Connect with us

Politica

El Senado avanza en la aprobación de la ley de góndolas

Publicado

on

El oficialismo incorporó a la agenda del Senado el proyecto de ley de góndolas, que será debatido este martes en la Comisión de Legislación General y quedará a un paso de tener sanción definitiva. La Comisión de Legislación General se reunirá a las 15:00 en el salón Arturo Illia de la Cámara alta para designar a sus nuevas autoridades y analizar la iniciativa, que fue aprobada el año pasado por la Cámara de Diputados.

En caso de conseguir dictamen de esa comisión, el proyecto que dispone que en góndolas y locaciones virtuales haya un 30 por ciento de tope de espacio disponible por cada marca quedará en condiciones de ser votado en el recinto para convertirse en ley.

Por el momento este proyecto no se incorporó al temario de la sesión prevista para el jueves a las 11:00, en la que los senadores aprobarán los pliegos de los nuevos embajadores, pero no se descarta que finalmente se incluya. El presidente Alberto Fernández había anunciado en enero que impulsaría la sanción de la Ley de Góndolas para que los empresarios dejen de “jugar con los precios de productos de la canasta básica”.

Para el jefe de Estado, esa ley representa una “política activa de control” y tendrá como fin evitar que algunos empresarios actúen con “irresponsabilidad”.

En qué consiste la ley de góndolas

El proyecto de ley incluye un cupo de 30% para cada marca en las góndolas de supermercados, con el fin de facilitar la venta de todos los productos y la competencia entre ellos. Además, el proyecto establece que los supermercados deben ofrecer un mínimo de cinco proveedores de un mismo producto por góndola.

También dispone que en góndolas y locaciones virtuales deberá reservarse un 25% del espacio disponible para productos elaborados por micros y pequeñas empresas nacionales. A su vez, en las islas de exhibición y exhibidores contiguos a las cajas se deben presentar en un 50% del espacio para los productos elaborados por Pymes.

Por otra parte, se establece la prohibición del alquiler de espacios preferenciales en góndolas o locaciones virtuales, al considerarse ésta una “exclusión anticompetitiva”. También indica que los productos de menor valor no pueden ser ubicados en sectores de escasa visibilidad sino colocados a “una altura equidistante entre el primer y último estante” de la góndola.

Politica

Agustín Rossi: “Médicos, enfermeros y paramédicos de los hospitales militares están a disposición en la crisis”

Publicado

on

Por

En el primer balance de la cuarentena obligatoria, las tareas de contención social y las perspectivas para el futuro inmediato ante la pandemia del coronavirus en la Argentina, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, expresó ayer sin vueltas: “No veo posibilidades de que haya un desborde social donde tengan que actuar las Fuerzas Armadas”.

No sólo esto. Rossi dijo que “en algunos lados se pide el estado de sitio pero no creo que sea necesario y eso no lo vamos a permitir”. También fue tajante en cuanto al accionar de los militares en medio de las tareas de ayuda ante la crisis al evaluar “no existe posibilidad alguna de que las Fuerzas Armadas participen en seguridad interior. Cuando veo como vienen trabajando las fuerzas de seguridad me parece que es más que suficiente lo que hacen”, dijo.

El ministro de Defensa se convirtió desde que estalló la pandemia y que el gobierno tomó medidas de contención sanitaria, social y económica en un actor clave. Rossi fue quien anunció el cierre de las fronteras, se puso al frente del operativo de contención social en el conurbano y muchas veces oficia como unos de los principales voceros del Presidente. “La crisis sin dudas permitió que visibilizar muchas capacidades de las Fuerzas Armadas que muchos argentinos no conocían o que no tenían en cuenta”, expresó el ministro de Defensa a Infobae al evaluar el accionar de los militares en esta crisis sanitaria por la que atraviesa el mundo.

-¿Qué le pidió el presidente Alberto Fernández para enfrentar desde las Fuerzas Armadas esta crisis del coronavirus?

-El Presidente me solicitó que todas las capacidades de las Fuerzas Armadas estuvieran a disposición en esta lucha contra la pandemia del coronavirus. Al visibilizar todas esas capacidades, la crisis sin dudas les hizo conocer a los argentinos aspectos de las Fuerzas Armadas que ignoraban o no tenían en cuenta. Es decir, que las Fuerzas Armadas tenían la multiplicidad de funciones que están mostrando en esta crisis.

-¿Cómo vienen actuando?

