Connect with us

Economia

El Banco Nación y la Anses financiarán al Gobierno con $32.000 millones para el pago de vencimientos de deuda pública

Publicado

on

A través de una resolución publicada este miércoles en el Boletín Oficial, se dio a conocer que el Banco de la Nación Argentina (BNA) financiará al Tesoro Nacional por $30.000 millones (unos USD 511 millones). Según la explicación del Gobierno, el préstamo se solicitó como parte del Programa Financiero del Ejercicio 2019 y el dinero se utilizará para la cancelación de “servicios de amortización” de deuda pública con vencimiento durante este año.

Además, en otra resolución, se dispuso la emisión de $2.000 millones (unos 34 millones) en Letras del Tesoro en pesos que serán suscriptas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). De esta forma, el Banco Nación y la Anses financiarán con $32.000 millones en total (cerca de USD 546 millones) al Gobierno que debe afrontar los vencimientos de deuda que no fueron reperfilados.

Fuentes del ministerio de Hacienda aclararon que se trata de refinanciaciones de vencimientos con esas mismas entidades. “Estas colocaciones son renovaciones de vencimientos intra sector público. Son préstamos para cancelar deuda, incluso con ellos mismos. Antes, la Anses y el Banco Nación participaban de las colocaciones generales, por eso no eran públicas las suscripciones”, indicaron.

Y agregaron que en lo que va del año, el Tesoro le devolvió al Banco Nación más de lo que renovó. “El Banco Nación nos puede prestar al Tesoro solo en función de los depósitos nuestros en el Banco. El FGS solo puede prestarle al Tesoro dentro de sus límites por ley. No es diferente a lo que se hace normalmente”, señalaron. Este mecanismo seguirá sucediendo en las próximas semanas porque hay más vencimientos y renovaciones.

El Tesoro no tiene caja y está recurriendo al Banco Nación como fuente de financiamiento como también a la colocación de títulos a Anses. Por lo general son decisiones compulsivas que responden más a la necesidad del fisco que a la administración del banco o de la Anses”, señaló el economista Guido Lorenzo, de la consultora LCG.

 El Banco Nación y la Anses financiarán con $32.000 millones en total (cerca de USD 546 millones) al Gobierno, que debe afrontar los vencimientos de deuda que no fueron reperfilados.

La operación con el Banco Nación se debió formalizar a través de una resolución conjunta de la secretaría de Finanzas y la secretaría de Hacienda ya que requería varias excepciones porque la legislación vigente no la autoriza directamente. Por ejemplo, la ley 24.156 que regula el Sistema de Crédito Público establece que las entidades de la Administración Nacional no podrán formalizar ninguna operación de crédito público que no esté contemplada en la ley de presupuesto general o en una ley específica.

Además, el artículo 25 de la Carta Orgánica del Banco Nación, que es una entidad autárquica en el ámbito del ministerio de Hacienda, dispone que la institución no podrá conceder créditos a la Nación, provincias o municipalidades ni a los organismos o reparticiones dependientes de ellas, salvo que cuenten con garantía especial de la secretaría de Hacienda del ex ministerio de Economía (actual ministerio de Hacienda), que permita el reembolso automático del crédito.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, durante la presentación del proyecto de presupuesto en el Congreso Nacional (FOTO: JUAN VARGAS)

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, durante la presentación del proyecto de presupuesto en el Congreso Nacional (FOTO: JUAN VARGAS)

Para justificar el otorgamiento del préstamo del Banco Nación al Tesoro, el Gobierno advirtió en el texto de la resolución que el Órgano Coordinador de los Sistemas de Administración Financiera puede dar garantías especiales al banco cuando se trata de deudas con el Estado Nacional que se aplican al “financiamiento de gastos de capital o amortización de deudas”. Y también cuando el saldo no exceda 30 % de los depósitos del sector público nacional no financiero en la entidad otorgante.

Por su parte, el Banco Nación acordó otorgar el préstamo a través de una resolución de su directorio firmada el pasado 17 de octubre. La operación se realizará con un único desembolso y tendrá un plazo de 180 días, con amortización íntegra al vencimiento.

