Connect with us

Economia

El consumo de carne vacuna cayó a su nivel más bajo de los últimos 100 años

Published

on

De esta manera, terminó el 2020 con una baja del 1,3%. Por su parte, la producción de carne vacuna creció ese año un 1,3% hasta las 3,7 millones de toneladas de res con hueso.


El consumo de carne vacuna por habitante cayó un 2,3% en diciembre hasta ubicarse en los 49,7 kilos, el nivel más bajo de los últimos cien años, de acuerdo a un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra)

En este sentido, el mercado interno habría absorbido 2,257 millones de tn r/c/h en enero-diciembre del último año, volumen que se ubicó 1,3% por debajo del registrado en 2019. Del total producido, el mercado interno habría representado 71,1% (-1,9 puntos porcentuales interanuales).

En diciembre de 2020 el consumo (aparente) de carne vacuna por habitante retrocedió un 2,3% por debajo del registro de 2019 (-1,2 kg/hab/año), cayó 13,5% en relación al promedio de 2017 (-7,8 kg/hab/año) y 27,3% con respecto al máximo relativo de 2007-2009 y se constituyó en el guarismo más bajo de los últimos cien años (teniendo en cuenta las cifras provisorias de faena y exportaciones correspondientes al segundo semestre de 2020).

En diciembre, la faena de hacienda vacuna se sostuvo en 1,2 millones de cabezas por cuarto mes consecutivo y el sector cerró 2020 con el mayor nivel de actividad en once años (14,0 millones de cabezas). La participación de las hembras en la faena total, en este contexto, se ubicó en 43,5% en el último mes del año, cumpliéndose así cinco meses consecutivos de sostenimiento del rodeo vacuno.

En 2020, la producción de carne vacuna ascendió a 3,17 millones de tonelada res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna, superando en 1,3% a la producción de 2019.

Por otra parte, las exportaciones de carne vacuna habrían alcanzado un récord de 917,2 mil tn r/c/h en en 2020, superando en 8,4% el volumen exportado en 2019. La participación de los embarques al exterior en el total producido habría llegado a 28,9%, convirtiéndose en la más alta de las últimas décadas.

En noviembre de 2020 las exportaciones de carne vacuna crecieron de forma significativa, ‘superando’ el máximo alcanzado en octubre de 2019 (+0,2%).

Los volúmenes records que viene exportando la industria frigorífica argentina no se tradujeron en récords de facturación, debido a que China empujó hacia abajo el precio promedio pagado en los primeros meses de 2020, y luego éste se estabilizó en un nivel 30% inferior al promedio observado en el último trimestre de 2019 (3.500 dólares por tn pp vs. 5.000 dólares por tn pp).

En enero-noviembre del último año se facturó un total 2.511,1 millones de dólares por las exportaciones de cortes vacunos. Estos ingresos resultaron 8,7% inferiores a los generados en enero-noviembre de 2019.

De cada 10 kilogramos exportados de carne vacuna, 7,5 kilogramos se enviaron a China en enero-noviembre del año que acaba de finalizar.

Razones macro económicas hicieron que el ternero de invernada pasó de costar 100/105 $/kg en marzo a costar 180/190 $/kg en diciembre. Esto se produjo porque cada productor que vendía una jaula de animal gordo, en el afán de no quedarse con pesos en su cuenta corriente buscó en la compra de terneros su reserva de valor.

Por otra parte, la sequía en América Latina, el atraso en la siembra de la cosecha gruesa en Estados Unidos, y la caída del dólar a nivel mundial, provocaron el aumento de las commodities agrícolas, elevando el precio del maíz de 8 $/kg en marzo a 20 $/kg actualmente.

Esta combinación de factores primero le restó rentabilidad al feedlot para pasar a ser deficitario, por lo tanto, la cantidad de animales encerrados disminuyó drásticamente y, ante la falta de animales terminados los precios comenzaron a subir.Este proceso coincidió temporalmente con el cambio en la cuarentena y la apertura de la mayoría de las actividades que se mantenían sin actividad.

Esta demanda aletargada despertó con la apertura casi total de la economía y convalidó el aumento de precios en los finales de noviembre y diciembre, merced al aumento de la liquidez que se observó en la economía a lo largo del año. “El deseo de consumo de los argentinos venció al bolsillo flaco. Suponemos que a partir de enero ocurrirá lo contrario”, destacó Ciccra.

Acompañando la evolución del precio de la hacienda, entre noviembre y diciembre de 2020 el precio promedio de los principales cortes de carne vacuna registró una suba de casi 20% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), al tiempo que con relación a diciembre de 2019 experimentó una suba también similar a la de la hacienda, del orden de 74,8% en este caso.

