Connect with us

Economia

Por la crisis, los automovilistas postergan el service de sus vehículos

Publicado

on

La fuerte caída en el poder adquisitivo que viene sufriendo la población, tanto asalariada como jubilados, desde el año pasado, con niveles de inflación de más del 50% y sueldos que nominalmente se ajustaron mucho menos, dilata muchos gastos considerados como “prescindibles”. En esa bolsa entró el mantenimiento preventivo del auto.

Según un informe dado a conocer por la consultora GIPA en el 3º Encuentro de Líderes de Mercado de Reposición, organizado por la Asociación de Fábricas de Autocomponentes (AFAC), entre 2018 y este año por primera vez se está dando el fenómeno de que los vehículos entran al taller más por cuestiones específicas que de forma preventiva.

La crisis es uno de los principales motivos que impulsan esta caída en el mantenimiento preventivo, aunque también influye que los propietarios de los vehículos usan menos el auto. El aumento en el precio del combustible es la gran explicación de este fenómeno. Cayó la cantidad de kilómetros que se realiza anualmente por vehículo y ello repercute en la cantidad de entradas a los talleres realizadas al año.

En 2018, el kilometraje medio anual recorrido era de 12.322, frente a 12.661 del año anterior, en tanto que las entradas al taller bajaron de 2,77 veces en 2017 a 2,73 el año pasado. Además, aumentó 10% la cantidad de kilómetros recorridos entre dos visitas al taller. La consultora todavía no tiene datos del 2019, pero en el sector aseguran que el escenario empeoró, por el ajuste presupuestario en términos de capacidad real de gasto.

“Estamos viendo que en los últimos tiempos se dejó de hacer el mantenimiento preventivo, es decir, lo que el fabricante del vehículo recomienda realizar cada x cantidad de kilómetros realizados. Lo que pueden estirar en el tiempo, lo hacen. Y muchas veces esperan hasta que el vehículo se rompa”, aseguró Salvador Luppo, de la Federación Argentina de Asociación de Talleres de Reparación de Automotores y Afines (Faatra).

El empresario destaco: la actividad en los últimos dos años cayó entre 30% y 40%. “Mucha gente accedió hace unos años al cero kilómetro por los planes de ahorro y esos vehículos quizá tienen 100.000 Km y lleva un mantenimiento mucho mayor; los vehículos empiezan a tener problemas, con cambio de repuestos. Y les cuesta quizá entre $ 10.000 y $ 15.000. Ahí ya exige reparación”, agregó Luppo.

En este sentido, el informe de Gipa presentado en el marco del seminario plantea justamente eso: que cayeron las visitas preventivas pero crecen las reactivas, es decir, las necesarias cuando se rompe el vehículo.

También está sucediendo que muchas veces, aún en casos de choques, si el vehículo sigue andando y los propietarios no llegan a cubrir la franquicia, demoran el arreglo.

¿Cuál es el mantenimiento preventivo que hay que hacerle a un vehículo y cuánto sale?

Cambio de aceite y filtros: con la mano de obra, este “service” puede rondar los $4.500 y se debe realizar una vez al año o cuando el vehículo haya recorrido 10.000 kilómetros.

Verificación de frenos (pastilla, discos, campanas y fluido): el costo ronda los $2.000 más IVA, mientras que si hay que cambiar los discos de freno, cada uno sale, sólo de mano de obra, 1.200, en tanto que el juego de pastillas ronda los 1.500 pesos.

Control del tren delantero y amortiguación: tiene un costo de la mano de obra de 1.200 más IVA

Cambio de correa de distribución: en este caso, la mano de obra puede arrancar en $5.000. La correa, por ejemplo, se cambia cuando el vehículo llega a los 60.000 kilómetros, pero ahora los propietarios de los vehículos también dilatan este cambio, aún con el riesgo que ello implica en materia de rotura del motor.

Cambio de cubiertas: en este caso, deben cambiarse cada 50.000 kilómetros. El precio de las cuatro ronda los $30.000. En este caso, lo que suelen hacer los dueños de los vehículos es cambiar primero dos y luego las otras dos.

En todos los casos, los precios son de referencia en la ciudad de Rosario (cambian según la zona) y se le debe sumar el costo de los repuestos, que en el caso de ser importados se ajustan directamente al valor dólar.

