Connect with us

Economia

Shell sigue a YPF y aumenta sus combustibles

Published

on

Con el aumento de YPF de los valores de los combustibles, el resto de las empresas del sector iniciaron el mismo camino. A menos de 24 horas de que la mayor petrolera del país anunciara el aumento, la petrolera Raizen que comecializa a través de la marca Shell y Puma hicieron lo propio y retocaron los valores en sus puntos de venta.

De esta manera, a modo de referencia, los nuevos precios en los surtidores de Shell en la ciudad de Buenos Aires son: la Shell V-Power nafta pasa de $ 72,74 a $ 74,90 lo que marca un alza de 2,97%; la Fórmula Shell Super, de $62,64 a $ 64,56, un incremento de 3,07%; la Shell V-Power Diesel, de $68,89 a $ 7,81 una suba de 2,79% y por última el litro de Shell Fórmula Diesel que pasa de $ 59,99 a $ 61,79, lo que marca un incremento de 3 por ciento.

En el caso de Puma, fuentes del mercado confiaron que ajustará el mismo porcentaje que lo hizo la de bandera nacional.

Según había comunicado YPF, en la Ciudad de Buenos Aires el alza es de 2.85% en promedio y ese es el modelo de las estaciones Puma, en donde el litro de súper aumentó 2,85%, la premium ajusto 2,89%, el gasoil 2,86% y el gasoil “premium” 2,87 por ciento.

La estaciones de servicios Axion son las únicas que aún no anunciaron el porcentaje de ajuste que tendrán sus productos, pero se espera que lo haga en las próximas horas.

Los expendedores de combustibles aseguraron este lunes que los precios de las naftas “están atrasados” y deberían aumentar entre 6 y 7% el mes que viene. Así lo indicó el gerente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), Guillermo Lego, tras la decisión de YPF de aumentar, desde este lunes, los precios de los combustibles que comercializa en todo el país.El promedio de aumentos de Shell es similar al de YPF, 2,8%El promedio de aumentos de Shell es similar al de YPF, 2,8%

YPF aplicó ya cuatro subas consecutivas -agosto, septiembre, octubre y noviembre- con un acumulado del 19%, por encima de la inflación de ese período.

Impuestos

Un punto a tener en cuenta es que este aumento que están llevando adelante YPF y Shell y que se espera que pronto se sumen Axion y Puma, es por una decisión comercial y no por el impacto del impuesto a los combustibles líquidos, algo que sucederá a partir del 1 de diciembre, lo que augura un nuevo aumento antes de fin de año.

Por la pandemia de coronavirus, el Gobierno había postergado la actualización de los impuestos que gravan a los combustibles hasta el 1 de octubre. Sin embargo, el Poder Ejecutivo decidió posponer el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), ambos con impacto en el precio de los surtidores, hasta el 1 de diciembre.YPF fue la primera en ajustarYPF fue la primera en ajustar

Mediante un decreto que lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero se estableció que dadas “las circunstancias actuales y la necesaria estabilización de los precios ameritan que la actualización del primer trimestre de 2020 surta efectos desde el 16 de octubre de 2020, inclusive y que toda otra actualización se suspensa hasta el 1 de diciembre de 2020”.

En ese contexto lo que queda asegurado es que si no hay una nuevo norma que establezca una extensión de la prórroga ya establecida, los consumidores deberán comenzar a hacerse a la idea de un nuevo ajuste del valor del litro de los combustibles en los próximos dias.

La pregunta que surge ahora es cuánto podría aumentar la nafta y el gasoil una vez que se haga efectiva la actualización impositiva dentro de dos semanas. Según consultoras, la medida podría provocaraumentos de 3,3% y 2,3 % sobre los precios de las naftas y el gasoil en la Ciudad de Buenos Aires.

“De concretarse dichas actualizaciones, y dada la fijación del precio del petróleo crudo establecida en el Decreto 488/2020, las mismas podrán ser trasladadas al precio de surtidor o absorbidas por el margen de refinación de las compañías, afectando su caja y su desempeño”, detalló el informe que elaboró la consultora Energy Consilium, dirigida por el ex ministro de Energía durante el macrismo Juan José Aranguren.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

No todo es deuda externa: cuáles son los otros vencimientos millonarios que podría tener que pagar el Gobierno

Published

on

La República Argentina nunca defrauda ya que siempre encuentra la manera de generar eventos que inquietan a los inversores. Aunque con la reciente reestructuración de la deuda, los compromisos del país con sus acreedores internacionales se postergaron en su mayoría hasta 2024, la proximidad de sentencias de casos iniciados por los inversores de deuda en default y por las multinacionales cuyas inversiones fueron expropiadas o vieron contratos rescindidos por el gobierno, mantiene a los inversores en alerta.

