Connect with us

Economia

Electricidad prepaga: implementaran medidores recargables

Publicado

on

La Dpec comprará 5.000 medidores que funcionan con el sistema prepago. Según la empresa, con estos equipos apuntan a regularizar el cobro.

Así como el cliente de una firma de televisión por cable carga crédito y tiene acceso al servicio, o los usuarios del transporte público de pasajeros cargan crédito en la tarjeta Sube para poder viajar, en poco tiempo la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec) incorporará medidores de luz que contarán con el sistema de recarga.

La Provincia se apronta a comprar unos 5.000 medidores prepagos que se instalarán en distintas zonas y que permitirá regularizar el sistema energético. Así lo confirmó el interventor de la Dpec, Alfredo Aun, a un diario colega.

Según explicó el funcionario, las empresas concesionarias del servicio de distribución de energía en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, Edenor y Edesur, llevaron adelante esta experiencia con gran éxito. “Fue una solución para hacer uso responsable del consumo”. No será la primera experiencia de este tipo en Corrientes. De hecho, Aun manifestó que en el barrio Caridi hace unos años, 70 casas tenían medidor prepago, pero la medida no se sostuvo en el tiempo. “Hoy la incorporación de tecnología reduce los costos y permite avanzar con mayor facilidad de estos recursos”.

De acuerdo con lo que habrían evaluado los equipos técnicos de la Dpec basados en las experiencias que existen en Buenos Aires, “los medidores funcionan como otros servicios prepagos. El medidor recargable es instalado en el hogar de una manera tan simple que ni siquiera es necesario romper paredes para colocarlo. Desde allí, cada persona puede controlar el consumo que realiza, cuánto cuesta y la energía disponible”. Explicó además que la carga también es simple, “ya que sólo basta con concurrir a una terminal, al igual que se hace con el teléfono celular o con la Sube y comprar ‘crédito de energía’.

El medidor cuenta con una alarma que avisará cuando el suministro esté por acabarse”. Aunque el funcionario no dio precisiones de cómo serán los equipos a adquirir y cómo se distribuirán, con base en los utilizados por Edenor y Edesur -mencionados por Aun-, el sistema sería con un medidor inteligente que es instalado en el hogar de una manera tan simple que ni siquiera es necesario romper nada. Desde allí cada persona puede controlar el gasto que realiza y la energía disponible.

Asimismo, cuenta con una alarma que indica cuándo se va a terminar el suministro eléctrico. La carga también es muy simple, ya que sólo basta con concurrir a una terminal, al igual que se hace con el teléfono celular o con la Sube, y comprar el monto de energía que se quiera utilizar, de todas formas cada usuario no sólo deberá saber cuánto consume en promedio y cuál será el valor de las tarifas que aplicará la Dpec, para establecer el monto mínimo de carga. Al parecer la terminal emite un ticket factura que cuenta con un código que se debe cargar al medidor para completar la carga.

Según las compañías de Buenos Aires, con esta opción no sólo le hacen frente a las conexiones clandestinas, sino también a la morosidad en la que incurren quienes se ven apretados por los aumentos de tarifas.

Economia

Día clave para el dólar: el Banco Central deberá probar que puede contenerlo

Publicado

on

Los futuros de Wall Street y las aperturas de las bolsas de Oriente no auguraban una buena rueda para el lunes. Sin embargo, los mercados de Europa presentaban mayorías de alzas. Pero las bolsas de este continente no pesan tanto en el mundo como las otras.

En otra oportunidad este detalle hubiera sido seguido atentamente por los inversores de activos financieros de la Argentina. Pero el país libra otro combate que opaca la influencia del exterior. El control de precios disparó el riesgo país a niveles que no se vieron desde 2014 y una salida de los bonos de la deuda argentina de fuertes consecuencias.

Federico Sidi, de Compass Group, señaló que “en los últimos días se aceleró la compra de fondos que invierten en bonos de la deuda y de Estados Unidos, excluidos los de Brasil”.

Que Brasil no esté en la mira no sorprende. Es un país que está complicado porque no cierra sus reformas y representa algún riesgo. Sidi explicó que la cartera se compone de 25% de bonos del Tesoro de Estados Unidos y el resto de títulos latinoamericanos particularmente del Mercosur entre los que sobresalen los de Uruguay y Chile. “La renta es de poco más de dos por ciento, pero al inversor argentino no le interesa la ganancia sino la seguridad. Estos bonos se cobran en los países de origen por lo que los sobresaltos que ocurran en la Argentina antes y después de las elecciones presidenciales no les preocupa. El inversor cobra esos bonos en sus países de origen y puede depositar los fondos en el exterior”, analizó.

Banco Central

Banco Central

Por supuesto que el stock de los fondos con plazos fijos, los de renta fija argentina (bonos de la deuda) y renta variable (acciones) están disminuyendo. Los argentinos aceleraron la dolarización de las carteras.  Hay un “fly to quality” local (vuelo a la calidad), como se denomina al movimiento donde el inversor privilegia la seguridad sobre las ganancias.

