Connect with us

Economia

“Las bionergías tienen el potencial del desarrollo y la desconcentración económica”

Published

on

La cofundadora de la Liga Bioenergética de Provincias, Verónica Geese, destacó que las bioenergías pueden cumplir un rol energético destacado en la matriz nacional y, a la vez, representar la oportunidad del desarrollo regional, social y de desconcentración de la actividad económica, con un menor impacto del medio ambiente.

En una entrevista con Télam, la exsecretaria de Energía de Santa Fe y una de las principales referentes del sector de los biocombustibles se refirió a las necesidades del desarrollo futuro de la industria, su rol en la lucha contra el cambio climático, la puja con los hidrocarburos y las condiciones para un sector más eficiente y competitivo.

Télam – ¿Se abre una nueva perspectiva para el sector de biocombustibles tras la actualización de precios y la prórroga de la Ley 26.093?

Verónica Geese – Está todo el mundo todavía muy sensibilizado por cómo se terminó el año, con pymes paradas cinco meses, sin respuestas, y un estado casi de desesperación de la industria. Pero hoy se entiende que por lo menos hay un buen camino y las próximas semanas con la prórroga de la ley se van a confirmar estas buenas expectativas de empezar otro diálogo con el Gobierno y tener otro espacio en la agencia política y energética.

El sector está tomando parte de un mercado de otros sectores, y esa fricción y desafío lo dirime la ley, la que no se estuvo cumpliendo y es necesario prorrogar.

T- ¿Cómo debería continuar el desarrollo de la industria?

VG- Hay que cumplir el sendero que se programó y sobre todo el control de los cortes. Lo importante es que el Estado tenga la suficiente fuerza para hacerla cumplir, no sólo por decisión política sino también por la estructura en la Secretaría de energía que hoy no existe dedicada a biocombustibles..

El sector debería tener otra preponderancia porque esta en la boca del lobo, en el mismo sector que las petroleras. Es un combustible pero al estar en el mismo sector que un actor tan poderoso y de tanta influencia por más de cien años debería tener un organigrama más fuerte desde lo político y lo técnico.

T – Estamos a pocos meses de la pérdida de vigencia de la ley ¿Qué rescata de esa experiencia de 15 años de promoción?

VG- La ley fue muy buena y pionera en su momento porque ya se hablaba de temas ambientales y de salud pública, de la contaminación que previene utilizar biocombustibles. Además, en esa ley se diagramó un esquema para favorecer a las generadoras pymes, que era algo inédito para una ley, y permitió nacer a 30 empresas que hoy aportan al corte nacional.

Uno de los temas esenciales es que la energía como un bien estratégico y ligado al derecho humano y el desarrollo social tiene que estar en manos de mucha mas gente, y ese es el potencial de las energías renovables y no en manos de pocas empresas monstruosas que manejen un recurso estratégico.

Y esto tiene que ver con las bioenergías, en las que hay una generación distribuida, descentralizada y desconcentrada de la actividad económica, algo que no agrada a las grandes empresas.

T- ¿Cómo se puede entender esa generación distribuida de los biocombustibles y las bioenergías?

VG- 
En un esquema de economía circular y bioeconomía se puede pensar en una misma instalación en medio del campo tener bioetanol, chanchos, biogas y el producto que sale es proteína y alcohol para el corte. Y de esas podríamos tener miles en toda la Argentina. Ese es el destino de las energías renovables, con una función ambiental sin dudas, pero social y de consumo que juega en un país tan grande.

T- ¿Así como en los hidrocarburos, los subsidios son también inherentes a los biocombustibles o el sector ya maduró y puede dejarlos atrás en la nueva ley?

VG- 
El sector de biocombustibles no tiene subsidios explícitos, sino que se lo toma así por un precio fijado y una cantidad de producción asegurada, así como estar exento al impuesto a los combustibles. Para adelante tenemos que ir migrando hacia un nuevo esquema, como el RenovaBio de Brasil, pero el sector todavía no es lo suficientemente fuerte para salir a competir abiertamente. Pero hacia ahí hay que ir fluyendo y al ley tiene que prever un esquema de diez años porque el problema es la inestabilidad, ante las inversiones necesarias, para que la industria sea cada vez mas eficiente.

Lo importante es tener una agenda no sólo de biocombustibles sino en general energética mas previsible y un gran consenso sin importar presidentes ni partidos. Porque el costo de la energía es el que atraviesa los costos de toda la economía y en la Argentina jamás los discutimos ni forman parte de la agenda pública.

