Connect with us

Mundo

Enterraron en Alemania los restos de víctimas ejecutadas y sometidas a experimentos por los nazis

Publicado

on

Siete décadas después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, más de 300 diminutos trozos de tejido humano de presos políticos ejecutados por los nazis fueron inhumados este lunes por la tarde en el cementerio Dorotheenstadt, en Berlín.

Esta ceremonia poco común, a iniciativa de un gran hospital de la capital alemana, Charité, y es el fruto de tres años de investigación, tuvo lugar con la presencia de un rabino y miembros de la Iglesia protestante en Dorotheenstadt, donde yacen varias víctimas del Tercer Reich.

“Con la inhumación de las muestras microscópicas” extraídas en aquel momento de los cuerpos, “queremos otorgar un poco de dignidad a las víctimas”, indicó por su parte el director del hospital, Karl Marx Einhäupl.

Para Saskia von Brockdorff cuya madre, Erika von Brockdorff, fue asesinada en la prisión berlinesa de Ploetzensee, se trata de “poner fin a esta historia”.

El hospital Charité fue el que impulsó la iniciativa de enterrar los pocos restos conservados de las víctimas del nazimos (AFP)

El hospital Charité fue el que impulsó la iniciativa de enterrar los pocos restos conservados de las víctimas del nazimos (AFP)

“Ahora sé dónde puedo llorar a mi madre, ejecutada el 13 de mayo de 1943 en la cárcel (de Ploetzensee). Estoy contenta de poder venir aquí”, manifestó la anciana a la agencia AFP.

La iniciativa es una muestra de los esfuerzos recientes emprendidos por el hospital para “enfrentar el pasado”, subraya el memorial de la Resistencia Alemana, coorganizador de esta ceremonia.

“Muchos de sus médicos que ocupaban puestos en la dirección transformaron, durante el periodo nacionalsocialista, sus clínicas e institutos en lugares en los que se practicaba la medicina racial y de destrucción de los nazis”, añadió.

El anatomista Hermann Stieve recibía cadáveres de las víctimas de los nazis para realizar experimentos; a cambio, debía eliminar sus huellas

El anatomista Hermann Stieve recibía cadáveres de las víctimas de los nazis para realizar experimentos; a cambio, debía eliminar sus huellas

“Un caso particular”

De los opositores al régimen nazi que fueron enterrados, no quedaban más que 300 tejidos dispuestos en portaobjetos de laboratorio que los descendientes del médico anatomista que realizaba experimentos en aquella época, Hermann Stieve, encontraron en una cajita.

Los restos, apenas visibles, algunos de un centímetro cuadrado y una centésima de milímetro de espesor, fueron entregados en 2016 al profesor Andreas Winkelmann para tratar de identificar a los dueños.

“En general, no se consideraría que unos tejidos tan minúsculos merecieran ser enterrados […] pero en este caso la historia es particular, puesto que provienen de personas a las que se negó deliberadamente la sepultura para que sus familiares no supieran dónde se encontraban”, explicó Winkelmann a la AFP.

Aunque no pudo averiguar exactamente a cuántas personas pertenecieron estas muestras, Winkelmann pudo trabajar a partir de veinte nombres y de unas pistas cifradas que establecían un vínculo claro con la prisión de Plötzensee, donde unas 2.800 personas fueron ahorcadas o degolladas por los nazis entre 1933 y 1945.

A petición de las familias, no se identificó públicamente a qué víctimas pertenecieron los restos enterrados. Pero se sabe que la mayoría eran mujeres.

Y esto, porque Stieve, que fue director del Instituto Universitario de Anatomía de Berlín desde 1935 hasta su muerte, en 1952, se especializó en el estudio de los efectos del estrés y del miedo en el sistema reproductivo femenino.

La mayor parte de los cuerpos experimentados por Stieve eran de mujeres

La mayor parte de los cuerpos experimentados por Stieve eran de mujeres

“Simples objetos”

Para avanzar en sus investigaciones, este científico de renombre estudiaba los tejidos genitales extraídos de mujeres ejecutadas por el régimen nazi.

Entre sus sujetos se encontraban 13 de las 18 resistentes del grupo berlinés “La orquesta roja”, al que pertenecía la estadounidense Mildred Fish Harnack, degollada en 1943 a petición expresa de Hitler.

Al contrario de lo ocurrido con otros científicos más conocidos por su crueldad, como Josef Mengele (“el Ángel de la Muerte” de Auschwitz), Hermann Stieve no pertenecía al partido nacionalsocialista (NSDAP) y no hizo experimentos con personas vivas. Pero sabía perfectamente que sus difuntas cobayas habían sido torturadas.

“Esto demuestra hasta qué punto era frío. Veía a esas personas como simples objetos”, subrayó Andreas Winkelmann.

El médico “cooperó con el sistema judicial nazi para [avanzar en] sus investigaciones”, sostuvo. Los cuerpos fueron lanzados a fosas comunes, probablemente.

