Connect with us

Economia

La suba del dólar dejó a los comercios sin precios de referencia y algunos suspendieron las ventas

Publicado

on

El salto de más de 30% en la cotización del dólar registrado durante el lunes —y el alza que continúa hoy— ya comenzó a tener su impacto en la vida cotidiana, especialmente en el consumo. Ante la incertidumbre, proveedores y comercios optan por frenar las ventas o suspender la financiación hasta que el panorama se aclare.

Esto abarca desde grandes compras hasta pequeñas. Contratos de alquileres ya acordados que postergan la fecha de firma o concesionarias que ya no tienen listas de precios vigentes, hasta kioscos que no venden cigarrillos o panaderías que reciben las bolsas de harina pero con la condición de pagar más adelante, ya con nuevos valores. Son solo algunos ejemplos de una economía que en un día perdió sus precios de referencia.

 Desde las grandes cadenas de supermercados, en tanto, explican que desde ayer a la tarde las empresas proveedoras dejaron de tomar pedidos para próximas entregas

Desde las grandes cadenas de supermercados, en tanto, explican que desde ayer a la tarde las empresas proveedoras —sobre todo las alimenticias— dejaron de tomar pedidos para próximas entregas e incluso algunas ya están hablando informalmente de “nuevas listas” con aumentos previstos de alrededor del 10 por ciento.

“Hay una suspensión generalizada de ventas por parte de las empresas proveedoras. Desde ayer no se pueden realizar nuevos pedidos y a los que estaban pendientes de entrega se le quitaron los descuentos que estaban previstos“, explicó a InfobaeAlberto Guida, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam).

Las cadenas comenzaron a recibir informalmente listas con aumentos en alimentos (AFP)

Las cadenas comenzaron a recibir informalmente listas con aumentos en alimentos (AFP)

La mayoría, aseguran, está esperando que el dólar se estabilice en un nuevo valor para poder ajustar sus precios. “Si vos tenés una devaluación determinada rápidamente tenés los precios actualizados. Pero el problema es que el valor del dólar desde ayer se mueve constantemente y genera incertidumbre. El 80% de los insumos de la industria de consumo masivo son importados”, alertó Guida.

En una de las grandes cadenas detallaron que durante la tarde del lunes recibieron llamados de las empresas de electrodomésticos que pedían frenar las ventas por un tiempo y mientras tanto comenzaron a recibir informalmente —nada por escrito, impreso ni por e-mail— algunas listas con subas del 10% en alimentos, especialmente los vinculados con commodities, como las harinas y aceites, que ya tomaban un dólar de entre $55 y $62. “Las empresas buscan acolchonarse y recuperar en el corto plazo. Pero hoy no tenés margen para aumentar“, advirtieron.

 La diferencia con otras devaluaciones, como las dos del año pasado, es que en ese momento los proveedores tenían mucho más stock que ahora

“La diferencia con otras devaluaciones, como las dos del año pasado, es que en ese momento los proveedores tenían mucho más stock que ahora y el pass-through (traslado a precios de los aumentos del dólar) fue escalonado”, alertó una fuente del sector.

“Es el momento más complicado para el sector de supermercados en los últimos años. Las ventas en volumen bajaron entre 8% y 10% con respecto a julio del año pasado, que fue un mes malo. Ya no estamos comparando con meses buenos e igual hay caída”, señaló.

En las inmobiliarias hablan de situación de shock hasta que el dólar encuentre un nuevo valor

En las inmobiliarias hablan de situación de shock hasta que el dólar encuentre un nuevo valor

En las cadenas de electrodomésticos la situación es dispar. Algunas continúan con normalidad, otras suspenden cuotas o ya tienen nuevos precios. “El retail de electrodomésticos mantuvo la comercialización de sus productos. Pero hubo algún proveedor especulador que frenó la facturación y abastecimiento. En líneas generales, no es masivo ni grave. Se fueron dando algunos aumentos pero muy por debajo de la devaluación de ayer a la espera de dónde se acomoda el dólar”, explicaron desde una de las empresas, con sucursales en todo el país.