-En diferentes aspectos. Fuimos la primera agencia que actuó con un protocolo del Ministerio de Salud porque el 2 de febrero yo envié instrucciones de cómo actuar ante el coronavirus a las bases argentinas en la Antártida. Es que esas bases tomaron la decisión de restringir el contacto con ciudadanos chinos ya que en ese momento el virus estaba alojado aun en China y aplicamos un protocolo estricto del cuidado y la totalidad de los integrantes de las bases argentinas. Eso fue el 2 de febrero. A partir de allí empezamos a preparar todo el sistema de sanidad militar.

-¿En qué consiste ese sistema en su totalidad?

-Este consta de hospitales a lo largo de todo el país con tres hospitales centrales situados aquí en la ciudad de Buenos Aires. El hospital central militar, el Naval Pedro Mayo y el de la Fuerza Aérea en Pompeya mas el de Campo de Mayo. Pero además tenemos uno más en Córdoba, dos en Mendoza, otro en Salta y dos hospitales militares de la Armada en Bahía Blanca. Y hospitales militares en Comodoro Rivadavia y en Río Gallegos. A esa capacidad natural ya instalada donde hicimos valer todo el sistema de salud y ampliar la capacidad de camas agregamos dos más. En Campo de Mayo le agregamos un hospital reubicable del Ejercito que se instaló en paralelo para ampliar la capacidad de Campo de Mayo y a agregamos el Hospital militar reubicables de la Fuerza Aérea que dispusimos en Pompeya. Este último hospital tiene la capacidad de cuatro camas de terapia intensiva con capacidad de ampliar asi que es un aporte importante. Y obviamente todo el personal de sanidad de las Fuerzas Armadas. Médicos, enfermeros, paramédicos que están trabajando en esos hospitales que van a estar a disposición de la crisis. En materia de salud también sacamos una resolución que los estudiantes de cuarto año de enfermería van a poder estar a disposición en caso de que sea necesario. Ademas hicimos una convocatoria a todo el personal retirado de las Fuerzas Armadas del área de sanidad que no sea personal de riesgo para que se sume al operativo. En materia operativa sacando el tema de salud dividimos el país en 14 comandos de emergencia con oficiales de todas las fuerzas trabajan en conjunto con gobernadores e intendentes para tareas de sanidad, de logística, de traslados, pero en términos generales trabajan articuladamente con cada poder institucional en cada región. Las tareas que tienen son: por un lado, el apoyo humanitario previsto dentro de la ley de Defensa Nacional en cuanto a la distribución de alimentos en el conurbano y en distintos lugares del país. En el conurbano estamos trabajando en Quilmes y vamos a hacerlo en La Matanza a la vez que se están estudiando otros lugares. Fuera del cornurbano también estamos en La Plata. Por otro lado, hay tareas de apoyo a las fuerzas de seguridad en cuanto a apoyo logístico como por ejemplo, el patrullaje aéreo con helicópteros en el AMBA. Estos buscan apoyar a las tareas de las fuerzas de seguridad para el cumplimiento de la cuarentena. Este patrullaje es diurno y a veces en la noche también. En algunas zonas de frontera también hicimos patrullaje aéreo apoyo a las fuerzas de seguridad. Todo el despliegue de entrega de alimentos se hace en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social, la provincia de Buenos Aires, el personal de las Fuerzas Armadas que va desarmado y esta custodiado por las fuerzas de seguridad que garantizan el operativo.

El Ejército, en tareas de distribución de alimentos
El Ejército, en tareas de distribución de alimentos

-¿Van a seguir produciendo alcohol en gel y barbijos?

-Sí, además de los operativos de sanidad y de entrega de alimentos, estamos trabajando con los laboratorios de las Fuerzas Armadas en la elaboración de alcohol en gel, repelentes, paracetamol. Esto va destinado a las Fuerzas Armadas y también a donde nos indique el Ministerio de Salud. De hecho esta semana hemos entregado 400 litros de alcohol en gel al PAMI para diferentes geriátricos de su competencia. Del mismo modo, la sastrería militar confecciona barbijos y en el Liceo Militar de Tucumán también trabajamos en la elaboración de barbijos. La Fuerza Aérea también trabajó en la repatriación de argentinos varados en el exterior. Se enviaron vuelos a Lima y Arequipa. Y también hicimos vuelos internos para traer a Buenos Aires a los argentinos que habían ingresado por las fronteras. Hay un apoyo también con vuelos Fokker para repartir respiradores artificiales que tiene el Ministerio de Salud para llevar a diferentes provincias sobretodo en el norte del país.

