Connect with us

Mundo

Volvió a subir la inflación en Venezuela: el índice de enero duplicó al mes anterior y superó el 65%

Publicado

on

La Asamblea Nacional de Venezuela anunció este viernes que la inflación en enero en el país caribeño fue del 65,4 por ciento, y que las mayores alzas se registraron en los rubros de alimentos, transporte y medicinas. En tanto, la inflación interanual llegó al 4.140%.

Pese a la dolarización de hecho que atraviesa la economía desde hace meses -y el consecuente aumento de la circulación de billetes estadounidenses en el país, sobre todo en la capital- la cifra revirtió drásticamente la desaceleración que había tenido lugar durante los últimos cuatro meses del año. De hecho prácticamente duplicó al índice de diciembre de 2019, que había sido del 33,1 por ciento.

El diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento había asegurado que pese a la baja vista en los últimos meses del año, los precios volverían a acelerarse en enero. “Diciembre se comportó igual que noviembre; la diferencia es muy pequeña, pero el golpe viene este mes (por enero). Por eso en la primera semana vimos una aceleración de los precios”, explicó.

Alvarado agregó a su vez que la dolarización que tiene lugar en Venezuela acentúa la exclusión de los sectores populares, que no tienen la posibilidad de acceder a la divisa extranjera. Se estima que el 60 por ciento de las operaciones comerciales en el país se ejecutan en dólares, y se cree que la tendencia continuará en ascenso mientras el bolívar continúe su proceso de depreciación.

Ante ese escenario, el régimen busca también distintas maneras de aprovecharse del nuevo influjo de dólares. El último ejemplo se dio a principios de febrero, cuando la Asamblea Nacional Constituyente chavista aprobó una reforma de leyes tributarias que establecieron una tasa del impuesto al valor agregado –IVA- entre 8 y 16,5%, así como el pago de una sobretasa entre 5 y 25% a bienes o servicios que se cancelen con divisas y criptomonedas que no sean el petro, la criptodivisa bolivariana. A los pagos en bolívares no se aplicará un impuesto adicional. Y si la autoridad tributaria considera que un producto es de lujo habrá otro pago, esta vez de entre 15 y 20% extra.

Foto: Adriana Loureiro Fernandez- Bloomberg
Foto: Adriana Loureiro Fernandez- Bloomberg

La Asamblea Nacional divulga desde 2017 su propio índice inflacionario, luego de que el Banco Central de Venezuela dejara de publicar cifras oficiales en 2016. Sin embargo, la entidad rompió el silencio en mayo pasado cuando reveló que la inflación en 2018 había llegado a 130.060% (cifra, no obstante, casi 11 veces menor a la reportada por la Asamblea Nacional).

El Banco Central volvió a anunciar sus propias cifras para 2019 este mes. Aseguró que el alza de precios fue de 9.585 por ciento, en contraste con el 7374,4 por ciento de la Asamblea Nacional. De acuerdo con la entidad financiera venezolana, los servicios de vivienda -sin incluir la telefonía- se incrementaron 22.045,50% en 2019, mientras que los de salud el 17.872,40%. En tanto que los servicios de transporte se incrementaron 13.032,60% y los alimentos y bebidas no alcohólicas el 7.981,40%.

El régimen de Nicolás Maduro incrementó el 11 de enero el ingreso mínimo en Venezuela en un 50%. Sin embargo, la cifra solo representa USD 6,7 mensuales y apenas alcanza para comprar poco más de un kilo de queso. En octubre pasado, cuando se decretó un alza por última vez, el ingreso mínimo mensual equivalía a unos 15 dólares.

Se trata del primer reajuste de 2020, después de tres aumentos decretados por el régimen en 2019 y seis en 2018, sin poder recuperar con ello el poder adquisitivo de los venezolanos, que sufren la peor crisis en la historia moderna de su país, con una economía que encadena seis años de recesión.

Mundo

Ante la escasez, los chinos improvisan métodos caseros para combatir al coronavirus

Publicado

on

Un disfraz de astronauta para ir al aeropuerto o uno de oso para salir a la calle. La súbita e imparable demanda de material de protección contra el coronavirus, sumada a la escasez y los temores de la gente, han hecho que los chinos saquen punta a su ingenio para tratar de protegerse de la epidemia.

En estas soluciones ‘hechas en China’ vale todo: una garrafa de agua de veinte litros convenientemente recortada para que haga de casco protector, el clásico piloto o poncho para la lluvia para impedir que posibles virus permeen hacia las prendas interiores o algunos trajes improvisados con bolsas de basura, a modo de mono protector.

La escasez de mascarillas obliga a implementar todo tipo de recursos, aunque no todos son efectivos (AFP)
La escasez de mascarillas obliga a implementar todo tipo de recursos, aunque no todos son efectivos (AFP)

Gorros de baño cubriendo el pelo de algunas mujeres o perros con la punta de las patas protegida con bolsas de plástico han pasado a ser escenas cotidianas en el Beijing de los tiempos del COVID-19, pero en el país asiático se dan escenas bastante más insólitas que las redes sociales se están encargando de difundir.