En las inmobiliarias, en tanto, hablan de “shock”. Aunque venían con un año en caída —las escrituras porteñas vienen cayendo entre 40% y 50%—la estabilidad del dólar en los últimos meses les había permitido volver a tener algunas operaciones. “Estamos en observación ahora, con una parálisis temporal por el impacto de ayer. En general la operatoria continúa normal, pero el que estaba por tomar una decisión, la pospuso”, señaló Alejandro Bennazar, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

Economia

La inflación de junio fue de 2,2% y acumuló una suba de 42,8% en los últimos 12 meses

Publicado

on

La inflación de junio se ubicó por encima del 2% por primera vez desde el inicio de la pandemia, en un contexto en el que si bien en muchas provincias ya rige el distanciamiento social y muchas actividades volvieron a producir, la demanda no está traccionando. Además, en el área metropolitana todavía rige la cuarentena con escasos grados de apertura.

Según informó el Indec, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en 2,2% en junio y acumuló en los últimos doce meses un alza del 42,8%. A su vez, la inflación durante el primer semestre fue del 13,6%. La desaceleración que comenzó a registrarse en abril, primer mes de estricto aislamiento, cuando los precios subieron 1,5%, porcentaje que se repitió en mayo, se revirtió con el guarismo de junio.

Un factor de contención para los precios, además del efecto de la cuarentena, reside en que los precios regulados se mantienen bajo control. Asimismo, el Gobierno mantiene el programa de “Precios máximos”, que dispuso el congelamiento de los productos de consumo masivo a los valores del 6 de marzo. Dentro del IPC, el rubro Alimentos registró una suba del 1%, bien por debajo del índice general. Recién hoy fueron autorizados aumentos de entre 2% y 4,5%, ya que los empresarios venían advirtiendo que no podían seguir sosteniendo los mismos precios por los incrementos de costos registrados. Una de las razones por las que la Secretaría de Comercio accedió es por el movimiento que registró el tipo de cambio en los últimos meses.

De acuerdo con el organismo estadístico, los precios de los bienes treparon 2,9%, en tanto que los de los servicios subieron solamente 0,9%. A su vez, la inflación núcleo fue de 2,3%, con un alza de los regulados de 0,7% y de los productos estacionales de 4,8%.

Entre los distintos rubros que componen el índice inflacionario, Prendas de vestir y calzado (6,6%) fue el que registró un mayor aumento. “Esta suba, a su vez, explicó gran parte del incremento que exhibió la categoría Estacionales (4,8%) en el mes. Las subas que se registraron en electrodomésticos, equipos de telefonía y otros equipos durables incidieron en los incrementos que se observaron en las divisiones Recreación y cultura (4,2%), en Equipamiento y mantenimiento del hogar (4,1%) y en menor medida en Comunicación (0,4%)”, señaló el Indec en su informe. También registraron alzas importantes Bebidas alcohólicas y tabaco (3,8%) Restaurantes y hoteles (2,2%).

Además de Alimentos y bebidas alcohólicas (1%), otros rubros que se ubicaron por debajo del 2,2% general del mes fueron Transporte (1,8%), Vivienda, agua, electricidad, gas y combustibles (0,9%), Comunicación (0,4%), Educación (0,4%) y Otros bienes y servicios (0,3%), aunque hubo disparidad entre las distintas regiones del país.

infobae-image

Fuentes del Banco Central destacaron que en el segundo trimestre del año “los precios de los bienes promediaron subas por encima de los servicios, pero ambos agrupamientos se desaceleraron respecto a los primeros meses del año. La mayor desaceleración se dio en los servicios”.

Según la autoridad monetaria, “contribuyeron a la desaceleración la estabilidad de las tarifas de los servicios públicos. El menor dinamismo de los bienes respondió a las subas acotadas de los alimentos y bebidas, donde tuvieron fuerte incidencia los programas gubernamentales de administración de precios”.