-¿Existen posibilidades de desborde social donde tengan que actuar las Fuerzas Armadas?

-No veo posibilidades de desborde social donde tengan que actuar las Fuerzas Armadas y tampoco las Fuerzas Armadas tienen un rol que cumplir en ese sentido.

-Hay quienes creen que se debería decretar el estado de sitio para imponer la cuarentena a rajatabla…

-Escuché que desde algunos sectores se pide el estado de sitio. Yo estoy absolutamente en contra. No creo que sea necesario. El estado de sitio sería en este caso para que las Fuerzas Armadas participen en seguridad interior y eso no lo vamos a permitir. Cuando veo como vienen trabajando las fuerzas de seguridad me parece que es más que suficiente lo que hacen. Cuando uno ve los operativos que se realizan no aparece una demanda mayor de personal de las fuerzas armadas. Así que no contemplo la posibilidad de decretar el Estado de sitio ni la posibilidad de que las Fuerzas Armadas participen en seguridad interior. No creo que sea necesario. Estas tareas que hacemos hoy lo hacemos con mucha eficiencia en el marco legal de la ley de defensa y la de seguridad interior.

-¿Cree acertada la decisión del presidente de elegir la salud por sobre la economía?

-El Presidente definió que entre la salud y la economía va a elegir la salud de los argentinos. Así que tomará todas las decisiones que sean necesarias para defender la salud de los argentinos. Nosotros acompañaremos porque la Argentina esta tomando decisiones correctas. Fueron decisiones duras y drásticas como la cuarentena pero se tomó en momentos en que los niveles de contagio eran bajos a diferencia de lo que se hizo en otros países. Y esto nos parece que permite ser optimistas de que habrá una buena respuesta ante la pandemia. De hecho la Organización Mundial de Salud (OMS) ponderó las decisiones que tomó la Argentina.

-¿Está todo el aparato militar desplegado actualmente para enfrentar esta crisis?

-Están todas las capacidades de las Fuerzas Armadas desplegadas para la protección de la salud de los argentinos. Hemos desplegado los 90.000 hombres de las Fuerzas Armadas y todos los recursos disponibles. Creo que este es el camino que hay que seguir en el estricto cumplimiento de la ley de seguridad interior y defensa nacional.

Seguir leyendo

Politica

El número de camas disponibles para enfrentar el coronavirus, un dato clave que por ahora es una incógnita

Publicado

on

Por

El último informe sobre camas disponibles (en instituciones públicas y privadas) fue publicado en 2018. Habla de un total de 220.910 en todo el país, incluyendo 8.293 unidades de terapia intensiva para adultos y 1.823 unidades de terapia intensiva pediátricas. Esta información se volvió crucial porque es la que primero exhibe la capacidad del sistema de salud para responder frente a una emergencia sanitaria. Cuanto más lejos del porcentaje recomendado por la OMS (8 camas cada 1000 habitantes) se presente, más limitada será la una respuesta. Argentina tiene un índice 5.02, con grandes variaciones entre región centro (5.71) y NEA (3.59) y NOA (3.94).

Desagregar ese “Análisis de la Situación de Salud en la República Argentina” que hizo el equipo del por entonces ministro de Salud Adolfo Rubinstein (en rigor, secretario) complejiza el escenario. De esas 220.910 disponibles, hay 85.784 que son camas para “internaciones prolongadas”, es decir, geriátricos u hospitalizaciones que impiden contar con ese recurso en medio de una emergencia. Tampoco las camas de maternidad y neonatología están disponibles, un 15.003 sumados ambos tópicos. Sumando camas generales, especiales, pediátricas y para hospital de día, finalmente, Argentina tenía disponibles 110007 camas disponibles.

Tenía disponibles porque se supone que hoy tiene más. Hay una gran maquinaria en todos los rincones del país para generar ese recurso en playones de las fuerzas armadas, centros deportivos, religiosos, grandes escuelas, en los 10 nuevos hospitales modulares que se están construyendo con crédito de UNOPS, dentro de las 17 Unidades de Pronta Atención que se desarrollaron en tiempos del sciolismo en la provincia de Buenos Aires, o junto a ellos. Pero el número no se conoce.

