Connect with us

Hi, what are you looking for?

Mundo

Por qué Uruguay perdió el control del COVID-19

Considerado semanas atrás como un modelo global de cómo responder a la pandemia de COVID-19, Uruguay ha perdido en los últimos meses su control sobre el coronavirus SARS-CoV-2. Y ahora es uno de los varios países de América del Sur que luchan por controlar una ola de infecciones.

Los científicos uruguayos dicen que la culpa es de una combinación de relajación, impulsada por el éxito temprano del país en el control del virus, y los desafíos planteados por una variante particularmente transmisible del SARS-CoV-2. “Fuimos modelo en 2020. Desafortunadamente, las cosas no van por el mismo camino en 2021”, explicó Rafael Radi, bioquímico de la Universidad de la República en Montevideo a Nature.

Durante todo el año pasado, el país de 3,5 millones de habitantes registró solo alrededor de 19.100 casos de COVID-19 y 180 muertes por la enfermedad. Pero ya ha reportado más de 341.000 infecciones y 5.100 muertes este año, según la publicación en línea Our World in Data , desarrollada por investigadores de la Universidad de Oxford, Reino Unido. Es más, en varias ocasiones, en mayo y junio, registró el mayor número de muertes por COVID-19 per cápita en el mundo. Sin embargo, la semana pasada, las nuevas infecciones y muertes han disminuido gracias al rápido lanzamiento de la vacuna en el país, dice Radi, lo que da esperanzas de que el país pueda controlar el virus una vez más.

Éxito temprano

Científicos y representantes uruguayos atribuyeron el éxito inicial del país en mantener la pandemia bajo control a los funcionarios del gobierno siguiendo el consejo del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), un equipo de 55 expertos científicos multidisciplinarios liderados por Radi. En marzo de 2020, después de que el país confirmara sus primeros casos de COVID-19, el gobierno cerró rápidamente negocios y escuelas, y restringió los viajes en sus fronteras, sobre la base de las recomendaciones del grupo. “Hicimos muchas cosas bien. La combinación de salud, ciencia, gobierno y sociedad en 2020 fue casi perfecta”, precisó Radi.

Al mismo tiempo, los científicos -entre ellos Gonzalo Moratorio, virólogo del Instituto Pasteur y la Universidad de la República, ambos en Montevideo- se dieron cuenta de que Uruguay necesitaría pruebas de COVID-19 para identificar y luego aislar a las personas infectadas, y que país no podía confiar en la compra de esos kits de otras naciones. Entonces, los investigadores desarrollaron los suyos propios y, finalmente, lograron una de las tasas de prueba per cápita más altas de América Latina, solo superada por Chile. Gracias a las pruebas generalizadas y a un agresivo sistema de rastreo de contactos establecido por el Ministerio de Salud de Uruguay, el país pudo romper las cadenas de transmisión antes de que pudieran crecer exponencialmente. En varias ocasiones en 2020, Uruguay no informó de nuevas infecciones diarias.

Pero todo eso cambió en 2021. Los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar en diciembre. La GACH recomendó una vez más restricciones, como el cierre de fronteras, pero los funcionarios del gobierno no las implementaron todas. Por ejemplo, no cerraron restaurantes porque habría perjudicado la economía, dice Radi. A medida que el número de infecciones siguió creciendo, el programa de prueba, rastreo y aislamiento (Tetris) de Uruguay falló. Una vez que más del 4% de las pruebas dan positivo, dice Moratorio, Tetris no puede identificar y aislar los casos de COVID-19 lo suficientemente rápido para contener el virus. “Esta primera ola realmente persistente que estamos sufriendo va más allá de la estrategia del Tetris”, dice Radi. “Hemos perdido la pista de una gran proporción de casos”.

Desde que comenzó la pandemia, el 13 de marzo de 2020, Uruguay acumula 86.007 positivos (14.826 personas cursando actualmente la enfermedad, de las que 202 están internadas en cuidados intensivos) y 827 muertes. EFE/Raúl Martínez
Desde que comenzó la pandemia, el 13 de marzo de 2020, Uruguay acumula 86.007 positivos (14.826 personas cursando actualmente la enfermedad, de las que 202 están internadas en cuidados intensivos) y 827 muertes. EFE/Raúl Martínez

Atrapado en el medio

Otra razón del reciente repunte de Uruguay es la geografía del país, dicen los investigadores. Aunque el COVID-19 ha retrocedido en algunas partes del mundo, está causando estragos en América del Sur. El continente reporta actualmente las cinco tasas más altas de muertes semanales por COVID-19 per cápita en el mundo. Uruguay está encajado entre dos de los puntos críticos de la región, Argentina y Brasil, donde las infecciones han sido impulsadas en parte por una variante altamente transmisible del SARS-CoV-2 llamada P.1 o Gamma. Algunas ciudades uruguayas, como Rivera, presionan contra la frontera con Brasil, haciendo ineficaces las restricciones de viaje entre los países allí.

