Connect with us

Sociedad

Dos turistas argentinas murieron en un accidente de tránsito en Cuba

Publicado

on

Un siniestro vial en Cuba, ocasionado el jueves por la tarde en el kilómetro 25 de la carretera Guantánamo-Baracoa, en la loma de La Herradura, dejó un saldo de 7 muertos, entre los que se encuentran dos mujeres argentinas, de 35 años, quienes estaban de vacaciones y se dirigían hacia La Habana.

Según informaron las fuentes policiales, se trata de Roxana Lauseda Gómez y Nadia Carolina Flores. También se registraron 33 heridos, de los cuales 5 continúan en grave estado. En el listado también figuran otros dos argentinos: Daniela Mateuchi (29 años) y Constantino Ziekeridis (27 años).

Los testigos relataron que el micro de la empresa Vía Azul, procedente de Baracoa con destino a La Habana, volcó luego de que el chofer perdiera el control del vehículo tras intentar sobrepasar a otro medio de transporte.

El diario El Nuevo Día publicó el testimonio de un estudiante de Medicina argentino, Fabricio Godoy, de 24 años, quien narró que estaba “medio dormido” y se despertó “confundido por los gritos de los demás pasajeros”. Allí vio cómo el ómnibus perdía el control: “Estaba muy resbaladizo el asfalto y se volcó hacia el lado izquierdo, y en ese momento ‘voló’ la gente”. Él, sin embargo, salió caminando, sin ningún golpe.

Godoy viajaba solo por toda Cuba y sostuvo que “la atención recibida ha sido perfecta, el personal es muy atento, han estado muy pendientes de mí, preocupados por mi estado”.

Los 33 lesionados fueron trasladados al Hospital General Docente Doctor Agosthino Neto, de la ciudad de Guantánamo. También dos menores fueron remitidos al hospital pediátrico Pedro Agustín Pérez.

El médico Yoandris Reyes, vicedirector quirúrgico del Agostinho Neto, aseguró a la Agencia Cubana de Noticias que 5 de los 33 se encuentran en “peligro inminente para la vida”. Otros tres presentan traumatismos menores y el resto lesiones leves. Cuatro de los accidentados tuvieron que ser intervenidos quirúrgicamente.

Humberto Vladimir López Cremé, oriundo de La Habana, era quien conducía el micro. El hombre aseguró en Radio Guantánamo que “conducía a baja velocidad” y que no tuvo interacción con ningún otro vehículo. Sostuvo que perdió el control del ómnibus “debido al pavimento excesivamente mojado y las curvas de La Herradura”.

Según los medios locales, la loma de La Herradura (a 1.000 kilómetros de La Habana) es un sitio de gran cantidad de accidentes en la carretera Guantánamo-Baracoa. Durante la noche del jueves y la madrugada del viernes, funcionarios del Ministerio del Interior cubano trabajaron en el lugar para recolectar pistas acerca del accidente.

Sociedad

Corrientes: Levantaron el corte en el puente General Belgrano tras una jornada de protesta nacional

Publicado

on

Las manifestaciones se realizaron en la mañana de este miércoles en el marco de una jornada nacional de protesta que se repetió en más de 20 ciudades de todo el país. En horas del mediodía, organizaciones sociales levantaron la medida de fuerza.

Seguir leyendo

Sociedad

Chaco: Un joven intentó matar a su novia y luego se suicidó

Publicado

on

La localidad chaqueña de General Pinedo no sale de su conmoción. Anoche, dos jóvenes de 16 y 18 años protagonizaron un hecho que empezó con una tentativa de femicidio y decantó en un suicidio. Juan Carlos Villalba (18) intentó matar a su pareja Daiana Castillo (16) quien actualmente se encuentra, en grave estado de salud en el hospital de Sáenz Peña.

Los testigos que presenciaron el hecho informaron a la policía que la pareja se encontraba discutiendo cuando Villalba disparó a Daiana, para luego efectuarse otro tiro en la cabeza a sí mismo.

La vivienda en donde se encontraban los jóvenes se ubica en calle 2, entre 3 y 5, de la localidad.

En la causa interviene la fiscal en turno Virginia Lucrecia Listán de Loto quien dispuso, “que se preserve el lugar del hecho, se haga presente el Médico forense y perito del Gabinete Judicial, se labre acta de constatación y se reciba declaración a familiares allegados y testigos que hubieran presenciado el hecho”.

Seguir leyendo

Sociedad

Robaron objetos de una camioneta secuestrada en el corralón municipal

Publicado

on

El dueño lo halló con un vidrio roto. Le robaron equipos que había dentro, valuados en casi 80 mil pesos. “No me quieren pagar”, dijo.