En concreto, no hay información de cuántas camas disponibles hay o habrá. El Ministerio de Salud actual no brinda esa información. En parte, porque está realizando una tarea de control sobre lo que le dicen las obras sociales de los sindicatos, que estaría bastante por debajo de lo que habían declarado. También porque las provincias se mostraron reacias a contar su propia disponibilidad, en líneas generales, también por debajo de lo que venían diciendo.

Finalmente, porque el propio ministerio se demoró más de la cuenta en obtener esa información crítica, sin la cual es imposible realizar una política pública seria en medio de la emergencia sanitaria que exigirá atención hospitalaria en un porcentaje que rondará el 15% de los contagiados, o sea, ¿3 millones de personas? ¿1 millón? ¿En cuánto tiempo? “Tendríamos que habernos puesto con esto en febrero, pero la verdad es que nos desbordó la situación”, reconoció un funcionario del equipo de Ginés González García.

Otro dato importante de este análisis es la cantidad de Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) que existen en el país, discriminados por región. El dato es particularmente significativo porque los CAPS dependen de los intendentes, ya que además de ejercer tareas de prevención y difusión de conductas saludables, dan la primera atención de la población más pobre.

Son 7844 en todo el país, de los cuales 3078 están en la región centro, lo que incluye el conurbano. Una gran cantidad, 1953, tiene atención médica diaria y con especialidades 901 tiene atención médica por lo menos tres días por semana, y 45 tienen guardia permanente.

 REUTERS/Matias Baglietto
REUTERS/Matias Baglietto

Si los intendentes del conurbano tuvieran el presupuesto necesario de parte de Nación o de la Provincia de Buenos Aires para equiparlos, con todo lo que dicen que distribuyen pero la verdad que todavía no llegó (material para dar seguridad al personal sanitaria, más médicos y camas en varios lugares donde hay espacio), buena parte de la emergencia podría tratarse directamente ahí, como ya se está planificando, pero a una velocidad que no toma en cuenta la rapidez con la que se desplaza el virus.

Infobae pudo constatar el caso de una provincia y de una intendencia del conurbano de la Tercera Sección Electoral que en público dan una cifra de camas disponibles y de terapia intensiva que no son ciertas. En ambos casos le pusieron, lisa y llanamente, un cero a la cifra real: donde dicen 300 hay 30, por ejemplo. Lo hacen por las buenas razones: no quieren asustar a la población. Mientras tanto, rezan para que las curvas de infectados que empezaron en China, siguieron en Europa y continúan en Estados Unidos, se comporten distinto en nuestro caso, confiados en que “Dios es argentino”.

“La realidad demostrará qué hay y qué no”, concluyó un funcionario de larga trayectoria en la gestión pública, casi un sabio a la hora de discriminar qué puede hacer el Estado a esta altura, y qué no, en una carrera contra el tiempo que logró poner entre paréntesis hasta prejuicios ideológicos, porque lo que hoy cotiza no es el relato sino la capacidad operativa para desplegarse en la emergencia, con información y recursos humanos, tomando decisiones basadas en la evidencia científica.

Una de las primeras conferencia de prensa que dio González García sobre el coronavirus. (Casa Rosada)
Una de las primeras conferencia de prensa que dio González García sobre el coronavirus. (Casa Rosada)

Las nuevas condiciones para la política sufrieron un cambio tan drástico que los intendentes del conurbano que recibieron el llamado de Cristina Fernández de Kirchner, preocupada por la situación, contaron que la primera pregunta que les hizo la Vicepresidenta es cuántas camas tenían en el distrito.

La realidad mató al relato. Y todo lo que no se hizo en décadas en esas barriadas cada vez más sumergidas quedará evidenciado apenas el virus empiece a circular con la fuerza de lo que no encuentra ningún freno de aislamiento social, calidad de vida o condiciones de higiene.

Este fenomenal cambio de prioridades encuentra a la dirigencia política ante el desafío de la eficiencia en la gestión. Llegó el momento en que la sociedad va a juzgar por la capacidad que tendrá cada gobernante (Presidente, ministros, gobernadores, intendentes) para llevar adelante una estrategia efectiva contra el virus.

No todos los que nos gobiernan tienen esa experiencia. Buena parte, nacieron y se criaron en la épica discursiva sin realidad, lo que les permitió ordenar su visión del mundo sin necesidad de contrastarla con los hechos. O adecuando los hechos al relato.