La acotada volatilidad cambiaria en el marco del régimen de flotación administrada, la administración de la liquidez con los instrumentos de regulación monetaria y las políticas activas del Gobierno en materia de precios de referencia y de precios máximos contribuyen a consolidar el proceso de desinflación”, explicaron en el BCRA.

infobae-image

Según el economista Nadin Argañaraz, del Ieral, las tasas de inflación de 2020, más bajas que las de 2019, están contribuyendo a una baja de la inflación interanual. Sin embargo, junio puede haber sido el último mes de baja de la inflación interanual: si la inflación en julio supera el 2,3% tendremos una variación interanual mayor que la de junio”.

“Los precios sobre los que tiene cierto control el Gobierno son los que menos están subiendo (un 25,2% en la medición interanual de junio) e incluso viene de anotar dos bajas consecutivas en las mediciones mensuales de abril, mayo (-0,7% y -0,1%, respectivamente) y una variación mensual de +0,7% en junio”, agregó Argañaraz.

El Indec publicó hoy el dato de inflación del mes pasadoEl Indec publicó hoy el dato de inflación del mes pasado

Los números reflejados por las consultoras privadas y sus proyecciones habían previsto un índice de precios en junio más bajo, entre 1,5% y 1,9%. “Seguimos con buena parte del IPC sin funcionar y en cuarentena. En medio de una bruta caída de la actividad y de los ingresos, con tarifas congeladas y dólar oficial administrado, es esperable que la inflación general siga debajo de 2%. El rubro Alimentos es el que está funcionando con mayor normalidad dentro del índice”, afirmó el economista Gabriel Caamaño, de EcoLedesma.

“A nosotros junio nos dio una suba de 1,9%, principalmente por el arrastre estadístico de mayo, ya que las últimas semanas de ese mes tuvieron aumentos importantes. Los datos semanales de junio fueron relativamente bajos”, sostuvo Matías Carugati, de la consultora Seido.

Por otro lado, el economista jefe de Ecolatina, Federico Moll, planteó que el IPC de junio para la consultora fue de 1,7% y que “la cuarentena sigue explicando tanto el alivio de corto plazo como la incertidumbre para los próximos meses”. “El excedente monetario, de no ser absorbido, va a complicar el frente cambiario a medida que la velocidad de circulación del dinero vaya aumentando”, explicó el analista.

Junio puede haber sido el último mes de baja de la inflación interanual: si la inflación en julio supera el 2,3% tendremos una variación interanual mayor que la de junio (Nadin Argañaraz)

A su vez, Lorena Giorgio, de Econviews, dijo días atrás que preveían una inflación mensual de 1,9%, “levemente por encima del 1,5% de los dos meses anteriores, pero aún por debajo de los meses previos a la cuarentena”. “A pesar de la apertura de nuevas actividades en el AMBA y en particular en el interior del país, que sumaron algo de presión al alza junto con la pequeña aceleración del ritmo de depreciación del tipo de cambio, la reactivación de la oferta está siendo sólo parcialmente acompañada por la demanda”, detalló.

En tanto, un informe del estudio Eco Go sostuvo que “mientras la cuarentena se extiende, los factores que contribuyeron a la brusca moderación de la inflación se mantienen o la demanda de pesos sigue siendo alta y la velocidad de circulación baja”.

“Esta calma transitoria convive además con una dominancia fiscal que desde que arrancó la pandemia incluye transferencias del BCRA al fisco por 1,3 billones de pesos, de los cuales casi dos terceras partes fueron esterilizados por el BCRA, cuya contraparte es un aumento de los pasivos remunerados que ya alcanzan a 9,2% del PIB”, concluyó.

Cabe recordar que en el último relevamiento de expectativas del mercado (REM) que difunde el Banco Central, los analistas afirmaron que la inflación se ubicará a fin de año en el 40,7 por ciento.

