Connect with us

Deportes

“Lo de la guardia alta lo aprendí después de sufrir un robo a los 15 años”

Publicado

on

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, confesó que la muletilla “tener la guardia alta” que utilizó antes de los últimos enfrentamientos con Boca Juniors la lleva consigo “desde los 15 años”, cuando sufrió un robo con cierta cuota de violencia, en una revelación que realizó durante la presentación de su libro, “Gallardo Recargado”.
Durante la presentación realizada en la sucursal de un banco, sobre la porteña avenida Córdoba, el director técnico riverplatense dio detalles y anticipó algunos momentos de su vida que están contados en este libro escrito por el periodista Diego Borinsky.
“La tapa del libro no me gustaba porque no salía bien yo, pero es lo que hay. Entendí que la imagen interpreta lo que tiene que ver con una forma de ser y de expresarme. Es algo que me nace y representa lo que soy”, sostuvo el “Muñeco” respecto de esa fotografía que ilustra la portada de “Gallardo Recargado”, “Tres años inolvidables y una final soñada”, en la que se lo ve gritando un gol con el puño derecho apretado y un gesto de fiereza muy acorde con su personalidad.
“Siempre sentí que la exposición no iba conmigo y no me gustaba, pero en este libro había algo bueno para contar sin meterme en un personaje que no me hiciera sentir cómodo. Pero estaba bien contar el camino vivido para los hinchas del fútbol, aunque había que contarlo con los obstáculos y todo”, advirtió.
Y sobre las bases en las que se apoyaron los éxitos Gallardo resaltó “una convivencia muy buena a todo nivel. Ese es el gran éxito y siempre hubo grandes grupos de trabajo consustanciados con el mensaje de la institución. Por eso nunca hubo inconvenientes y todo lo que se cuenta fue así, ya que se cuidó mucho el vestuario y no hay nada que ocultar”.
“Pero no me gustaría que me recuerden a mí por nada, porque el club está por encima de todo. Lo que me llena de orgullo es que la gente se sienta representada por cómo juega el equipo. Que jugadores y gente que trabaja está orgullosa de estar acá donde está. Identificación y sentido de pertenencia es lo que da ganas de seguir siempre y eso me gustaría que se refleje de mi trabajo”, remarcó.
“Y sobre eso que dije de la guardia alta voy a identificarlo con algo que me pasó cuando tenía 15 años y me robaron. No tenía nada para que me roben, pero me amenazaron con un cuchillo y eso me hizo aprender a observar toda la periferia, y lo hacía todo el tiempo. Yo sabía que pasaban cosas y eso era estar con la guardia alta, por lo que me lo llevé al juego y a distintas situaciones de mi vida”, apuntó.
Y sobre la “visión periférica” en particular, algo que le hace ejercitar a los futbolistas la neurocientífica Sandra Rossi, que forma parte de su cuerpo técnico, destacó que “ese es un don útil para tomar decisiones. Por eso lo incentivamos para que lo hagan los jugadores”.
“Y dos años después también me volvieron a asaltar. Estaba en el sub-20 y el micro salía del centro hacia el predio de AFA, por lo que yo me tomaba el tren a Liniers para cortar camino y luego un colectivo hasta la autopista Ricchieri. Y resulta que mientras esperaba me robaron. Me quedé con un jeans y descalzo. Me sacaron todo hasta el bolso con la ropa de entrenamiento, y quedé sin nada. Tenía 17 años y eso me marcó siempre”, reconoció.
“Y otra cuestión que me hizo sufrir y aprender mucho fue jugar con un sentido de reprobación, algo que es muy difícil. Encima si no hay confianza es peor y por eso me pongo en su lugar. Por eso hay que observar y me identifico con los que se sostienen contra eso y lo revierten. Pero no les pasa a todos, así que cuando ocurre hay una satisfacción de todos. Y cuando me pasó en la selección, allá por 1995, no estaba preparado y fue fuerte. A tal punto que me duró como dos años. Y no me da orgullo decirlo, porque no conocía eso”, dijo.
Y sobre cuanto lo afectó esa situación, resaltó que él creía “natural jugar en primera a los 17 años. Y cuando me pasó eso me di cuenta que podía despegar, pero fue en 1997 y mira todo lo que pasó después. De hecho en un momento me quise ir de River porque mi calidad y mis condiciones no las podía llevar adelante. Pero algunas personas me ayudaron a pensar y me hicieron ver la realidad, así que me quedé y pude desarrollar la carrera que hice gracias a Juan Berros”.
“La pieza fundamental es el equipo de trabajo. La elección de las personas por sus capacidades, además de que Hernán Buján y Matías Biscay son más cercanos porque nos conocemos desde muy chicos. Son dos años más grandes, pero siempre estuve ligado a ellos. Pero en el equipo hay otras personas que también son muy capacitados. Es amistad y capacidad, y eso nos hace seguir muy juntos”, afirmó.
“Pero no siento que deba perpetuarme en un mismo lugar porque logré algo y por eso deban soportarme. No me gusta. Por ejemplo, a Biscay le enloquece ir a Disneylandia. Me dice que lo hace para no verme la cara por un tiempo a mí, sino que prefiere ver otro muñecos”, finalizó a pura risa este “Muñeco recargado”.