El Estado argentino podrá ocultar la cantidad de casos infectados testeando menos personas de las que presentan síntomas, como sospechan muchos. No dirá las camas disponibles para los pacientes que necesitan hospitalizarse ni las de terapia intensiva para aquellos que requieran cuidados especiales en sus pulmones deteriorados por el COVID-19, quizás simplemente porque no lo sabe.

Lo que nunca podrá modificar es la cifra de muertos porque, cuando esta pesadilla termine, la realidad se mostrará en blanco sobre negro y sin ninguna capacidad de ocultamiento.

Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández se reunirá en la Quinta de Olivos con el comité de expertos para definir la extensión de la cuarentena

Publicado

on

Por

Luego de la reunión que Alberto Fernández encabezó con el comité de expertos, el ministro de Salud, Ginés González García, explicó en conferencia de prensa que “unánimemente todos han opinado que hay que prorrogar la cuarentena”. Además, el funcionario anticipó que en el transcurso del día de hoy, el jefe de Estado hará el anuncio con los detalles de la extensión.

“Tengo entendido que el Presidente de la Nación, que encabeza esta estrategia, va a hablar con la Nación Argentina. No sé bien a qué hora será pero él es el que transmitirá esta decisión”, sostuvo. Cuando un periodista le preguntó si será hoy, domingo, cuando Alberto Fernández informe la nueva disposición, respondió que sí, “seguramente sí”.

Ginés González García se mostró optimista con las estadísticas que vienen arrojando los indicadores actuales. “Tenemos el orgullo que en el mundo se hable del modelo argentino. Porque no solo hemos comenzado con acciones muy fuerte desde el principio sino porque además las hemos hecho todas juntas: hemos iniciado antes y con muchísima más intensidad las medidas”.

“Las decisiones siempre van a ser de acuerdo con la evolución, con las curvas, con los indicadores. Yo no le voy a decir ahora lo que va a pasar en abril o a principios de mayo. Ni yo ni nadie. Lo que estamos es previendo las cuestiones que pueden suceder y, sobretodo, ganando tiempo. Porque todos los días estamos mejor: mejor en preparación, mejor en recursos, mejor en diagnóstico”, expresó el ministro en virtud al avance de la pandemia en la Argentina.

Anunció, a su vez, que han descentralizado las pruebas diagnósticas en 35 laboratorios del país y distribuido por las 24 jurisdicciones 35 mil reactivos. Esta iniciativa concederá una mayor capacidad de análisis del virus Covid-19 en todo el país, lo que redundará en un aumento significativo de los infectados. “Seguramente, por la natural evolución del ciclo de la epidemia más la mejora en la capacidad de diagnóstico, va a haber más casos en los próximos días. Implica, nada más, un seguimiento estricto de lo que vamos haciendo. No hay que asustarse”, aclaró. A su vez, celebró que “hasta ahora venimos por debajo de la curva de simulación”.

El ministro remarcó que los niños no son un grupo de riesgo pero sí un mecanismo de transmisión, dijo que los respiradores son un recurso crítico, no solo en Argentina, sino en todo el mundo y que para garantizar el abastecimiento y la distribución equitativa de los aparatos se decidió centralizar la compra, y respondió una consulta periodística sobre la probabilidad de que la expansión del virus aborde todo el Conurbano, uno de los mayores temores del presidente Alberto Fernández.

“No podemos resolver una situación de muchos años de debilidad. El Conurbano, que tiene la mayor cantidad de pobres de la Argentina, es un problema de la Argentina. Se está trabajando en una unidad del Área Metropolitana de Buenos Aires, tanto la Ciudad, la Provincia y la Nación para tratar estos temas. Estamos permanentemente buscando alternativas y mirando a todos, pero particularmente a los grupos más vulnerables. Y en el Conurbano esta vulnerabilidad existe y sobretodo por la magnitud de su problema”.

Gines habilitó las apreciaciones del panel de expertos que lo acompañó a la conferencia para brindar respuestas sobre diversos temas referidos al coronavirus. Sobre los pronósticos de extensión de la cuarentena, Tomás Orduna, jefe de Medicina Tropical del hospital Muñiz, indicó: “En la sugerencia dada por el grupo, la prolongación debe continuar de la misma manera. Independiente de la fecha de hasta cuándo sería la cuarentena, de continuar tiene que serlo de la misma manera, muy férrea. Después se verá en diferentes momentos, qué cosas, como pequeños grifos, se puedan ir abriendo. Pero por el momento, los grifos siguen todos cerrados”.

