Connect with us

Tecno

La tecnología jurídica no acabará con los abogados, solo facilitará su trabajo

Publicado

on

Mucho se ha dicho sobre la transformación digital, la inteligencia artificial, los robots, el internet de las cosas, la tecnología blockchain y los contratos inteligentes. Pero, ¿qué significa todo esto para los profesionales del derecho?

La transformación digital y la tecnología jurídica están remodelando todas las profesiones jurídicas, desde asesorías hasta administraciones públicas. Algunos autores llegan a sugerir que muchos abogados quedarán obsoletos.

Es lo que predice el experto en tecnología legal Richard Susskind en su provocadora obra The End of Lawyers (El fin de los abogados, en inglés). En ella asegura que los abogados tradicionales serán “reemplazados por sistemas avanzados basados en inteligencia artificial, o por trabajadores menos costosos apoyados por tecnología o procesos estándar, o incluso por ciudadanos legos armados con herramientas de autoayuda en internet”.

No hace falta acudir a visiones apocalípticas, porque la transformación digital de las profesiones jurídicas ya está teniendo lugar. Los motores del cambio vienen de la mano de la llamada tecnología jurídica (del inglés, Legaltech).

¿Qué es la tecnología jurídica?

El término se refiere a la adopción de tecnologías y programas informáticos innovadores para racionalizar y mejorar los servicios jurídicos. Las empresas Legaltech suelen ser startups fundadas con el propósito de transformar la práctica de las profesiones jurídicas, reticentes a los cambios.

Esta son sus modalidades principales:

Productos de asesoramiento legal automatizado

Ofrecen información jurídica, asesoramiento legal e incluso permiten tramitar reclamaciones sencillas, ante las administraciones públicas y los propios tribunales de justicia, todo a través de internet. Por ejemplo, multas de tráfico y reclamaciones de baja cuantía.

Plataformas digitales de encuentro entre clientes y profesionales

Son mercados electrónicos para que los clientes encuentren fácilmente al profesional jurídico idóneo, ya sea un abogado, procurador, notario o perito. Incluyen sistemas de valoración de los servicios recibidos, como hace Tripadvisor con hoteles y restaurantes. También existen comparadores de precios y hasta subastas de servicios.

Automatización documental

Basta con que el usuario responda a una serie de preguntas en el asistente (por ejemplo, el nombre y dirección del demandante y del demandado, la fecha del accidente de tráfico y el importe reclamado…). Tras completar un formulario en línea, se confecciona al momento un primer borrador relativamente pulido. Otros servicios menos sofisticados proporcionan plantillas de escritos básicos, como contratos y peticiones de juicios monitorios.

Herramientas de revisión documental

Con tales sistemas se pueden analizar enormes volúmenes de datos y documentos muy rápidamente, ya sea por palabras clave, términos específicos o por su contenido. Este software lleva a cabo actividades que los abogados realizan hoy en día. De hecho, si existe una categoría de herramientas de tecnología jurídica que ya reemplaza parcialmente el trabajo de los abogados, sin duda es esta.

Análisis predictivo de casos

Consiste en aplicar el big data para obtener tendencias y patrones de conducta de los órganos administrativos, legislativos y judiciales. Es una herramienta muy efectiva y poderosa, ya que permite a los juristas intentar predecir decisiones futuras mediante el estudio de las ya tomadas. Las aplicaciones más comunes son aquellas que están especializadas en el análisis de las decisiones judiciales ya producidas, como Jurimetría, Tirant Analytics, LexMachina y DocketAlarm.

Estas herramientas son muy útiles, ya que son capaces de estimar la probabilidad de éxito de un procedimiento judicial, algo esencial a la hora de elaborar la estrategia a seguir. Además, sirven de base a otras, como las de financiación de pleitos, que utilizan las predicciones de las primeras para calcular el riesgo y, por tanto, la prima a satisfacer al financiar o comprar el pleito.

También existen aplicaciones predictivas un poco más especiales. Por ejemplo, las que predicen la probabilidad de que se legisle –o no– sobre una materia, o incluso algunas destinadas a la persecución del crimen o a evaluar la concesión de la libertad condicional.

Una ayuda para los profesionales

Gracias a estas herramientas, los profesionales del derecho tendrán la oportunidad de olvidarse de las ocupaciones rutinarias y repetitivas para centrarse en las tareas más nucleares, creativas y de alto valor de la práctica legal. Algunos de estos cometidos pueden incluso ser completamente nuevos.

La tecnología jurídica brinda la posibilidad de trasladar el trabajo tedioso a las máquinas. Los operadores jurídicos podrán participar cada vez más en las partes analíticas, creativas y estratégicas de la práctica jurídica, es decir, centrarse en el trabajo más intelectual. Y, por supuesto, los juristas deben ser parte del diseño y entrenamiento de estas aplicaciones para garantizar su adecuación al derecho y su operatividad real.