En 2022, se destetarían 500 mil terneros menos, según un informe del Consultor Salvador Distefano.

De cualquier manera, puede afirmarse que este último destete (2020) fue el más alto de la historia, calculándose que el destete 2021 –terneros hoy al pie de la madre– será entre 2% y 3% inferior al anterior. Esto se debe al menor número de vientres expuestos a servicio, por la importante caída de la preñez y por la elevada faena de vacas preñadas que se dio en 2019.

La preñez de la primavera 2020 no vendría mejor: en gran parte del país los vientres están recibiendo servicio en un pobre estado corporal, producto en muchas zonas de “la peor seca en 50 años”. Una preñez menor, un menor número de vacas en el stock, y una faena de vacas que todavía está por encima de los niveles de equilibrio, permiten anticipar que la “parición 2021/destete 2022” será nuevamente inferior a la previa. Así, en el otoño 2022, dentro de dos años, podríamos estar destetando unos 500 mil terneros menos que en 2020.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Frutas, verduras y carnes: cuáles fueron los productos que más aumentaron durante 2020

Published

on

La inflación del año pasado terminó en 36,1% anual, lo que marcó el número más bajo de los últimos tres años. La suba de precios del último mes del año fue la cifra más alta de todo 2020, con una variación de 4%. Como balance, algunos bienes medidos por el Indec llegaron a aumentar hasta casi 180%, principalmente verduras y frutas.

La tendencia con la que la inflación terminó el año muestra una aceleración de los precios que están fuera de los esquemas de control del Gobierno. En ese sentido, los precios regulados tuvieron durante 2020 un incremento de solo 15%, contra un 64% anual de aquellos bienes considerados estacionales.

La inflación núcleo, aquella que no incluye los precios de productos o servicios estacionales y regulados, aceleró hasta 4,9% mensual y mantiene un ritmo ascendente.

Según el Poder Ejecutivo, la suba pronunciada que tuvieron las carnes en el último tramo del año (+15%) respondió al “consumo estacional y al aumento de precios internacionales que aumenta el costo de producción”, consideraron en el Ministerio de Economía. “Lo específico de este punto también representa una dinámica coyuntural, no una cuestión macro”, apuntaron.

Por otra parte, el rubro alimentos y bebidas tuvo una variación de 4,4% durante diciembre, lo que implica que pesó 1,2 puntos porcentuales en el nivel general de precios. Según Hacienda, esa suba “estuvo motorizada por una combinación de factores, como el proceso de retención de hembras, la suba del precio internacional del maíz y la estacionalidad propia del mes de diciembre cuando se celebran las fiestas. El resto de los rubros dentro de la división desaceleró respecto a noviembre, con fuerte caída en verduras (-12% promedio nacional) y desaceleración de frutas (6,5% promedio nacional)”, continuó el balance oficial.La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)
La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)

De acuerdo a un relevamiento realizado por Infobae en base a datos oficiales, a lo largo del año hubo productos con incrementos de hasta casi 180% entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020. Es el caso del kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%. El relevamiento del Indec incluye precios promedio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En segundo lugar, el kilo de manzana tenía un valor de $72,99 en diciembre de 2019 y experimentó un aumento de 154% hasta los $185,56 actuales. Completó el podio de los bienes con mayor nivel de incrementos a lo largo del año el kilo de limón, que subió 135% desde los $56,49 hasta $133,12, midió el Indec.

Más atrás, siempre entre productos con fuerte componente estacional, el kilo de papa pasó de valor $27,6 a $61,10, lo que representa un incremento diciembre-diciembre de 121,4%. La batata también llegó a más que duplicar su precio en un año. Hacia finales de 2019 tenía un costo de $45,73 y terminó 2020 a $96,44 el kilo. La suba anotada, así, fue de 110,9%.

Más allá de frutas y verduras, el principal bien con aumento fue el kilo de asado, que comenzó el año a $289,11 en el AMBA y lo cerró a $528,67, un aumento acumulado en doce meses de 82,9%. También muy por encima del promedio general, el tomate en conserva fue remarcado en 81% ya que inició el 2020 a $45,35 y lo terminó a $82,22.El kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%.

Por otra parte, otros tres bienes comestibles con aumentos considerables fueron el salame (51% entre el $641,72 por kilo a $968,95), el kilo de azúcar ($44,18 hasta 66,12, es decir, una suba de 49,7%) y la yerba ($97,47 al inicio del año contra $142,87 al final en su versión de paquete de medio kilo, lo que implica un 46,6% de incremento).