En el mismo sentido se manifestó el director científico de la Fundación Huésped, Pedro Cahn. Ensayó una proyección del virus por fuera del plazo estimado de la cuarentena total. “El coronavirus no se va a terminar, no va a desaparecer. Va a seguir circulando, como sigue circulando el virus de la influenza. Esto va a requerir que ciertas cosas que aprendimos durante este proceso tan inesperado tengamos que integrarlas. El lavado de manos llegó para quedarse. El día que no tengamos ninguna restricción vamos a seguir recomendando el lavado de manos. La higiene respiratoria, no toser en forma pública y utilizar el pliegue del codo, llegó para quedarse. Ciertas medidas de distanciamiento social van a ser las últimas en irse”.

Por eso, interpreta que las actividades normales irán acomodándose de a poco a la dinámica cotidiana cuando se decrete el fin del aislamiento. “No se va a levantar la cuarentena como tal. Vamos a pasar a una segunda fase. No piensen que se van a abrir las canchas de fútbol y que vamos a ir todos a ver a nuestro equipo. Los grandes espectáculos públicos van a estar en la última fila porque lo que queremos evitar son justamente las grandes congregaciones. Imagínense un proceso de salida progresiva en la cual vamos a ir adquiriendo unas facultades que hoy tenemos restringidas. No es que un día apretamos ON y estamos en cuarentena, al otro día apretamos OFF y se terminó la cuarentena. Porque el virus no viene hacia nosotros, nosotros vamos hacia el virus si no cumplimos con la cuarentena”.

Los expertos que estuvieron fueron la embajadora especial de la OMS/OPS para América Latina y el Caribe, Mirta Roses; el director científico de la Fundación Huésped, Pedro Cahn; el titular de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued, y los especialistas Ángela Gentile, jefa de epidemiología del hospital Ricardo Gutiérrez, Pablo Bonvehi, el ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Gustavo Lopardo y Tomás Orduna.

Por el lado de los funcionarios, dijeron presente la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi y el asesor presidencial Alejandro Grimson.

El presidente junto al ministro de Salud de la Nación, Ginés González García
El presidente junto al ministro de Salud de la Nación, Ginés González García
El grupo de expertos venía reuniéndose desde enero en el Salón Gris del Ministerio de Salud de la Nación, donde solían sumarse algunos responsables del área sanitaria, más que nada el ministro de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, distrito donde impacta en forma directa el virus.

Allí, en el edificio que fue de Obras Públicas en década del 40, siguen constituyéndose los consensos de base científica. Pero, la velocidad de la emergencia sanitaria los llevó a trasladarse en varias oportunidades a la Casa Rosada, donde fueron aconsejando al Presidente la necesidad de tomar drásticas medidas de aislamiento para contener la llegada del COVID-19 y, así, darle tiempo al sistema de salud a prepararse para enfrentar la llegada masiva de los contagios.

Fernández mantuvo tres reuniones en la Rosada con ellos y sus consejos fueron cruciales para el cambio de dirección que tomó la Argentina en el más grande desafío sanitario que vivió la humanidad, una pandemia de dimensiones dramáticas, para la que todavía no existe retroviral comprobado ni vacuna, aunque las principales potencias están haciendo ingentes esfuerzos para desarrollarla, y cuanto antes.

Alberto Fernández junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Salud
Alberto Fernández junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Salud
En el Gobierno hay un “moderado optimismo” respecto a la curva de casos positivos del COVID-19 que crecen a un ritmo menor al esperado, por el freno al ingreso de argentinos y extranjeros al país y, quizás, por efectos de la cuarentena. En principio, esto podría traducirse como una circulación local todavía limitada, aunque es demasiado pronto para asegurarlo. “Creemos que la cuarentena va a tener impacto. Es lógico. La duda es si impacta algo o si impacta mucho”, dijo un funcionario consultado ayer por Infobae, abocado tiempo completo al intercambio de información con otros países.

Concluida el encuentro con expertos, está previsto que el Presidente organizará encuentros virtuales similares con gobernadores, empresarios, sindicalistas y dirigentes políticos. Lo que estaría buscando es un amplio consenso político para dar continuidad a la cuarentena, lo que llevará a un duro parate económico que, espera, pegue un salto hacia arriba con la base segura de que la salud de la población se mantuvo por debajo de los índices mundiales.

“Argentina podría ser un experimento positivo para el mundo”, se ilusionaba un funcionario de Salud esta mañana.

Seguir leyendo

Tendencia