Connect with us

Economia

Incremento: En los almacenes barriales la garrafa de 10 kilos cuesta entre $350 y $400

Publicado

on

El Gobierno Nacional autorizó un aumento en el gas que no supera el 35 por ciento, y aunque en Corrientes la suba en las distribuidoras llegó a un 30%, en los almacenes y despensas de los barrios la suba es de entre un 25% y 43%.

Norte de Corrientes recorrió unos 10 barrios donde el valor de la garrafa desde el miércoles se disparó, pasó de costar $280 y $300 a $350 y hasta $400 por tubo de 10 kilos. En las distribuidoras el precio de la garrafa de 10 kilos es de $280 y el envío a domicilio llega a los $350 con el pago en efectivo y $385 con tarjeta de crédito, es decir un 10 por ciento más. Según el subsecretario de Comercio y Defensa del Consumidor, Juan José Ahmar, esta suba está autorizada por Nación y desde la semana próxima controlarán que el incremento en las distribuidoras no supere lo acordado.

“El aumento del gas deviene de Nación a través de la Secretaría de Energía. El año pasado fue autorizado y no precisaron cuándo se iba a dar esta suba. Hay un incremento del 30%, ahora en las distribuidoras costará en algunas $280 y en otras $300, antes estaba a $215 y $220”, informó Ahmar. Respecto al control en cuanto a los precios, sostuvo que “lo que hacemos es revisar que ese sea el precio que vendan en las distribuidoras, la reventa o los delivery no podemos manejar, no tenemos competencia para eso. Existe una normativa para ejercer el control exclusivamente en las distribuidoras en las que se debe vender a $300 como monto máximo, ese es el aumento autorizado”, indicó. “Desde diciembre se hablaba de un aumento, no manejamos esto, la semana próxima nuestros inspectores irán a las plantas para controlar, otros comercios como los barriales no podemos porque no tenemos permitido. Hacemos controles periódicos más aún en invierno que es cuando más se vende”, agregó y adelantó que “este malestar se repetirá con la suba de la energía eléctrica, ya que también autorizaron un incremento el año pasado”.

En este sentido, señaló que “la única manera de comprar al precio autorizado es en las distribuidoras. Tenemos que remarcar que no somos el organismo competente para controlar las subas. Debería cambiar la relación de mercado, hay un mercado libre, cuyos precios no son controlados. No hay un ente que regule el precio de reventa”, señaló y agregó que “la garrafa social servirá para paliar los costos, ya que esta suba perjudica el bolsillo del que menos tiene”. En este contexto, un comerciante precisó: “En las plantas subieron un 30% el precio del gas en garrafa, me quisieron bajar el miércoles a $300 pero no compré. Ahora estoy sin garrafas para la venta y espero que bajen el costo, porque no vendería a más de $300 a los clientes. Los comerciantes esperábamos la suba de un 30% recién en abril, pero se adelantaron”.

“En muchos comercios barriales ya están aplicando el aumento porque las distribuidoras como Amarilla, Total Gas e Hiper Gas ya venden a $280 y $300”, detalló otro comerciante. A la vez, recordó que en octubre también hubo un incremento, pero que luego bajaron el costo.

Cabe precisar que la Subsecretaría de Comercio y Defensa del Consumidor puede actuar de oficio o por denuncias de consumidores. En el primer caso, como autoridad de aplicación el organismo imputa faltas a partir de la detección de incumplimientos, que son constatados por los inspectores.

Economia

Transporte Chaco-Corrientes: El boleto ya cuesta $ 21,20

Publicado

on

La nueva tarifa ya fue aplicada tanto por la empresa Ataco como Ersa y el nuevo costo de la tarifa plana comenzó a regir desde el pasado fin de semana. Cabe recordar que hasta la semana pasada el costo de un pasaje directo era de $19.40.

Seguir leyendo

Economia

El INDEC dará a conocer la inflación más alta desde 1991

Publicado

on

Este martes, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) publicará el índice oficial de la inflación de 2018, que según diversos organismos privados será cercano al 48% y, de esa forma, se convertirá en la mayor alza anual desde 1991.

A su vez, el salario real cayó 13% durante los últimos 12 meses, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), conformando el mayor desplome salarial desde 2002.

Mientras Alberto Nisman parece ser resucitado de manera periódica en varios medios de comunicación pro oficialistas y el discurso gubernamental hace foco en la imputabilidad penal de los niños y adolescentes, 2018 conformó la mayor transferencia de recursos desde los sectores trabajadores a los empresarios de las últimas décadas.

De acuerdo con el IET, el costo de vida de las trabajadoras y trabajadores sindicalizados (que son los que en mejor situación se encuentran para afrontar los aumentos de precios) se incrementó 3,1% en el último mes del año. De esa manera, la inflación del año llegó a 47,8% de acuerdo con los datos de ese organismo.

Por su parte, para la consultora Ecolatina la inflación fue de 48%.

De esa manera, el acumulado anual superará el 38,5%de 2014 y hasta el 40,9% de 2002. Ese año fue el siguiente a la caída del ex presidente Fernando de la Rúa y marcó la salida de la denominada Convertibilidad, que se realizó mediante una pesificación asimétrica que perjudicó a los sectores más desfavorecidos.

Para encontrar una inflación más alta que la de 2018 hay que remontarse a 1991, durante el gobierno de Carlos Menem y tras un período de hiperinflación.

De acuerdo con el Presupuesto 2018 presentado por Cambiemos a fines de 2017, la inflación anual se proyectó en 15,7% y el valor de la moneda dólar en el equivalente a 19,30 pesos. También se previó un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI, que expresa la producción de bienes y servicios del país) de 3,5% (finalmente, la caída del PBI se estima en 2,4%).