Con todo, el Banco Nación tendrá una opción de cancelación anticipada, en forma total o parcial, a partir de los 30 días corridos de otorgado el préstamo, mediante débito en la cuenta de la secretaría de Hacienda o de la Tesorería General de la Nación. Los intereses se pagarán trimestralmente —el primer vencimiento a los 90 días a partir del desembolso de los fondos— en base a la tasa de Interés Badlar, publicada diariamente por el Banco Central.

Economia

Quienes no cobraron el IFE podrían recibir un bono especial de $3.000

Publicado

on

Por

En un nuevo gesto del Gobierno tendiente a atender a los sectores vulnerables en medio de la pandemia, el Ministerio de Desarrollo Social dispondrá de un bono complementario de 3.000 pesos para los beneficiarios de planes sociales sólo por el mes de junio y evaluará en adelante un incremento en el salario social complementario que hoy es de $8.500 mensuales.

Luego de una reunión con los dirigentes de los principales movimientos sociales -donde hubo nuevos reclamos por la situación que transitan miles de familias desprotegidas y los problemas alimentarios que se deben enfrentar en los barrios vulnerables-, el ministro Daniel Arroyo acordó otorgar un bono complementario de los programas sociales de $3.000 que se cobrará este mes y alcanzará a unos 260.000 beneficiarios.

Este beneficio es para aquellos que forman parte del programa Potenciar Trabajo y no recibieron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que creó el gobierno para que los sectores informales reciban una ayuda en medio de la pandemia.

El IFE lo cobraron cerca de 8 millones de personas que eran trabajadores informales y monotributistas de las categorías más bajas. Pero quedaron afuera unas 3 millones de personas además de los beneficiarios de planes sociales.

Este pago adicional que ya se había pagado en abril se volverá a abonar este mes. “El objetivo es sostener los ingresos familiares en un contexto difícil que genera la pandemia del COVID-19”, dijo Arroyo al terminar el encuentro con los movimientos sociales.

El programa Potenciar Trabajo reúne a los beneficiarios del plan Hacemos Futuro y el Salario Social Complementario. Respecto de este último beneficio que hoy es de $8.500 mensuales los movimientos sociales reclamaron un incremento para llevarlo a $11.500. El Ministerio de Desarrollo Social se comprometió a analizar este reclamo.

Por otra parte, se prevé un salario social complementario para los titulares individuales y créditos ministeriales a unidades de gestión como los gobiernos provinciales y los municipios.

En otro tramo de la charla con los movimientos sociales el ministro de Desarrollo Social se comprometió a darle fuerza al proyecto de ley que se está debatiendo en la Cámara de Diputados y que contempla un bono especial de $5.000 para las personas que están al frente de comedores escolares y merenderos.

En la reunión con Arroyo hubo también quejas y reclamos de dirigentes sociales que ven que en muchos comedores escolares o barrios no están llegando los alimentos en medio de la cuarentena.

Los movimientos sociales que estuvieron en Desarrollo Social están nucleados en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y son los mismos que el lunes pasado le llevaron a Alberto Fernández un polémico documento para salir de la crisis. En ese texto al que accedió Infobae hay propuestas para intervenir la economía, estatizar empresas energéticas, trabajar tierras del Estado y promover un parate en el pago de la deuda, entre otras cosas.

Seguir leyendo

Economia

La AFIP suspende hasta el 30 de junio la iniciación de juicios por deudas impositivas

Publicado

on

Por

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) suspendió hasta el día 30 de junio próximo la iniciación de juicios de ejecución fiscal por parte del organismo, en el marco de la emergencia declarada por la pandemia de coronavirus.

A través de la resolución general 4730/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, precisó que esta suspensión “no obsta al ejercicio de los actos procedimentales y procesales destinados a impedir la prescripción de las acciones y poderes del fisco para determinar y exigir el pago de los tributos, multas y accesorios cuya aplicación, percepción y fiscalización se encuentren a cargo de AFIP”.

Destacó que el aislamiento determinado a partir de la pandemia de coronavirus “ha repercutido no sólo en la vida social de los habitantes de este país, sino también en la economía”.

Subrayó que la AFIP “viene adoptando una serie de medidas con el objeto de facilitar a los contribuyentes y responsables el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, cuya aplicación, percepción y fiscalización se encuentran a su cargo”.