Seguir leyendo

Economia

El gabinete económico se reúne para avanzar con el plan de medidas post-pandemia

Publicado

on

Como todos los miércoles, pero más tarde, los ministros del gabinete económico se reúnen desde las 18 en la quinta de Olivos para continuar analizando la marcha de las medidas adoptadas en plena pandemia y el paquete de definiciones en las que está trabajando el Gobierno para comenzar a impulsar una reactivación.

El encuentro comenzará una hora antes de que el presidente Alberto Fernández reciba al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para definir cómo continuará el aislamiento social, preventivo y obligatorio a partir de este viernes, fecha en la que finaliza la cuarentena estricta.

Participarán, como es usual, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Economía, Martín Guzmán; Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y Trabajo, Claudio Moroni; además de la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; y los titulares de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; y del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce.

Las distintas áreas del Gobierno vienen trabajando en un paquete de medidas para la pos pandemia, algunas de las cuales ya fueron anunciadas, como el proyecto de ley de la nueva moratoria, que ya fue enviado al Congreso y será debatido durante este mes, y otras que serán oficializadas en las próximas semanas. Fuentes de la cartera productiva afirmaron que son cuatro los ejes de trabajo: fiscal, financiero, obra pública y privada, y medidas para impulsar el consumo.

La moratoria, que permitirá que empresas y trabajadores independientes reducir las deudas hasta el 30 de junio y estirar los plazos de pago, se enmarca en el plano fiscal. En materia de financiamiento, la cartera que dirige Kulfas y el BCRA están delineando nuevos mecanismos para permitirle a las compañías acceder a préstamos para capital de trabajo, que resultan sumamente necesarios para volver a producir en un contexto de crecientes deudas por haber estado paralizadas dos meses y ventas muy deprimidas. Se sumarán así a la relanzada línea al 24% que el BCRA anunció a fines de junio (Mipymes Plus) por hasta $ 200.000 millones.

El presidente Alberto Fernández participó en uno de los últimos encuentros del gabinete económico, pero hoy no se espera su presenciaEl presidente Alberto Fernández participó en uno de los últimos encuentros del gabinete económico, pero hoy no se espera su presencia

En cuanto al eje vinculado con la obra pública y privada, el Gobierno considera que es clave porque la construcción es gran generador de empleo y dinamizador de la economía. De hecho, las cifras de despachos de cemento de mayo mostraron subas interanuales en el NOA y en el NEA, lo que permitió que a nivel total país la caída bajara del 55% interanual de abril al 33% al mes siguiente. Eso fue producto de que comenzó a reactivarse la actividad en las zonas del interior donde se pasó del aislamiento (ASPO) al distanciamiento social (DISPO).

“La obra pública es un tema central porque permite movilizar recursos rápidamente y generar rápidamente empleo. Una pequeña obra se pone en marcha y compra insumos nacionales. Generás el empleo directo de la persona que va a hacer la ruta o las viviendas y del que trabaja en la fabrica de cemento u otros materiales de construcción”, dijo días atrás Kulfas en declaraciones radiales. Y agregó: “Tenemos grandes obras postergadas que queremos poner en marcha rápidamente. Una es el gasoducto del noroeste argentino. Donde hay gas, hay actividades industriales. Muchas actividades necesitan gas para producir”.

En cuanto a las obras privadas, el sector de la construcción le acercó un plan con varias propuestas y el Gobierno las está analizando para incorporar algunas a su paquete. Una es un blanqueo para los desarrolladores, atado a la existencia de líneas de crédito que ajusten por salarios.

Para la post-pandemia, el gobierno considera que el eje vinculado con la obra pública y privada es clave porque la construcción es gran generador de empleo y dinamizador de la economía.

En cuanto a las medidas de aliento al consumo, el Gobierno seguirá apostando al programa Ahora 12, ya que considera que ha sido un gran dinamizador de la demanda y que en el interior está mostrando un crecimiento mayor que en el área del AMBA, donde aún rige el aislamiento. Fuentes oficiales aseguraron que uno de los anuncios vinculados con este programa será que los consumidores que compren en 12 cuotas tendrán tres meses de gracia para comenzar a pagar, una propuesta que le había acercado al Gobierno el sector textil.