Jirafas y dinosauros en las calles chinas

El pasado viernes, por ejemplo, una ciudadana disfrazada de jirafa fue a realizar unas gestiones a la Universidad Médica del Suroeste, en la provincia de Sichuán. En un vídeo se la ve acudiendo a una ventanilla, subiendo por unas escaleras mecánicas y dejando en su vehículo varios objetos, con la dificultad añadida del largo cuello del disfraz.

Los disfraces se pusieron de moda como escudo frente al virus
Los disfraces se pusieron de moda como escudo frente al virus

Otro ciudadano protagoniza otro vídeo viral en el que aparece protegido por un disfraz de tiranosaurio rex. El ciudadano-saurio sale de su vivienda para tirar la basura, se desplaza hasta una tienda para comprar varias botellas de agua y, una vez de vuelta a su hogar, desinfecta el disfraz con espray.

Las mismas escenas se repiten en otros lugares y con otros protagonistas “protegidos” por trajes de alienígena en su platillo espacial, de astronauta o de oso, este último, montado en una bicicleta de alquiler compartido.

Hasta de árbol de navidad, en un cómico video en el que se puede ver a una ciudadana-planta haciendo gimnasia en los aparatos instalados para tal fin en muchos parques chinos.

Las máscaras hechas de botellones de agua recortados o las mascarillas improvisadas con casi cualquier elemento -que hay quien ha colocado también a sus mascotas- son otros de los remedios por los que algunos han optado en China.

No son las únicas soluciones de andar por casa: asimismo se han empezado a colocar cajas de servilletas de papel en los ascensores para pulsar los botones protegiendo el dedo de posibles usuarios anteriores infectados.

O sistemas caseros para llamar al ascensor con los pies mediante un sencillo ingenio elaborado con listones de madera y evitar así el uso de las manos que, recomiendan las autoridades chinas, se han de lavar con extrema frecuencia como medida de prevención.

El ingenio también abarca la protección a las mascotas (Weibo)
El ingenio también abarca la protección a las mascotas (Weibo)

Todo esto porque el miedo al COVID-19 entre la población y la masiva respuesta de las autoridades para su prevención agotaron en un suspiro las existencias de mascarillas, termómetros, líquido desinfectante o guantes de látex, y en las farmacias se pueden ver los carteles que anuncian la falta de disponibilidad de estos elementos.

La semana pasada, la Comisión de Reforma y Desarrollo de China anunció que las empresas manufactureras de mascarillas -el bien más demandado y el elemento protector más recomendado por el Gobierno- se encuentran a un 76 por ciento de su capacidad de fabricación, lo que supondría unas 15,2 millones de mascarillas al día.

Sin embargo, según la prensa local, la demanda diaria de mascarillas en el país asiático se sitúa entre 50 y 60 millones. En esta situación, hay quien ha aprovechado para tratar de vender mascarillas falsificadas y se han dado varias noticias de redadas de las fuerzas de seguridad contra esos oportunistas.

Las mascarillas más sofisticadas son reservadas para el personal médico (Reuters)
Las mascarillas más sofisticadas son reservadas para el personal médico (Reuters)

Además, se han adoptado medidas de racionamiento y dado prioridad en el uso de materiales a los trabajadores sanitarios en la vanguardia de la lucha contra la epidemia.

Y no solo: las importaciones de estos se han disparado rumbo a China, que el pasado año fabricó 5.000 millones de mascarillas, según datos oficiales citados por el diario hongkonés South China Morning Post.

Así, a principios de este mes, las autoridades de la capital china prohibieron a los funcionarios utilizar mascarillas especializadas del modelo N95, las más demandadas por su seguridad por los servicios sanitarios (y de las que solo se producen en China unas 200.000 unidades al día), de manera que se garantice el suministro de éstas a trabajadores del sector médico.

Algunos optar por hervir las mascarillas para reutilizarlas
Algunos optar por hervir las mascarillas para reutilizarlas

“Como las N95 escasean, usamos mascarillas quirúrgicas normales y dejamos las N95 para los médicos”, contaba a Efe recientemente un estudiante de Wuhan que prefería permanecer en el anonimato, y agregaba que tanto las mascarillas como líquidos desinfectantes no se encuentran “desde hace mucho” en las farmacias de Wuhan, epicentro de la epidemia y en cuarentena desde el 23 de enero.

He visto a gente con mascarillas caseras hechas con toallas o peladuras de fruta”, añadía el joven.

De hecho, la imagen de un anciano “protegido” por una mascarilla hecha con la mondadura de media naranja y unas gomas ha circulado por las redes sociales chinas.

“Por dentro es húmeda y es buena para la piel, y por fuera es bonita y puede prevenir las bacterias y la infección, además de tener olor a naranja”, aseguraba el hombre, quien recurrió a su uso por no poder encontrar mascarillas de verdad en las tiendas.

Sin embargo, la efectividad de estas soluciones es cuestionable, apunta la doctora Li, empleada durante 15 años en un hospital privado de medicina tradicional china de Beijing.

