Connect with us

Politica

Juntos por el Cambio calificó de “discrecional” el aumento a los jubilados: “La mitad va a cobrar menos de lo que le corresponde”

Publicado

on

Luego de que el Gobierno anunciara un aumento del 2,3% más una suma fija de $1.500 para las jubilaciones y las asignaciones familiares, el interbloque de Juntos por el Cambio sacó un comunicado en el que cuestionó este incremento por considerarlo “discrecional” y hecho “a medida” de las “necesidades políticas y fiscales” del oficialismo, y advirtió que este sistema de actualización de haberes “puede generar una nueva catarata de juicios contra el Estado”.

El documento fue firmado por los principales referentes del espacio: la presidenta del PRO, Patricia Bullrich; su par de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo; el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, y el ex candidato a vicepresidente por esta alianza, Miguel Ángel Pichetto.

En el texto, que fue difundido un día después de que el Poder Ejecutivo diera precisiones sobre la suba pactada, la coalición opositora aseguró que “aproximadamente la mitad de los jubilados va a cobrar menos de lo que le corresponde” si se aplica la fórmula de ajuste que se implementó durante la administración de Mauricio Macri.

“El esquema de actualizaciones perjudica especialmente a quienes hicieron aportes a lo largo de su vida laboral y atenta contra el valor del esfuerzo y el trabajo”, resaltó Juntos por el Cambio en el comunicado.

El comunicado de JxC.
El comunicado de JxC.

El espacio explicó que una persona que en febrero cobró un haber mayor a los 16.200 pesos recibirá “aumentos inferiores a la fórmula establecida por ley”. A modo de ejemplo, precisó que aquel beneficiario que percibió el haber medio ($20.006) “va a perder más de 1.000 pesos” hasta la próxima suba, lo que representa unos $353 menos por mes.

A un jubilado que cobra $30.000 el Gobierno le está quitando $1.278 y su aumento será sólo del 7,3%, cuatro puntos menos de lo que establece la ley”, agregaron los integrantes del bloque opositor, al tiempo que remarcaron que, “por primera vez en más de 10 años”, el Poder Ejecutivo “actualizó las jubilaciones por decreto, discrecionalmente, según sus necesidades políticas y fiscales del momento”.

“Este nuevo sistema de actualizaciones discrecionales, según las necesidades del Gobierno, es un paso atrás en la construcción de nuestra democracia. Los jubilados tienen derecho a saber cuánto van a cobrar, más allá de la generosidad puntual del Gobierno de turno”, manifestó la coalición.

Además, la alianza advirtió que “este sistema puede generar una nueva catarata de juicios contra el Estado, justificados, como ya ocurrió en las presidencias de (Eduardo) Duhalde y (Néstor) Kirchner”, y recordó, en tono de reproche, que “cuando Cambiemos impulsó el debate de una fórmula previsional, la respuesta de quienes hoy están en el Gobierno fue bloquear las sesiones y promover la violencia y los lamentables incidentes que se produjeron frente al Congreso”.

“En JxC creemos que la Argentina se debe un debate sobre la sostenibilidad de largo plazo de su sistema previsional. Pero debe ser un debate abierto, con centralidad”, finalizó el comunicado firmado por Cornejo, Bullrich, Ferraro y Pichetto.

Varios referentes de la oposición ya habían salido individualmente a cuestionar a través de Twitter el aumento anunciado por el oficialismo, al que consideraron como un “ajuste”, y aseguraron que el mecanismo de incremento adoptado por el Gobierno de Alberto Fernández afectaba a una gran porción de los jubilados.

Politica

Las tres curvas dramáticas que se mueven al compás del coronavirus y también preocupan al Gobierno

Publicado

on

Por

La efectividad de la cuarentena dispuesta por el presidente Alberto Fernández podrá comenzar a medirse a partir de la segunda semana de abril. Esto se explica por el comportamiento del virus, que luego de ingresar al organismo de las personas demora hasta 14 días en manifestarse.