La normativa indicó que “se habilitó el levantamiento de la feria judicial extraordinaria, respecto de ciertos tribunales federales con sede en provincias y ciudades que avanzan en las sucesivas fases del aislamiento”, y consideró que “deviene necesario tomar medidas con relación a la gestión judicial del cobro de las obligaciones tributarias”.

En este contexto sostuvo que “se estima razonable contemplar la excepcional situación descripta y proceder a suspender la iniciación de juicios de ejecución fiscal”.

Seguir leyendo

Economia

Nuevo respaldo del FMI al canje de deuda de la Argentina

Publicado

on

Por

El vocero del organismo reiteró que para el FMI la propuesta argentina es “consistente” y hay poco margen para mejorarla e instó a bonistas a aceptarla.

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alentó nuevamente este jueves la posibilidad de que la Argentina y los acreedores alcancen un acuerdo sustentable de la deuda que permita al país retomar la senda del crecimiento.

 

“Tenemos la esperanza de que se pueda llegar a un acuerdo que restablezca la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad en Argentina y allane el camino para un crecimiento económico fuerte e inclusivo”, afirmó esta mañana el vocero del organismo multilateral, Gerry Rice.

 

El funcionario, en el marco de la tradicional conferencia de prensa que suele brindar cada jueves de por medio, manifestó optimismo respecto a la marcha de las negociaciones entre la Argentina y los bonistas.

 

“Estamos alentados por la voluntad de todas las partes de continuar participando y encontrar un consenso”, dijo Rice al ser consultado sobre la situación argentina.

 

El vocero recordó además el análisis técnico del FMI sobre la última oferta argentina presentada a los acreedores, que se conoció hace un par de días, donde expresó que es “consistente” con el análisis de sustentabilidad de la deuda que realizó el organismo en marzo último.

 

Según el documento del Fondo, “el análisis del personal técnico demuestra que la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades argentinas sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad”, en referencia a la nueva oferta presentada por el gobierno la semana pasada.

 

Asimismo, el organismo consideró que la oferta podría mejorarse pero que el margen es muy acotado.

 

Para el staff del FMI existe “solo un margen limitado para incrementar pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda estimados por el personal técnico del FMI”, según el comunicado dado a conocer con las principales conclusiones del informe técnico.

 

El pronunciamiento del FMI representa un importante respaldo a la propuesta presentada por la Argentina, y motivó a que el gobierno elevara una nota a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), pidiendo una prórroga del cierre de la operación, para considerar una reformulación de la oferta en base a los resultados del análisis del FMI.

 

Asimismo, ayer, la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, dio un nuevo empujón para la concreción de un acuerdo entre la Argentina y los acreedores.

 

En lo que pareció un mensaje dirigido a los acreedores, sostuvo que “el objetivo es reestructurar la deuda de una manera que Argentina pueda pagarla. Nadie se beneficia de un país que cae al precipicio de la deuda” dijo, Georgieva durante un encuentro organizado por The Washington Post.

 

Argumentó que, si no se llegara a un arreglo, “el país quedaría excluido de los mercados, la economía sufriría, la gente sufriría y los acreedores no recuperarían su dinero”, por lo cual concluyó que “en ocasiones, es necesario realizar una reestructuración reflexiva”, dijo, en lo que fue otro signo de respaldo a la posición oficial, mientra la Argentina volvió nuevamente a la cancha de las negociaciones secretas con los acreedores.

 

Por otro lado, Rice aclaró hoy que “aún no comenzaron” las discusiones sobre un nuevo programa del organismo con la Argentina, si bien reiteró su apoyo al país en la reestructuración de la deuda con los acreedores privados y se mostró esperanzado en que las partes podrán llegar a un acuerdo.

 

“Tenemos un diálogo muy activo y constructivo con las autoridades argentinas. Buscamos apoyar a Argentina y al pueblo argentino tanto como podamos; pero en esta etapa, no hemos comenzado, quiero ser claro, no hemos comenzado las discusiones sobre un nuevo programa respaldado por fondos para Argentina”, dijo el vocero.

 

El FMI mantiene congelado el programa vigente, a través del cual giró desembolsos al país por US$ 44.000 millones entre 2018 y 2019.

 

En ese marco, la Argentina deberá renegociarlo o suscribir otro, para hacer frente al repago de los préstamos del organismo.

Seguir leyendo

Tendencia