Para 2019, el gobierno de Cambiemos prevé una inflación de 23%.

Seguir leyendo

Economia

Más controles de la AFIP sobre los empleados que pagan el Impuesto a las Ganancias

Publicado

on

A partir de este año, habrá más controles sobre los trabajadores que pagan el Impuesto a las Ganancias.

Por un lado, se instaura el domicilio fiscal electrónico para las comunicaciones entre la AFIP y los empleados. Por otro, las empresas estarán obligadas a presentar la liquidación anual de la retención ante la AFIP de sus empleados de sueldos más altos.

Domicilio electrónico

Según una reciente resolución (4396), todos los empleados en relación de dependencia y los jubilados tendrán que constituir el domicilio fiscal electrónico ante la AFIP, para poder presentar las deducciones y los vínculos familiares que considerará el agente de retención para el cálculo del Impuesto a las Ganancias.

Para ese trámite habrá que ingresar a la página Web de la AFIP, mediante el número de CUIL y la Clave Fiscal con nivel 2 o superior. A partir de esa gestión, tendrán que brindarle al fisco un número de teléfono de contacto y un correo electrónico en donde llegarán las comunicaciones e intimaciones de la AFIP.

Otra forma de conocer si existen nuevas comunicaciones o notificaciones consiste en ingresar todos los lunes a la página Web, para poder ver si hay algún reclamo electrónico que ha sido enviado por la AFIP al empleado.

El domicilio electrónico tiene la misma importancia que el convencional (carta en el buzón), en cuanto a la validez de notificación y tiene los mismos efectos en cuanto a los plazos de respuesta. Los términos comienzan a contarse a partir de la fecha de recepción de la notificación (si fue leída) o desde el primer día lunes posterior a la llegada del aviso.

Declaraciones juradas

Aquellos que tuvieron ingresos anuales brutos en 2018 por un importe igual o mayor a un millón de pesos (aproximadamente $ 63.846 netos mensuales) tendrán una nueva instancia de control, ya que sus empleadores deberán presentar una liquidación anual de la retención ante la AFIP.

Con esta información, que estará en poder del organismo recaudador, se podrá controlar quiénes están obligados a presentar las declaraciones juradas informativas de Ganancias y de Bienes Personales el próximo 30 de junio.

En principio serán sólo informativas, pero si de ellas surge que existe un saldo de impuesto a pagar pasarán a ser determinativas, obligando al empleado a inscribirse formalmente en la AFIP.

La información tiene que brindarse por Internet, desde la misma página Web del organismo, enviando a través del servicio denominado “Presentación de declaraciones juradas y pagos” la “Liquidación de Impuesto a las Ganancias – 4ta Categoría Relación de Dependencia”. Una vez que la AFIP analice la información, pondrá a disposición de los empleados, también en la página Web, la liquidación (formulario 1357) que tendrán que usar para confeccionar las declaraciones juradas informativas o determinativas de Ganancias y Bienes Personales.

Dentro de los ingresos se consideran todos los conceptos que percibió el trabajador en el año: sueldo básico, adicionales (horas extras, antigüedad), premios, conceptos no remunerativos, aguinaldo, etc.

No se limita a los que tuvieron retenciones durante el año, ya que también serán informados los que, como por ejemplo el Poder Judicial, estuvieron exentos en Ganancias. La información habrá que darla hasta el 30 de abril de 2019, y servirá de base para que la AFIP sepa quiénes tendrán que presentar las próximas declaraciones juradas informativas del Impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales que vencerán el 30 de junio.

Lógicamente, si los bienes alcanzados por el “impuesto a la riqueza” superan el importe de $ 1.050.000, obligará a que los empleados se inscriban en el tributo y paguen el 0,25% sobre el importe excedente. Si no se supera, igualmente tendrá que presentarse la declaración, pero sólo será informativa (sin pago).

Además, tendrán que ser informados todos aquellos empleados a los que, por diferentes motivos, no se les efectúo la retención total del impuesto anual.

De esta manera, la AFIP sabrá qué empleados tendrán que inscribirse en el Impuesto a las Ganancias, presentar la liquidación anual y abonar la diferencia del tributo que no se les retuvo durante el año pasado.

La norma ya preveía que en los casos en que el agente de retención (empresa) haya por error omitido realizar las retenciones del impuesto al empleado, éste último no quedara liberado de ingresar la suma del tributo que no le fue retenido. De esta manera, un error del empleador obliga al trabajador a tener que inscribirse formalmente ante la AFIP, presentar la declaración determinativa e ingresar el impuesto, del 11 al 13 de junio, dependiendo la terminación del número de CUIT.

En los casos en que haya habido desvinculaciones laborales, el empleador tiene que confeccionar la declaración final o informativa y podrá entregarle una copia al empleado, u opcionalmente enviársela a la AFIP por Internet.

Por otro lado, a raíz de las modificaciones que se hicieron el año pasado para la deducción del hijo, que sólo podrá ser descontado un 100% por uno de los padres o en un 50% por cada uno de ellos, los empleados que no hicieron las correcciones de la información que le brindaron a la AFIP, retroactivas al 1 de enero, tendrán tiempo de hacerlas hasta el 31 de marzo de 2019. Esta modificación originará una diferencia de impuesto que tendrá que pagar el empleado, ya sea vía retención del empleador en mayo o ingresándola él mismo inscribiéndose en la AFIP.

Seguir leyendo

Trending