“El repuesto cuesta caro, sobre todo lo electrónico. Eso puede valer entre $20.000 y $25.000, a lo que se agrega una mano de obra entre $3.000 y $4.000 en ese caso. Nosotros siempre aconsejamos usar repuestos originales, aunque suelen ser más costosos”, sostuvo Luppo.

Sobre los repuestos, el presidente de AFAC, Raúl Amil, afirmó que “si bien cuando sube el dólar los importados se encarecen, para los productores nacionales es un beneficio. Pero también cae el poder adquisitivo, por lo que el efecto se netea. La devaluación afecta más al mercado de reposición porque la gente posterga el cambio de repuestos”.

“Nuestros vendedores que recorren los distintos puntos de venta nos están diciendo que perciben que los vehículos recorren menos kilómetros y que se han extendido las tasas de servicio”, aseguró Amilcar Altopiedi, gerente comercial de Filtros Fram, quien agregó que proyectan una caída en volumen para este año de 1 por ciento.

A su vez, Norberto Taranto, otro jugador fuerte del mercado de reposición, aseguró que “este año está siendo malísimo, con una caída de ventas en este mercado del 25% respecto del 2018”. En relación con el 2015, año que considera “normal”, la merma asciende al 40%. “La gente estira mucho el mantenimiento del vehículo por un tema de poder adquisitivo. Estira la reparación del motor; si no es por rotura, no lo repara. Aquel que tiene embragues gastados lo va estirando hasta que no pueda más”, afirmó el empresario, fabricante de piezas de motor, embragues, artículos de suspensión y tornillos de motor.

Economia

Despegar ajusta y despide 80 empleados en el país

Publicado

on

Por

La firma anunció una reestructuración en la región y ajustará fuerte su plantel de empleados. En Argentina destruirá 80 empleos, en medio de turbulencias para el sector por la crisis económica.

Despegar, la empresa de viajes que pisa fuerte en las ventas “on line”, anunció una restructuración que vincula a un cambio en la industria global de turismo y a una consolidación luego de haber adquirido Viajes Falabella que significó la incorporación de 800 empleados.

En la jornada de ayer anunció la desvinculación de 200 personas sobre una planilla regional de 3.500 empleados. En la filial argentina, con 1.500 empleados, se desvincularon 80 personas que ahora engrosan las filas de los desocupados.

Fuentes cercanas a la empresa atribuyeron este ajuste a un cambio en el que influye la tecnología, el servicio al cliente, los paquetes y los viajes a medida.

“Despegar realizó un cambio organizacional para hacer más ágil su estructura y consolidar su liderazgo en la región”, informó la compañía. En un comunicado amplió que “Despegar es una compañía sólida y entre sus objetivos está tener una estructura adecuada para garantizar el crecimiento a largo plazo en el marco de un contexto macroeconómico y de industria cada vez más desafiante en toda la región”, según informó.

La compañía supone que las desvinculaciones alcanzan un 4% de su plantilla regional y un 5% de su planta local.

En el sector aerocomercial hay otras preocupaciones, que podrían haber tallado en las decisiones de Despegar. La posibilidad de un tipo de cambio “desdoblado” -con una mayor cotización para el dólar turista- es una posibilidad que se comenta entre operadores turísticos.

También las aerolíneas “low cost” están inquietas por la posibilidad de volver a la política aerocomercial del kirchnerismo, que concedió un lugar sobresaliente a Aerolíneas Argentinas.

Ambas situaciones son mencionadas en el sector, aunque se desconoce si podrían haber incidido sobre la decisión de Despegar.

Seguir leyendo

Economia

El dólar oficial se disparó y batió su récord: El blue roza los 70 pesos

Publicado

on

Por

En la semana previa a las elecciones 2019, el dólar tocó un nuevo récord este miércoles al cerrar en $62,37 pese a las intervenciones del Banco Central, mientras el blue se disparó a $69,75.

El billete terminó a un promedio de $58,33 para la compra y $62,37 para la venta sumando $1,04 respecto del martes.

El dólar blue, por su parte, trepó 2 pesos hasta los $69,75.

El Banco Central volvió a perder reservas que fueron insuficientes para frenar la presión alcista.