El riesgo país en 854 puntos básicos -subió 6,62% en las dos últimas ruedas de la semana pasada- ahora influirá en el dólar. Ya no es un dato que transitaba un camino separado.

Las nuevas reglas del juego de Precios Cuidados que tienen consenso en las encuestas entre consumidores son inflamables para el dólar, porque el inversor lee allí el fracaso en la lucha contra la inflación y un peso que se debilita. Por lo tanto, aunque ve un país con tasas más altas, sabe que son inocuas porque influyen sobre una moneda que nadie quiere y que por eso ha adquirido una velocidad de circulación tal que anula la restricción monetaria. Todos se deshacen de los pesos lo antes posible y se vuelcan al dólar.

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)

Este nuevo mundo se verá hoy con toda su dureza y el Banco Central deberá probar que tiene un arsenal para responderle, además de las intervenciones en el mercado futuro y de mandar al Banco Nación a vender dólares en la última media hora del mercado.

Los exportadores seguirán siendo el árbitro. Si mantienen intensa su oferta en alrededor de USD 100 millones diarios, que se suman a los 60 millones que licita cada día el Tesoro, pueden contener una nueva escalda de la divisa. Pero puede suceder que los exportadores aguarden mejores precios y los consigan reteniendo liquidaciones porque saben que son ellos los que marcan el valor de la moneda. Por otra parte, estarán cambiando dólares por un peso que se devalúa cada día. El horizonte de inflación, calculan, que se extenderá hasta mayo o junio y que este control de precios con remarcaciones anticipadas, es adelantar la inflación esperada que detonará en abril para no hacer impacto en los meses siguientes.

El examen del lunes será clave para el Banco Central y el Gobierno que, buscando fortalezas, muestra debilidades. El acuerdo de precios se pareció más a la invocación de un milagro que a una medida racional para bajar la inflación. Y el congelamiento de la banda de flotación, un pedido de auxilio anticipado porque ven venir un dólar con fuerza al que hay que contenerlo cuanto antes y, para eso, necesitan de los USD 150 millones diarios que le permitirá usar el FMI. Apenas pase los $51, saben que pueden intervenir.
Las cartas están echadas. “Hagan juego señores”, parece decir el Banco Central. Las 10 de la mañana será la hora señalada.

Seguir leyendo

Economia

Unos 350 fiscalizadores controlarán que los productos de precios esenciales estén en las góndolas

Publicado

on

El Ministerio de Producción y Trabajo informó hoy que un equipo de 350 fiscalizadores en todo el país que controlará la presencia de los Productos Esenciales en las góndolas para verificar el cumplimiento del programa.

Además se ampliarán las facultades de la Secretaría de Comercio Interior para evitar distorsiones en el mercado comercial, aplicar multas y realizar procesos rápidos de intervención cuando sea necesario a partir de la reciente actualización de la Ley de Lealtad Comercial N° 22.802.

Seguir leyendo

Economia

El turismo y las ventas minoristas por Semana Santa cayeron un 15%

Publicado

on

Según Fedecámaras, la crisis económica se hizo con fuerza en el fin de semana largo, en el que se movilizaron un millón de personas menos que el año pasado, caída que también se reflejó en el comercio. “No es el movimiento habitual, la gente llega con lo justo a fin de mes”, advirtió la entidad que agrupa a los centros comerciales.

La Federación de Cámaras y Centos Comerciales Zonales de la República Argentina (Fedecámaras) advirtió que el turismo interno y las ventas minoristas de Semana Santa cayeron un 15% en comparación con 2018, como consecuencia de la aguda crisis económica a la que el Gobierno sigue sin encontrarle solución. De acuerdo a la entidad, el año pasado se movilizaron 2 millones y medio de personas para disfrutar del fin de semana largo, contra 1.600.000 de este año.

 

El titular de la entidad, Rubén Manusovich, indicó que la falta de turistas se nota mucho en la Costa Atlántica y expresó: “No es el movimiento habitual, la gente llega con lo justo a fin de mes, los sectores medios han sido muy golpeados por la pérdida del poder adquisitivo del salario y la suba de tarifas y sobre todo de la nafta, entonces hacen el ajuste en el consumo, lo que perjudica sobremanera a los comerciales y pymes del interior”.

 

La información se apoya sobre los datos reconocidos oficialmente por la Secretaría de Turismo, según señaló Manusovich, quien indicó que las reservas por turismo están en promedio en un 60%, con las excepciones de la Quebrada de Humahuaca y Tandil, donde superan el 95%.

 

Por otra parte, el dirigente se sumó a las críticas contra el acuerdo de precios anunciado por el Gobierno. “Son 16 empresas que acordaron congelar 64 productos con los hipermercados, que sólo comercializan el 30% de los alimentos”, señaló Manusovich. Al respecto, alertó que “el 70% de las pymes comerciales no tendrán abastecimiento de esos productos”.

 

En el mismo sentido, se quejó de que “además, esos 64 productos fueron remarcados, es decir los mayoristas ya hicieron lo que comúnmente se denomina colchón”.

Seguir leyendo

Trending