Connect with us

Economia

Alba despidió a 30 trabajadores: Denuncian que quiere precarizar al resto de sus empleados

Publicado

on

Los trabajadores denuncian que la empresa no está en crisis y que buscan atemorizarlos para que acepten nuevas condiciones de trabajo: menos empleados y un mayor ritmo de trabajo.
La compañía multinacional de origen holandés Akzo Nobel, que la Argentina comercia los productos de la marca Alba, comenzó “un proceso de reestructuración” que derivó en el despido, hasta el momento, de al menos 30 trabajadores.

 

En diálogo con C5N, Daniel Kolinski, el representante de los trabajadores denunció que lejos de encontrarse en crisis, la compañía pretende subirse al clima de crisis que impera en el país para modificar las condiciones de trabajo actuales.

 

“La empresa tiene planes para incrementar la productividad con una menor cantidad de trabajadores. Por eso buscan atemorizarlos con estos despidos, porque quieren aumentar el ritmo de trabajo, quieren imponer condiciones de trabajo diferentes de las que había antes” aseguró Kolinski.

 

Según contó el delegado gremial Akzo Nobel está pasando por un muy buen momento financiero. “No hay crisis para este empresa. De acuerdo con los balances hay ganancias fabulosas. En los últimos tres años han tenido muchas ganancias de hecho Akzo Nobel solventó las pérdidas que tuvo la compañía en Brasil”.

 

Y sentenció: “No es una empresa en crisis. El año pasado, para el mes de octubre ya habían alcanzado las ganancias que habían previsto para todo el año”.

 

“Primero despidieron a todos los trabajadores y desarmaron el sector administrativo. Se lo llevaron a Brasil y lo hacen desde allá” contó Kolinski y advirtió “ahora empezaron a despedir a operarios y así ya llegaron a 30 los despidos hasta el momento”.

Economia

Qué son las misiones “Artículo 4” o de revisión del Fondo Monetario Internacional

Publicado

on

Por

Las misiones de “revisión” del FMI del tipo de la que el ministro de Economía, Martín Guzmán, acordó con la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, son una tarea casi cotidiana del organismo.

Esta actividad, que el Fondo incluye entre sus responsabilidad de “vigilancia” (surveillance) está reglamentada por el Artículo 4 de su Convenio Constitutivo, acordado en 1944, sobre el fin de la segunda guerra mundial, en los llamados “acuerdos de Bretton Woods”, por el lugar de New Hampshire, EEUU, en que se reunieron los 44 miembros originales y fundadores del FMI y el Banco Mundial.

Estas “misiones” equivalen a una suerte de chequeo anual de las condiciones de salud fiscal y monetaria de los miembros del Fondo y de hecho son uno de los principales ítems del presupuesto anual del organismo. Baste decir que los 2.700 miembros del Staff del Fondo en las 52 semanas que tiene cada año deben realizar el “artículo 4” de 189 países.

El viernes 21, por caso, el Fondo concluyó el “artículo 4” de Uruguay, el jueves había concluido el de Colombia y diez días antes había terminado de realizar esa misma suerte de verificación técnica vehicular a su tercer principal accionista, Japón.

De la rutina al conflicto

Las misiones pueden ser breves y puramente burocráticas para países que no tienen problemas ni créditos del Fondo, pero se hacen más exhaustivas y conflictivas cuando el gobierno en cuestión está embarcado en un “programa” con el organismo.

Un “programa”, como la propia Georgieva dijo en su comunicado que el Fondo intentará conseguir con la Argentina, implica un conjunto de “condicionalidades” a cumplir por el receptor del crédito (metas fiscales, metas monetarias y de crédito, ciertas “reformas estructurales” según de qué tipo de programa se trate) a cambio de los “desembolsos” que el organismo va haciendo a medida que se cumplen esos requisitos.

Kirchner estrecha la mano de Rodrigo Rato, director del FMI, cuando todavía aceptaba el envío de misiones de revisión del organismo
Kirchner estrecha la mano de Rodrigo Rato, director del FMI, cuando todavía aceptaba el envío de misiones de revisión del organismo

Los países que más recurren al Fondo, como la Argentina, son casi por definición los que tienen más problemas o desórdenes macroeconómicos, que se suelen reflejar en su “cuenta de balanza de pagos”. De hecho, en las misiones del Fondo suele haber especialistas fiscales, especialistas monetarios y los que en la jerga interna llaman especialistas “bioupí” (por BOP, Balance of Payments).

Normalmente, las misiones de artículo 4 pasan sin que mucha gente del país en cuestión se entere. Distinto es cuando el gobierno o el país están en ascuas por un desembolso de dinero o por alguna opinión del Fondo que pueda influir sobre el ánimo de prestamistas e inversores privados. Son climas habitualmente “ de ajuste”, políticamente conflictivos y las visitas del organismo tienen gran eco mediático, como sucede en la Argentina y como sucedía en la década del ochenta en varios países latinoamericanos más, particularmente en Brasil.