Argentina rara vez gana un arbitraje internacional. Según documentos judiciales y presentaciones del gobierno ante la SEC, desde principios de siglo, el país ha perdido más del 95% de todos los casos presentados en EEUU, el CIADI (Banco Mundial) y en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Naciones Unidas). Argentina ha pagado USD 17.400 millones en compensación con casi USD 10.000 millones de disputas pendientes y en curso, todas con probables sentencias adversas antes de 2024.

Argentina rara vez gana un arbitraje internacional. Según documentos judiciales y presentaciones del gobierno ante la SEC, desde principios de siglo, el país ha perdido más del 95% de todos los casos presentados

La emisión de nueva deuda ha sido el método de pago preferido para liquidar resoluciones. El Estado ha pagado a los demandantes con bonos denominados en dólares o ha emitido nueva deuda internacional para liquidar sentencias en efectivo. Sin embargo, reabrir emisiones de bonos en circulación para pagar futuros fallos no será bienvenido por los actuales tenedores de bonos reestructurados y, dado que pocos inversores confían en la solvencia crediticia de Argentina, la emisión de nueva deuda a corto plazo está fuera de discusión.

Argentina ya está negociando acuerdos por fallos finales por USD 590 millones con acuerdos finales esperados en 2021 y sin dinero reservado en el actual presupuesto.

Posibles fallos ponen en duda la capacidad de pago de Argentina

Pocas cosas en la vida parecen tan seguras como la muerte, los impuestos y que la Argentina suele perder litigios internacionales. Pruebas no son difíciles de encontrar, especialmente cuando la interpretación imprudente del derecho internacional por parte del país ha resultado ser muy costosa para los contribuyentes. Una y otra vez, los gobiernos han ignorado los acuerdos firmados con acreedores y con corporaciones multinacionales que, a su vez, han presentado numerosas demandas para recuperar las pérdidas financieras y el capital de los bonos en default.Deuda y otros posibles vencimientosDeuda y otros posibles vencimientos

Según una presentación del gobierno ante la SEC en agosto de 2020, la República actualmente enfrenta posibles fallos adversos por USD 9.300 millones que continúan creciendo día a día. Aunque el soberano pudo cerrar un puñado de casos en 2020 sin una compensación monetaria conocida, los nuevos reclamos y pagos de intereses sobre disputas no resueltas continúan acumulándose.

En los últimos diez años, Argentina ha pagado USD 17.400 millones en compensación a acreedores de deuda no reestructurada y a multinacionales cuyas inversiones fueron expropiadas o vieron contratos firmados rescindidos por el gobierno. Estos fallos se pagaron con bonos denominados en dólares según las leyes de Nueva York y Argentina o con efectivo generado por la emisión de nuevos bonos.Según una presentación del gobierno ante la SEC en agosto de 2020, la República actualmente enfrenta posibles fallos adversos por USD 9.300 millones que continúan creciendo día a día

Se espera que la mayoría de los casos en curso reciban un fallo final antes de que el país realice su primer pago de capital sobre los nuevos bonos reestructurados en 2024.

Supuestos y hechos clave:

– Deuda en Default: Argentina tiene USD 831,9 millones en fallos adversos relacionados con casos iniciados por tenedores de deuda en default no canjeada en 2005 y 2010. De este monto, Argentina ya acordó pagar USD 294,4 millones a Attestor Master Value, Trinity Investments y Bainbridge Fund. Se espera que esos pagos se realicen durante el primer trimestre de este año.

– Cupón PBI: La República tiene USD 1.200 millones en reclamos presentados en Nueva York y en Londres por tenedores de los Warrants. Se espera una decisión de un tribunal inferior durante la primera mitad de 2021 y una decisión de un tribunal de apelaciones en 2022. Si Argentina pierde estos casos, el pago debería realizarse durante el segundo semestre del año que viene.

– Naciones Unidas I: Argentina tiene actualmente dos casos con sentencia adversa pendiente de resolución en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional. El monto total adeudado a los demandantes es de USD 7,5 millones. Esperamos que el pago se produzca en el primer semestre.Thomas Griesa, fallecido juez del Distrito Sur de Nueva YorkThomas Griesa, fallecido juez del Distrito Sur de Nueva York

– Naciones Unidas II: Argentina tiene un caso con fallo adverso en el proceso de completar un acuerdo negociado en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional por un total de USD 200,7 millones. Ese pago podría ocurrir antes de junio.

– Expropiación de YPF: El soberano tiene una demanda multimillonaria presentada en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York relacionada con la expropiación de YPF en 2012. El valor de recuperación esperado según Burford Capital, propietario parcial del caso, oscila entre USD 1.200 millones y USD 9.000 millones. Se valúa este caso y uno similar presentado por Eton Park Capital en USD 4.400 millones. Si el juez falla en contra de Argentina, el pagó tendría que efectuarse en la segunda mitad de 2020.