Deportes

Colón, el básquet y el periodismo marcaron la vida de “Pepe” Cazorla

Publicado

on

Por

 

Colón, el básquet y el periodismo marcaron la vida de “Pepe” Cazorla
El lu­nes se co­no­ció la in­faus­ta no­ti­cia, de esas que uno no quie­re es­cri­bir o es­cu­char: nos de­jó el co­le­ga, com­pa­ñe­ro y ami­go, Jo­sé “Pe­pe” Ca­zor­la Fá­bre­ga, un pe­rio­dis­ta muy que­ri­do en el am­bien­te de­por­ti­vo, en es­pe­cial en el bás­quet, que tam­bién lo tu­vo co­mo di­ri­gen­te; ade­más fue uno de los so­cios cre­a­do­res del Club Co­lón de nues­tra ciu­dad, que hoy com­pi­te en la pri­me­ra di­vi­sión de la Aso­cia­ción de Bás­quet­bol de la Ciu­dad de Co­rrien­tes (ABCC).

 

Na­ci­do en Es­pa­ña, vi­no a la Ar­gen­ti­na y ter­mi­nó sien­do un co­rren­ti­no más. Tra­ba­jó des­de muy jo­ven en el dia­rio co­le­ga El Li­to­ral, has­ta que, ha­ce unos años, se ju­bi­ló, pe­ro sin apar­tar­se de la ac­ti­vi­dad, si­guien­do a Co­lón, club por el que bre­gó jun­to a otros di­ri­gen­tes pa­ra que fue­ra lo que es hoy. Con se­de en Ca­ta­mar­ca y Pa­sa­je Vi­lla­nue­va (en­tre Ma­yo y Quin­ta­na), an­tes de­am­bu­ló en ins­ta­la­cio­nes pres­ta­das (San Mar­tín en­tre Bra­sil y Ro­ca) y el gim­na­sio del es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo (Vé­lez Sárs­field y Bo­lí­var).
Na­ció en Bar­ce­lo­na pe­ro des­de los 4 años vi­vió en el ba­rrio Li­ber­tad de nues­tra ciu­dad (U­ru­guay 1050) jun­to a sus pa­dres y her­ma­no Die­go, cuan­do de­ci­die­ron “ins­ta­lar­se” en Ar­gen­ti­na.
En un re­por­ta­je es­pe­cial pu­bli­ca­do en el dia­rio épo­ca ha­ce un par de años, con­tó que el club Co­lón na­ció en di­ciem­bre de 1961 pe­ro “en ver­dad su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal era el fút­bol, pe­ro to­das las tar­des nos jun­tá­ba­mos a ju­gar a la “re­don­de­la” en la ca­sa de uno de los mu­cha­chos, por ca­lle Uru­guay en­tre San Mar­tín y Bo­lí­var, y así, en 1963 por pri­me­ra vez par­ti­ci­pa el club en un tor­neo de la Aso­cia­ción”.
“Me apa­sio­nó el bás­quet. Ed­mun­do Vi­via­ni, que vi­vía en el mis­mo ba­rrio, me lle­vó al Co­le­gio de Árbi­tros de la ABCC, don­de fui se­cre­ta­rio. Don Os­val­do Ce­ba­llos era el Pre­si­den­te del Co­le­gio, y me da­ba am­plias fa­cul­ta­des pa­ra la de­sig­na­ción de re­fe­re­es”, co­men­tó que era pla­ni­lle­ro y se tras­la­da­ba en una bi­ci­cle­ta do­ble que te­nía los re­lo­jes y los im­ple­men­tos pa­ra ca­da par­ti­do.
En no­viem­bre de 1966, in­gre­só al dia­rio El Li­to­ral, di­rec­to a de­por­tes. “Hu­go Va­lle­jos era el je­fe de la sec­ción y si bien cu­brí­a­mos la ma­yo­ría de los de­por­tes, yo me “es­pe­cia­li­cé” en bás­quet. De­bu­té con un Pro­vin­cial de Ma­yo­res en Be­lla Vis­ta, al año si­guien­te fui a Pa­so de los Li­bres, mien­tras tan­to, cu­bría to­do el tor­neo lo­cal, Pri­me­ra y As­cen­so; los re­sul­ta­dos sa­lí­an al día si­guien­te, ha­bía que ir a la can­cha y di­rec­to a la re­dac­ción a dar el re­sul­ta­do por lo me­nos”, di­jo.