Los 690 casos positivos conocidos hasta el momento contrajeron la enfermedad antes del período de aislamiento obligatorio. Todavía faltan algunos días para conocer la cantidad de infecciones producidas fehacientemente a partir del 20 de marzo y eso desvela al Gobierno, que debe tomar decisiones sobre un escenario aún incierto.

Lo que pretenden las autoridades sanitarias con las medidas restrictivas no es eliminar el virus porque saben que no pueden hacerlo. Apostar a ello sería gastar recursos infinitos en una tarea imposible. De hecho, lo más lógico es que de acá a unos años todos los habitantes de la Argentina terminen teniendo la enfermedad si no aparece antes una vacuna.

El objetivo del Ministerio de Salud es evitar un aceleramiento en la cantidad de casos positivos que termine devastando el sistema sanitario. La experiencia italiana permitió conocer los alcances trágicos de un colapso del sistema hospitalario y para que eso no suceda aquí es imprescindible aplanar la curva de contagios nuevos.

A Flourish chart

Curva de casos totales de contagios y muertes en la Argentina

La escala que hizo el virus en Europa después de hacer desastres en China y antes de aterrizar en Sudamérica le dio una pequeña ventaja en el calendario a la Argentina, que tuvo una ventana para prepararse para recibir a la pandemia.

Se alistaron hospitales, se adecuaron hoteles y clubes y se destinaron partidas especiales para adquirir respiradores e insumos médicos. Ayer, hubo una buena noticia: llegaron al país 31 mil reactivos para hacer los testeos. Gracias a ello, en los próximos días es muy probable que se modifique la definición de caso sospechoso, que hoy engloba exclusivamente a quienes tienen antecedentes de viaje, estuvieron en contacto con enfermos o están internados con problemas respiratorios graves.

Esta decisión habilitará a los médicos a testear a todos los pacientes que tengan algunos de los síntomas hasta hoy conocidos del Covid-19: fiebre, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria. También provocará un aumento de la cantidad de enfermos porque hace ya varios días que el virus que comenzó a transitar localmente en distintos conglomerados urbanos.

A partir del cambio en la definición de caso sospechoso, habrá más pruebas y más contagios registrados oficialmente
A partir del cambio en la definición de caso sospechoso, habrá más pruebas y más contagios registrados oficialmente

Pese a todos los esfuerzos realizados, a esta altura hay muchas soluciones que ya no dependen de los recursos que se destinan. Es un momento en donde todos los países demandan los mismos insumos y la oferta es limitada.

El Presidente y las provincias coincidieron en aplicar una estrategia de supresión que se sostiene sobre tres ideas básicas: aislar a los enfermos para desacelerar la propagación de la infección, cuidar a los sectores de riesgo -especialmente los mayores de 70 años- y distanciar a la sociedad.

“La curva de infectados va a continuar creciendo y eso no nos tiene que confundir en nuestro objetivo, que es disminuir la ola para entrar en una fase más lineal gracias a los efectos de la cuarentena”, explican los especialistas en Salud que tienen acceso a la mesa chica donde se definen políticas públicas sobre la cuestión.

Esta semana, Infobae reveló que sólo en la Ciudad de Buenos Aires esperan más de 10 mil contagiados en los últimos días de abril. En el peor día de la pandemia habrá 1800 casos nuevos y el sistema hospitalario porteño se prepara para asistir a 2500 personas a la vez en hoteles, salas generales y camas de terapia intensiva.

En el Conurbano también se preparan para meses difíciles aunque entienden que la situación sanitaria y económica es muy frágil, principalmente en el segundo y en el tercer cordón. De ahí las declaraciones del gobernador Axel Kicillof, que se diferenció del discurso oficialista y pidió dejar de perseguir a quienes no cumplen con la cuarentena. Sabe que hay muchas zonas donde es mejor que los chicos estén en las calles y no hacinados en sus hogares precarios.