– CIADI I: Argentina tiene seis casos con sentencia adversa pendiente de resolución en el CIADI por un total de USD 804 millones. Pago: posiblemente en el primer trimestre del año que viene.

– CIADI II: La República enfrenta demandas por USD 1.600 millones en cinco casos en curso en el CIADI. Si Argentina pierde estos casos, no se esperan pagos hasta 2024.

Para Argentina, la historia siempre se repite

Cuando Argentina recibe un fallo judicial que ordena al gobierno pagar daños y perjuicios a los acreedores o corporaciones, enfrentará tres alternativas familiares que el soberano ha enfrentado en el pasado reciente.

Según los registros del gobierno presentados ante la SEC, Argentina ha resuelto sentencias con (1) bonos soberanos, (2) efectivo generado por nuevas emisiones de bonos o (3) desafió a los tribunales y vio activos incautados por los demandantes. Los ejemplos más notables incluyen un pago con bonos en dólares Ley Argentina por USD 5.000 millones en 2014 a la española Repsol luego de la expropiación de YPF, un pago en efectivo de USD 10.000 millones a los acreedores (holdouts), y una orden judicial de incautación de la Fragata Libertad en Ghana en 2012.

También son posibles medidas cautelares sobre todos los pagos internacionales de deuda similares a las ordenadas en 2014 por el difunto juez Griesa. La notable incapacidad o falta de voluntad de Argentina para pagar sentencias, puede conducir una vez más a que una corte estadounidense ordene nuevas medidas cautelares sobre todos los pagos de intereses y capital en un futuro no muy lejano.

Hoy, Argentina se encuentra en una situación desesperada y no tiene los dólares necesarios para resolver los próximos fallos judiciales.

La posibilidad de una repetición del 2014 no parece tan descabellada, ya que el mismo gobierno que desafió varias órdenes judiciales de EEUU en el pasado está actualmente en el poder y Argentina, una vez más, no tiene suficientes dólares para resolver casos.

Este nota fue publicada también en el blog de Fin Guru

Continue Reading

Economia

El consumo masivo cayó en diciembre casi 7%, pero cerró un 2020 en que registró un leve aumento

Published

on

La pandemia de coronavirus tuvo un doble efecto en el consumo masivo durante 2020. Mientras que el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que comenzó a regir el 20 de marzo y duró más de 200 días generó un salto del consumo hasta junio, desde mediados de año, por el contrario, esa suba se fue desacelerandodebido al impacto de la cuarentena en la actividad económica y el empleo.

En ese marco, según un informe de la consultora Focus Marketen diciembre se registró una contracción del 6,7% en el consumo en relación al mes anterior, lo que significó el quinto mes consecutivo de caída de la demanda. No obstante, remarcó que el crecimiento acumulado del 2020 persistió aun con un saldo positivo de un 0,2 por ciento.

“Si bien aún es positiva la variación en el acumulado del año, en diciembre se notó una importante retracción del consumo en el área Metropolitana”, destacó la consultora en el informe. Y agregó que todas las familias de productos presentaron crecimiento en el acumulado del año con excepción de Bebidas. En ese sentido, la categoría Alimentos creció 4,6%; Cuidado Personal un 9,7% y Limpieza 7,2 por ciento.

Fuente: Focus MarketFuente: Focus Market

Cabe recordar que si bien el año pasado la inflación fue del 36,1%, según el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec),la suba de precios de diciembre alcanzó el 4%, dato que se ubicó por arriba del de noviembre, 3,2%, y de octubre, que había sido el pico del año con 3,8%. Asimismo, fue el valor más alto para 2020, siguiendo con la escalada que comenzó en agosto pasado.

En ese sentido, las consultoras privadas indagadas por Infobae advirtieron por una inflación en alza para el primer trimestre del año con un promedio del 4% mensual.

En tanto, el informe de Focus Market arrojó que el gasto en cada ocasión de compra (ticket promedio) en diciembre fue de $531 incluyendo 4,3 unidades, duplicando este valor al del ticket de diciembre del 2019 e incluyendo una unidad adicional en el viaje de compra.La evolución del consumo en 2020 hay que desdoblarla. En la primera parte de la pandemia, el consumo masivo vivió un boom muy importante con crecimiento fuerte hasta junio. Y a partir de ahí comenzó a desacelerarse hasta revertir ese proceso de crecimiento y terminar en caída (Damián Di Pace, director de Focus Market)

“La evolución del consumo en 2020 hay que desdoblarla. En la primera parte de la pandemia, el consumo masivo vivió un boom muy importante con crecimiento fuerte hasta junio. Y a partir de ahí comenzó a desacelerarse hasta revertir ese proceso de crecimiento y terminar en caída”, describió el director de Focus Market, Damián Di Pace.

Por último, destacó que la categoría más afectada fue el de Bebidas, y que en términos estacionales Cuidado Personal y Limpieza “estuvieron al alza a lo largo del año”.