Seguir leyendo

Economia

El Banco Nación y la Anses financiarán al Gobierno con $32.000 millones para el pago de vencimientos de deuda pública

Publicado

on

Por

A través de una resolución publicada este miércoles en el Boletín Oficial, se dio a conocer que el Banco de la Nación Argentina (BNA) financiará al Tesoro Nacional por $30.000 millones (unos USD 511 millones). Según la explicación del Gobierno, el préstamo se solicitó como parte del Programa Financiero del Ejercicio 2019 y el dinero se utilizará para la cancelación de “servicios de amortización” de deuda pública con vencimiento durante este año.

Además, en otra resolución, se dispuso la emisión de $2.000 millones (unos 34 millones) en Letras del Tesoro en pesos que serán suscriptas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). De esta forma, el Banco Nación y la Anses financiarán con $32.000 millones en total (cerca de USD 546 millones) al Gobierno que debe afrontar los vencimientos de deuda que no fueron reperfilados.

Fuentes del ministerio de Hacienda aclararon que se trata de refinanciaciones de vencimientos con esas mismas entidades. “Estas colocaciones son renovaciones de vencimientos intra sector público. Son préstamos para cancelar deuda, incluso con ellos mismos. Antes, la Anses y el Banco Nación participaban de las colocaciones generales, por eso no eran públicas las suscripciones”, indicaron.

Y agregaron que en lo que va del año, el Tesoro le devolvió al Banco Nación más de lo que renovó. “El Banco Nación nos puede prestar al Tesoro solo en función de los depósitos nuestros en el Banco. El FGS solo puede prestarle al Tesoro dentro de sus límites por ley. No es diferente a lo que se hace normalmente”, señalaron. Este mecanismo seguirá sucediendo en las próximas semanas porque hay más vencimientos y renovaciones.

El Tesoro no tiene caja y está recurriendo al Banco Nación como fuente de financiamiento como también a la colocación de títulos a Anses. Por lo general son decisiones compulsivas que responden más a la necesidad del fisco que a la administración del banco o de la Anses”, señaló el economista Guido Lorenzo, de la consultora LCG.

 El Banco Nación y la Anses financiarán con $32.000 millones en total (cerca de USD 546 millones) al Gobierno, que debe afrontar los vencimientos de deuda que no fueron reperfilados.

La operación con el Banco Nación se debió formalizar a través de una resolución conjunta de la secretaría de Finanzas y la secretaría de Hacienda ya que requería varias excepciones porque la legislación vigente no la autoriza directamente. Por ejemplo, la ley 24.156 que regula el Sistema de Crédito Público establece que las entidades de la Administración Nacional no podrán formalizar ninguna operación de crédito público que no esté contemplada en la ley de presupuesto general o en una ley específica.

Además, el artículo 25 de la Carta Orgánica del Banco Nación, que es una entidad autárquica en el ámbito del ministerio de Hacienda, dispone que la institución no podrá conceder créditos a la Nación, provincias o municipalidades ni a los organismos o reparticiones dependientes de ellas, salvo que cuenten con garantía especial de la secretaría de Hacienda del ex ministerio de Economía (actual ministerio de Hacienda), que permita el reembolso automático del crédito.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, durante la presentación del proyecto de presupuesto en el Congreso Nacional (FOTO: JUAN VARGAS)

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, durante la presentación del proyecto de presupuesto en el Congreso Nacional (FOTO: JUAN VARGAS)

Para justificar el otorgamiento del préstamo del Banco Nación al Tesoro, el Gobierno advirtió en el texto de la resolución que el Órgano Coordinador de los Sistemas de Administración Financiera puede dar garantías especiales al banco cuando se trata de deudas con el Estado Nacional que se aplican al “financiamiento de gastos de capital o amortización de deudas”. Y también cuando el saldo no exceda 30 % de los depósitos del sector público nacional no financiero en la entidad otorgante.

Por su parte, el Banco Nación acordó otorgar el préstamo a través de una resolución de su directorio firmada el pasado 17 de octubre. La operación se realizará con un único desembolso y tendrá un plazo de 180 días, con amortización íntegra al vencimiento.

Con todo, el Banco Nación tendrá una opción de cancelación anticipada, en forma total o parcial, a partir de los 30 días corridos de otorgado el préstamo, mediante débito en la cuenta de la secretaría de Hacienda o de la Tesorería General de la Nación. Los intereses se pagarán trimestralmente —el primer vencimiento a los 90 días a partir del desembolso de los fondos— en base a la tasa de Interés Badlar, publicada diariamente por el Banco Central.

Seguir leyendo

Tendencias