A mi juicio, el impacto de la transformación digital en las profesiones jurídicas no tiene que ser visto como una batalla entre máquinas y personas. Al contrario, la tecnología jurídica debe considerarse como un facilitador que ayuda a los profesionales, no como un sustituto de ellos, que asesoran a las organizaciones y particulares.

Esto no significa, empero, que sigamos trabajando como en épocas anteriores. La digitalización ya está metamorfoseando la composición del trabajo y el comportamiento de las profesiones jurídicas, ha alterado las rutinas y los procesos y requiere nuevas formas organizativas en la prestación de servicios.

En conclusión, la legaltech y los demás impulsores de la transformación digital arrumbarán en menos de dos décadas las profesiones jurídicas en su configuración tradicional.

Tecno

Comienza la inscripción para LARA, premios a la investigación de Google en América Latina, con una categoría de COVID-19

Publicado

on

Por

Cada año, Google premia proyectos de investigación académica en América Latina a través de LARA (Latin American Research Awards). La inscripción para su octava edición comienza hoy y se extenderá hasta el 30 de julio. Distribuirá medio millón de dólares a trabajos de estudiantes universitarios de maestría y doctorado. Para esta edición, crearon una categoría exclusiva para proyectos relacionados con COVID-19.

En el caso de ser seleccionados, los estudiantes de doctorado recibirán USD 1.200 por mes y sus asesores académicos, USD 750 por mes, durante un año. Estudiantes de maestría recibirán USD 750 dólares por mes y el profesor, USD 675.

Estas becas serán destinadas a continuar con la investigación y sobre todo, con la implementación de los proyectos. Según ha informado Berthier Ribeiro Neto, director de ingeniería de Google para América Latina, a Infobae se podrán extender las becas a 2 años, en el caso de los estudiantes de doctorado, y 1 año, en el caso de maestría.

Los campos de investigación que se cubrirán serán Salud/COVID-19; Geo/Mapas; Interacción entre humanos y computadoras; Recuperación, extracción y organización de información (incluidos gráficos semánticos); Internet de las cosas (incluidas las ciudades inteligentes); Machine learning (Aprendizaje automático) y data mining (minería de datos); Dispositivos móviles; Procesamiento natural del lenguaje; Interfaces físicas y experiencias inmersivas; Privacidad; Otros temas relacionados con las búsquedas web.

Los proyectos serán seleccionados por un comité conformado por más de 50 ingenieros del Centro de Ingeniería de Google en Belo Horizonte, en Brasil (el único en América Latina). Asimismo, para evaluar proyectos de la categoría COVID-19, según ha señalado Ribeiro Neto, trabajarán junto a Google Health, el departamento de salud de la compañía que fue creado hace un año y que cuenta en su equipo con médicos y otros profesionales de la salud. Los ganadodores serán anunciados a partir de septiembre.

Ribeiro Neto ha explicado que este patrocinio y acompañamiento a estudiantes universitarios estará enfocado en la aplicación de la tecnología computacional en los proyectos. Asimismo, ha enfatizado en la necesidad de proveer información a los ciudadanos sobre COVID-19, destacando temáticas como salud mental, como una de las consecuencias de la pandemia por COVID-19.

En 2019, LARA recibió más de 650 proyectos de 12 países y 25 trabajos de Brasil., Colombia, Argentina, Chile y Perú resultaron ganadores. Para acceder a los premios de investigación, las propuestas deben estar en un único documento en formato .pdf escrito en inglés con un máximo de 5 páginas. Las propuestas fuera de este formato no serán revisadas. Para aplicar, los interesados deberán completar el formulario de LARA.

Argentinas premiadas

Las investigadoras argentinas Luciana Ferrer y Jazmin Vidal, premiadas en 2018Las investigadoras argentinas Luciana Ferrer y Jazmin Vidal, premiadas en 2018

Hace 2 años, LARA premió el trabajo de dos investigadoras argentinas, Luciana Ferrer y Jazmín Vidal Domíngez, entre otros proyectos. Desarrollaron un tutor virtual (algo así como un maestro) para la práctica de pronunciación en inglés, destinado a argentinos. A través de la tecnología de machine learning (aprendizaje de máquina), el sistema puede detectar problemas de pronunciación en ese idioma. El fin es que una persona pueda grabar el audio en inglés, procesar esa información en el sistema y brindar un feedback de la pronunciación.

Otros trabajos distinguidos consistían en localizar errores en aplicaciones de Android o sistemas para mejorar la planificación de las entregas directas de mercadería al consumidor, sumando algoritmos que incluyen el factor de congestión de tránsito para optimizar tiempos. También han sido premiados trabajos vinculados a la detección de plagas, predicción de tumores en el pulmón a través de redes neuronales, y otras soluciones de salud y medio ambiente.