Por esa razón, los funcionarios del Fondo son celosos de que sus nombres y fotos se difundan demasiado. Ser un nombre y una cara muy conocidos puede ser un problema, como por ejemplo le ocurrió a principios de este siglo al jefe de la misión del Fondo en Turquía, el italiano Carlo Cottarelli, a quien le recomendaron bajar su recio perfil, que aparentemente caía muy bien entre las mujeres turcas y llegó a valerle amenazas de muerte.

En la Argentina las cosas nunca llegaron a tanto. Las visitas suelen generar marchas de repudio, pero los funcionarios enviados no han sufrido consecuencias físicas, aunque se recuerda el caso del peruano Jorge Baca Campodónico, un experto en cuestiones fiscales (no miembro del “staff”, pero sí “asesor” del Fondo) que en febrero de 2003, como miembro de una misión del organismo fue detenido por Interpol en Buenos Aires a raíz de una publicación periodística que delató su presencia. Baca Campodónico había sido funcionario del gobierno de Alberto Fujimori y tenía causas pendientes por uso persecutorio de los datos del Sunat, la AFIP peruana, y una cuestionada compra de aviones de combate a Rusia.

Jorge Baca Campodónico, detenido por Interpol en Buenos Aires cuando integraba una misión del FMI, en febrero de 2003.
Jorge Baca Campodónico, detenido por Interpol en Buenos Aires cuando integraba una misión del FMI, en febrero de 2003.

En nuestro país, cliente recurrente del FMI, a partir de 2018 las misiones “artículo 4” del Fondo se hicieron innecesarias, ya que el acuerdo implicaba revisiones trimestrales. Pero los funcionarios que negociaron y supervisaron el fallido programa con el gobierno de Mauricio Macri fueron desplazados de su función: el italiano Roberto Cardarelli fue reemplazado como “jefe de misión” para la Argentina por el economista venezolano Luis Cubeddu. En tanto, al director del Departamento Hemisferio Occidental, el mexicano Alejandro Werner, le designaron como subdirectora a la norteamericana Julie Kozack.

Tanto Kozack como Cubeddu fueron elegidos personalmente por Georgieva.

Lo más destacado del “regreso” al país de estas misiones, que implicarán la llegada de un grupo más numeroso de técnicos ansiosos por revisar los datos oficiales, es que representan un cambio de posición del gobierno de Alberto Fernández respecto de la que en su momento asumieron Néstor y Cristina Kirchner.

Durante el kirchnerismo, la última “misión de artículo 4” del Fondo fue en julio de 2006. Kirchner detestaba que los burócratas del FMI husmearan las cuentas públicas. Ese rechazo se volvió insuperable en 2007, luego de que, en enero de ese año, el gobierno inició la intervención de facto del Indec y la era de la estadística fantástica.

Así, entre 2007 y 2015 la Argentina fue el único país sudamericano que no recibió las “misiones artículo 4” del Fondo, que no se hacen si el país huésped no las acepta. Venezuela, Bolivia, Nicaragua, siguieron teniendo misiones artículo 4 del Fondo, pero no la Argentina.

Seguir leyendo

Economia

En Arabia, ante sus pares del G20, Guzmán pidió “cooperación” para poder restablecer la “sostenibilidad” de la deuda argentina

Publicado

on

Por

En la primera jornada de la reunión de ministros del G20 en Riad, Arabia Saudita, el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, además de las reuniones bilaterales que mantuvo con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, y con sus pares de Alemania, Francia, Suiza, India y Arabia Saudita, habló en el plenario de ministros e insistió en que la Argentina busca restablecer la “sostenibilidad” de la deuda.

El ministro, que participa de la reunión con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, disertó en la Primera Sesión de la Cumbre de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales y debatió junto a sus pares sobre la situación económica global y el estado de la arquitectura financiera internacional.

En ese marco, advirtió sobre la situación de la deuda soberana de la Argentina y afirmó: “necesitamos encaminarnos a un nuevo rumbo y reestructurar la deuda para restablecer su sostenibilidad”.

En línea con su discurso del 12 de febrero pasado en el Congreso de la Nación, en el que señaló que la Argentina podría convertirse en un ejemplo de cómo restructurar una deuda soberana, Guzmán dijo ante sus pares que “ésta será la primera gran prueba de las reformas del enfoque contractual adoptado en 2014, una nueva forma de formular estos contratos de deuda soberana. Esperamos que sirva pero necesitamos cooperación. Durante el último año y medio, la combinación de la contracción de la política monetaria y de la política fiscal no funcionó. Tenemos muy en claro que eso ha cambiado y necesitamos el apoyo de la comunidad internacional”, explicó el Ministro.