Ante ese panorama, hay una pregunta lógica de dificilísima respuesta que se impone en los gobiernos y en los circuitos de poder: ¿Cuál es la fecha adecuada para soltar la curva? O en otros términos: ¿A partir de qué momento serán más dañinas las consecuencias sociales del parate económico que las de la crisis sanitaria?

Por lo pronto, hay equipos que trabajan en nuevas medidas para proteger los adultos mayores una vez que se termine la cuarentena. Hay una coincidencia generalizada en aplicar restricciones para este sector aun cuando termine el aislamiento social obligatorio. La explicación es sencilla: son las víctimas predilectas del virus tanto por su edad como por sus cormobilidades.

Independientemente de la fecha final de la cuarentena, cuya salida será transitoria y escalonada, hay otras variables que analizan las autoridades y lo explican así: “Nosotros venimos describiendo lo que va a suceder con la curva de la enfermedad viral, pero detrás de ella hay un conjunto de curvas de las siete plagas de Egipto”.

“La primera es la de las enfermedades de salud mental, la segunda es la deterioro económico y la tercera es la del daño en la malla social”, describen.

De los alcances de esas gráficas imaginarias dependerá en gran medida el nuevo orden global. Ya nada volverá a ser igual a como lo era antes. Parece exagerado, pero los especialistas ya empezaron a involucrar este concepto en sus trabajos. Las condiciones de vida, los vínculos entre las personas, las miradas, la cultura, el comportamiento de las sociedades, las enfermedades, los sistemas, los gobiernos y la política van a ser diferentes y ese es el gran legado que dejará el coronavirus.

Seguir leyendo

Politica

Valdés: No voy a dar el brazo a torcer

Publicado

on

Por

El gobernador Gustavo Valdés se refirió a los seis casos positivos de coronavirus que se conocieron este viernes, correspondientes a médicos correntinos que trabajan en Chaco y aseguró que “vamos a tomar las medidas que tengamos que tomar para evitar el contagio en Corrientes”. Respondió así ante presentaciones judiciales que surgieron por la decisión sobre quienes cruzan diariamente el puente interprovincial para cumplir funciones en hospitales chaqueños. “Tenemos la obligación de preservar la salud de los correntinos y no voy a dar el brazo a torcer”, sostuvo para ratificar el aislamiento absoluto de estos profesionales.

El mandatario provincial realizó declaraciones radiales este viernes a la tarde, minutos después de conocerse seis nuevos casos positivos de coronavirus, pertenecientes a correntinos profesionales de la salud que se desempeñan en Chaco y que están vinculados al caso informado en la víspera. Estos nuevos resultados fueron obtenidos en el Laboratorio Central de la Provincia a partir de reactivos adquiridos por el Gobierno provincial y con ellos el total en Corrientes suman 11 casos confirmados.

“Vamos a mandar las muestras también al Instituto Malbrán para tener una contraprueba, pero ya habíamos tomado medidas respecto de todo el personal de salud que vive en Corrientes y trabaja en el Chaco, por lo tanto estamos esperando más resultados y por eso es que decidimos aislar a todos”, indicó al respecto, Valdés.

El Gobernador comentó que ello motivó la presentación de recursos de amparos para evitar restricciones, a lo que aclaró: “Nosotros no tenemos problemas con el tránsito al Chaco, lo que queremos es preservar la salud de los correntinos y que si van al Chaco (a trabajar en hospitales, públicos o privados) que estén en el territorio correntino en cuarentena como si hubiésen vuelto de otro país”.

“No tengo problemas que los médicos vayan al Chaco, que vayan y vengan, pero acá tienen que estar absolutamente aislados. No es un conflicto con el Gobierno del Chaco, estamos trabajando de manera conjunta, pero en este punto no voy a dar el brazo a torcer, no voy a dar marcha atrás”, remarcó, insistiendo en que “pueden ir al Chaco todas las veces que quieran, pero nuestra responsabilidad es la salud pública de Corrientes”.