Según el informe publicado este jueves por el Indec, en los últimos 12 meses la inflación acumuló un total de 36,1 por ciento. Con este número, la inflación acumulada durante todo el 2020 fue menor en 17,7 puntos porcentuales que la que registró el Indec durante 2019 cuando alcanzó el 53,8 por ciento.

Los resultados del IPC de diciembre se muestran en línea con lo que venían adelantando las consultoras privadas que pronosticaron un alza del costo de vida de 4% en promedio y un 2020 con un incremento total de 36 por ciento. También quedó en línea con lo que publicó el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central, en donde se estimó el mismo nivel de inflación que las consultoras privadas y se señaló que el aumento había sido impulsado por la suba de combustibles y alimentos.

Continue Reading

Economia

La nafta volvería a aumentar este sábado alrededor de un 2%

Published

on

Si las refinadoras trasladan al surtidos la actualización por los impuestos a los combustibles, la nafta tendría una suba entorno al 2%.

A poco más de una semana de que las estaciones de servicio implementaran una suba cercana al 3 por ciento, los combustibles volverían a aumentar este fin de semana.



El incremento del 7,7% del impuesto establecido por el Gobierno a partir de cambios en los combustibles líquidos (ICL) y el dióxido de carbono (IDC) comenzará a regir este viernes y según informó Nicolás Gandini, por C5N, ese aumento sería trasladado al valor de la nafta y el gasoil.

Así, de no mediar ningún decreto que posponga la actualización impositiva, se aplicará el impacto del alza del tributo en los surtidores, lo que haría aumentar el precio de las naftas entre un 2% y un 3%.

Desde el 16 de diciembre pasado, última suba de precios en combustibles por estos factores, la cotización del dólar mayorista aumentó de $82,64 a $84,81, y el valor del barril de crudo pasó de US$51,08 a US$60.

La semana pasada, Shell, Axion e YPF remarcaron todos sus precios un 2,9 por ciento, pero para compensar el aumento de hasta el 96% que el Gobierno autorizó para el biodísel, base con el que se elabora de la nafta, por lo tanto, encareció los costos de la producción de combustibles.

Cuáles serían los nuevos valores de la nafta

De esa forma, la nafta súper en Ciudad de Buenos Aires pasará a costar más de $70, mientras que la opción de nafta premium más barata se ubicará más allá de los $81. Las alternativas en diesel, en tanto, partirían de los 66 y 77 pesos, respetivamente.

Continue Reading

Economia

Sugieren desacoplar los precios internacionales de los domésticos

Published

on

La diputada nacional Fernanda Vallejos afirmó que “es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, sin perjudicar las exportaciones”.

La legisladora oficialista subrayó que “los precios de los alimentos en el mercado interno no deben regirse por el comercio exterior, sino que tienen que guiarse por el avance de salarios y jubilaciones”.

Vallejos añadió que “esto no se contradice con el ingreso de divisas fruto de las exportaciones, indispensables para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo del país”.

La diputada remarcó que “tenemos la maldición de exportar alimentos, de modo que los precios internos son tensionados por la dinámica internacional. El precio internacional se debe regir por otras reglas, que pueden beneficiar en algún punto a la Argentina porque son divisas que ingresan a la economía y también son indispensables para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo de nuestro país”.

La diputada del Frente de Todos sostuvo que “los precios de los alimentos deben ser accesibles para las familias argentinas, y no deben regirse por los valores del comercio exterior”.

La presidenta de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados afirmó que “es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, sin perjudicar las exportaciones. Por el contrario, dijo que el ingreso de divisas es indispensable para sustentar el proceso de crecimiento y desarrollo de nuestro país”.

Más adelante, la legisladora destacó “la importancia que tendrá durante este año la política salarial del gobierno para permitir que trabajadores y jubilados recuperen poder de compra y, sobre todo, para que estos puedan acceder a los bienes y servicios más indispensables, como alimentos, tarifas y medicamentos”.

Luego detalló que “los precios de los bienes sensibles, empezando por los alimentos, deben estar en niveles razonables para que sean accesibles para el pueblo. Pero, además, salarios, jubilaciones e ingresos deben crecer por encima de la inflación y recuperar lo que perdieron en los últimos cinco años”.

Respecto de los ingresos, Vallejos puso en relieve que “hay dos grandes conjuntos de políticas en las que vamos a tener que avanzar en 2021. Por un lado, las paritarias, que exigen un crecimiento real de los salarios, y lo mismo en el caso de las jubilaciones, que con el cambio de la fórmula de movilidad, de acuerdo a la última ley aprobada en el Congreso que ata la evolución de las jubilaciones a la de los salarios de los trabajadores activos”.

Continue Reading

Trending