Ayer se co­no­ció un he­cho tan in­só­li­to co­mo in­dig­nan­te, so­bre to­do pa­ra el dam­ni­fi­ca­do, lla­ma­do Jor­ge, a quien ha­ce un tiem­po se le ha­bía se­cues­tra­do su ca­mio­ne­ta Ford Ecos­port, la cual fue lle­va­da al co­rra­lón mu­ni­ci­pal cer­ca de Ru­ta 12 y ave­ni­da Mai­pú. Lo in­cre­í­ble es que cuan­do fue a re­ti­rar el ve­hí­cu­lo, lo en­con­tró con un vi­drio ro­to y con el fal­tan­te de va­rios equi­pos de so­ni­dos, va­lua­dos en ca­si 80 mil pe­sos, con­tó.

Hay que acla­rar que a es­ta pér­di­da eco­nó­mi­ca ines­pe­ra­da, se le su­ma los ca­si 40 mil pe­sos que Jor­ge di­jo que gas­tó du­ran­te el tiem­po en el que la ca­mio­ne­ta es­tu­vo es­ta­cio­na­da en el pre­dio.
Si bien es­ta can­ti­dad es­tá den­tro de la ile­ga­li­dad, lo cier­to es que su­ma­da a la pér­di­da de los va­lio­sos equi­pos cons­ti­tu­ye un du­rí­si­mo gol­pe al bol­si­llo de la víc­ti­ma, quien es­ta­ba con­fia­do de que su Ford Ecos­port es­ta­ba se­gu­ra mien­tras el reu­nía la pla­ta pa­ra pa­gar la mul­ta.

El dam­ni­fi­ca­do, en con­tac­to con épo­ca, con­tó que ha­ce un mes su ca­mio­ne­ta fue lle­va­da ha­cia el co­rra­lón mu­ni­ci­pal.

El jue­ves 14 de mar­zo, re­la­tó que fue a bus­car el ro­da­do y que, al lle­gar, hu­bo cier­to “ner­vio­sis­mo” del per­so­nal mu­ni­ci­pal que es­ta­ba en ese mo­men­to.

“Me hi­cie­ron a un la­do y me lla­mó el di­rec­tor de ahí, un tal Gar­cí­a. Él me di­jo que unos la­dro­nes in­gre­sa­ron y ro­ba­ron mi ca­mio­ne­ta”, sos­tu­vo el dam­ni­fi­ca­do.

Se­gún in­di­có, se po­día ver que la ca­mio­ne­ta te­nía el vi­drio ro­to y que fal­ta­ban va­rios equi­pos de so­ni­do y la ra­dio que es­ta­ban en el in­te­rior.

Asi­mis­mo la guan­te­ra es­ta­ba abier­ta y de allí sus­tra­je­ron to­dos los do­cu­men­tos de la Ford Ecos­port que te­nía en su in­te­rior.

Con res­pec­to a las me­di­das de se­gu­ri­dad, se in­di­có que se en­cuen­tra “ba­jo la ór­bi­ta de una em­pre­sa pri­va­da”.

En un prin­ci­pio, Jor­ge con­tó que no iba a de­nun­ciar el he­cho ya que se ha­bía ido con la pro­me­sa del Di­rec­tor de que “se iba a pa­gar to­do”.

“Na­die se ha­ce car­go”

No obs­tan­te, los pro­ble­mas se pro­du­je­ron cuan­do hi­zo una lis­ta con to­do lo ro­ba­do, gra­cias a lo cual se su­po que to­dos los equi­pos (bo­ci­nas, es­té­re­os, ba­te­rí­as, ca­bles, etc.) cos­ta­ban un mon­to cer­ca­no a los 80 mil pe­sos.

An­te ello, Jor­ge di­jo que el lu­nes hu­bo un cam­bio de pos­tu­ra: “Me di­je­ron que no po­dí­an afron­tar se­me­jan­te gas­to y que no me iban a pa­gar por­que no po­día pro­bar que to­do lo que di­je fue re­al­men­te lo ro­ba­do. En de­fi­ni­ti­va que na­die se iba a ha­cer car­go de lo que per­dí”.

La res­pues­ta, tan in­só­li­ta co­mo la si­tua­ción, ter­mi­nó de in­dig­nar a Jor­ge quien se­ña­ló que hoy iría a ver al in­ten­den­te Eduar­do Tas­sa­no pa­ra co­men­tar­le la si­tua­ción y po­der en­con­trar una so­lu­ción.
“Ha­bía una gran can­ti­dad de ve­hí­cu­los en el pre­dio y jus­to fue­ron a ro­bar el mí­o, que te­nía mu­chos ob­je­tos va­lio­sos”, se que­jó el hom­bre, quien tra­ba­ja de ma­ri­ne­ro mer­can­te.

Con res­pec­to al ro­bo en si, sos­tu­vo que aún no tu­vo res­pues­tas so­bre si ha­bía al­gún sos­pe­cho­so en el ca­so.

Seguir leyendo

Trending