EN VIVO
Los cantos contra Macri en cancha de River: “En el fútbol argentino hay una bomba que hay que desactivar”

Unas ratas que detectan minas terrestres ahora podrían ayudar a salvar a un oso

Por: Corrientes Info 02/02/2018

Unas ratas que detectan minas terrestres ahora podrían ayudar a salvar a un oso

El pangolín, un oso hormiguero en peligro de extinción, uno de los animales más furtivos del mundo, podría tener un héroe. Afortunadamente se trata de una gran rata que se está entrenando para esa misión.

En realidad son 11 ratas africanas. En un centro de investigación en el centro de Tanzania, los roedores de 60 centímetros de largo están aprendiendo a detectar el olor de las escamas, parecidas a armaduras, de los pangolines, que son contrabandeados a Asia para su uso en remedios tradicionales ficticios. Si las ratas tienen éxito, ellos y sus narices convulsivas podrían eventualmente desplegarse en los puertos, las fronteras de los parques nacionales e incluso en las carreteras para detectar envíos ilegales y ayudar a los traficantes.

La especie ya tiene una sólida trayectoria en detección. La organización belga APOPO ha estado entrenando a sus "heroRATS" para encontrar minas terrestres durante 20 años y dice que los animales han ayudado a limpiar más de 100,000 minas de antiguas zonas de guerra. En la última década, las ratas se han utilizado para detectar la tuberculosis, una enfermedad altamente infecciosa que los centros de salud pública a menudo pasan por alto. Pueden analizar 100 muestras de moco en 20 minutos, un trabajo que llevaría cuatro días a las clínicas. En ese sentido, APOPO dice que han aumentado la detección de tuberculosis (TB) en un 40 por ciento en las clínicas con las que trabajan.

Ahora, con los fondos de los Servicios de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, la organización ha comenzado a entrenar a los roedores de nariz aguda para ayudar a otro animal, uno en peligro de extinción. La demanda de pangolines, animales solitarios que parecen conos de pino, es tan grande que algunos grupos conservacionistas dicen que sus poblaciones en África y Asia han disminuido en un 90 por ciento en la última década. Los contrabandistas, a menudo, empacan sus escamas secas con otros productos de la tierra, como el café o la cera, que no pueden detectar los perros.


Las ratas, que APOPO cría en su sede de la ciudad de Marogoro, se presentan a las personas cuando tienen cuatro semanas. Luego se les entrena durante meses usando el condicionamiento pavloviano básico: la rata escucha un clic y recibe un tratamiento, aguacate o plátano, cuando huele el aroma de un objetivo. Eventualmente, varios olores se colocan en los agujeros, y el roedor obtiene la recompensa de la comida cuando se detiene y persiste en el objetivo.

Usar ratas para descubrir el pangolín podría tener ventajas sobre otros métodos, según apunta Cynthia Fast, directora de entrenamiento e investigación conductual de APOPO. Los rayos X se utilizan en algunos puertos, pero son caros y pueden obstaculizar las operaciones. Los perros, a veces, luchan en un calor fulminante y pueden contraer algunas enfermedades transmitidas por la mosca, pero no por las ratas gigantes. Y aunque las ratas pueden ser muy afectuosas, no se relacionan con sus adoctrinadores, haciendo que su entrenamiento y despliegue sean mucho más fluidos que los perros de detección.

"Se unen, en general, con las personas. Si vienes y visitas nuestro centro, las verás siguiendo a ciertas personas a su alrededor, ni siquiera con una correa. Es lo más lindo. Pero lo hacen indiscriminadamente", dice Fast.

Todas las ratas aprendices más famosas han sido nombradas en honor a los conservacionistas de la fauna: una es Fossey (por Dian, el investigador de gorilas); otra es Betty White, por la actriz y activista animal.

El proyecto de pangolín se ha enfrentado a algunos desafíos. Por un lado, no es fácil adquirir piezas de pangolín para ayudar a las ratas a practicar la detección. APOPO tenía una venta de muestras de Sudáfrica, pero asegurar los permisos para cruzar las fronteras legalmente demostró ser un obstáculo demasiado grande. El gobierno de Tanzania también tenía algunas muestras incautadas disponibles, pero debían ser retenidas hasta que los traficantes acusados fueran procesados.

En un momento, un hombre local bien intencionado se presentó en la oficina de la organización con un pangolín que había encontrado en un bosque; había oído hablar del programa APOPO y pensó que podrían saber qué hacer con él. El grupo entregó el animal a las autoridades de vida silvestre de Tanzania, quienes lo liberaron en un área protegida.

Otro pangolín murió en un zoológico en Dar es-Salaam, la antigua capital de Tanzania. Ahora sus restos se están utilizando para entrenar a las ratas.

Otra complicación es que los pangolines son terriblemente apestosos, con "un olor a pescado", comenta Fast.

"Fue muy difícil secar (las escamas) afuera y no atraer a un grupo de animales salvajes o diferentes moscas, porque son muy apestosos", señala al respecto. No es fácil encontrar otros olores similarmente potentes para usar en el entrenamiento, aunque el pescado seco es una posibilidad.

"No querrás que pierdan muestras reales que están siendo contrabandeadas, pero tampoco quieres tener un alto número de falsas alarmas, donde la rata dice: 'oye, aquí hay pangolines…' solo para descubrir después de que se trata de un montón de pescado fresco", agrega.


Fast dijo que las ratas que olfateaban el pangolín no trabajarán por otros dos o cinco años, y que hacerlo dependerá de lo que puede ser el paso más difícil: asegurar la cooperación de los puertos de Asia y África. Las ratas también están aprendiendo a detectar envíos de madera de ébano, que se registra ilegalmente en Madagascar.

Fast dice que algún día las ratas olfateadoras podrían incluso ser usadas para detectar el cuerno de rinoceronte de contrabando, los colmillos de elefante o los huesos de león.

"Aquí tienes una rata que trabaja para otros animales no humanos. Pero también sigue ayudando a la gente, debido a la gran cantidad de personas que están involucradas en el contrabando y el tráfico ilícitos, y están explotando a la población local. Este es un proyecto en el que las ratas, en realidad, están ayudando en muchos niveles diferentes de la humanidad", finaliza.

Noticias relacionadas