Seguir leyendo

Tecno

Google Fotos: cómo ver todas tus imágenes en un mapa geolocalizado

Publicado

on

Por

Google hizo cambios en su aplicación Fotos. Dentro de estas novedades se suma al opción de poder visualizar las fotos geolocalizadas en Google MapsPara hacerlo hay que seguir estos simples pasos:

1. Ingresar en la app Google Fotos y presionar en la opción Buscar que figura al pie

infobae-image

2. Una vez hecho esto se verá una opción que dice Lugares, la cual mostrará el mapa donde se verá marcado en color los sitios que se han recorrido.

Hubo cambios en el rediseño de Google Fotos. Hubo cambios en el rediseño de Google Fotos.

3. Si se presiona en cada uno de esos sitios, se pueden ver las fotografías que se tomaron con las fechas correspondientes.

Los usuarios pueden recorrer y hacer zoom en todo el mundo para explorar fotos de los viajes que hayan realizado. También es posible ver cuántas fotos se tomaron en cada sitio. Si se habilitó la ubicación desde la cámara del dispositivo, el historial de ubicaciones o estas se añadieron las ubicaciones manualmente, las imágenes se podrán ver también en Google Fotos.

Esta herramienta se suma a otros cambios que se añadieron recientemente con el rediseño de la aplicación. A continuación, otros cambios que están disponibles en Google Fotos:

Más miniaturas en la pestaña principal

La pestaña principal contiene todas las fotos y videos, pero la novedad es que ahora se verán miniaturas más grandes, videos de reproducción automática. A su vez, en la parte superior, también se notará un carrusel con recuerdos más grande.

Búsquedas

El ícono de búsquedas quedó en el centro para facilitar la exploración de imágenes dentro del servicio. Al presionar la solapa Busqueda, tal como venía pasando, se encuentran las imágenes agrupadas por personas y también se sumó, dentro de Lugares, el mapa, tal como se mencionó anteriormente.

Biblioteca con más opciones

La pestaña de la biblioteca contiene los destinos más importantes en su biblioteca de fotos, como Álbumes, Favoritos, Papelera, Archivo y más.

Se suman más opciones dentro de Memorias o Recuerdos de Google Fotos. Se suman más opciones dentro de Memorias o Recuerdos de Google Fotos.

Recuerdos

El año pasado, se presentó una función que se llama Recuerdos o Memorias, la cual permite revivir imágenes que se tomaron hace uno, dos o más años. Ahora se sumaron más tipos de recuerdos dentro de este apartado, como las imágenes más destacadas que se tomó el usuario, solo, con familiares o amigos más cercanos o durante.

Otra de las novedades fue el rediseño del logo de Google Fotos. “Originalmente diseñamos el ícono de Google Fotos basándonos en un molinete, como un guiño a la infancia y la nostalgia. Hoy, estamos actualizando y simplificando el ícono, al tiempo que conservamos esa forma familiar de molinete para recordar recuerdos pasados”, escribió la compañía en el blog oficial al hacer este anuncio.

Seguir leyendo

Tecno

La NASA inventa un dispositivo que recuerda no tocarse la cara

Publicado

on

Por

En estos tiempos tocarse la cara es un riesgo. Por mucho que nos lavemos las manos, siempre existe la posibilidad de que tengamos algún virus en los dedos debido al roce con alguna superficie infectada, y tocarse el rostro inmediatamente después puede acabar muy mal para muchos.

El caso es que tocarse la cara es un hábito difícil de romper, por lo que la NASA se propuso inventar una solución.

Ha creado un dispositivo portátil que avisa a los usuarios cuando están a punto de tocarse la cara. Es una especie de colgante redondo que se usa alrededor del cuello, y cuando levantamos las manos hacia la cabeza, vibrará, recordándonos que no es lo recomendado.

Es un sistema de retroalimentación háptica que simula un empujón con vibraciones, tal y como puede verse en el vídeo:

Su nombres es PULSE, y no es ni elegante ni discreto. De hecho no venden el dispositivo, pero Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia puso a disposición las instrucciones de construcción en línea, por si queremos hacer uno en casa.

PULSE

Quieren que las empresas puedan crearlos con una impresora 3D, un cable, un motor y otros materiales pequeños, algo barato, accesible, y que estén dispuestos a hacer algo barato y bonito para que a gente acabe usándolo.

PULSE se compone de piezas simples y de bajo costo colocadas dentro de una caja impresa en 3D. Para detectar movimiento, usa un infrarrojo sensor de proximidad con hasta 30 cm de alcance. Una vez que se detecta movimiento, se activa un motor de vibración. Cuanto más cerca esté la mano en movimiento, más fuerte es la vibración.

En la web nasa.gov hay más información, así como el enlace al código del proyecto y a un PDF con datos que ayudan a su fabricación.

Seguir leyendo

Tendencia