En este marco, recordó que “hace varios días ya, dimos licencia obligatoria a todo el personal de la administración pública que tiene domicilio en el Chaco, de manera que evitemos el contagio de poblaciones”. Y agregó que “lamentablemente, el Chaco no tonó las mismas medidas que tomamos nosotros de darle licencia al personal de su salud pública que tiene domicilio en Corrientes, los siguió convocando y hoy tenemos esta consecuencia”, entendió.

Luego sostuvo que “vamos a tomar las medidas que tengamos que tomar para evitar el contagio en Corrientes y tratar de detener esto, hasta que sepamos quienes son los que están contagiando”.

Para determinar esto, Valdés indicó que “estamos esperando más análisis para ver cuáles son las personas que pueden estar infectadas”. A la vez, reconoció que “esto nos causa alarma, porque son aproximadamente 70 médicos que van y vienen entre el sistema de salud”.

“Nosotros entedemos la situación del Chaco, pero el Chaco también tiene que entender la situación de Corrientes, porque nosotros tenemos la obligación de preservar la salud de los correntinos”, afirmó el mandatario.

En este contexto, Valdés garantizó que “vamos a seguir siendo tan estrictos como sea necesario para que el virus no circule entre la población de Corrientes. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance”, reconociendo que “son medidas antipáticas, pero son las que tenemos que tomar, porque hay que ser conscientes que estamos ante una pandemia y las medidas hay que tomarlas, aunque sean antipáticas”.

Y consideró que “si comenzamos a tener circulación entre las ciudades, esto va a ser un desastre, ahora estamos detectando uno de los focos y estamos haciendo todo lo posible para evitar que el virus se propague en Corrientes”.

Por otra parte, consultado por la decición nacional de centralizar la distribución de respiradores, Valdés señaló que “nosotros los habíamos adquirido y teníamos ya comprometida la entrega de 110 respiradores de una firma. Hoy esa producción fue cancelada, la compra quedó sin efecto y fue acaparada por el Gobierno nacional. Ya nos adelantaron extraoficialmente que estamos por recibir del Gobierno nacional cinco respiradores”. No obstante, indicó que “de igual forma estamos haciendo gestiones para traer respiradores de China, de alta complejidad para terapia intensiva”.

A su vez, el Gobernador adelantó que la Provincia otorgará un reconocimiento al esfuerzo sanitario de personal afectado a luchar contra esta pandemia. “Hemos firmado un decreto de plus extraordinario para empleados de la salud que se va a dar a conocer por el Ministerio de Salud”, aseveró.

Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández monitorea informes para terminar de definir la extensión de la cuarentena

Publicado

on

Por

La decisión sobre la continuidad del aislamiento está tomada. La posibilidad de la teleconferencia con los expertos. El intercambio de información con países como China, Israel y Corea del Sur.

Aunque en el entorno presidencial dan por descontada que la extensión de la cuarentena es una decisión ya tomada que será comunicada, según fuentes oficiales, antes del lunes, Alberto Fernández espera una serie de informes oficiales y la visión de los especialistas del comité de expertos que convocó en los primeros días del mes para terminar de madurar la definición y su duración.

“Va a seguir siendo una definición profesional. Estamos todos aprendiendo”, explicó a este medio un alto integrante del círculo presidencial que monitorea junto al jefe de Estado la evolución de la pandemia en nuestro país.

Según confiaron, el Presidente podría tener en las próximas horas una teleconferencia con los reconocidos infectólogos y epidemiólogos que integran el comité de crisis conformado ad hoc para esta crisis para evaluar en conjunto los efectos de la cuarentena obligatoria decretada el jueves 19, la evolución de los casos locales y los pasos a seguir. Sería en la noche del domingo.