T- ¿En este choque de intereses con los hidrocarburos, qué se debe hacer con Vaca Muerta desde la mirada de los biocombustibles ?

VG.-
 En el concierto energético tiene que haber plan a largo plazo porque el petróleo y el gas no se va a acabar de hoy para mañana, y Argentina tiene posibilidad de tener algún diferencial. Pero es muy costoso, las decisiones de inversión de un país fundido tienen que ser tomadas en un marco de consenso. El país está invirtiendo mucho en subsidios a la energía fósil sin tener un plan de salida de esa industria. No es Vaca Muerta contra los biocombustibles, hay lugar para todos más si la Argentina crece pero hay que aprovechar y valorizar todos los recursos y en quienes quedan esas ganancias.

Hoy mismo podríamos dejar de importa mucho de los combustibles que estamos importando y en no muchos años ante al alternativa de tener que construir una nueva destilería de 5.000 millones de dólares, que nadie va a poner, podemos utilizar un recurso mas limpio y económico.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Frutas, verduras y carnes: cuáles fueron los productos que más aumentaron durante 2020

Published

on

La inflación del año pasado terminó en 36,1% anual, lo que marcó el número más bajo de los últimos tres años. La suba de precios del último mes del año fue la cifra más alta de todo 2020, con una variación de 4%. Como balance, algunos bienes medidos por el Indec llegaron a aumentar hasta casi 180%, principalmente verduras y frutas.

La tendencia con la que la inflación terminó el año muestra una aceleración de los precios que están fuera de los esquemas de control del Gobierno. En ese sentido, los precios regulados tuvieron durante 2020 un incremento de solo 15%, contra un 64% anual de aquellos bienes considerados estacionales.

La inflación núcleo, aquella que no incluye los precios de productos o servicios estacionales y regulados, aceleró hasta 4,9% mensual y mantiene un ritmo ascendente.

Según el Poder Ejecutivo, la suba pronunciada que tuvieron las carnes en el último tramo del año (+15%) respondió al “consumo estacional y al aumento de precios internacionales que aumenta el costo de producción”, consideraron en el Ministerio de Economía. “Lo específico de este punto también representa una dinámica coyuntural, no una cuestión macro”, apuntaron.

Por otra parte, el rubro alimentos y bebidas tuvo una variación de 4,4% durante diciembre, lo que implica que pesó 1,2 puntos porcentuales en el nivel general de precios. Según Hacienda, esa suba “estuvo motorizada por una combinación de factores, como el proceso de retención de hembras, la suba del precio internacional del maíz y la estacionalidad propia del mes de diciembre cuando se celebran las fiestas. El resto de los rubros dentro de la división desaceleró respecto a noviembre, con fuerte caída en verduras (-12% promedio nacional) y desaceleración de frutas (6,5% promedio nacional)”, continuó el balance oficial.La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)
La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)

De acuerdo a un relevamiento realizado por Infobae en base a datos oficiales, a lo largo del año hubo productos con incrementos de hasta casi 180% entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020. Es el caso del kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%. El relevamiento del Indec incluye precios promedio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En segundo lugar, el kilo de manzana tenía un valor de $72,99 en diciembre de 2019 y experimentó un aumento de 154% hasta los $185,56 actuales. Completó el podio de los bienes con mayor nivel de incrementos a lo largo del año el kilo de limón, que subió 135% desde los $56,49 hasta $133,12, midió el Indec.

Más atrás, siempre entre productos con fuerte componente estacional, el kilo de papa pasó de valor $27,6 a $61,10, lo que representa un incremento diciembre-diciembre de 121,4%. La batata también llegó a más que duplicar su precio en un año. Hacia finales de 2019 tenía un costo de $45,73 y terminó 2020 a $96,44 el kilo. La suba anotada, así, fue de 110,9%.

Más allá de frutas y verduras, el principal bien con aumento fue el kilo de asado, que comenzó el año a $289,11 en el AMBA y lo cerró a $528,67, un aumento acumulado en doce meses de 82,9%. También muy por encima del promedio general, el tomate en conserva fue remarcado en 81% ya que inició el 2020 a $45,35 y lo terminó a $82,22.El kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%.

Por otra parte, otros tres bienes comestibles con aumentos considerables fueron el salame (51% entre el $641,72 por kilo a $968,95), el kilo de azúcar ($44,18 hasta 66,12, es decir, una suba de 49,7%) y la yerba ($97,47 al inicio del año contra $142,87 al final en su versión de paquete de medio kilo, lo que implica un 46,6% de incremento).