El estudio se llevó a cabo a través de Focus Market vía Scanntech, un lector de código en 650 puntos de venta en todo el país, con foco en el canal supermercados independientes y autoservicios e incluyó 120 categorías de productos, divididas en 4 familias: Alimentos, Bebidas, Cuidado Personal y Limpieza.

Continue Reading

Economia

Frutas, verduras y carnes: cuáles fueron los productos que más aumentaron durante 2020

Published

on

La inflación del año pasado terminó en 36,1% anual, lo que marcó el número más bajo de los últimos tres años. La suba de precios del último mes del año fue la cifra más alta de todo 2020, con una variación de 4%. Como balance, algunos bienes medidos por el Indec llegaron a aumentar hasta casi 180%, principalmente verduras y frutas.

La tendencia con la que la inflación terminó el año muestra una aceleración de los precios que están fuera de los esquemas de control del Gobierno. En ese sentido, los precios regulados tuvieron durante 2020 un incremento de solo 15%, contra un 64% anual de aquellos bienes considerados estacionales.

La inflación núcleo, aquella que no incluye los precios de productos o servicios estacionales y regulados, aceleró hasta 4,9% mensual y mantiene un ritmo ascendente.

Según el Poder Ejecutivo, la suba pronunciada que tuvieron las carnes en el último tramo del año (+15%) respondió al “consumo estacional y al aumento de precios internacionales que aumenta el costo de producción”, consideraron en el Ministerio de Economía. “Lo específico de este punto también representa una dinámica coyuntural, no una cuestión macro”, apuntaron.

Por otra parte, el rubro alimentos y bebidas tuvo una variación de 4,4% durante diciembre, lo que implica que pesó 1,2 puntos porcentuales en el nivel general de precios. Según Hacienda, esa suba “estuvo motorizada por una combinación de factores, como el proceso de retención de hembras, la suba del precio internacional del maíz y la estacionalidad propia del mes de diciembre cuando se celebran las fiestas. El resto de los rubros dentro de la división desaceleró respecto a noviembre, con fuerte caída en verduras (-12% promedio nacional) y desaceleración de frutas (6,5% promedio nacional)”, continuó el balance oficial.La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)
La carne tuvo un aumento de 15% durante diciembre por la demanda en las Fiestas. (Foto: EFE / Cézaro De Luca)

De acuerdo a un relevamiento realizado por Infobae en base a datos oficiales, a lo largo del año hubo productos con incrementos de hasta casi 180% entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020. Es el caso del kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%. El relevamiento del Indec incluye precios promedio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En segundo lugar, el kilo de manzana tenía un valor de $72,99 en diciembre de 2019 y experimentó un aumento de 154% hasta los $185,56 actuales. Completó el podio de los bienes con mayor nivel de incrementos a lo largo del año el kilo de limón, que subió 135% desde los $56,49 hasta $133,12, midió el Indec.

Más atrás, siempre entre productos con fuerte componente estacional, el kilo de papa pasó de valor $27,6 a $61,10, lo que representa un incremento diciembre-diciembre de 121,4%. La batata también llegó a más que duplicar su precio en un año. Hacia finales de 2019 tenía un costo de $45,73 y terminó 2020 a $96,44 el kilo. La suba anotada, así, fue de 110,9%.

Más allá de frutas y verduras, el principal bien con aumento fue el kilo de asado, que comenzó el año a $289,11 en el AMBA y lo cerró a $528,67, un aumento acumulado en doce meses de 82,9%. También muy por encima del promedio general, el tomate en conserva fue remarcado en 81% ya que inició el 2020 a $45,35 y lo terminó a $82,22.El kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%.

Por otra parte, otros tres bienes comestibles con aumentos considerables fueron el salame (51% entre el $641,72 por kilo a $968,95), el kilo de azúcar ($44,18 hasta 66,12, es decir, una suba de 49,7%) y la yerba ($97,47 al inicio del año contra $142,87 al final en su versión de paquete de medio kilo, lo que implica un 46,6% de incremento).

Según el informe publicado este jueves por el Indec, en los últimos 12 meses la inflación acumuló un total de 36,1 por ciento. Con este número, la inflación acumulada durante todo el 2020 fue menor en 17,7 puntos porcentuales que la que registró el Indec durante 2019 cuando alcanzó el 53,8 por ciento.

Los resultados del IPC de diciembre se muestran en línea con lo que venían adelantando las consultoras privadas que pronosticaron un alza del costo de vida de 4% en promedio y un 2020 con un incremento total de 36 por ciento. También quedó en línea con lo que publicó el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central, en donde se estimó el mismo nivel de inflación que las consultoras privadas y se señaló que el aumento había sido impulsado por la suba de combustibles y alimentos.

Continue Reading

Trending