados, designarán cuatro legisladores por cada una de ellas, correspondiendo dos al bloque con mayor representación legislativa, uno por la primera minoría y uno por la segunda minoría”.

Hasta abril de este año, el Frente de Todos era un solo bloque en el Senado. Por orden de Cristina Kirchner se partió en dos. De esta forma, el primer bloque (mayoritario en la Cámara) se llevó dos consejeros, la UCR como primera minoría se llevó uno y el bloque K, como nueva segunda minoría, se llevó el último: Martín Doñate.

Si no se hubiera producido el quiebre, ese lugar le hubiera correspondido al PRO, que impulsaba al senador cordobés Luis Juez como consejero y a Humberto Schiavoni (jefe del bloque) como suplente. Juez y Schiavoni presentaron un reclamo que llegó a la Corte. Pero el máximo tribunal se pronunció recién este martes, y el Congreso debe volver a definir este mismo mes a los nuevos representantes para el Consejo. Entonces, se abre una nueva batalla.

Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti: los cuatro miembros actuales de la Corte Suprema de Justicia (Foto: NA).
Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti: los cuatro miembros actuales de la Corte Suprema de Justicia (Foto: NA).

La nueva señal de la Corte generó furia en el kirchnerismo. Pero además, advierten que el fallo del máximo tribunal no corre para la nueva elección de consejeros, sino para el periodo que termina ahora.

La misma lectura indicaron fuentes de la Corte a TN. De hecho, en sus fundamentos, el fallo cuestiona que “al momento” en que la Corte declaró inconstitucional la ley del 2006 y ordenó restablecer la conformación original del Consejo de la Magistratura, la segunda minoría era el PRO. El máximo tribunal consideró que se había “vulnerado el principio de buena fe”.

Pero no impide la lectura de que “al momento” de las nuevas designaciones que se hagan este mes, la segunda minoría de la Cámara Alta es el bloque del kirchnerismo. Así, el oficialismo dividido podría volver a designar dos consejeros como bloque mayoritario y uno como segundo bloque minoritario.

“Estamos decididos a hacer una nueva presentación judicial”, advirtieron este martes a TN en el entorno de Luis Juez y Humberto Schiavoni.

“Como todo fallo es para el caso concreto, es verdad que corre para lo que pasó. Pero sienta jurisprudencia y habla de ‘buena fe constitucional’. Es todo relativo, la buena fe seguiría rota porque la intención de quebrar el bloque oficialista sigue siendo de mala fe para quedarse con un lugar en la Magistratura, no es que cambió y ahora cuando se elijan los nuevos representantes ya está en situación de ‘buena fe’. Esto se va a judicializar”, indicó otra fuente de Juntos por el Cambio en el Senado.

El Consejo de la Magistratura en su primer plenario ordinario del cuerpo con su nueva composición de 20 miembros y la presidencia a cargo del titular de la Corte Suprema, Horacio Rosatti (Foto: Télam).
El Consejo de la Magistratura en su primer plenario ordinario del cuerpo con su nueva composición de 20 miembros y la presidencia a cargo del titular de la Corte Suprema, Horacio Rosatti (Foto: Télam).

Pero además de la batalla judicial, la situación volverá a tensionar la relación entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos en el Senado, y la guerra entre el kirchnerismo contra la Corte Suprema.

“Es una locura que no tiene límites. La Corte declara ilegal una disposición interna de otro poder del Estado. Se están metiendo en otro poder, de manera escandalosa. Por más que designemos al consejero, la Corte preside el Consejo de la Magistratura y si se empeña en no tomarle juramento no hay forma de resistirse”, advirtieron en el entorno de Cristina Kirchner en el Senado.

Sin embargo, vale recordar que el presidente del máximo tribunal y del Consejo le tomó juramento a Martín Doñate mientras todavía estaba abierta la pelea judicial.

La pelea en la Cámara de Diputados

También la Cámara de Diputados debe definir este noviembre los nuevos representantes del organismo que selecciona y desplaza jueces. La regla es la misma: dos por el bloque mayoritario, uno por primera minoría, otro por segunda minoría.

Hoy, Juntos por el Cambio tiene dos consejeros designados por los dos bloques minoritarios: Roxana Reyes (UCR) y Pablo Tonelli (PRO). Pero Tonelli ya cumplió dos mandatos, considera que terminó su ciclo y aunque la ley se lo permite no continuará. En su lugar, por el PRO, iría Álvaro González, hombre cercano a Horacio Rodríguez Larreta.

El titular del bloque K en Diputados Germán Martínez junto a la presidenta de la Cámara baja Cecilia Moreau (Foto: NA - Marcelo Capece).
El titular del bloque K en Diputados Germán Martínez junto a la presidenta de la Cámara baja Cecilia Moreau (Foto: NA – Marcelo Capece).

El problema es una vez más qué pasa con el oficialismo: hoy el Frente de Todos, pese a ser bloque mayoritario, solo tiene un consejero. El puesto restante lo ocupa Graciela Camaño que llegó en el 2018 de la mano de Sergio Massa, pero hoy que pertenece al Interbloque Federal formado por tres bloques peronistas y socialistas alejados del Gobierno. Camaño ya avisó que no seguirá, pero en el Interbloque Federal interpretan que su puesto les corresponde. Sin embargo, la norma no habla de “interbloques” si no de “bloques”.

Es así que en la nueva designación el oficialismo interpreta que le corresponden dos consejeros como bloque mayoritario, y no uno como actualmente. Los otros dos seguirían siendo del PRO y la UCR, donde avalan la misma interpretación que favorecería al Frente de Todos.

Así las cosas, el Frente de Todos sumaría un consejero en Diputados: serían el ultra K Rodolfo Tailhade y Vanesa Siley. En el Senado -al menos hasta que se resuelva una nueva batalla judicial o la Corte se negara a tomarle juramento- el oficialismo volvería a designar a otros tres consejeros, ganando así poder en un organismo clave. Sin embargo todavía no tiene el peso suficiente, a menos que llegue a acuerdos con sectores intermedios para avanzar con designaciones y desplazamientos de jueces.

También Te Puede Interesar