Según el informe publicado este jueves por el Indec, en los últimos 12 meses la inflación acumuló un total de 36,1 por ciento. Con este número, la inflación acumulada durante todo el 2020 fue menor en 17,7 puntos porcentuales que la que registró el Indec durante 2019 cuando alcanzó el 53,8 por ciento.

Los resultados del IPC de diciembre se muestran en línea con lo que venían adelantando las consultoras privadas que pronosticaron un alza del costo de vida de 4% en promedio y un 2020 con un incremento total de 36 por ciento. También quedó en línea con lo que publicó el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central, en donde se estimó el mismo nivel de inflación que las consultoras privadas y se señaló que el aumento había sido impulsado por la suba de combustibles y alimentos.

Continue Reading

Economia

La nafta volvería a aumentar este sábado alrededor de un 2%

Published

on

Si las refinadoras trasladan al surtidos la actualización por los impuestos a los combustibles, la nafta tendría una suba entorno al 2%.

A poco más de una semana de que las estaciones de servicio implementaran una suba cercana al 3 por ciento, los combustibles volverían a aumentar este fin de semana.



El incremento del 7,7% del impuesto establecido por el Gobierno a partir de cambios en los combustibles líquidos (ICL) y el dióxido de carbono (IDC) comenzará a regir este viernes y según informó Nicolás Gandini, por C5N, ese aumento sería trasladado al valor de la nafta y el gasoil.

Así, de no mediar ningún decreto que posponga la actualización impositiva, se aplicará el impacto del alza del tributo en los surtidores, lo que haría aumentar el precio de las naftas entre un 2% y un 3%.

Desde el 16 de diciembre pasado, última suba de precios en combustibles por estos factores, la cotización del dólar mayorista aumentó de $82,64 a $84,81, y el valor del barril de crudo pasó de US$51,08 a US$60.

La semana pasada, Shell, Axion e YPF remarcaron todos sus precios un 2,9 por ciento, pero para compensar el aumento de hasta el 96% que el Gobierno autorizó para el biodísel, base con el que se elabora de la nafta, por lo tanto, encareció los costos de la producción de combustibles.

Cuáles serían los nuevos valores de la nafta

De esa forma, la nafta súper en Ciudad de Buenos Aires pasará a costar más de $70, mientras que la opción de nafta premium más barata se ubicará más allá de los $81. Las alternativas en diesel, en tanto, partirían de los 66 y 77 pesos, respetivamente.

Continue Reading

Economia

Sugieren desacoplar los precios internacionales de los domésticos

Published

on

La diputada nacional Fernanda Vallejos afirmó que “es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, sin perjudicar las exportaciones”.

La legisladora oficialista subrayó que “los precios de los alimentos en el mercado interno no deben regirse por el comercio exterior, sino que tienen que guiarse por el avance de salarios y jubilaciones”.

Vallejos añadió que “esto no se contradice con el ingreso de divisas fruto de las exportaciones, indispensables para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo del país”.

La diputada remarcó que “tenemos la maldición de exportar alimentos, de modo que los precios internos son tensionados por la dinámica internacional. El precio internacional se debe regir por otras reglas, que pueden beneficiar en algún punto a la Argentina porque son divisas que ingresan a la economía y también son indispensables para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo de nuestro país”.

La diputada del Frente de Todos sostuvo que “los precios de los alimentos deben ser accesibles para las familias argentinas, y no deben regirse por los valores del comercio exterior”.

La presidenta de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados afirmó que “es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, sin perjudicar las exportaciones. Por el contrario, dijo que el ingreso de divisas es indispensable para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo de nuestro país”.

Más adelante, la legisladora destacó “la importancia que tendrá durante este año la política salarial del gobierno para permitir que trabajadores y jubilados recuperen poder de compra y, sobre todo, para que estos puedan acceder a los bienes y servicios más indispensables, como alimentos, tarifas y medicamentos”.

Luego detalló que “los precios de los bienes sensibles, empezando por los alimentos, deben estar en niveles razonables para que sean accesibles para el pueblo. Pero, además, salarios, jubilaciones e ingresos deben crecer por encima de la inflación y recuperar lo que perdieron en los últimos cinco años”.

Respecto de los ingresos, Vallejos puso en relieve que “hay dos grandes conjuntos de políticas en las que vamos a tener que avanzar en 2021. Por un lado, las paritarias, que exigen un crecimiento real de los salarios, y lo mismo en el caso de las jubilaciones, que con el cambio de la fórmula de movilidad, de acuerdo a la última ley aprobada en el Congreso que ata la evolución de las jubilaciones a la de los salarios de los trabajadores activos”.

Continue Reading

Trending