Su pri­me­ra co­ber­tu­ra in­ter­na­cio­nal fue en el Su­da­me­ri­ca­no de Asun­ción de 1968 y al año si­guien­te, el de Uru­guay, en Mon­te­vi­de­o. En la ca­pi­tal uru­gua­ya co­no­ció y se sa­có una fo­to con su ído­lo, Os­car Mo­glia, un otro­ra crack uru­gua­yo que es­ta­ba en el pal­co de pe­rio­dis­tas del “Ci­lin­dro”, mí­ti­co es­ta­dio, con­tó en aquel en­ton­ces en la no­ta re­a­li­za­da por Ra­fa­el Fon­dón en nues­tro dia­rio en el año 2016.
Fue a va­rios tor­ne­os ar­gen­ti­nos, re­cuer­da par­ti­cu­lar­men­te uno en el ’72 en Ca­pi­tal Fe­de­ral, en el Lu­na Park y en el Ate­neo Ver­sa­lles, en el que Co­rrien­tes -­de la ma­no del go­ya­no Ro­ber­to Lacava-­ dio vuel­ta un par­ti­do in­cre­í­ble con­tra Tu­cu­mán. Al año si­guien­te, hi­zo otra co­ber­tu­ra es­pe­cial en el Par­que 2 de Fe­bre­ro de Re­sis­ten­cia, don­de el equi­po de Co­rrien­tes fue di­ri­gi­do por Le­ón Naj­nu­del, con quien te­nía una re­la­ción flui­da. Lue­go, Le­ón fue el cre­a­dor de la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol.
Pa­ra Ca­zor­la, el ju­ga­dor más re­gu­lar, al que vio ju­gar bien siem­pre y por mu­chos años, fue An­to­nio “To­no” Dus­set, pe­ro no se ol­vi­da de “Pi­lú” Gó­mez, la “po­len­ta” de “Ma­tun­go” Le­des­ma, ni de la épo­ca do­ra­da del bás­quet co­rren­ti­no. Dis­fru­tó en pri­me­ra fi­la al tri­den­te Ca­bre­ra, Fruet, De Li­za­zo y, co­mo pe­rio­dis­ta, lle­gó a lo má­xi­mo en su tra­ba­jo.
“Pe­pe” Ca­zor­la Fa­bre­ga, se gran­jeó afec­to y res­pe­to; for­mó su fa­mi­lia con Gra­cie­la Ric­ciar­di co­mo es­po­sa “ha­ce co­mo 40 años” , tu­vie­ron cua­tro hi­jos -­Griselda, Da­niel Al­ber­to, Ma­ría del Car­men y Car­los Andrés-­ y dos nie­tos. En vi­da es­pe­ró an­sio­so el día en el que el Go­ber­na­dor cor­tó la cin­ta del co­que­to es­ta­dio de Co­lón y se ne­ce­si­ta­ron pa­ñue­los pa­ra se­car la lá­gri­mas que bro­ta­ron des­pués de ha­ber pa­sa­do 55 años de­am­bu­lan­do y ju­gan­do en si­tios “pres­ta­dos”.
Que des­can­ses en paz “Pe­pe”.