Aún así, tras la guerra, Hermann Stieve no fue investigado por la Justicia ni procesado, y continuó con su carrera, como muchos otros científicos que trabajaron con y para los nazis.

En la actualidad, sus resultados, pese a las condiciones de sus investigaciones, siguen considerándose importantes para la ginecología moderna. Sigue siendo “miembro de honor a título póstumo” de la Sociedad Alemana de Ginecología y Obstetricia.

Mundo

El argentino que quiere reconstruir Notre Dame, y tiene chances de hacerlo

Publicado

on

Las citas con las autoridades francesas ya están concertadas. En dos semanas el arquitecto argentino residente en París, Marcelo Jouliá, presentará un proyecto para la reconstrucción de Notre Dame elaborado por su estudio (Naco Architecture) en base a una idea del mismo Jouliá que hace dos décadas estuvo a punto de concretarse.

Obviamente vamos a proponer desde nuestro estudio un proyecto para Notre Dame, pero no entraremos en el delirio de imágenes 3D que hay en este momento en el que cada uno tira algo lo más impactante posible. Se trata de un edificio histórico muy importante, muy noble, y no se pueden hacer dibujitos de esa forma. Nosotros estamos en otro tipo de reflexión”, dijo Jouliá ayer a LA NACION en diálogo telefónico desde París.

Al cumplirse un mes del incendio de la catedral que conmovió al mundo se difundieron ayer en Europa una decena de proyectos para su reconstrucción producidos por diferentes estudios de arquitectura. Algunos proponían hasta instalar una pileta en el techo del templo.

El proyecto del estudio de Jouliá recupera la traza que en 1999, tras dos años de trabajo, había sido aprobada tanto por los entonces presidente de Francia y arzobispado de París y contaba con el dinero necesario y el aval de historiadores, filósofos, urbanistas y arquitectos.

Denominada “Las alas del tiempo”, aquella iniciativa proponía completar las torres de la catedral Nuestra Señora de París durante un lapso de tiempo determinado en celebración del milenio.

Si bien Jouliá afirmó que no presentará su nueva propuesta a la prensa, sino que lo hará directamente a las autoridades correspondientes, anticipó que propondrá completar la silueta de las torres frontales con una especie de intervención provisoria que incluye, en una de ellas, una “escalera hacia el cielo”.

Esa instalación se mantendría por el tiempo que dure la reconstrucción de la aguja o flecha, los arcos y los techos interiores. “Hay que reconstruir una parte importante del edificio y eso llevará diez o quince años. Es mentira que puede llevar cinco años porque se tiró tanta agua para apagar el fuego que, sólo para el secado de las piedras hay que esperar más de un año”, dijo el arquitecto.

“Quiere decir que nuestra visión de restablecer la figura del edificio a la altura original de 140 metros, con las flechas provisorias, vuelve a tener más impacto y razón de ser para reenfocar la mirada al edificio que volvería a tener el esplendor de antes durante el tiempo que lleve reconstruir el esplendor de lo que se quemó”, agregó.

Aquella intervención no llegó a concretarse, recuerda Jouliá, “por problemas de política interna en la Iglesia. El arzobispo de París era muy favorable, pero otro arzobispo se opuso y para no crear problemas se frenó el proyecto que ya había llegado al Vaticano”.

El arquitecto presentará en Francia a los consejeros culturales de la presidencia de la república y de los ministerios de Economía y de Culto, los diseños y todos los documentos, textos y cartas de quienes habían dado su apoyo al proyecto hace veinte años.

Entre estos últimos figuran respetados filósofos e historiadores del medievo, como Jean Baudrillard y Alain Erlande-Brandenburg, y urbanistas y arquitectos como Paul Virilio, Claude Parent y Christian de Portzampar.

“Estamos totalmente implicados en todo lo que toque de cerca o de lejos a ese edificio”, dijo Jouliá y contó que desde el momento del trágico infortunio y por varias semanas evitó cruzar el Sena para no verse obligado a pasar cerca de Notre Dame.

“Estaba muy afectado y conmovido. Esto toca algo muy importante para Francia y más en la ciudad de París. Es un edificio emblemático; un edificio religioso que siempre fue considerado como de todo el mundo y no de una religión en particular. Además se caracterizó por unir a la gente, acogerla. Hoy eran más turistas, pero era un edificio donde la gente iba a compartir cosas, y la plaza un lugar donde el pueblo se encontraba”, agregó.

Jouliá vive en Francia desde 1976 cuando con su familia se fue de la Argentina tras el golpe de Estado. Allí estudió urbanismo, geografía y luego arquitectura. En 1990 abrió su estudio que en el que trabaja una veintena de profesionales y tiene sedes en Shanghai y Buenos Aires.

Seguir leyendo

Mundo

Turquía: el régimen de Erdogan detuvo a otras 34 personas por supuestos vínculos con el clérigo exiliado Fethullah Gülen

Publicado

on

Las fuerzas de seguridad de Turquía detuvieron este martes a otras 34 personas por sus supuestos lazos con el clérigo islamista Fethullah Gülen, al que Ankara acusa de estar detrás del intento de golpe de Estado de julio de 2016.

