EN VIVO
Mexicanos trabajan en técnica electroquímica para detectar virus del papiloma

Comité contra la Tortura alerta agravamiento de condiciones en dos cárceles de C

Por: Corrientes Info 11/02/2018

Comité contra la Tortura alerta agravamiento de condiciones en dos cárceles de C

El Comité contra la Tortura elevó a la Legislatura un informe sobre las inspecciones en centros carcelarios de la provincia y en especial indica que la Unidad 1 y 6 son las que alojan mayor población y las que muestran un marcado agravamiento a las condiciones de detención. Resaltan necesidad de mejorar la atención sanitaria, ofertas educativas y laborales, y exponen problemas con la alimentación



El organismo “Comité contra la Tortura”, constituido por Ley 6280 de la provincia de Corrientes, elevó a la Legislatura las conclusiones de las inspecciones realizadas a las unidades carcelarias, y apuesta a que las propuestas realizadas puedan ser tenidas en cuenta para mejorar las condiciones de detención. Los integrantes del Comité aprecian el diálogo establecido con los poderes de la provincia.
Indican que de todas las unidades carcelarias, las unidades penales 1 y 6 son las que alojan mayor población y las que muestran un marcado agravamiento a las condiciones de detención.



Sobre la Unidad N°1, construida en 1888, desde el Comité denuncian un agravamiento en las condiciones de detención y condiciones edilicias.



Remarcan la situación edilicia en general, infraestructura, condiciones de alojamiento, hacinamiento, colapso del sistema sanitario, falta presión de agua, filtraciones, humedad en paredes, desbordes cloacales.



Señalan que tras reclamos realizados, incluso con intervención judicial, se hicieron mejoras pero sin solucionar el problema de infraestructura y salubridad de manera significativa.



Los pabellones 6 y 7, llamado pabellón central, remanentes de la estructura original de la cárcel, tienen pérdidas y filtraciones en el techo, llueve a cántaros y la mampostería se cae a pedazos, al igual que en los pabellones 1 y 5. En el pabellón 2 también se cae la mampostería y cielorraso, mientras el pabellón 3 de seguridad está refaccionado hace poco.



Hay hacinamiento en los pabellones 4,8 y 9, con malas condiciones edilicias, sanitarias, eléctricas, en estos pabellones que albergan casi la mitad de la población.



El pabellón 10, de máxima seguridad, fue refaccionado en 2006 y está en relativa buenas condiciones, pero para el Comité las condiciones de encierro son totalmente contrarias a la conversión.



Allí los presos tienen 23 horas al día de encierro, y una hora para higiene personal, lavado de ropas y utensilios de cocina, sin acceso a actividades laborales y un par de horas a la semana de actividades educativas, sin actividad física.



También mencionan la construcción del pabellón 12 de máxima seguridad, construido en 2016, con baños con ducha y agua caliente, que si bien significa una mejora en cuanto a lugar de detención, las condiciones de los internos es prácticamente de aislamiento con 23 horas de encierro y salidas a pasillos enrejados.



Destacan mejoras realizadas en 2015 en el acceso de las visitas femeninas, con sala de espera y sector de requisas, que evita largas filas a la intemperie.



Sostienen que por temor a represalias, traslado o baja de calificaciones, no se denuncian un sinnúmero de hechos de violencia, malos tratos o vejámenes.



Insisten en la persistencia de requisas periódica a cargo de grupos denominados "el grupo de negro", a las que califican de violentas, incluso en momentos de visita de familiares.



Tras un reciente intento de fuga, se recortaron horarios de recreo y acceso a lugares de trabajo.



Cuestionan el servicio de alimentación, con reiteradas quejas, y luego de casi dos años se logró la inclusión de frutas y verduras frescas.



La Unidad 1 carece de comedor y área de manipulación de alimentos, por lo que el sistema de reparto de comida es también objetable. Los contenedores de comida y el reparto de la misma se disponen al aire libre, con problemas en días de calor o lluvia.



Indican que hay pabellones muy hacinados, donde los presos se turnan para comer y lo hacen en recipientes en sus manos y comen con las manos.



El área de Sanidad en la Unidad N°1 se encuentra en refacción por lo que hace meses no se cuenta con área de internación. Existe además falta de personal médico, especialmente psicólogos y psiquiatras.



Los lugares que se habían anunciado como celdas de visita íntima del pabellón 11 están destinados a habitación individual de presos con buena conducta.