Seguir leyendo

Deportes

San Martín de Curuzú suma sus fichas

Publicado

on

Por

En la con­ti­nui­dad del ar­ma­do del equi­po pro­fe­sio­nal pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da 2019/20 del Tor­neo Fe­de­ral de Bás­quet, San Mar­tín de Cu­ru­zú Cua­tiá con­fir­mó ayer la re­no­va­ción del con­tra­to con el ale­ro Fa­bri­cio Re­bec­chi y ade­más se­lló la in­cor­po­ra­ción del ba­se co­rren­ti­no Ariel Ro­me­ro.
La di­ri­gen­cia del equi­po cu­ru­zu­cua­te­ño con­fir­mó dos fi­chas ma­yo­res más en la con­for­ma­ción de su plan­tel pa­ra dis­pu­tar la tem­po­ra­da 2019/20 del Tor­neo Fe­de­ral de Bás­quet, y de es­ta ma­ne­ra, só­lo res­ta de­fi­nir un ju­ga­dor ma­yor, la fi­cha U22 y los ju­ve­ni­les.
Re­bec­chi ha acor­da­do su con­ti­nui­dad en el San­to e in­te­gra­rá, por se­gun­da tem­po­ra­da con­se­cu­ti­va, el equi­po que se­gui­rá di­ri­gien­do el en­tre­na­dor sa­la­de­ño Car­los Mi­ño.
El ale­ro, na­ci­do en San­ta Ele­na, pro­vin­cia de En­tre Rí­os, aca­ba de co­ro­nar­se tri-­cam­pe­ón en el Tor­neo En­tre­rria­no de Ma­yo­res, sien­do una de las fi­gu­ras y el ca­pi­tán del se­lec­cio­na­do de la lo­ca­li­dad de la cual es oriun­do.
En San Mar­tín, dis­pu­tó un to­tal de 35 par­ti­dos, pro­me­dió 10.3 pun­tos por jue­go; 5.1 re­bo­tes y tu­vo un 39 por­cien­to de ti­ros con­ver­ti­dos.
El “Ne­gro Re­bec­chi” fue, sin du­das, ina­mo­vi­ble en el quin­te­to ti­tu­lar de Mi­ño a lo lar­go del tor­neo y un re­fe­ren­te del gru­po. De es­ta ma­ne­ra, la di­ri­gen­cia lo­gra con­ser­var a otro pi­lar del equi­po que lo­gró me­ter­se en­tre los ocho me­jo­res de la ca­te­go­ría el tor­neo pa­sa­do.
Por otra par­te, tam­bién se abro­chó la in­cor­po­ra­ción del ba­se co­rren­ti­no Ariel Ro­me­ro, que vie­ne de dis­pu­tar la ca­te­go­ría en Já­chal Bás­quet de la pro­vin­cia de San Juan.
Allí, pro­me­dió 16 pun­tos y 6 asis­ten­cias por par­ti­do. El con­duc­tor tie­ne 28 años y ocu­pa la sex­ta fi­cha ma­yor del equi­po cu­ru­zu­cua­te­ño. En el año 2018, ob­tu­vo el as­cen­so al Tor­neo Fe­de­ral ju­gan­do en Atlé­ti­co Mer­ce­des, y un año an­tes, in­te­gró el plan­tel de Hu­ra­cán de San Ja­vier en el TFB.
Aho­ra, San Mar­tín tie­ne co­mo prio­ri­dad la re­no­va­ción de su lí­der Da­mián Pe­ru­che­na, pa­ra así com­ple­tar las sie­te fi­chas ma­yo­res de la plan­ti­lla. En tan­to que ma­ne­ja op­cio­nes pa­ra los ocu­pan­tes del lu­gar U22 y los U19.
El equi­po, has­ta el mo­men­to, tie­ne con­fir­ma­do a Ariel Ro­me­ro -­ Ba­se; Fran­co Agui­rre -­ Ala Pi­vo­te; Luis Ar­ga­ña­ráz -­ Pi­vo­te; Fa­bri­cio Re­bec­chi -­ Ale­ro; Se­bas­tián Oso­res -­ Es­col­ta y Mar­co Diez -­ Ba­se.

