EN VIVO
Movimiento de fe: Más de 300 mil devotos pasaron por Itatí

Guaraní goleó a Mandiyú que volvió a quedar último

Por: Corrientes Info 30/11/2017

Guaraní goleó a Mandiyú que volvió a quedar último

Mandiyú perdió anoche con Guaraní por 4 a 1 en el encuentro que cerró la 15ª fecha de la Zona 4. Almirón por partida doble, Enzo Galarza y en tiempo adicional Diego Caballero, los goles del elenco misionero. Monje marcó el descuento para el equipo correntino.

Mandiyú cayó anoche 4 a 1 frente a Guaraní Antonio Franco en el cierre de la 15ª fecha del torneo Federal A. Otra actuación que deja al desnudo varias de las falencias y limitaciones que tiene el equipo de Pablo Suárez. Cuando todavía todo eran insinuaciones, con Guaraní teniendo algo más la pelota, pero sin complicar a Yamil Jara, el conjunto misionero se encontró con el gol. Todavía no se cumplían los cinco minutos iniciales, un remate desde fuera del área de Diego Caballero no pudo ser contenido por el arquero de Mandiyú, y el rebote le quedó servido a Alan Almirón, quien libre de marcas apareció para empujar el balón a la red.

Mandiyú tuvo el empate en los pies de Matías Feisztein, pero el delantero nunca terminó de acomodarse y el balón cayó manso en las manos de Facundo Vera. El tempranero gol desordenó a Mandiyú, perdió las marcas y no disponía de un hombre que pueda tener el balón. Las espaldas de Gonzalo Ramírez eran una invitación para atacar, Álvaro Pavón no aparecía en la mitad de cancha, como tampoco el juego que se espera genere Germán Mayenfisch, entonces el “pressing” de Guaraní en todos los sectores hacía efecto.

Como consecuencia de ello, el segundo gol de los misioneros no tardó en llegar. Un centro de Hernán Galarza al corazón del área y otra vez apareció Almirón para esta vez de cabeza, volver a marcar. Los minutos pasaban y Mandiyú no entraba en el partido, se repetía en pelotazos como única fórmula para acercarse a Vera. Guaraní con un juego de mucho “pressing” y vértigo lo tenía envuelto al equipo de Pablo Suárez en una situación de la que no sabía cómo salir, con el agravante de que en las dos llegadas claras que tuvo el “franjeado”, Jara fue a buscar el balón al fondo de su arco.

El asedio de Guaraní decayó con el correr de los minutos y esto le permitió a Mandiyú poder expresar algo de su juego. Mayenfisch comenzó a aparecer, como Ferreira y Pavón en la mitad de la cancha, entonces ya no era todo del dueño de casa, el juego pasó a ser más equilibrado y el arco de Vera se veía más cercano. A los 30 minutos llegó el descuento correntino. Un centro de Ramírez de izquierda a derecha, encontró solo a Monje para que saque un zapatazo que dejó sin reacción al arquero de Guaraní. Mandiyú demostraba que estaba vivo, que quería darle pelea a su rival, que sintió los dos golpes, pero no estaba “grogui”. Otro remate de Monje obligó al uno misionero a sacar por sobre el horizontal con esfuerzo cuando el balón se le metía a sus espaldas.

El cierre del primer tiempo lo mostró a Mandiyú jugando prácticamente en terreno rival, buscando el empate que no pudo llegar. La segunda parte arrancó en la misma sintonía que se jugó los minutos finales de la primera etapa, con Mandiyú buscando llevar peligro al arco de Guaraní, pero lo suyo era bien hilvanado hasta tres cuartos de cancha cuando se asociaban Ferreira, Pavón, Mayenfisch, Monje y alguna aparición de Ramírez, pero fallaba en la puntada final, porque nunca le llegaba una pelota limpia a los delanteros Morales y Feisztein. Parecía que Mandiyú lo podía empatar, tenía el control de la pelota y el terreno, pero no remataba al arco.

Guaraní se cerraba bien atrás y no dejaba espacios sin cubrir, jugando prácticamente con dos líneas de cuatro muy juntas y sus delanteros se paraban en la mitad de cancha, esperando poder acertar con algún contragolpe. Todo lo que Mandiyú insinuaba, Guaraní lo terminó convirtiendo en una mala salida de Jara, quien le dejó el balón a merced de Enzo Galarza para que marque el tercero del elenco “franjeado” cuando iban 27 minutos del complemento.

Otra vez, el empate que parecía como algo cercano, se vio lejano para Mandiyú. Se olvidó de jugar y pasó a pelearlo al partido, discutió cada fallo del árbitro chaqueño José Hernán Vallejos. Y de ello el que salió favorecido fue Guaraní que pasó a jugar con la desesperación del equipo de Pablo Suárez. No pudo ser para Mandiyú, no le alcanzó con la reacción que tuvo sobre el final de la primera parte y con el manejo del terreno y la pelota en el segundo tiempo, Guaraní llegó cuatro veces y las cuatro terminaron en gol, porque Diego Caballero selló las cifras a los 49’.