Indican que no hay lugares apropiados para compartir con las visitas, sin sanitarios adecuados, y con accesos de tierra que se vuelven intransitables cuando llueve. Además existen escalones, desniveles y otras barreras que dificulta el ingreso de personas discapacitadas y ancianos.



Se denuncian además demoras en la tramitación de beneficios de progresividad, salidas transitorias y otras modalidades de libertad.



La cárcel tiene lugar para 366 internos y están alojados casi 550, con sobrepoblación de 38%.



SAN CAYETANO


La cárcel de San Cayetano, de procesados, tiene un 10% de hacinamiento, y tiene un déficit estructural de agua potable, filtraciones, sanitarios deteriorados y ventanales con vidrios rotos donde filtra agua y frío, así como problemas en el sistema eléctrico y desagües.



En la celdas de aislamiento no existe ingreso de luz natural, y algunas no cuentan con luz artificial, sin sanitarios ni agua potable.



El acceso al servicio de salud es deficiente y los médicos no recorren los pabellones relevando la necesidad de atención ni prevención de enfermedades. Hay un sólo médico que atiende en horario de mañana.



También se cuestiona la provisión de alimentos, de mala calidad, que obliga al aporte de alimentos por parte de las familias.



El acceso a educación, trabajo y recreación presentan serios déficit en la Unidad N°6.



San Cayetano tiene también sistemáticas quejas de violencia y torturas, sobre todo en el pabellón de máxima seguridad.



OTRAS UNIDADES


El Comité celebra la creación de las Unidades Penitenciarias 8 en Goya y 9 de Paso de los Libres, aunque aclaran que tienen problema de la falta de personal suficiente y de profesionales como médicos, psicólogos y criminólogos.



En el Instituto Pelletier se perciben buenas condiciones de alojamiento de las internas detenidas, sin quejas de malos tratos o excesos por parte de los penitenciarios.



Es necesaria la reparación de sanitarios en su totalidad.



La principal queja es la poca variedad de ofertas educativas y la falta de insumos para el desarrollo de las actividades educativas y de formación.



La Granja Yatay o Unidad 4, tiene buena condición edilicia, y buen trato del personal.



Se vislumbran problemas para el régimen de progresividad, debido a la capacidad de la Unidad Penal que se encuentra prácticamente cubierta en su totalidad y los internos de las demás unidades penales en condiciones de acceder a este beneficio van a verse impedidos de ser trasladados a la Granja Yatay por la inexistencia de plazas para alojarlos.



No tienen un área escolar específica, dan clases en la cocina, ni tampoco tienen un área de salud ni médicos permanentes.



Sobre el Centro de Contención de Menores de San Cayetano, se destaca que es un centro en buenas condiciones de conservación, aseo y limpieza.



Se cuestiona que dependa de la esfera penitenciaria y no de Minoridad y Familia de Desarrollo Social al ser un lugar de reclusión de menores en conflicto con la ley.



En el caso de la Alcaidía de Paso de los Libres se comenta que en el Pabellón Central hay cinco celdas de 4x4 metros, donde están cerca de 50 presos con dos baños.



Reclaman los internos la mala alimentación, con alimentos muchas veces en mal estado.



No cuentan con camas suficientes para todos los detenidos y faltan colchones, y muchos colchones viejos son usados para dormir en el piso.



Se denuncia el pésimo estado de instalaciones eléctricas y de los techos con filtraciones.



La Alcaidía no cuenta con conexión cloacal, por lo cual los líquidos cloacales son depositados en una cámara y cuando se tapan las cañerías las aguas servidas invaden el patio.



En los pabellones del ala izquierda y ala derecha de esta alcaidía se repiten los mismos problemas.



La Unidad Penitenciaria N°9 de Paso de los Libres, recientemente inaugurada, no cuenta aún con servicio médico ni de enfermería.



Los internos no realizan actividades educativas ni de capacitación laboral.



Los presos están en sus celdas 22 horas al día, con recreo una hora a la mañana y otra a la tarde, recreo que se realiza en la lavandería ya que al patio que deberían concurrir no son llevados por razones de seguridad ya que no está terminado el segundo y tercer cerco perimetral y muro.



También se critica la mala provisión de alimentos.



Pese a ser una cárcel nueva se empiezan a observar problemas d grietas en piso y humedad.