El jefe de Estado espera, en esa línea, los informes del Ministerio de Salud, el intercambio de datos con las provincias y, en especial, con la ciudad y la provincia de Buenos Aires -donde se concentran el 70% de los casos- y la opinión de sus asesores más experimentados.

En el seno del Gobierno hay un moderado optimismo respecto de la curva de casos, que crecen a un ritmo diario en torno al 30%. “Creemos que la cuarentena va a tener un impacto. Es lógico. La duda es si impacta algo o si impacta mucho”, se preguntaba ayer un funcionario del staff presidencial abocado, casi a tiempo completo, al intercambio de información con otros países.

En los últimos días, un puñado de secretarios de Estado, encabezados por Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud, y Cecilia Nicolini, asesora de la Presidencia, se comunicó en forma virtual con autoridades jerárquicas de los gobiernos de China, Israel y Corea del Sur, entre otros. Tres de los países que aplicaron métodos a priori efectivos en torno al distanciamiento social en la batalla contra el coronavirus. Este sábado estaba prevista otra teleconferencia con España, junto a Italia, el país más afectado por la crisis sanitaria.

Fernández se nutre de esa información, de los reportes diarios de los distintos ministerios y de la opinión de los especialistas para definir la continuidad, y la modalidad, de la cuarentena. “La estrategia es ganar tiempo”, explicó el ministro de Salud, Ginés González García.

Los trascendidos dan cuenta de que la extensión podría llegar hasta mediados de abril. Pero no hay aún confirmación oficial. Altas fuentes de la Presidencia juran que todavía no está decidido. “Es minuto a minuto”, aseguran. Hay, de todos modos, fuentes que aseguran que el Presidente está convencido de prolongar el aislamiento hasta fines de abril.

“Nos falta la evaluación de estos últimos días. Incorporamos además ciertas cuestiones de conducta”, resaltan en el entorno presidencial.

Al Gobierno le preocupa la cuestión sanitaria. Pero la problemática social en el corazón del Gran Buenos Aires es otro de los termómetros que la Casa Rosada tantea a diario. La continuidad del aislamiento no genera el mismo efecto en el conurbano que en la Ciudad.

En Olivos tomaron nota de que la instrumentación de la cuarentena en los barrios populares del Gran Buenos Aires es prácticamente inviable bajo el lema “quedate en casa”. La idea es ahora que los vecinos, al menos, no salgan del barrio.

Mientras tanto, el Estado desplegó una batería de medidas para tratar de paliar la crisis social que trae aparejado el brutal freno de la actividad económica y las consecuencias sobre los sectores vulnerables e informales. La inscripción para el cobro de los $10.000. El reparto de alimentos frescos y secos que en los próximos días empezará a acentuarse. Y la efectivización del pago adicional de la Asignación Universal por Hijo (AUH), este viernes, son algunas de ellas.

Fernández, que en la semana convocó a curas villeros, tiene confianza en la Iglesia y en el rol que ocupa en el reparto de alimentos.

El Gobierno sí evidenció una fuerte baja en el tránsito en el área metropolitana. Los últimos datos que el ministro Mario Meoni le acercó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, daban cuenta de una disminución del 90%, a pesar de las congestiones en los accesos.

Fernández va a esperar la ronda de consultas prevista para las próximas horas para anunciar, en esa línea, cómo continúa la vida de los argentinos que desde hace poco más de una semana están aislados para tratar de que los casos por coronavirus no se disparen de forma descontrolada como ocurrió en Italia, España o los Estados Unidos.

El Presidente, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta ya saben que los contagios van a crecer considerablemente a partir de mediados de abril. Y que los efectos del aislamiento tendrán un análisis mucho más riguroso a partir de la semana próxima, después de quince días de instrumentada la medida.

La continuidad de la cuarentena es un hecho en ese sentido. Lo que se debate en el seno del poder es hasta cuándo. Y si habrá nuevas restricciones. Las decisiones se mueven con la dinámica que marca la pandemia.

Seguir leyendo

Tendencia