“Estamos pensando en la salida de la pandemia con un gran plan de reactivación económica y un plan de desarrollo productivo a largo plazo”, resumió Kulfas en esa misma entrevista radial mencionada.

Los ministros también se referirán a los programas en marcha para paliar los efectos de la crisis, como son el de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y el IFE, que todavía se siguen pagando y seguirán por lo menos durante agosto también. Lo que evalúa el gabinete económico es de qué manera se afrontaría una cuarta etapa, si es que finalmente avanza la mayor flexibilización en el AMBA.

Seguir leyendo

Economia

Jornada financiera: las acciones perdieron hasta 5%, cayeron los bonos y subió el riesgo país

Publicado

on

Con el correr de la sesión, los índices de Wall Street recuperaron este martes la corriente alcista, en un movimiento que atenuó, aunque no llegó a revertir, el sesgo negativo sobre las acciones y los bonos argentinos, según sus valuaciones en dólares.

Los bonos y las acciones de Argentina terminaron negociados con caídas y los ADR de empresas nacionales operados en el exterior cedieron cerca de 1% en su promedio en dólares. Destacó la caída de 4,9% en los títulos de la distribuidora eléctrica Edenor.

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

S&P Global Ratings bajó las calificaciones de las Obligaciones Negociables y acciones de Edenor en la escala nacional para Argentina de “raBB-” a “raB”; y en la escala global, de “CCC+” a “CCC”.

“Según el informe de S&P Global Ratings, su baja de calificación se debe principalmente a la extensión del congelamiento de tarifas y la falta de un mecanismo formal de compensación alternativo a lo establecido bajo la Revisión Tarifaria Integral, a la mayor restricción para acceder al mercado de cambios y a un entorno macroeconómico deprimido y volátil”, indicó Edenor en una nota remitida a la Comisión Nacional de Valores y Bolsas y Mercados Argentinos.

En el ámbito local, el índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires avanzó un 1,8% en pesos, a 44.001 puntos, aunque la ganancia fue casi neutra en dólares, habida cuenta del alza de la paridad contado con liquidación, ahora cerca de los 113 pesos.

Los bonos de referencia en dólares restaron 1,8% en promedio, para reacomodarse después de las mejoras acumuladas entre jueves y viernes en las plazas del exterior. Una renegociación de la deuda pública que podría extenderse hasta fines de agosto quita un fundamento imprescindible para la recuperación de los precios.

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

“Si bien los bonistas más duros rechazaron la oferta de Argentina y sostienen sus posturas, estos quieren seguir negociando dado que su propuesta no se encuentra muy lejos de la oficial”, indicó un informe de Research for Traders.

“De todas maneras, el Gobierno espera un elevado porcentaje de aceptación en el canje de deuda. En el mercado se habla que sin los fondos más duros, la adhesión alcanzaría el 40%”, agregó.

“En el fragor de las negociaciones, como era de esperar, fue rechazada por los duros, pero no el tratamiento. Lo más nuevo es que el comité Ad Hoc que lideran BlackRock y los Exchange Bondholders de Monarch Capital reanudan el diálogo”, aportó Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.

A nivel cambiario, sin alteraciones el BCRA continúa validando únicamente un gradual deslizamiento del dólar mayorista, que cerró con alza de seis centavos a $71,30, en una plaza reducida que operó USD 172,8 millones en el segmento de contado. La entidad se habría alzado con unos USD 20 millones por su intervención.

El dólar blue cerró en 127 pesos por sexta jornada consecutiva, mientras que las paridades bursátiles sugirieron un leve movimiento alcista, con un contado con liquidación en los 112,91 pesos.

“Más allá de eventuales reacomodamientos, las ‘brechas’ siguen transitando una etapa más calma, aprovechando la mayor demanda de dinero y las apuestas por colocaciones en pesos, aún cuando los operadores siguen preocupados por la fuerte emisión monetaria”, consignó el economista Gustavo Ber.

Seguir leyendo

Tendencia