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal turca de noticias Anatolia, las detenciones ocurrieron en el marco de una investigación sobre la presunta infiltración de la red del clérigo en las Fuerzas Armadas.

La Fiscalía de Ankara considera que los sospechosos mantenían comunicaciones con imanes vinculados a Gülen a través de cabinas telefónicas. Entre los detenidos hay varios oficiales en funciones del Ejército.

Las detenciones han tenido lugar un día después del arresto de 46 antiguos oficiales de la Policía por sus presuntos vínculos con el clérigo islamista.

El presidente turco, Recep Erdogan, no para de acumular poder desde el fallido golpe (AFP)

El presidente turco, Recep Erdogan, no para de acumular poder desde el fallido golpe (AFP)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reconoció en abril que hay más de 30.500 personas encarceladas en Turquía acusadas de mantener vínculos con la red de Gülen. El régimen turco considera a los seguidores del clérigo una organización terrorista.

En un mitin delante de la sede de la Policía para conmemorar el 174º aniversario del cuerpo, Erdogan advirtió de que todavía está lejos de “limpiar completamente” las instituciones estatales de esta “banda de traidores”.

Ankara considera que en el Ejército y otras instituciones estatales hay infiltrados de la red de Gülen, antiguo aliado de Erdogan que ha negado su participación en el golpe y que desde 1999 vive en el estado norteamericano de Pensilvania, explicó la agencia EuropaPress.

Mientras los críticos de Erdogan aseguran que la asonada militar es un pretexto para aplastar a la oposición, las autoridades turcas insisten en que estas medidas son necesarias para combatir las amenazas a la seguridad nacional.

Seguir leyendo

Mundo

Arabia Saudita alertó que los ataques perpetrados por las milicias aliadas a Irán sobre dos oleoductos “atentan contra el suministro energético mundial”

Publicado

on

“El Reino condena este ataque cobarde (…) que no tuvo como objetivo sólo Aabia Saudita, sino la seguridad en el suministro de energía a todo el mundo y la economía internacional”, declaró el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudita, Jalid Al Falih, en declaraciones difundidas por la agencia oficial SPA.

El ataque, perpetrado por los rebeldes hutíes, un grupo aliado del régimen de Irán, provocó un incendio que causó “daños limitados” en una de las instalaciones y fue luego contenido. Sin embargo, las operaciones en el oleoducto que conecta al este de Arabia Saudita con el puerto de Yanbu, en el Mar Rojo, fueron suspendidas temporalmente para que la empresa Saudi Aramco pueda evaluar mejor la situación.

“Esta acción confirma la importancia de hacer frente a todas las organizaciones terroristas que realizan estos actos de sabotaje, entre ellos los hutíes en el Yemen, apoyados por Irán”, alertó el ministro saudita.

De hecho, el oleoducto atacado el martes serviría como alternativa a las exportaciones de crudo saudita si el estrecho de Ormuz, en la boca del Golfo, se cerrara. Irán ha amenazado repetidamente con cerrar el estrecho en caso de una confrontación militar con Estados Unidos.

Los hutíes han lanzado en varias ocasiones ataques con drones y misiles contra ciudades saudíes, pero esta es la primera vez que una instalación de la estatal Aramco fue atacada. Aun se desconoce el estado actual del oleoducto, conocido como Petroline.

Rebeldes hutíes levantan sus armas en Saná, capital yemení, durante una demostración en 2017 (Reuters)

Rebeldes hutíes levantan sus armas en Saná, capital yemení, durante una demostración en 2017 (Reuters)

Los rebeldes reivindicaron el ataque en “respuesta a agresores que continúan cometiendo un genocidio” contra el pueblo yemení, dijo su portavoz Mohammed Abdulsalam. Arabia Saudita interviene militarmente desde 2015 en el conflicto en Yemen para ayudar al gobierno frente a los rebeldes. Los hutíes cuentan con el apoyo de Irán y controlan amplias zonas del oeste y el norte de Yemen, incluyendo la capital, Saná.

Los ataques se producen en un momento de incremento de la tensión en el golfo Pérsico tras el sabotaje contra cuatro barcos el pasado fin de semana en aguas de la Zona Económica Exclusiva emiratí.

Uno de los misiles de fabricación iraní que suelen usar los rebeldes hutíes

Uno de los misiles de fabricación iraní que suelen usar los rebeldes hutíes

Esos actos se produjeron apenas tres días después de que Estados Unidos advirtiera de que este tipo de incidentes podrían darse y mientras varios barcos de guerra estadounidenses, entre ellos el portaaviones “Abraham Lincoln”, se trasladan a la zona.

EEUU afirmó que tomó la decisión de trasladar los buques debido a “indicaciones” de que Irán se prepara para “llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región”.

Seguir leyendo

Trending