No hay dónde comprar mascarillas y por eso la gente se las fabrica. Hasta cierto punto, son efectivas si no tienen contacto cercano con alguien infectado, pero si se acude a un lugar concurrido, esas mascarillas son insuficientes”, explica a Efe.

En el mismo sentido se pronuncia el doctor Tian Zan, del Departamento de Dermatología del Hospital de Medicina Tradicional de la provincia de Hebei.

Algunas mascarillas caseras tienen un cierto grado de protección contra las partículas grandes de polvo -afirma el médico- pero, para estar a salvo de bacterias y virus, es mejor usar una mascarilla quirúrgica profesional, más completas a la hora de proteger contra la propagación del virus”.

Seguir leyendo

Mundo

Sendos operativos contra la faena clandestina en la costa del río Uruguay

Publicado

on

El Ministerio de Producción, en conjunto con la Dirección de Seguridad Rural y Ecológica, concretó sendos procedimientos contra la faena clandestina en una amplia franja de la zona de la costa del río Uruguay. Los operativos, realizados durante la primera quincena de febrero, arrojaron como resultado el secuestro de cerca de 600 kilogramos de carnes y embutidos. En todos los casos, lo incautado fue desnaturalizado.

La primera etapa de procedimientos se realizó en la semana del 3 al 7 en las localidades de Santo Tomé, Desiderio Sosa y Gobernador Virasoro, realizándose controles en boca de expendio, rutas y caminos rurales. Como resultante de los operativos se procedió al decomiso de un total de 200.7 kg de carne bovina, 104.7 kg carne ovina, no aptas para consumo, que posteriormente fueron desnaturalizados por el método de incineración en la instalaciones de la Sociedad Rural de Santo Tomé.

La segunda tanda de operativos, con la misma modalidad de controles, se concretó en el período del 10 al 15, llevándose a cabo el decomiso de un total de 233,3 kg de carne bovina, 16,8 kg carne ovina y 34,3 kg de embutidos, tampoco aptas para consumo. Lo secuestrado fue desnaturalizado por el método de incineración en las instalaciones de la Sociedad Rural de Santo Tomé y el Frigorífico de La Cruz.

Este tipo de operativos continuarán replicándose en distintos puntos de la provincia, intensificándose los controles en todas las bocas de expendio de las zonas intervenidas, como así también en rutas y caminos vecinales.

Seguir leyendo

Mundo

Murió por coronavirus el director de un hospital de Wuhan

Publicado

on

Liu Zhiming, neurocirujano de 50 años, es el primer director de un centro médico chino que ha sucumbido a la enfermedad. El deceso desató el malestar popular contra las autoridades, acusadas por mal manejo de la crisis y de no haber reaccionado a tiempo.

El director de un hospital de la ciudad china de Wuhan, epicentro del nuevo coronavirus, murió este martes víctima de la epidemia COVID-19, informaron los medios estatales.

Liu Zhiming, director del Hospital Wuchang -de los más importantes de la ciudad-, falleció después de “fracasar todos los esfuerzos por salvarlo”, informó la cadena de televisión estatal CCTV.

La epidemia de COVID-19, que surgió en diciembre pasado en Wuhan -capital de la central provincia de Hubei-, ya mató a cerca de 1.900 y contagió a unas 72.000 en China continental, la gran mayoría en esa región.

Según un informe dado por las autoridades chinas el pasado viernes, seis miembros del personal han muerto y 1.716 han sido contagiados.

La muerte de Liu fue inicialmente reportada por medios chinos y blogueros poco después de la medianoche del martes, pero la información fue más tarde eliminada y reemplazada con reportes de que los médicos todavía estaban tratando de salvarlo.

Después de que los informes iniciales de su muerte fueran negados, el hospital dijo a la AFP que los médicos le estaban dando tratamiento que le salvaba la vida.

La muerte de Liu trajo a la memoria el fallecimiento de un oftalmólogo de Wuhan, Li Wenliang, un médico que había alertado a las autoridades al comienzo de la epidemia, y que fue reprimido y amonestado por las autoridades.

El deceso de Li desató el malestar popular contra las autoridades, acusadas por mal manejo de la crisis y de no haber reaccionado a tiempo. Este martes, en las red social china Weibo, muchos usuarios lamentaron el fallecimiento de Liu y lo compararon con el de Li.

En ambos casos, sus muertes fueron reportadas inicialmente en los medios de comunicación estatales -posteriormente eliminadas- y sus muertes negadas, antes de ser finalmente confirmadas.

“¿Todos han olvidado lo que le pasó a Li Wenliang? Intentaron por la fuerza resucitarlo después de su muerte”, escribió un usuario de Weibo.

Otro comentario dijo que Liu “murió anoche, (pero) algunas personas son adictas a torturar cadáveres”.

Un etiqueta acerca de la muerte de Liu alcanzó 29 millones de visitas la tarde del martes.

Muchos médicos en Wuhan han tratado a los pacientes sin mascarillas o trajes de protección adecuados o han usado varias veces el mismo equipo, cuando deben cambiarlo con regularidad.

Seguir leyendo

Tendencia