En febrero, menos del 15% de todos los virus secuenciados en Uruguay eran la variante Gamma, pero en Rivera, esa cifra era del 80%, dice Rodney Colina, jefe del laboratorio de virología molecular de la Universidad de la República en Salto, Uruguay. La fuga de la variante Gamma en Uruguay fue especialmente grave durante las vacaciones de verano, que se celebraron a principios de año, cuando la familia y los amigos se reunieron en lugar de permanecer socialmente distanciados. Los científicos ahora detectan la variante en 9 de cada 10 muestras de virus secuenciadas en todo el país, dice Radi.

Vigilancia relajada

Pero la variante Gamma es solo una parte de la ecuación, dicen los científicos de Uruguay. Paradójicamente, el éxito inicial del país en la contención de la pandemia probablemente influyó en la pérdida de control en 2021. “Las autoridades nacionales reclamaron la victoria demasiado pronto”, dice Moratorio. “El miedo al virus se perdió debido a todas las cosas buenas que habíamos hecho antes”.

People walk on the International Square, amid the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at the border of Brazilian city Santana do Livramento and Uruguayan city of Rivera, Uruguay March 19, 2021. Picture taken March 19, 2021. REUTERS/Diego VaraPeople walk on the International Square, amid the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, at the border of Brazilian city Santana do Livramento and Uruguayan city of Rivera, Uruguay March 19, 2021. Picture taken March 19, 2021. REUTERS/Diego Vara

Cuando el número de casos aumentó, Uruguay debería haberse bloqueado para devolverlos a niveles manejables, dice Zaida Arteta, secretaria del Sindicato Médico de Uruguay y miembro del Grupo Interdisciplinario de Análisis de Datos COVID-19 de Uruguay, que monitorea la pandemia. “Tuvimos varias oportunidades para volver a encarrilarnos con nuestro rastreo epidemiológico, pero en cambio continuamos abriéndonos y pasamos de una estrategia de contención a una de mitigación”, dice.

La oficina del presidente uruguayo y el Ministerio de Salud Pública no respondieron a las preguntas de Nature sobre por qué optaron por no seguir las recomendaciones de la GACH para promulgar restricciones por segunda vez. Los funcionarios del gobierno no fueron los únicos que bajaron la guardia cuando se trataba de COVID-19. Los investigadores dicen que el cumplimiento de las recomendaciones de distanciamiento social disminuyó en 2021 porque la gente de Uruguay tenía confianza en cómo se había manejado la pandemia y en las vacunas COVID-19. Las primeras inyecciones se administraron en Uruguay el 1 de marzo.

Una investigación publicada por la GACH ese mes encontró que, aunque la mayoría de los uruguayos piensa que el COVID-19 es una enfermedad grave, solo uno de cada tres pensó que se infectaría en los próximos seis meses. “Aunque las infecciones estaban aumentando, había una sensación generalizada de que las cosas estaban bajo control o estaban mejorando”, dice Radi. “De hecho, estaban empeorando”.

29/03/2021 Coronavirus.- El presidente de Uruguay recibe la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, ha recibido este lunes la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, en este caso el fármaco desarrollado por Sinovac.

POLITICA ESPAÑA EUROPA MADRID INTERNACIONAL
TWITTER @LUISLACALLEPOU
29/03/2021 Coronavirus.- El presidente de Uruguay recibe la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19. El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, ha recibido este lunes la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, en este caso el fármaco desarrollado por Sinovac. POLITICA ESPAÑA EUROPA MADRID INTERNACIONAL TWITTER @LUISLACALLEPOU

Hasta el momento, alrededor del 43% de los uruguayos han sido completamente vacunados y el 63% ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19. El país tiene el segundo programa de vacunación más rápido de América del Sur y el 9 de junio comenzó a administrar inyecciones a personas de 12 a 17 años. Los casos positivos de COVID-19 han disminuido en más de un tercio en la última semana. Para aquellos que han sido vacunados, las admisiones a las unidades de cuidados intensivos se han reducido en más de un 92% y las muertes se han desplomado en más de un 95%, según un estudio del Ministerio de Salud Pública de Uruguay.

Así que los expertos se mantienen cautelosamente esperanzados. “Aún no ha terminado, todavía tenemos decenas de casos graves y esperamos más muertes”, dice Arteta. “Pero el despliegue de la vacuna es uno de los puntos fuertes de Uruguay. Son eficaces y nos estamos vacunando muy bien y rápidamente. Espero que la tendencia continúe”.

También Te Puede Interesar

Deportes

El encuentro entre el Taladro y la Academia se jugará desde las 21.30 en el estadio Florencio Sola, contará con el arbitraje de Hernán...

Deportes

Los países que han adquirido mayor número de entradas para el primer Mundial de la historia a realizarse en Medio Oriente son Qatar, Estados...

Politica

Marc Stanley fue uno de los oradores de la 19ª edición del Consejo de las Américas, en la Ciudad de Buenos Aires

Sociedad

La investigación de la Universidad Nacional de Córdoba señala que la irritación provocadas por prótesis mal colocadas o las piezas dentales en mal estado...