Seguir leyendo

Deportes

Cambá Cuá los dejó más atrás y Mandiyú fue ganador

Publicado

on

Por

No hay con qué dar­le. El fin de se­ma­na el pun­te­ro ab­so­lu­to Cam­bá Cuá en­fren­tó a uno de los ri­va­les que en prin­ci­pio iba a opo­ner ma­yor re­sis­ten­cia. Es que Fe­rro­via­rio, que lle­ga­ba a ese par­ti­do de la 13ª fe­cha del tor­neo Ofi­cial de pri­me­ra A co­mo es­col­ta (jun­to a Bo­ca Uni­dos con 23 uni­da­des), tie­ne un plan­tel ca­li­fi­ca­do co­mo va­rios ju­ga­do­res que par­ti­ci­pa­ron de tor­ne­os re­gio­na­les.
Sin em­bar­go, “Cam­ba” ex­hi­bió su cha­pa de lí­der en la eta­pa ini­cial y co­mien­zo del se­gun­do tiem­po po­nién­do­se tres go­les arri­ba con ano­ta­cio­nes de Cé­sar So­lís, Jor­ge Al­mi­rón y Die­go Mon­zón. Des­pués se re­la­jó y el “ver­do­la­ga” em­pe­zó a ase­diar­lo bus­can­do des­con­tar.
Lo con­si­guió pri­me­ro con gol de Her­nán Va­len­zue­la a los 14’ de la eta­pa fi­nal y se pu­so a ti­ro de em­pa­te con otro tan­to de Mar­tín Ku­chak a los 32’. A par­tir de allí “Cam­ba” se de­di­có a sos­te­ner el re­sul­ta­do y ter­mi­nó de nue­vo su­man­do de a tres, pe­ro “a­pu­ra­do” por un Fe­rro­via­rio que lo ase­dió en el tra­mo fi­nal del en­cuen­tro.
Aho­ra Cam­bá Cuá su­ma 34 y le lle­va 9 pun­tos al aho­ra otra vez es­col­ta Cu­ru­pay (re­ú­ne 25) que le ga­nó un par­ti­do in­cre­í­ble a IN­VI­CO. Es que el equi­po de la vi­vien­da se pu­so en ven­ta­ja a los 34’ me­dian­te u ti­ro li­bre eje­cu­ta­do por Lu­cas Ra­mí­rez, den­tro de un trá­mi­te de jue­go in­ten­so y equi­li­bra­do.
En el se­gun­do tiem­po Cu­ru­pay hi­zo un cam­bio y fue a bus­car el em­pa­te. El jue­go que­dó a pe­dir de bo­ca pa­ra IN­VI­CO (que­dó en 22 pun­tos) que con ve­lo­ces con­tra­gol­pes dis­pu­so de no me­nos de seis si­tua­cio­nes de gol pa­ra au­men­tar el mar­ca­dor. En­tre ellas dos ti­ros en el tra­ve­sa­ño, otro en el pos­te y las otras cho­ca­ron con el ar­que­ro An­gel To­rres, que con sus in­ter­ven­cio­nes evi­tó que la pe­lo­ta en­tra­ra en la va­lla.

Man­di­yú, el gran ga­na­dor
Sin du­das que el gran ga­na­dor de la fe­cha fue Man­di­yú que en in­ten­so y en­tre­te­ni­do par­ti­do de­rro­tó a su clá­si­co ri­val Bo­ca Uni­dos por 3 a 1, ra­ti­fi­can­do que aun­que es­té en des­ven­ta­ja no se da nun­ca por ven­ci­do.
Es así por­que en­tró per­dien­do uno a ce­ro por el gol de pe­nal ano­ta­do por Ma­tí­as Es­ti­ga­rri­bia; pe­ro de a po­co se fue aco­mo­dan­do en la can­cha, lle­na de es­pec­ta­do­res (de­bió ju­gar­se en otro es­ce­na­rio más gran­de), equi­li­bró pri­me­ro con tan­to de Mar­tín Ovie­do so­bre el fi­lo de la eta­pa y en la eta­pa fi­nal lo dio vuel­ta con tan­tos de Mar­ce­lo Bá­ez (e­rró­ne­a­men­te pu­si­mos Mar­ce­li­no en la edi­ción del lu­nes) y lo ase­gu­ró Eze­quiel Al­fon­zo.
Fue­ron las dos aris­tas des­ta­ca­das y se vie­ne un par­ti­do es­pe­cial: el lí­der Cam­bá Cuá y Man­di­yú.

Seguir leyendo

Tendencias