“La situación de endeudamiento en nuestro país es crítica”, dijo Guzmán, y precisó que “el PBI cayó en tres de los últimos 4 años, el desempleo se sitúa en un nivel de 2 dígitos, la tasa de la pobreza se acercó al 40%, la inflación en 2019 fue de 52,7% y también está el problema de insostenibilidad de la deuda”.

El Ministro afirmó que “Argentina tiene el potencial para recuperar la estabilidad, pero claramente esta situación de emergencia económica necesita resolverse; sabemos que los marcos no son perfectos y tenemos que mejorarlos y completarlos con la comprensión y la colaboración del mundo entero”, concluyó.

La reunión del G20 en Riad se desarrolla bajo la presidencia de Arabia, que la asumió en diciembre pasado bajo el lema “Aprovechar las oportunidades del siglo XXI para todos”.

FILE PHOTO: French Finance Minister Bruno Le Maire reacts after his New Year address to France's economic officials and the media at the Bercy Finance Ministry in Paris, France, January 7, 2020. REUTERS/Charles Platiau/File Photo
FILE PHOTO: French Finance Minister Bruno Le Maire reacts after his New Year address to France’s economic officials and the media at the Bercy Finance Ministry in Paris, France, January 7, 2020. REUTERS/Charles Platiau/File Photo

Bilaterales

Durante su transcurso, Guzmán ya tuvo encuentros bilaterales con sus pares de Alemania, Olaf Scholz; de Francia, Bruno Le Maire; de Suiza, Ueli Maurer; de India, Nirmala Sitharaman; y de Arabia Saudita, Mohammed Al-Jadaan.

La reunión con Le Maire, que actualmente encabeza el “Club de París”, un grupo informal de acreedores oficiales (gobiernos y agencias gubernamentales de seguros, garantías e inversiones) de la Argentina, es importante para que Guzmán logre sus objetivos de prorrogar vencimientos por 1.900 millones de dólares remanentes de una negociación de 9.400 millones de dólares realizada en 2014 por Axel Kicillof, y reducir la tasa de interés, actualmente de 9%.

Para este domingo quedó un encuentro bilateral con Steve Mnuchin, el secretario del Tesoro de EEUU, cuyo respaldo es clave tanto en la negociación con el FMI, del cual EEUU es el principal accionista, como en la negociación con los acreedores privados.

En todos los encuentros, señaló un comunicado de Economía, “los ministros le manifestaron a Guzmán el apoyo de sus países a las negociaciones que lleva adelante la Argentina para reestructurar su deuda soberana y acordaron una agenda de cooperación en pos de afianzar los vínculos estratégicos bilaterales”.

Además, la Ministra de India le anticipó la intención de su país de realizar inversiones productivas en la Argentina, que generarían nuevos puestos de trabajo.

Seguir leyendo

Economia

La actividad económica siguió en baja en diciembre y completó una caída de 2,1% en 2019

Publicado

on

Por

La actividad económica tuvo una caída de 0,3% en diciembre respecto de diciembre de 2018 y completó así un declive anual de 2,1% en el año, según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) difundido ayer por el Indec. A su vez, según la agencia estadística, el indicador registró una suba de 0,3% respecto de noviembre.

El EMAE es el indicador que sigue más de cerca la evolución del PBI y el registro informado ayer es el vigésimo mes consecutivo de caída de la actividad respecto de igual mes del año previo.

La larga serie de registros negativos comenzó en mayo de 2018, cuando luego del abrupto cierre. a fines de abril de ese año, de las fuentes de financiamiento externo al cabo de una campaña agrícola que había sido afectada por una fuerte sequía. La caída inicial fue abrupta: 4,7% y se profundizó aún más el mes siguiente, junio, cuando la actividad declinó un 6,5% adicional. Fueron los meses en que el gobierno negoció febrilmente el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, ´por USD 50.000 millones, alcanzado en junio de ese año y ampliado en septiembre en otros USD 7.000 millones.

A esta altura, sin embargo, lo más notable es lo prolongado del proceso recesivo, de ya 20 meses. En ese período, la actividad económica decayó 11%.

Por sectores, las caídas más pronunciadas de actividad durante el último mes del año pasado fueron “Actividad financiera” (- 9,8%) y Construcción (- 8%). Muy pocos sectores registraron variaciones positivas, aquellos cuya actividad más repuntó (siempre con respecto a igual mes de 2018) fueron Pesca (13,5%), Electricidad, Gas y Agua (3,7%), y Comercio Mayorista y Minorista y Reparaciones (1,8%).

Seguir leyendo

Tendencia