Connect with us

Hi, what are you looking for?

Politica

El fondo Templeton alimentó la corrida y en el Gobierno creen que busca la devaluación

El dólar CCL volvió a superar los 300 pesos y en el Gobierno lo atribuyen al fondo Templeton que busca una devaluación luego de quedar “atrapado” en la Argentina durante la gestión de Guzmán.

La “sensación de estabilidad” que venía disfrutando Sergio Massa desde que asumió al frente del palacio de Hacienda se cortó abruptamente este viernes, con el regreso de la corrida empujando los dólares financieros por encima de los 300 pesos.

Lidero la suba el Contado con Liquidación (CCL) que subió 6,38 pesos en el día y finalizó en los 300,35. No superaba los $300 desde el 28 de julio cuando cerró en los inéditos $321,90.

Más allá que no son pocos los que habían advertido que Massa tenía un margen de tiempo muy estrecho para instrumentar correcciones de fondo en la macro, en el Palacio de Hacienda detectaron que el fondo Templeton empujó la corrida esta semana. Así como la anterior, tuvieron que lidiar con los movimientos de Pimco, otro poderoso fondo internacional.

“Templeton y Pimco quedaron atrapados por Guzmán y ahora quieren salir y empujan la devaluación”, explicaron a LPO desde el Gobierno. Horas antes que Massa asuma corrió fuerte el rumor que el flamante ministro iba a instrumentar un desdoblamiento del dólar para que liquide el campo. Finalmente no lo hizo y desde ese momento Massa enfrenta presiones constantes para que devalúe, una acción que contradice la difícil hoja de ruta que se trazó: primero acumular reservas para después devaluar de manera controlada.

Algo puede haber, ya que la fuerte suba del CCL de este viernes en parte se explica por la salida masiva de capitales del bono TO26. “Es un bono en pesos que generalmente está colocado en inversores extranjeros. Cada vez que se mueve mucho termina habiendo un salto en el tipo de cambio. Son inversores que salen de ese bono para irse por el dólar Contado con Liquidación. Estamos viendo esas ventas que se dieron en las últimas 48 horas y que terminan hoy presionando sobre el CCL”, dijo a Ámbito Financiero el analista financiero Christian Buteler.

Templeton, junto a Pimco y Blackrock, son los gigantes fondos de inversión internacional que acapararon la mayoría de los bonos soberanos de deuda externa argentina emitidos en los años de Luis “Toto” Caputo como ministro de Finanzas, durante el gobierno de Cambiemos. Son los conocidos acreedores privados que negociaron con Guzmán, al inicio de su gestión, una restructuración de la deuda.

En ese momento estos fondos pedían una salida dolarizada para sus inversiones en pesos que, en ese entonces, dada la brutal caída de los bonos, les causaron pérdidas fenomenales porque invirtieron en papeles argentinos de cotización local, apostando a que el país vencería la inflación para alcanzar un alza de precios de un dígito para obtener así un rendimiento extraordinario del 18%. No pudo ser.

Templeton, junto a Pimco y Blackrock, son los gigantes fondos de inversión internacional que acapararon la mayoría de los bonos soberanos de deuda externa argentina emitidos en los años de Luis “Toto” Caputo como ministro de Finanzas, durante el gobierno de Cambiemos.

Si bien según los balances internos Templeton perdió unos 1.500 millones de dólares apostando al país, pero este resultado no tiene en cuenta su participación en el canje de deuda soberana emitida bajo legislación internacional y algunas participaciones en colocaciones de deuda provinciales, con lo que habría embolsado ganancias considerables.

La operatoria de estos fondos suena simple “ingresan en dólares y luego de capitalizarse en pesos, salen con más dólares, porque el aumento de su precio es menor que los enormes beneficios que dan estas tasas de interés” explicó a LPO un reconocido consultor financiero. “La corrida cambiaria que debió afrontar Guzmán en la previa de su salida también tuvo como acelerador al fondo Pimco que junto a Templeton, tuvieron posiciones por 4.000 millones en el mercado local”.

Cuenta la leyenda que el origen de este fondo data de cuando un señor llamado Joseph Templeton salió a comprar acciones baratas el día que comenzó la Segunda Guerra Mundial y los precios se derrumbaban. “Nunca pierden, siempre se las rebuscan” afirmó este consultor.

“Los dólares bursátiles se vuelven a disparar cuando estos fondos del exterior venden bonos locales y compran dólares para girar al exterior. Esto se puede ver en el monto de negocios de BYMA y en el MAE, Mercado Abierto Electrónico” definió este hombre de la City porteña.

Desde el sector financiero fuentes consultadas por LPO descartaron que la salida de Templeton tenga un carácter político. “Estos flujos se mueven todo el tiempo en busca de la mayor rentabilidad, y todo el tiempo surgen opciones mejores que Argentina. La semana pasada fue el turno de Pimco, otro de estos fondos de inversión que se deshizo de sus pesos comprando contado con liquidación”

 

Más allá de las interpretaciones, esta compra masiva de dólares bursátiles profundiza la brecha cambiaria y fogonea las expectativas devaluatorias que atenta contra el fortalecimiento de las reservas que le quita el sueño al equipo económico en las puertas de una nueva revisión del FMI

También Te Puede Interesar